Fleshgod Apocalypse – Veleno

Nuestra Nota


9.25 / 10

Ficha técnica

Publicado el 24 de mayo de 2019
Discográfica: Nuclear Blast Records
 
Componentes:
Francesco Paoli - Voz, guitarra, batería
Paolo Rossi - Bajo, voz
Francesco Ferrini - Piano, arreglos de cuerdas, efectos orquestales
Veronica Bordacchini - Voz soprano
David Folchitto - Batería (solo en directo)
Fabio Bartoletti - Guitarra (solo en directo)

Temas

1. Fury (4:38)
2. Carnivorous Lamb (4:40)
3. Sugar (4:17)
4. The Praying Mantis' Strategy (1:04)
5. Monnalisa (5:24)
6. Worship and Forget (4:32)
7. Absinthe (6:09)
8. Pissing on the Score (4:30)
9. The Day We'll Be Gone (5:58)
10. Embrace the Oblivion (7:49)
11. Veleno (2:42)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Fleshgod Apocalypse – Veleno
Todos los discos de Fleshgod Apocalypse en Amazon


He leído por ahí que les llaman «los intelectuales italianos del death metal sinfónico», y creo que no podría estar más de acuerdo con esa definición. Fleshgod Apocalypse están de vuelta con su quinto lanzamiento, que lleva por título Veleno (2019), y de nuevo la banda ha vuelto a cambiar su enfoque (y ritmo), dando como resultado una obra maestra, un álbum con un death valiente, audaz y neo-actual. Con solo dos lanzamientos, Oracles (2009) y el EP Mafia (2010), Fleshgod Apocalypse ya se convirtieron en una de las bandas más exitosas dentro del underground, y su mezcla única de death metal técnico con elementos sinfónicos les convirtió rápidamente en una de las bandas favoritas de público y crítica.

Una de las características principales de estos italianos de Perugia es que en todos sus álbumes uno siempre puede encontrar un qué, desde unos matices leves, hasta unos cambios drásticos. Es por ello que algunos fans aún no han superado que pasaran de su brutalidad inicial (escuchad temas como «Post-Enlightement Executor» o «At the Guillotine», por ejemplo) a juguetear con insinuaciones clásicas. Pero todos y cada uno de sus trabajos son dignos de elogio, hasta llegar a King (2016), el que para muchos es el pináculo de su carrera. Y cuando el fan más fan pensaba que ese disco era intocable, van y se sacan de la manga este Veleno.

No voy a entrar a desglosar este trabajo canción a canción, pero sí me gustaría destacar algunas de ellas.

La agresividad y la rapidez (en menor o mayor medida) están presentes a lo largo de todo el álbum, desde el primer minuto de «Fury», donde la banda nos muestra lo que nos tienen reservado. Ni intro, ni pollas. Los italianos van directes a barraca. «Fury» tiene unos ritmos complejos, unos riffs rápidos e integra un piano seductor y amenazador. Aunque las teclas y las orquestaciones son una parte importante de la música y, a veces, incluso hacen que las canciones destaquen aún más, no desvían la atención de la compleja naturaleza de su música. Y esto mismo sucede en temas como «Sugar» o «Pissing on the Score».

«Carnivorous Lamb» tiene una introducción sorprendente, que se apoya en el death metal melódico. Mi favorita del álbum, sin embargo, es «Monnalisa», la canción número cinco. Me encanta la lentitud de sus versos, la epicidad de sus transiciones y sus enormes coros. Es una canción con miles de capas. Otro momento destacado del álbum es «The Day We’ll Be Gone», que cuenta con un hermoso dúo de soprano. Es algo así como una balada.

Si te gustó King, te encantará Veleno. La velocidad, la furia, la precisión están presentes, junto con un montón de nuevas sorpresas. Los elementos orquestales son -simplemente- impresionantes. Se nota que todos y cada uno de los pasajes que componen esta nueva obra están meditados hasta la extenuación y que, además de técnica, han puesto todo el corazón, y eso se nota. Fleshgod Apocalypse están en la cima de su carrera y, si te bajaste de su carro hace un tiempo, ahora es un momento ideal para volver a subirte. Y si eres un recién llegado, aquí encontrarás un montón de ingredientes para empezar a amarles.

Si estás buscando un Agony 2.0, probablemente este no sea tu disco, pero lo que uno encuentra en Veleno (veneno en italiano, por cierto) es probablemente el mejor trabajo de guitarras hasta la fecha, la mejor y más orgánica mezcla y, en general, una experiencia auditiva increíblemente diversa. La producción, a cargo del danés Jacob Hansen (Volbeat, Epica), es poco menos que fastuosa. Y no menos espectacular es su portada, a cargo de Travis Smith, autor entre otras de las portadas del The Sound of Perseverance (1998) de Death o del Ghost Reveries (2005) de Opeth, por citar solo un par de ejemplos.

Habrá muchos aspirantes al álbum del año, pero estoy seguro de que este Veleno estará en las quinielas de muchos de mis compañeros, sean o no miembros de Science of Noise. Italia asesta un golpe mortal, con brutalidad y belleza, de una manera que los mortales rara vez han escuchado.

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 262 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.