Entrevista a Yuri «Heisenberg» Vargas, bajista de Killing Machine

‘En los últimos meses hay quien se ha inventado normas y reglas sobre cómo y cuándo pueden existir y funcionar los tributos’

Fotografía: Alfredo M. Geisse

Killing Machine es, posiblemente, una de las bandas tributo más longevas que existen. Llevan años rindiendo homenaje a Judas Priest, y este próximo 9 de noviembre estarán, junto a Halloween, celebrando su Xº Aniversario como banda en la Sala La Nau de Barcelona.

Aprovechando la ocasión, nos reunimos con Yuri, su Ian Hill particular, para charlar sobre su trayectoria como banda, pues estamos seguros que, después de una década sobre los escenarios, las habrán visto de todos los colores.

 

Saludos, Killing Machine, y ante todo, enhorabuena por vuestros 10 años de trayectoria. ¿Puede ser que seáis la banda tributo más longeva de España, o incluso la banda más longeva tributando a Judas Priest?

Muchas gracias, Jordi. Pues diría que sí… Nos consta que ha habido algún que otro tributo antes que nosotros, pero la que lleva más tiempo rindiendo homenaje a la etapa más clásica de Priest, a menos que alguien demuestre lo contrario, es Killing Machine.

Vais a tocar un show muy especial el día 9 de noviembre en La Nau, en Barcelona. Es una fecha complicada con muchos conciertos. ¿Vivimos tiempos de una oferta descomunal para la cantidad de público potencial?

Pues sí, es un fin de semana complicado, con unos cuantos conciertos… Escogimos esa fecha porque hace casi un año estaba libre, pero luego fueron anunciando más propuestas… Qué le vamos a hacer. Pero es nuestra fiesta y la vamos a celebrar por todo lo alto. Por otro lado, no sé si hay exceso de demanda, pero nadie se puede quejar por falta de oferta de todo tipo.

Estar en una banda tributo parece que, a día de hoy en muchos sentidos, sale más a cuenta que tener una banda propia y tocar vuestro material propio. Pero por otro lado hay mucha gente que no entiende y no le gustan las bandas tributo. ¿Qué recibís más, críticas o elogios?

Yo solo puedo hablar por mi banda, cada uno gestiona la suya como quiere o puede. Nosotros no estamos en esto por el dinero y la prueba es que, desde que volvimos a la actividad hace casi cinco años, después de estar dos años en dique seco, solo hacemos uno o dos conciertos al año. Eso no da para mucho “lucro”, como dicen los haters… Cuando empezamos lo hicimos por amor a la música de Priest y por divertirnos tocando, y así sigue siendo a día de hoy. No hay una gran filosofía detrás de todo esto.

Respecto a la última parte de tu pregunta, siempre hemos recibido más elogios que críticas, y estaremos eternamente agradecidos a toda esa gente que ha venido a vernos en todos estos años a celebrar la vida y obra de Priest. Sobre las críticas, pues nos gustan las constructivas, que aporten algo. Siempre agradecemos que alguien nos diga que tocamos tal cosa mal o que podríamos mejorar en tal otros aspectos de la puesta en escena, pero por desgracia la mayoría tienen más que ver con ese odio que muchos han cultivado hacia los tributos… Los argumentos brillan por su ausencia, todo es es más en plan: esto es una mierda porque lo digo yo y punto.

¿Cómo convencerías a los más reacios a ver una banda tributo cuando Judas Priest siguen tocando en directo?

Es curioso porque parece que en los últimos meses hay quien se ha inventado normas y reglas sobre cómo y cuándo pueden existir y funcionar los tributos. Tributos sí, pero solo si la banda ya no está en activo. Tributos sí, pero solo si son bandas extranjeras. Tributos sí, pero solo si los tributados están muertos… Y así hasta el infinito. Pero ese es un debate eterno en el rock ‘n’ roll para el cual cada uno tiene su argumento propio y seguirá hasta el fin de los tiempos. Lo cual me hace pensar en ese dilema que alguien planteó una vez sobre si a un barco al que le vas cambiando las piezas en el transcurso de los años continúa siendo el mismo barco. ¿Thin Lizzy continúa siendo Thin Lizzy sin Lynott? ¿Kiss seguiría siendo Kiss si pusieran en marcha la idea de Gene Simmons de que unos clones continuaran tocando en directo, inclusive varias formaciones simultáneas a través del mundo? Hay promotores que rescatan bandas “míticas” de hace décadas en las que solo queda un miembro original… Y diré más ¿¿Priest siguen siendo Priest sin la presencia de los dos guitarristas originales?? Al fan reacio a venir a vernos le diría que nosotros solo somos cinco tipos normales que de vez en cuando tocamos los clásicos de uno de los grupos imprescindibles del heavy metal de toda la vida, y que lo hacemos con todo el amor y respeto del mundo. Y si bien hemos tocado el British Steel (1980) entero en directo tal y como Priest hicieron en su momento, también hemos recreado el Priest… Live! (1987) o el repertorio de la gira de Painkiller (1990), al que acabamos añadiendo cuatro o cinco temas más de esa obra maestra. Deja tus prejuicios al lado y ven a berrear con nosotros lo mejor de Priest, que también es de lo mejor en la historia del heavy metal.

Para los que no han visto nunca a Killing Machine en directo, me gustaría que comentarais con qué trucos escénicos contáis: ¿la moto, cuero, tachas, un ojo eléctrico…?

Intentamos recordar visualmente a la banda en todos los aspectos que nuestra maltrecha economía nos permite, hay muñequeras, cadenas, cuero, látigo y gorra de plato, sí. También moto cuando la ocasión nos es propicia. Hemos hecho una pequeña inversión en telones, luces y algún otro efecto para que la experiencia sea lo más satisfactoria posible. ¡Espero que os guste! El Ojo Eléctrico y el robot de la gira de Turbo (1986) nos quedaba fuera de presupuesto, jajaja.

Vuestro cantante es Manel, le conozco desde hace muchos años y sé que es un fan devoto de Rob Halford y de Judas Priest. ¿Puede que la voz sea lo más difícil de calcar en una banda tributo a Judas?

Manel es un gran cantante y lo da todo interpretando a Halford. Tenemos mucha suerte de tenerlo con nosotros. Desde que entró en la banda hace unos cinco años no tenemos límites a la hora de escoger repertorio. Y sí, seguramente lo primero que el público piensa cuando oye hablar de un tributo a Priest es si el cantante dará la talla, sobre todo con los agudos, y en ese aspecto estamos completamente tranquilos.

Como bajista que eres Yuri te toca el papel de Ian Hill, un tipo que toca estático todo el concierto. ¿Cómo te lo tomas a la hora de tocar pues ser Ian Hill en directo puede llegar a ser algo aburrido, no?

¡Jajaja! ¿Aburrido? ¡Para nada! Puede que Hill apenas se mueva de su metro cuadrado durante los conciertos, ¡pero el hombre no se queda quieto! Hay algo épico en su modo de afrontar los directos, ahí, clavado en el suelo, bombeando las notas que estructuran las canciones… Hill es un gran bajista que le da a la banda justo lo que necesita, un poco como el caso de Cliff Williams de AC/DC. No serán tan espectaculares como Steve Harris o Geddy Lee, pero son los bajistas perfectos para sus respectivos grupos. Por otro lado, no soy de aquellos que se tiran horas mirando videos para luego calcar los movimientos del músico en cuestión en directo, si no que más bien me dejo llevar por lo que me dicta la música y la disfruto como la siento en cada momento. Es más, creo que en el caso de mis compañeros es algo similar. Hay momentos en que la música te pide ciertas cosas, como ese movimiento basculante típico de “Metal Gods” y otros en los que vamos a nuestro aire. Killing Machine creemos que es más importante sonar fieles al original que cualquier otra consideración.

La batería de Judas Priest no es nada fácil. Conozco bandas que han intentado tocar el “Painkiller” y más allá de la mítica intro hay mucha complejidad técnica. ¿Es “Painkiller” la pieza más difícil del repertorio? Y ya que estamos, ¿cuál es la canción más exigente de todo el set que tocáis?

Cierto, los temas de Painkiller (1990), en general, son mucho más exigentes técnicamente que el resto. Lo notamos claramente cuando hicimos el concierto con el setlist de esa gira, muy exigente a nivel vocal, de guitarras y de base rítmica. Por Killing han pasado varios baterías y algunos hicieron un gran trabajo, como Jordi de Survival Is Suicide, que lo tocaba todo. Desde hace un par de años tenemos a Manel de Expel the Grace, un grupo tremendo de melodeath, que nos ha llevado a otro nivel y nos ha dado una fuerza y seguridad tremenda desde detrás de los tambores. De todas formas a veces es tan complicado aportar el feeling necesario a los temas, como “Beyond the Realms of Death”, como afrontarlos técnicamente.

Creo que habéis llegado a tocar algún tema de Rocka Rolla (1974), el primer disco de Judas Priest. ¿La gente agradece que toquéis temas raros o siempre os piden los de siempre?

Hace años tocamos “Rocka Rolla” en varios bolos y ahora la volveremos a recuperar, pues queremos que todos los discos clásicos estén representados en este concierto de aniversario. Lo de escoger el repertorio es un un puzzle muy complicado porque tienes que satisfacer a todo el mundo, establecer un equilibrio entre lo que crees que quiere el público, lo que quiere cada miembro de la banda, lo que puede funcionar, etc. Hay muchos temas que tocaríamos, pero que hemos descartado por mil motivos. Por ejemplo, “Blood Red Skies” nos parece un temazo, pero es más un tema de estudio que de directo, por la producción, las programaciones, etc. Para este concierto recuperaremos canciones, no raras, pero que, por algún motivo que no entendemos, han quedado un poco aparcadas. Serán casi dos horas de concierto, y esperamos que la gente quede satisfecha con el repertorio, afónicos de berrear los temas, con pitido en los oídos y con el cuello dolorido, jejeje.

Llevo un tiempo haciendo un reportaje sobre temas perfectos y me gustaría que dijeras tus 5 temas favoritos de la banda y el por qué.

Hablo a nivel personal ¿eh? Sin ningún orden en concreto te diría:

“Heading Out to the Highway”, un tema casi popero, con un estribillo irresistible y un doble mini solo que te engancha irremediablemente. El arte de decir mucho con muy poco. Uno de mis momentos favoritos en nuestros conciertos.

“The Sentinel”. Épica, excelsa, dramática… Una canción no excesivamente complicada, como se podría pensar, pero que requiere un arte en materia de composición que está al alcance de muy pocos.

“Beyond the Realms of Death”. Simplemente maravillosa. Todos los miembros de la banda están excelsos, en plenas facultades y lo demuestran casi sin despeinarse. El solo de Tipton es posiblemente mi favorito de toda su cosecha.

“Delivering the Goods”. No deja de ser un rock ‘n’ roll, convenientemente metalizado. Es sucia, viciosa y arrogante. Guitarras que parecen salir de todas partes y un Halford particularmente chulesco que reclama su trono entre los mejores vocalistas, no ya del heavy metal, si no del rock en general.

“Electric Eye”. La canción con la que habitualmente empezamos los conciertos. Es un himno, y un clásico imperecedero, toda una declaración de intenciones. Con temas como éste Judas Priest perfilaron un estilo y una forma de hacer, mil veces imitada, nunca igualada. Caña y elegancia a partes iguales.

Me he centrado en temas del repertorio, evidentemente hay muchísimos más…

Ya que estamos me gustaría hacerte algunas preguntas sobre Judas Priest, ya que, tocando en un grupo tributo tendrás una opinión bien fundada. Personalmente creo que Judas Priest es la banda más importante de heavy metal de toda la historia. En cada década han sacado un disco que pasará a la historia y nunca han repetido una fórmula como otros grupos.

Totalmente de acuerdo. Priest nunca se quedaron estancados y fueron ellos quienes fueron por delante, marcando muchas de las reglas que configuraron el estilo.

¿Qué opinión te merece Nostradamus (2008)?

No era lo que yo esperaba y fue un disco que no acabé de entender en ese momento. Puede que sea un buen trabajo, pero no para Priest. Creo que KK Downing pensaba algo parecido y por eso se fue de la banda… No sé, tendría que volver a escucharlo, igual mi opinión cambia…

¿Fue la mejor opción elegir a Ripper Owens como sustituto a Rob Halford?

Yo creo que sí. Pienso que Ripper es un vocalista fantástico, un frontman flojillo y ha gestionado fatal su carrera después de Priest. Una pena, pero ya he perdido la cuenta de la cantidad de proyectos en los que se ha embarcado y de los que nunca más se supo. Ojalá se centre y nos dé más alegrías en el futuro.

¿Para finalizar, cuál es la mejor banda tributo que has visto en toda tu vida?

Hemos tenido la suerte de compartir escenario con muchas bandas tributos, con un nivel increíble, Prisoners, Lost in Hollywood, On the Rhoads o los propios Halloween, con los que compartiremos escenario el 9 en La Nau… A otro nivel, quizá más profesional, me impresionaron mucho The Musical Box, que tributan a Genesis. Cuentan con material audiovisual original de la banda, con el apoyo y bendición de Peter Gabriel e incluso llevan el mismo backline vintage. No soy un gran fan de Genesis, pero he de reconocer que me dejaron impresionado.

Muchas gracias y nos vemos en La Nau.

Muchas gracias a vosotros. ¡Esperamos veros a todos en La Nau el próximo 9 de noviembre!

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 220 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.