Crónica y fotos del concierto de El Fantástico Hombre Bala - Sala Bóveda (Barcelona), 17 de noviembre de 2017

El Fantástico Hombre Bala sobrevuela de nuevo Barcelona

Datos del Concierto

Bandas:
El Fantástico Hombre Bala
 
Fecha: 17 de noviembre de 2017
Lugar: Sala Bóveda (Barcelona)
Promotora: Background Noise / Fair Warning
Asistencia aproximada: 150 personas

Fotos

Fotos por Manuel Rubiales Merlos

Nuestra Previa

Diría que la edad media de los allí congregados no bajaba de los cuarenta. Diría que todos los allí reunidos no era la primera vez que les íbamos a ver en directo. Diría que todas, absolutamente todas las almas que nos dejamos caer el pasado viernes por la Sala Bóveda del Poblenou barcelonés, sabíamos muy bien lo que estábamos a punto de presenciar, rememorar y, por encima de todo, disfrutar.

Con solo quince minutos de retraso, el ahora cuarteto subió al escenario dispuesto a volarnos la mente a base de ritmo, saber hacer y, sobre todo, a base de experiencia, aquella que solo unos músicos tan notables han adquirido por el simple hecho de llevar en esto, en este business, la friolera de más de veinte años. La experiencia es un grado, cuatro en este caso. Aún así, aún sabiendo lo «histórico» del momento, fue una lástima ver que los allí presentes estábamos, por así decirlo, demasiado holgados; que nuestro espacio vital no iba a ser invadido, por nada ni por nadie, al menos voluntariamente; la ocasión bien merecía una asistencia «mas fluida». Sea como fuera, el público, aunque con algo de delay como suele ser más o menos normal en el público de la Ciudad Condal, entró en calor más rápidamente de lo esperado. Creo que eso lo agradeció la banda, especialmente Morti.

Megáfono en mano, la banda arrancó a ritmo de Al Despertar (2016), pues las tres primeras piezas que cayeron fueron, precisamente, las tres que abren su más reciente álbum de estudio, publicado ahora hace un año. Es decir, «Circo Zepp (Intro)», «Espíritu Libre» y «Fuera De Control», tras la cual la banda nos dio las gracias por venir, tanto a ese evento, como al que tuvo lugar  en esa misma sala, el pasado 18 de marzo del presente año. Con ello, los muchachos quisieron dejar meridianamente claro desde el principio que la cosa (aka setlist) iba a estar dividida en dos partes: FHB Reloaded Vs. FHB Old School, lo cual me pareció un acierto más que notable.

A estas alturas creo que está de más, aunque solo sea entrever, dejar ver quiénes eran esos talentos que se elevaban ante nosotros. Morti, un maestro de ceremonias como hay pocos, el hombre de los mil y uno proyectos (ExMundus, Skizoo, InMune), el señor serio de las mil muecas que se desplaza sobre las tablas cuál marioneta manejada por vete tú a saber quién, el bajista Sebi Suárez (Macaco, Dani Nel·lo), la nueva (y brillante) incorporación tras las seis cuerdas Francisco Rubiales (Big Bang) y el maestro Charly Sardà (Manolo García) tras los tambores.

A continuación tocaron «Paranoia X» y nos invitaron a ser los peores del lugar con «Chico Malo», ambas también incluidas el Al Despertar. Casi sin respirar, y casi sin aliento, llegó el primer clásico de la noche, «Mortal», la cual nos dejó claro que Sebi es un mago de las cinco cuerdas, llevando con maestría y aplomo el peso durante toda la canción. Cabe decir que las canciones más clásicas de la banda, como la que aquí nos ocupa, han pasado por una especie de «lavado de cara» que no acaba de convencerme… pero es que yo soy muy especial. Especial mención para LauraMeri, Las Esqueletas, que amenizaron la velada con sus bailes de ultratumba, a los cuales Morti no pudo resistirse cual Michael Jackson en «Thriller».

La sofisticación del ego. De tener más de lo realmente necesario. De eso va «Egofilia», tema con el cual regresan al futuro, al año 2016. Ojo con esos ritmos sincopados del Sr. Sardà y a esa melodía que se repite hasta la extenuación a lo largo de sus cuatro minutos. Uno de los estribillos más eminentemente rockeros de la noche. Con un público ya entregado hasta las trancas, aunque nunca está de más que desde arriba del escenario se siga alentando a las tropas, Morti introduce «Al Límite»… pero no estoy del todo seguro de haberla vivido en directo… o de haberlo soñado… todo. Casi sin tiempo para ir a pedir otra cerveza, empiezan a sonar las cinco cuerdas de Sebi para meternos de lleno en «El Alma En Otro Lugar», una de las mejores del show. «El sol en tus ojos impide vernos de cerca…». Fin de la primer parte.

Con «Desafinado» se abre la segunda y última parte del concierto, la marcada por sus dos primeros álbumes de estudio. Joder, qué recuerdos… El tema finaliza con toda la sala coreando el estribillo al ritmo marcado por Morti desde el escenario. La única concesión al presente de la banda en esta segunda parte vino de la mano de «Mundo Demencial», el tema más pegadizo de su última entrega. Sonido y buen hacer por todo lo alto, y muy bien recibida por el respetable, tanto que Laura y Meri volvieron a hacer acto de presencia.

«Soy» es el tema que abre Estigmas (1996), segundo álbum de los hombres bala. Uno de los momentos más álgidos y potentes de la noche, y creo que la favorita de la velada de los allí presentes… por la manera de cantar y dejarnos hasta el alma a lo largo de todas sus notas. Una lástima que al finalizar el tema no le diéramos a Morti la réplica que él nos reclamaba. Tras «Estigmas» y «Al Despertar», con un Sardà sacando brillo a su goliath, la banda nos abandonó… momentáneamente. ¡Faltaban los bises!

Con los héroes de la jornada ya sobre las tablas, la banda aprovechó para brindar por todos nosotros y por la memoria de Sebas D. «Munsee», co-fundador, compositor y guitarrista de la banda en sus inicios, que nos dejó ahora hace cuatro años. Con todos los allí presentes coreando «Dar, dar y recibir…», y tras la presentación de rigor de la banda, empezó a sonar la balada de Estigmas, el primero de los encores. De manera fulminante me vi viajando al pasado más de veinte años, sintonizando un Canal + presentado por Fernadisco. Memorias de juventud… imborrables momentos. «No puede quedar solo en vacío y silencio».

«Cruza», el segundo de los bises, ayudó a hacer temblar un poco más los cimientos de la sala, momento este que aprovecharon para felicitar al nuevo guitarrista, quien había cumplido XX años solo unos días atrás. Aún así, la demolición total del lugar no se produjo hasta que no sonó «Sin Filosofía», con un Sr. Rubiales que destripó su Telecaster, a modo de agradecimiento ante tantas felicitaciones y muestras de cariño. El tema fue dedicado a Saturnino Rodríguez, de la mítica emisora Ràdio Sant Andreu. «Camino De Espinas» cerró la actuación, y el dulce misterio que supuso volver a ver a estos señores subidos as un escenario. Touché.

Sin memoria, por supuesto, no hay pasado. ¡Pero sin memoria tampoco hay vida! Y ahora resulta que sin memoria tampoco hay futuro. Larga vida a FHB… pero la próxima vez tocad también «A Través De Un Desierto», si us plau.

Setlist El Fantástico Hombre Bala:

Circo Zepp (Intro)
Espíritu Libre
Fuera De Control
Paranoia X
Chico Malo
Mortal
Egofilia
Al Límite
El Alma En Otro Lugar
Desafinado
Mundo Demencial
Soy
Estigmas
Al Despertar
—–
Dar, Dar Y Recibir
Cruza
Sin Filosofía
Caminos De Espinas

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 370 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.