Entrevista a Udo Dirkschneider, vocalista de U.D.O.: ‘Cruzo los dedos para que podamos volver a girar otra vez. Sentado en casa tengo la sensación como si ya estuviera jubilado’

Mientras el mundo estaba en plena pandemia en 2020, con todo cerrado y los conciertos prohibidos, el gran Udo Dirkschneider se marca un concierto en Bulgaria, ni más ni menos que en las ruinas romanas de Plovdiv y con una asistencia de 2500 personas. ¿Cómo se pudo puede conseguir este hito? Parece incomprensible, pero el caso es que U.D.O. se marcaron un enorme DVD en uno de los recintos más bellos en los que una banda puede tocar.

Uno me recibe en Alemania, afable, divertido y ante todo sincero. Es un tipo que habla claro y que tras tantos años de carrera se siente pleno y acompañado con una banda curtida, fiable y muy capaz. Le están saliendo las cosas a pedir de boca. Al hito de tocar en pandemia se le une el haber conseguido un disco orquestal rutilante. Mucho hay que hablar con él, ¡incluso de vacunas! Parece que se fía tanto de Astra Zeneca como de Wolf Hoffman

¿Cómo se puede hacer un concierto en plena pandemia para 2500 personas estando toda Europa cerrada? Siento envidia de no haber estado allí pero también admiración.

Sí, a nosotros nos sorprendió mucho el hecho de poder tocar en directo ya que fue nuestro único concierto en 2020. El gobierno búlgaro y la televisión búlgara se pusieron de acuerdo para conseguirlo. Nosotros no las teníamos todas, pero increíblemente se consiguió. Las normas iban cambiando, pero conseguimos unos días de ensayos en Alemania que es donde guardamos todo nuestro material. Volar hasta allí también fue complicado puesto que yo vivo en Ibiza, Andrey vive en Rusia y Dee es eslovaco. Ya allí seguimos todas las normas sanitarias y lo único especial es que la gente estaba sentada a lo lejos y no había nadie en primera fila. De verdad que fue un show muy especial tanto para banda como para los presentes. Fue nuestro único concierto el año pasado, pero seguro que también para los asistentes. Y el sitio es uno de los emplazamientos más bonitos en los que hayamos tocado nunca.

Empezasteis el concierto con «Gimme All Your Loving» de ZZ Top y pusisteis de despedida el «The Show Must Go On» de Queen. ¿Por qué estas canciones al principio y al final?

Lo del “The Show Must Go on” estaba claro… ¡todo tiene que continuar! Por lo que vamos a cruzar los dedos. Esperamos volver a la normalidad pronto.

Algo que me encanta es que tu formación actual es que es sólida y funciona realmente bien. Andrey Smirnov lleva contigo desde 2013. ¿Qué importancia tiene Andrey para la banda?

Actualmente Andrey es muy importante para el grupo. Lleva ya nueve años en el grupo y es una pieza fundamental en la composición. Actualmente trabajamos codo con codo. También está mi hijo Sven a la batería. Lleva ya cinco años con nosotros y es otro miembro importante. Las letras que compongo las reviso con él, también aporta algunas melodías para la voz y resulta muy interesante esta colaboración ya que es de otra generación mucho más joven ya que aporta ideas muy diferentes a las mías. También estamos muy contentos con el otro guitarra nuevo Fabian (Dee Damers). Tiene 28 años y es de otra generación también. Podemos decir que ahora la mezcla de juventud y veteranía es un punto a favor. Fabian es un guitarra muy actual. Él toca de una forma muchos más moderna que Andrey. Digamos que él es más de la vieja escuela de metal. Cuando ambos tocan y trabajan juntos resulta muy interesante. Lo mismo sucede con Tilen, nuestro bajista, que tiene 30 años. Eso se nota en los discos de estudio de U.D.O. Es muy interesante la mezcla de influencias y generaciones. No te diría que lo que hacemos es algo rompedor o nuevo, pero en los arreglos y en pequeñas cosas se nota. Eso lo vais a ver en el próximo disco de estudio cuando salga a la luz. La actual formación es muy buena y no es fácil encontrar gente que encaje. Nuestro anterior bajista estuvo con nosotros durante 23 años. Ya estaba cansado, no le apetecía girar más, así que vale, buscamos a otra persona. Fue una suerte encontrar a Tilen. Él ya había tocado con muchas bandas como Testament y encajó a la perfección. Lo mismo sucedió cuando buscamos a un nuevo guitarra. Yo no hice tampoco una llamada a bombo y platillo de que estábamos buscando un guitarrista nuevo, pero ya sabes que siempre hay rumores de todo tipo. Había sobre la mesa varios nombres de guitarras famosos. Muchos estaban interesados, pero… Mmmmm… yo prefiero a alguien que nadie lo conozca (risas). Él contactó con nosotros, tenía material compuesto y nos envió una nota ofreciéndose. Vino a una audición, ensayamos con él y vimos que era la persona adecuada. Estoy encantado con él. Un tío genial, muy centrado en la música. Yo podría ser su abuelo, de él y de varios en la banda, pero el caso es que hay un grupo muy joven que me acompaña, y eso es sangre fresca… Es lo que toca hacer. Yo estoy encantado con ellos.

Tocar sets largos es una característica que se asocia con U.D.O…

¡SÍ! Totalmente. Tenemos muchos discos de estudio y siempre es un suplicio el conseguir armar un set list que nos contente a nosotros y al público. Solemos tocar dos horas mínimo y es algo que choca mucho cuando lo hacemos en Norte América pues allí están acostumbrados a conciertos de 80 minutos. Incluso cuando tocamos en festivales eso de tocar hora y media no va con nosotros…

Hay muchos solos en el DVD: guitarra, bajo, batería… Supongo que necesitas tomarte un tiempo para respirar. A la mayoría de la gente no le gustan los solos, pero debo decir que en U.D.O. son divertidos y conectan con la gente. ¿Dejas libertad para los solos o está todo pensado y trabajado en la sala de ensayo?

Bueno… Tú hablas de solos, pero yo lo veo más como una introducción a “In the Darkness”. Creo que también es bueno ese momento de pausa. Nunca hacemos eso de 10 minutos de solo. Con un par o tres de minutos es suficiente. Quizá el de batería sea un poco más largo, y piensa que va junto al de bajo, por lo que es más creativo. Los solos de guitarra largos vienen cuando tocamos el “Metal Heart”. Ahí Andrey toca a Bach y siempre es algo muy interesante, y es algo que intentamos cambiar respecto a los tiempos en Accept. No hacemos lo que Wolf (Hoffman) solía hacer. Andrey toca a Bach, por lo que es totalmente diferente. A la gente le gusta y tampoco planeamos del todo lo que va a sonar excepto algunas canciones que los promotores piden. “Oh, por favor, ¿podríais hacer una excepción y tocar este tema o este otro?”. Y claro, les decimos que sí. A mucha gente le gusta, pero ya te digo, la mayoría de veces son introducciones a temas. Pero no es lo que solía hacer en los viejos tiempos, allí había solos de 20 minutos. Te da tiempo a ir a cenar y volver. Hacer los solos más cortos lo hace todo más interesante. Y también es para los músicos, que demuestren lo que pueden hacer. Eso siempre está bien.

Toca hablar sobre vuestro último disco de estudio, We Are One. Desde mi punto de vista es uno de los mejores discos de metal de los últimos diez años. ¡Es brillante! ¿Cómo decidiste trabajar con la orquesta y hacer nuevas canciones? Lo fácil era orquestar los clásicos.

Sí, trabajamos con la orquesta en el disco Navy Metal Night en 2015, que también estuvo disponible en DVD, pero esta vez con todas las canciones nuevas. Luego tuvimos con la orquesta otro show en Alemania, que ya era algo que habíamos hecho, por lo que luego nos sentamos con los chicos de la orquesta y nos dijeron que sería muy interesante el hacer algo especial. Quizá el hacer un disco completo de canciones nuevas. Respondimos “Sí, estaría muy bien hacerlo, vamos a probarlo”. Primero acabamos todas las canciones y luego Stefan Kauffman y Peter Baltes se unieron al proyecto. Lo de Peter no estaba ni planeado, de verdad que fue una sorpresa para nosotros. Luego dimos las canciones hechas a la gente que se encargaba de los arreglos orquestales para luego reunirnos en Berlín y sentarnos a escoger los mejores temas. Se empezó a trabajar con las elegidas y pusieron la orquesta en las canciones. Desde un principio estábamos algo vergonzosos con todo aquello. Nos llamaban y nos decían que cambiáramos cosas, que usásemos otras harmonías en determinadas composiciones y obviamente les hicimos caso en todo. Estuvimos un año entero para completarlo. A mi me parece un gran disco ya que no es un disco orquestal, es un disco orquestal que suena a heavy metal (risas). Y estoy muy feliz con el álbum a pesar de que desde el principio hubo gente que no creía en él en plan: “Vale, Metallica y Scorpions ya lo han hecho…” y nosotros: “lo sabemos, pero esto va a ser diferente”. Cuando el disco estuvo terminado fue un: “¡Waaawww, nadie ha hecho esto antes!”. Yo te diría que el hecho de hacer algo así es uno de los grandes momentos de toda mi carrera.

En ese disco puedo notar algunas influencias de Nightwish, Ennio Morricone, Gary Moore, Meat Loaf… Todos ellos son excelentes músicos e intérpretes. ¿Tenías en cuenta a esos músicos cuando componíais y orquestabais? Es casi cinematográfico.

 Bueno… en ningún momento nos sentamos y pensamos si una determinada canción queríamos que sonase a Nightwish o a lo que sea… Simplemente hicimos la nuestra. Entiendo que puedas comparar alguno de ese material con Nightwish o similares… pero estoy de acuerdo en eso de que algunas de estas canciones se podrían usar para una película, pero la gracia de ese disco fue precisamente el que podíamos hacer lo que nos viniera en gana. No tuvimos que ir con cuidado a la hora de componer o ir más allá de lo que se suponía que debíamos hacer. Podíamos hacer lo que quisiésemos como en el caso del tema “Here We Go Again”. Dejamos allí yo y mi hijo la impronta de U.D.O. por mucho que se aleje de lo que solemos componer con el grupo. Nunca podríamos grabar algo como aquello en un disco normal. Siempre hay gente que se sorprende y te dice: “¿Qué habéis hecho aquí? Lo mejor de este disco fue la libertad total.

Asistí al show de reunión de Accept en Wacken y en España en 2005. Fue un gran espectáculo y todos los fans estaban esperando un regreso que nunca sucedió. Después de 15 años, ¿cómo te sentiste en el escenario y por qué el regreso nunca funcionó?

Sí, fue bonito hacerlo, pero… Voy a serte honesto: Hicimos muchos festivales en 2005 pero ese sentimiento de unidad ya no estaba, no era como antes. Entre los miembros del grupo la cosa nunca terminó de funcionar como debía. La gente te preguntaba el por qué no se hacía la reunión completa, pero yo les decía que, de ninguna manera, que no lo iba a hacer. Y creo que fue una buena decisión.

Otro concierto especial en Wacken fue en 2012 que terminó con “Balls to the Wall” cantada por Doro y Lordi. ¿Es Wacken algo especial para Udo Dirkschneider?

Absolutamente, siempre es muy divertido tocar en Wacken y en ese concierto celebraba mi 60 cumpleaños. Allí estaba Doro Pesch y Lordi en el escenario. Fue una forma genial de celebrar ese cumpleaños.

En los primeros discos de Accept hay unas baladas preciosas en las que Udo no cantaba. Canciones como “Seawinds”, “King” o “Breaking Up Again” son hermosas, ¿por qué decidiste no cantar en esas canciones? ¿Hay demos con tu voz en esas canciones?

Te diría que en esos tiempos consideramos que mi voz no se adaptaba a lo que queríamos en esas baladas y Peter (Baltes) las podía cantar perfectamente y nos pareció algo muy interesante de añadir en el disco. Aunque tampoco fue por ninguna razón en especial, nos pareció lo correcto. Si Peter las cantaba mejor que yo, pues adelante, y son unas canciones muy buenas.

¿Cuáles son tus próximos planes? ¿Un concierto en streaming? ¿Un nuevo disco?

Sí, el nuevo disco ya está casi completado y saldrá después del verano, pero tampoco puedo darte fechas exactas, y luego esperamos poder girar por Rusia a finales de septiembre, luego Ucrania y ya volvemos para la gira europea, aunque antes nos tocará ir a Escandinavia. Luego para principios de año toca Sudamérica y esperamos que pueda salir algo en Estados Unidos y Canadá. Luego volver y hacer la segunda parte del tour europeo. Juraría que España entra en la segunda parte, pero no te lo sabría decir exactamente. Cruzo los dedos para que podamos volver a girar otra vez. Tengo la sensación como si ya estuviera jubilado, sentado en casa… Obviamente hay cosas que hacer, pero lo que realmente nos gusta a todos es lo de salir de gira. Para mi estar de gira es una de las cosas que más me llenan en la vida. Estar parado se me hace muy raro. Pero soy positivo y creo que podremos empezar en Rusia después del verano. Si las vacunas van rápidas podrá darse a cabo. Tengo amigos en San Petersburgo y me cuentan que allí está todo abierto, incluso los bares, los cines y hay conciertos incluso. Hay que darle caña a las inyecciones…

 Yo ya estoy vacunado ya que soy profesor en España y me han enchufado Astra Zeneca.

(Muchas risas) En Alemania vamos muy en cuidado con esta vacuna…

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 716 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.