Crónica y fotos del Hellfest Open Air 2023 - Val de Moine (Clisson), 15 al 18 de junio de 2023

Hellfest Summer Open Air 2023: Lo mejor y lo peor de la XVIª Edición

Datos del Concierto

Hellfest Open Air 2023

Bandas:
Parkway Drive + Architects + Lorna Shore + Slipknot + Tenacious D + Pantera + Iron Maiden + Clutch + Crisix + (...)
 
Fecha: 15 al 18 de junio de 2023
Lugar: Val de Moine (Clisson)
Promotora: Hellfest
Asistencia aproximada: 180.000 personas

Fotos

Fotos por Beto Lagarda

Regresamos nuevamente al Hellfest. Con ganas e ilusión damos la bienvenida a una nueva edición llena de bandas para todos los gustos. Viejas glorias venidas a menos, bandas emergentes y propuestas en firme de las bandas que deberían ser cabezas de cartel a corto plazo.

Para no hacer un resumen de lo vivido, que a poca gente le interesa, voy a enfocar las memorias de esta edición desde otro punto de vista. Lo mejor y lo peor, los mejores y los peores momentos vividos por un servidor a lo largo de cada una de las jornadas.

Relevo… ¡pero ya!

Sobre la insultante superioridad de Architects y Parkway Drive voy a comentar bastantes cosas, pero quiero reivindicar a tres bandas más: Lorna Shore, Fever 333 y Electric Callboy.

Parece mentira que aún haya gente que dude del poderío de ambas bandas para ser cabezas de cartel de cualquier festival del universo. Los australianos, poco a poco, ya tienen su nombre como cabezas de cartel en muchos festivales, pero lo de Architects es algo inesperado. Los de Sam Carter arrasaron el Mainstage de una forma insultante. Tenían el “placer” de tocar antes de Kiss, cosa que les aseguraba un lleno completo en la gran explanada de los escenarios principales. Con un juego de luces impoluto, un escenario sobrio con el logo de la banda gigante para que nadie se olvidara de que esa banda se llamaba ARCHITECTS. Sam estuvo realmente sembrado, genial, con una voz potentísima. Pero el resto de la banda ofreció un show impecable. Es evidente que el cambio de rumbo les ha abierto muchas puertas y, sin perder la originalidad de su propuesta, con músculo y potencia, Architects son firmes candidatos a ocupar el trono.

Por otro lado tenemos a unos Parkway Drive nacidos para estar en la cima. Pese a que su último disco fue odiado por todos sus fans, tenemos que admitir que su propuesta más heavy clásica les ha abierto muchas puertas. De hecho, la odiosa balada “Darker Still” fue una de las más cantadas y disfrutadas por el público. Winston McCall es un frontman de esos que invitan a ser queridos. El momentazo fue cuando arrancó “Idols and Anchors”, su celebrada pieza de Horizons, durante la cual el vocalista bajó entre el público para pedir un circle pit gigantesco a su alrededor. ÉPICO. Finalmente acabó por hacer un largo crowdsurfing empujado por cientos de manos. No faltó la pirotecnia y el fuego, mucho fuego, para que la leyenda de Parkway Drive siga creciendo como la espuma. Tanto los australianos como Architects, claros vencedores de la primera jornada.

Parkway Drive

Otra banda en continua ascendencia e inesperado éxito son Electric Callboy. Si hace unos meses alucinamos con ellos en la sala Apolo de Barcelona, lo que pasó el domingo a las cinco de la tarde en el Mainstage fue un pasote de dimensionas épicas. Los alemanes son los reyes de la fiesta y contagian a todo el mundo con su aparente felicidad sobre el escenario. Ver “Hypa Hypa” o “We Got the Moves”, con decenas de miles de personas saltando y gritando, es muy grande. Apuntan muy alto, más de lo que cualquiera puede aún imaginar.

Sigo con Fever 333, un huracán incontrolable. Si has vivido uno de sus conciertos, sabrás que arrasan con todo lo que se les ponga por delante. Amplis, micros, tambores, cámaras, su ropa… pura locura de una banda que, si no se tuerce, llegará muy, muy arriba. Comentar sobre sus reivindicaciones, sobre las mujeres y, sobre todo, sobre las razas. Aún están en fase previa de explotar, pero cuando lo hagan preparaos, pues no sabemos el alcance de la onda expansiva.

Y por último, lo de Lorna Shore es seguramente el éxito más inesperado del submundo del deathcore. La banda liderada actualmente por Will Ramos llenó no solo el recinto del Temple, pues los colindantes y la explanada frontal lucían un aspecto precioso con miles de fans reunidos para sucumbir bajo el torbellino de la banda. Además, su solape era con Iron Maiden, ojo al dato. Will Ramos es un frontman cojonudo con un chorro de voz malévolo como pocos. Hace una semana leía que los asistentes del Download Festival pedían a Lorna Shore como cabezas de cartel del festi, y no me extraña. Si no fuera porque el deathcore no es tan accesible, Lorna Shore acabarían por encabezar festivales. ¿Igual lo vemos en un futuro?

Lorna Shore

El declive de una generación antaño grandiosa

Una primera jornada en la que vimos un desfile de viejas glorias. Kiss (¡jubilaos, por favor!), Hollywood Vampires y Generation Sex. Referente a los primeros, qué contar que Kiss. Vi la recta final del show mientras esperaba a Parkway Drive y es evidente que su etapa ya pasó. Ya ni por “nostalgia”. Hace ya un par de lustros que se arrastran con el mismo espectáculo. Personalmente, no les echaré de menos. Su show es aburrido, predecible y casposo.

Generation Sex cuenta con miembros de Generation X y Sex Pistols, un híbirido encabezado por un anciano y descafeinado Billy Idol que necesitaba leerse las canciones de todas las canciones, incluida “My Way”, con la que cerraron el espectáculo. En este caso ni de nostalgia vivieron Generation Sex, un proyecto prescindible.

En cuanto a la superbanda Hollywood Vampires, siempre es agradable ver a Joe Perry, Alice Cooper y Johnny Depp sobre las tablas. Un Johnny aclamando como pocos que actuó con una pata lastimada; pobre tío, para un puñado de conciertos que hace en su vida… Con bastante frialdad entre los miembros, sobre todo un Perry altivo y distante, la banda ofreció un catálogo de canciones básicas con luces y proyecciones. Buen show, más como curiosidad que otra cosa, pero buen show.

KISS

El segundo día contaba con varias bandas grandotas clásicas, todas ellas con la fecha de caducidad casi vencida. Estamos hablando de Skid Row, Def Leppard y, sobre todo, Mötley Crüe. Skid Row nunca han sido muy grandes y les podemos sacar de la lista, pero bueno, pese a contar con nuevo frontman… muy justito su concierto.

Con respecto a Def Leppard, siempre les he considerado sobrevalorados y, una vez más, tras ver un ratito viendo su espectáculo, sigo sin comprender mucho que la historia haya sido tan agraciada con ellos. Lo curioso es que lejos de las primeras filas, la gente pasaba bastante del concierto… ¡será que no soy el único que piensa que están sobrevalorados!

Y Mötley Crüe… a nivel personal puedo comentar algo rápido que ofenderá a muchos: vergüenza ajena de banda. Necesitar a dos jóvenes con poca ropa sobre el escenario para que el público las mirase a ellas en vez de ver como Vince Neil se arrastraba, malogrado como pocos… Para un servidor, mejor estaban retirados.

Siguiendo con el repaso de fracasos, puedo meter en la saca la decepcionante puesta en largo de esta “banda” que se llama Black Flag. El peor cabeza de cartel que he visto en nueve ediciones en la Warzone. Horribles e innecesario “regreso”.

Billy Idol (Generation Sex)

Los proyectos paralelos no funcionan casi nunca

Me refiero a la “otra banda de Pepito o de Fulanito”. Dígase British Lion, los ya citados Hollywood Vampires, Sritgoi o Puscifer. Incluso me tiro piedras sobre mi tejado y cito a Empire State Bastard que une a Simon Neil, guitarra y voz de Biffy Clyro con Dave Lombardo, ex batería de Slayer entre otros.

En cuanto a British Lion, si no fuera por el atractivo de ver en petit comité a Steve Harris de Iron Maiden, nadie les haría caso, pues su heavy clásico es bastante infumable. Strigoi, la banda blacker de Greg Mackintosh de Paradise Lost, bueno… poco aporta y además ver al bueno de Greg leerse todas las letras muestra un desinterés bastante importante del guitarrista. Puscifer, el proyecto de rock de Maynard de Tool… sigo sin entenderlo, una parodia/show con un repertorio de canciones bastante mediocre.

Alice Cooper (Holywood Vampires)

El poderío de las nuevas tendencias

Spiritworld, Bloodywood, The Hu, Soul Glo, Code Orange, Escape the Fate, Mod Sun, Candy o Nothing More. Todas estas bandas, relativamente noveles, gozan de un potencial increíble, todas y cada una de ellas en su estilo. Pero quizás los más relevantes de la lista sean Code Orange y su hardcore industrial, y The Hu. Estos últimos, mongoles, son una de esas bandas que atraen aunque sea solo por curiosidad a miles de personas en un festival.

En cuanto al resto, grandes actuaciones, bandas prometedoras que seguramente acabarán despuntando en un corto período de tiempo. Estaremos atentos a todas y cada una de ellas.

Code Orange

Slipknot, siempre Slipknot

Apostar por Slipknot es apostar siempre a caballo ganador. Esta es ya una regla básica. Los enmascarados de Des Moines se lucen siempre sin piedad, arrasan con todo lo que les cae encima. Destrozan el ambiente, no dejan a títere con cabeza. La superioridad que actualmente tiene Slipknot sobre el resto de cabezas de cartel es abismal. Nadie tiene un directo como ellos. Ni Metallica, ni Iron Maiden, ni Rammstein. Las cosas como son, tenemos que ser sinceros con el mundo.

La banda de Corey Taylor cerraba el cuarto día del Hellfest con un concierto de esos épicos. Pese a las dos salidas de miembros de la semana anterior, la horda de enmascarados no mostró síntomas de agotamiento en ningún momento. Despacharon himnos uno detrás de otro, con la violencia con la que los ejecutan. Además, en estos últimos conciertos están recuperando muchas canciones olvidadas de su disco homónimo y han recuperado la versión original de “Psychosocial” (¡por fin!), dejando ya olvidada esa versión ultra rápida que hacían en sus últimas giras.

Concierto impoluto el de Slipknot, sin duda el mejor headliner del fin de semana y en el Top 5 de conciertos vividos en este Hellfest.

El hard rock de Halestorm y Alter Bridge

Hace años que estas dos bandas dejaron de ser una promesa para ser una realidad. Pese a todo, pese a sus directos siempre geniales, a su poderío rockero… siguen sin estar en el sitio que merecen en los carteles. Segundones de lujo, pero segundones. Alguien debería apostar más fuerte por ambas bandas, se lo merecen más que nadie.

Halestorm

Encallados aunque aún no hundidos

Amon Amarth, Hatebreed, Arch Enemy y Behemoth. Cuatro bandas que “sí pero no”. Han llegado muy alto, pero están estancadas. Sus directos siempre lucen iguales, pero perdiendo personalidad con demasiadas canciones de perfil bajo. Apuntaban muy alto pero no creo yo que lleguen ya más arriba. Parece que su mejor momento ya pasó y no se han dado cuenta de ello.

Pese a todo, las cuatro bandas tienen un directo cojonudo. Una cosa no quita la otra.

Behemoth

The Valley, territorio fiel

Clutch y Monster Magnet resultaron vencedores en un The Valley reubicado. El escenario que acoge a las bandas de doom / stoner / sludge / psicodelia dejaba de ser una carpa para instalarse en una nueva y cómoda ubicación. La verdad es que ha salido ganando el asunto.

Tanto Clutch como Monster Magnet nos regalaron unos conciertos increíbles. Algo normal, sí, pero puedo asegurar que ambas actuaciones fueron de lo mejor que hemos visto en este Hellfest 2023. Además, Clutch logró reunir la mayor cifra de asistentes en The Valley que uno nunca haya visto. Miles de personas se reunieron para ver uno de los mejores setlists de los norteamericanos en años. Brutal.

Clutch

Tenacious D y su espectáculo de cine

En cuanto a Tenacious D, musicalmente todos sabemos que es un proyecto que justea, pero en cuanto a espectáculo no hay nada igual. Jack Black es posiblemente el actor más querido por los heavies de todo el mundo y se nota, pues casi todo el Hellfest estaba reunido en la zona del Mainstage para ver lo que Black y Kyle tenían preparado para nosotros. Un pasatiempos muy necesario, con risas infinitas y un aroma nostálgico.

La caída de Incubus y la suerte para Crisix

A todos nos pilló por sorpresa la caída a última hora de Incubus. ¿Los de Brandon Boyd acusaron la resaca de encabezar la noche anterior el Azkena Rock…? No lo sabemos, pero su caída me dolió como una patada en los xxxxxx. Hellfest actuó rápido y, cosas de la vida, Crisix estaban por allí y bueno, lo demás ya es historia. Los de Igualada tocaron en hora punta en el Mainstage con cientos de miles de espectadores. Su concierto más grande ever. Enhorabuena por estar en el sitio adecuado en el momento adecuado.

Crisix

El “regreso” de Pantera

Era una incógnita saber si esta “reunión” de Pantera estaría al nivel mínimo aceptado. Hace ya un tiempo que Anselmo está recuperado físicamente y vuelve a ser un torbellino en el escenario. Por otro lado, Rex Brown nunca ha sido la alegría de la huerta. Sobre Charlie Benante y Zakk Wylde, poco tengo que añadir, son dos músicos inmensos, seguramente los mejores que Anselmo podía reclutar para suplir a los hermanos Abbott.

Para los que no pudimos disfrutar de Pantera en su momento, poder asistir a un concierto de estas características es una bendición, pero entiendo a los que critican la situación. Sin Vinnie Paul y Dimebag no tiene sentido que aparezcan bajo el nombre de Pantera. Pero… no voy a ser yo quién diga nada al respecto. Personalmente, necesitaba cumplir ese sueño.

En cuanto al concierto, los pogos más violentos que uno pueda recordar. Decenas de crowdsurfers desfilando sobre nuestras cabezas. El sonido más duro que uno pueda recordar. Y un despacho de himnos, clásicos, temazos. Uno tras otro, el groove de Pantera hizo saltar a cientos de miles de fans reunidos en la explanada del Mainstage. Los momentos de máxima pasión fueron evidentemente con “Walk” y “Cowboys From Hell”. Hubo homenajes a los hermanos, hubo agradecimiento de Phil Anselmo por tener la oportunidad de cumplir con los “nuevos” fans de Pantera que aún no los habían visto en directo. Y nos recordó que el Hellfest es su festival favorito y que ha actuado ya con TODAS sus bandas.

Sum 41, el retiro de una banda de leyenda

A todos nos pilló por sorpresa el anuncio de que esta sería la última gira de Sum 41. Los canadienses cuelgan los instrumentos antes de lo previsto y con su retiro perdemos a una de las bandas más divertidas de nuestra adolescencia. No hay Sum 41 sin American Pie. Esa gamberra juventud tan bien representada en la saga de películas. La banda liderada por Deryck Whibley cerraba la noche de viernes en el Mainstage 2, y lo hicieron reuniendo a cientos de miles de fans que no dejaron de corear su gran puñado de himnos. Les echaremos mucho de menos.

Sum 41

¡A por el 2024!

Tras los siempre esperados y espectaculares fuegos artifiliales que dan por finiquitada la edición del festival, se anunciaron las fechas de la próxima edición. Y… ¡sorpresa! Serán cuatro días pero el último fin de semana de junio. Curiosamente, Hellfest se despega del solape con Copenhell y Graspop. ¿Será porqué tienen contratado una major en exclusiva para 2024? Hago mis apuestas: AC/DC y Rammstein.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 967 Artículos
Rock en todas sus extensiones