Grupos de un solo disco: Sanctity – Road to Bloodshed

Ficha técnica

Publicado el 24 de abril de 2007
Discográfica: Roadrunner Records
 
Componentes:
Jared MacEachern - Voz, guitarra
Zeff Childress - Guitarra
Derek Anderson - Bajo
Jeremy London - Batería

Temas

1. Beneath the Machine (3:19)
2. Brotherhood of Destruction (4:21)
3. Road to Bloodshed (3:29)
4. Laws of Reason (4:27)
5. Billy Seals (3:29)
6. Zeppo (4:12)
7. Beloved Killer (3:20)
8. The Shape of Things (4:34)
9. Flatline (3:26)
10. The Rift Between (3:38)
11. Seconds (3:38)
12. Once Again (4:36)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Grupos de un solo disco: Sanctity – Road to Bloodshed
Todos los discos de Grupos de un solo disco: Sanctity en Amazon


El mundo de la música está plagado de estrellas fugaces que se apagaron tan pronto como empezaron a brillar. Allá por los últimos estertores del siglo pasado, cuando la escena del death metal melódico estaba en lo más alto, un cuarteto procedente de Carolina del Norte pretendió ponerle el epíteto melódico a un género que no sólo nunca antes lo había llevado, sino que además iba en contra de su naturaleza el mero hecho de oler mínimamente a eso.

Después de estar unos años picando piedra en las salas de conciertos más cercanas, la banda consiguió, hacia 2005, atraer la atención de Matt Heafy (Trivium), quien les puso en contacto con la discográfica Roadrunner Records. A partir de ahí, se sucedieron las giras con bandas del calibre de Children of Bodom o los propios Trivium.

El disco debut de Sanctity fue publicado el 24 de abril de 2007 bajo el sello de Roadrunner Records y para promocionarlo la banda actuó junto a Gojira, Black Label Society o Arch Enemy, entre otros. Por desgracia, antes de que el retoño hubiera cumplido su primer año, el frontman Jared MacEachern y el bajista Derek Anderson anuncian su salida de Sanctity por motivos personales, salida que tiene como consecuencia directa la rescisión del contrato que la banda había firmado con Roadrunner Records. Sin frontman y con unos reemplazos que no acabaron de funcionar bien, la banda acaba disolviéndose en 2008.

A día de hoy, de los cuatro músicos que grabaron este disco debut, tan sólo MacEachern sigue ejerciendo en ambientes más o menos metaleros como bajista de Machine Head.

Si nos centramos en el disco en cuestión, veremos que la propuesta musical que presenta este Road to Bloodshed es bastante cercana a lo que en su momento fue aquel The Crusade (2006) de sus principales valedores Trivium, si bien es cierto que estos últimos gozaron de la oportunidad de tomar otros derroteros musicales y Sanctity no. En otras palabras, la banda practicaba una suerte de thrash metal muy basado en el ritmo, en el riff y, en algunos momentos, también en la velocidad, pero también con unas partes harmónicas muy presentes durante todo su metraje. A esto se le unía la versatilidad de la voz de MacEachern, que por momentos se asemejaba a una de esas voces rotas y sin harmonía, al estilo de su ahora compañero Robb Flynn, pero en otros giraba hacia esas voces melódicas tan extendidas en el metalcore norteamericano. Si hubiera que poner una pega a este disco, sería la de repetir, tema tras tema, el mismo patrón estrofa thrash-estribillo melódico a lo largo de todo el trabajo.

De los tres videoclips que se grabaron durante su promoción, videoclips que puedes encontrar al margen de estas letras, el más representativo tal vez sea el de “Beneath the Machine”, por ser este el tema que abre el disco. No obstante, entre los doce temas que componen el álbum de hoy, podríamos resaltar el homónimo “Road to Bloodshed”, el solo a dos guitarras (lo siento, estas cosas me pueden) de “Laws of Reason” o, ya hacia el final del disco, “Seconds”.

Road to Bloodshed supuso un inmejorable punto de partida para estos advenedizos que, además de crear un sonido repleto de recursos y muy equilibrado, también supieron rodearse de las personas adecuadas. Road to Bloodshed tiene riffs aplastantes, contundencia, momentos de mucho virtuosismo, pero también deja un espacio a la melodía, y todo ello en las dosis justas, sin abusos ni carencias. Habría sido interesante presenciar (o incluso dar cuenta) cómo habría sido la evolución musical de Sanctity, pero esa es una posibilidad que, a día de hoy, queda tristemente lejana de la realidad.

Avatar
Sobre Franz S. Heiligen 21 Artículos
Soñador en tiempos de hierro, solitario corredor de larga distancia, disfruto tanto de leer un libro en el más absoluto silencio como de la música más salvaje imaginable. Y a veces escribo algo.