He Is Legend – White Bat

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 28 de junio de 2019
Discográfica: Spinefarm Records
 
Componentes:
Schuylar Croom - Voz
Adam Tanbouz - Guitarra
Matty Williams - Bajo
Jesse Shelley - Batería

Temas

1. White Bat (3:27)
2. Burn All Your Rock Records (3:31)
3. When The Woods Were Young (3:36)
4. Eye Teeth (2:59)
5. Talking Stalker (4:00)
6. Bent (3:35)
7. Resister, Resist Her (3:57)
8. Uncanny Valley (2:54)
9. The Interloper (4:21)
10. Skin So Soft (4:16)
11. Boogiewoman (5:35)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: He Is Legend – White Bat
Todos los discos de He Is Legend en Amazon


Richard Matheson (1926 – 2013) es considerado uno de los autores más influyentes del siglo XX por escritores de la talla de Ray Bradbury o Stephen King. Además de su contribución a la ciencia ficción, el terror, la fantasía y el western, Matheson destaca por su labor como guionista. Llevan su firma algunos de los capítulos más memorables de las emblemáticas The Twilight Zone, Star Trek o The Alfred Hitchcock Hour; además de las adaptaciones de cuentos de Edgar Allan Poe dirigidas por Roger Corman o el primer trabajo cinematográfico de Steven Spielberg. También varios de sus relatos han sido llevados a la gran pantalla, como The Incredible Shrinking Man en 1957 o Stir of Echoes en 1999. Pero el más recordado de todos ellos es I Am Legend (2017).

Mientras todo esto sucedía en Allendale, New Jersey, en Carolina del Norte nacía una banda de post hardcore llamada He Is Legend, que seguramente tomó su nombre del clásico de Matheson, si bien su manera de afrontar la vida es, por así decirlo, bastante más positiva que sus obras y que la mayoría de bandas dentro del género, tanto que tienen que desviar la idea de que son una banda de rock cristiano, particularmente endémica entre aquellos que malinterpretan la derivación del nombre.

La banda se formó en 2000 con el vocalista Schuylar Croom al frente, los guitarristas Adam Tanbouz y McKenzie Bell, el bajista Matt Williams y el batería Steven Bache. Tras auto-editar su demo A Kiss That Killed the One We Love (No One Wins) en el año 2001, la banda firmó con el pequeño sello independiente Tribunal Records para lanzar su primer EP, 91025, en 2004. Pero poco después, He Is Legend firmó con Solid State Records para lanzar su álbum de debut, I Am Hollywood, a finales de ese mismo año. Después de un receso de dos años, la banda regresaría con su segundo largo, Suck Out the Poison (2006). Tras un cambio de guitarrista, en mayo de 2009, la banda lanzó el single «The Primarily Blues», anticipando el lanzamiento de su tercer trabajo de estudio, It Hates You. Y, de nuevo, otro descanso de dos años y más cambios en la formación. En agosto de 2014 vería la luz Heavy Fruit, y tres años más tarde, su primer disco totalmente financiado por el público, Few (2017).

Pues bien, hace escasos días, la banda lanzó su sexto álbum, White Bat, a través de Spinefarm Records, y os puedo asegurar que el material aquí contenido es de lo más pesado que la banda haya sacado en años. Posee una vitalidad y una energía que, de alguna manera, nos puede hacer llegar a recordar al estilo de bandas como Every Time I Die o Cancer Bats, pero con un cierto toque más groovie. En palabras de la propia banda, lo que aquí podemos escuchar es el sonido de He Is Legend en su forma más pura y más real, y brilla en todas y cada una de las 11 pistas, con más o menos intensidad. Con White Bat la banda se libera de las expectativas y nos entrega el álbum que la banda siempre quiso publicar.

En sus últimos trabajos hemos podido ver como la banda se movía cada vez más hacia la vertiente más soft de su sonido. White Bat, por el contrario, va directo a la yugular. Por cierto, estamos ante un álbum conceptual, inspirado en un thriller de Michelle McNamara llamado I’ll Be Gone in the Dark, que narra la historia de la búsqueda obsesiva de una mujer del Asesino de Golden State, un serial killer, un violador y un ladrón que cometió al menos 13 asesinatos, más de 50 violaciones y más de 100 robos en California entre los años 1974 y 1986. El libro se publicó póstumamente el pasado 27 de febrero de 2018, casi dos años después de la muerte de McNamara. El personaje principal, cuya historia repasa todas las canciones, es un asesino en serie ficticio que lucha con sus demonios internos y trata de averiguar si está obsesionado por fantasías, o si realmente hace todas esas cosas. Las letras son, por lo tanto, sombrías, pero musicalmente uno no lo nota a primera vista, ya que una parte importante de las composiciones, aparentemente denotan alegría. Sin embargo, sí contienen expresiones, a veces impredecibles, que aparentemente simbolizan el interior del personaje principal.

Los primeros segundos del single que da título genérico al álbum, «White Bat» (que, por cierto, la banda presentó a modo de sorpresa la noche de Halloween del pasado año 2018), son algo así como un GRAN FUCK YOU a todos aquellos que, en el pasado, les quisieron comparar con una banda tan infumable como Nickelback. Siempre hay quien se ha empeñado en ubicar a la banda dentro del saco de bandas de post grunge, pero ya se sabe que las etiquetas las carga el diablo y hay que ir con mucha cautela. Pero una cosa sí que creo que es cierta, y es que hay pasajes a lo largo de este trabajo en los que sí me recuerdan a otras bandas, como Alice in Chains («Resister, Resist Her») o incluso a mis amados Filter («Skin So Soft»). Pero, volviendo a la pista de apertura -que es probablemente la canción más pesada que jamás haya grabado el cuarteto y un escaparate perfecto para saber de qué va este trabajo-, que su comienzo un tanto disonante no te descoloque, pues se trata de un tema potente y directo (tal y como a todos nos gusta que suenen He Is Legend) con, a pesar de algunos pasajes un tanto complejos, un coro simple pero efectivo y, por encima de todo, pegadizo. 100% marca de la casa. Sin duda, uno de los temas del año.

El segundo tema, «Burn All Your Rock Records», nos muestra nuevamente el enorme ancho de banda de estos chicos. Ese riff tan punk establece el tono del tema, y ese coro a modo de himno encaja perfectamente. Después de un breve pasaje hablado, hacia el minuto dos, el tema tira por unos derroteros más metal a base de ingentes toneladas de pesadas guitarras, que también se ajustan a unas voces, que suenan mucho más oscuras. En el transcurso del álbum, hay varias canciones con un toque similar a este. Me refiero a temas que empiezan así, pero que acaban asá. Es, cuanto menos, curioso ver cómo empiezan las canciones y tratar de adivinar cómo van a finalizar.

El resto de los temas son quizá menos impresionantes que estos dos primeros temas. Sin embargo, cada una de las nueve pistas restantes representan un intento serio de alcanzar el mismo nivel de calidad y, aunque no son tan potentes, todas están construidas de manera convincente. «When in the Woods» invoca a una banda como Maylene and the Sons of Disaster, mientras que en «Eye Teeth» suenan como Cancer Bats. Los ritmos extraños se apoderan de «Bent», un tema que posee uno de los mejores coros del álbum. «Burn All Your Rock Records» es tremendamente pesada, mientras que en «Talking Shelter» y «Resister, Resist Her» la banda suena, como ya adelantaba, muy como Alice in Chains.

El tema final, «Boogie Woman» (que no sé si será por el título, pero por momentos me parece estar escuchando al mismísimo Rob Zombie), entra también directo al top 3 de temas más pesados del álbum, pero creo que ser la última no juega demasiado a su favor, especialmente teniendo justo delante un tema tan bueno como «Skin So Soft», que sí me parece un buen número final para este trabajo.

White Bat es un álbum potente que viene a confirmar que He Is Legend está on fire en lo que a creación musical se refiere. Sin embargo, el álbum carece de esa última chispa, de ese algo tan especial que, por ejemplo, Alice in Chains sí fueron capaces de crear en Rainier Fog (2018), y fue tal el éxito que hubo quien incluso afirmó categóricamente que el grunge estaba de vuelta.

Estamos ante un trabajo que es especialmente recomendable para aquellos que siempre han amado el rock alternativo norteamericano o que han re-descubierto su amor por él recientemente, sobre todo porque aquí encontramos influencias del grunge, stoner, rock sureño, punk y metal moderno, y tanta influencia viene a mostrarnos una visión bastante buena de lo que es la escena del rock norteamericano en 2019.

A modo de resumen, este White Bat es todo lo que uno quiere encontrar en un trabajo de He Is Legend. No, no necesito otro «I Am Hollywood» (¡por favor, escuchad este puto temarral!). Lo único que quiero es ese aire, ese tufillo Southern stoner hardcore tan característico de la banda, y aquí lo encontramos. Pero, una cosa está clara: la banda aún carece de esa chispa extra que les haga diferenciarse de sus competidores. Sin embargo, las combinaciones de sonidos en White Bat son sorprendentemente amplias y, con frecuencia, impresionantes. Vitalidad como hace tiempo que no les notábamos.

Como ya os adelantaba unos párrafos más arriba, aquí encontramos algunas de las composiciones más pesadas de toda su carrera y ello, con suerte, hará que este nuevo trabajo pueda generar un nuevo impulso para la banda hasta el punto de ayudarles a llegar a la cima dentro de su escena.

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 270 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.