Entrevista a Tomi Joutsen, vocalista de Amorphis: ‘Hay gente que odia que cante en guturales, pero yo veo los guturales como si fueran una guitarra distorsionada’

El nuevo disco de Amorphis Halo es sencillamente espectacular. Si cuando entrevistamos a Esa Holopainen (guitarrista y compositor del grupo) le preguntábamos el cómo era posible el mantener el listón tan alto desde que editaran Eclipse en 2007, ahora toca hablar con una de las grandes respuestas a esa pregunta: Tomi Joutsen, el vocalista del grupo que entró a filas justo ese 2007. Holopainen nos dijo que con su entrada el grupo encontró la estabilidad, el sonido y una dirección.

Joutsen es un metalhead amante del death metal clásico de la Bay Area y siguen siendo Obituary uno de sus grandes grupos, pero es Metallica la banda que le hizo tilín siendo un quinceañero. Y And Justice for All es el disco que lo cambió todo. Tomi puede cantar gutural con suma facilidad, pero luego poner unas voces limpias impecables. Aquí está otro de los grandes secretos de Amorphis: el cambio de registros que van de verso a estribillo. También ama especialmente los primeros discos de los fineses, los más netamente death metal.

De entrada me toca felicitaros: Amorphis ha demostrado que sus nuevos discos pueden superar a los anteriores, y el caso, es que uno de mis favoritos es vuestro anterior Queen of Time, pero posiblemente Halo sea incluso superior. Me parece más heavy, pero a la vez también te diría que incluso más melódico… lo cual puede parecer una contradicción. Me ha encantado este equilibrio y que todas las canciones sean tan buenas. ¿Crees que podríamos estar ante uno de los discos más exitosos de Amorphis?

Me encantaría que así fuera, pero nunca tienes esa certeza de antemano… aunque creo que a la gente le va a encantar Halo. Creo que se ha hecho un gran trabajo, pero no sería el más directo o fácil de todos, yo diría que hay partes muy progresivas, las estructuras son mucho más complicadas, pero ha quedado todo muy sólido. El álbum es una foto fija del momento en el que estamos como grupo.

Se me hace realmente complicado el elegir un tema como single pues la mayoría podrían funcionar sin problemas. ¿Quién decide qué canciones son singles? ¿Jens Borgen el productor, la banda o la discográfica?

Eso depende de varias cosas… «The Moon» ha sido la eleccion más obvia, y no porque sea la canción más fácil, pero sí es una de las más pegadizas. Sería algo muy estúpido si optásemos por la más compleja o la más progresiva de todas ellas como primer single. Los sencillos son siempre algo importante pero no siempre es fácil el elegirlos y que un poco te muestren lo que hay en todo el disco. Pero lo vamos hablando y estamos muy abiertos a todas las ideas que se dan. Creo que «The Moon» es la canción más fácil para que se te quede.

¿Cuáles son tus favoritas? Lo digo porque he escuchado varias veces el disco y se me hace muy difícil el quedarme con una solamente.

(Risas) Es complicado… yo un poco voy cambiando de favorita, pero te diría que la última canción «My name Is Night» porque se sale de lo habitual y es algo que nunca habíamos hecho antes. Es un muy bonito dueto vocal que no suele darse en los discos de Amorphis. También te diría una canción titulada «The Wolf». Es muy directa y posee muchos de los elementos del grupo que a mí más me gustan. Hay muchas guturales y un poco me recuerda a Metallica (risas).

Sé que Metallica es una de tus bandas favoritas…

Sí… son muy importantes para mí ya que fue el primer disco de heavy que escuché.

¿El And Justice for All?

¡Exacto!»

¿Crees que podemos decir que Halo suena más heavy que Queen of Time? Lo digo por temas como «Northwards», «Dark Waters» o «The Wolf». Son temas muy metálicos, pero en contrapartida hay muchos estribillos limpios, en «Halo» mismo o como ya has mencionado «My Name Is Night».

Bien… No te sabría decir si las canciones son en general más duras que en nuestro anterior disco, pero un poco sí que las guitarras tienen mucho más peso y eso puede hacer de que se pueda llegar a pensar que ha quedado un poco más metálico. La verdad es que hay muchos y buenos riffs metaleros y quizá los teclados hayan quedado más en un segundo plano esta vez, algo que no sucedía en Queen of Time. Pero me siento muy feliz de que me digas que suena más metálico ya que soy un gran fan del heavy metal y me gusta tener canciones poderosas y eso quedará plasmado en el escenario.

Desde mi punto de vista, una de las cosas que hace especiales a Amorphis es el hecho de que contéis con varios compositores en el grupo. ¿Sería ese uno de los grandes secretos del éxito de Amorphis?

Sí, el tener a varios compositores en un mismo grupo es algo genial. Da muchas opiniones diferentes y te da muchísimas posibilidades. Tomi Koivusaari y yo mismo hemos compuesto un tema para este disco, pero, de hecho, ha sido nuestro bajista Olli-Pekka quien ha compuesto muchísimo material para esta obra. Si en un futuro publicamos algunos de los bonus tracks lo podréis ver. Es muy grande ver cómo funciona la democracia cuando tienes a tantos compositores en el grupo. No somos la típica banda con un solo compositor que va dando órdenes. Disfruto mucho de lo que tenemos y de cómo funcionamos. Hay gente con mucho talento en Amorphis.

Volvamos a la ultima canción del disco: «My Name Is Night», en la que participa una chica como vocalista invitada. Por momentos me parece una canción de banda sonora de película… ¿Es Petronella Nettermalm la vocalista de Paatos la que canta aquí?

Sí, es Petronella, y estoy de acuerdo con tu opinión. Sería una canción genial para que entrara en algún videojuego o algo similar. Es un tema muy emocional y te da esa sensación como si de que algo grande fuera a suceder de repente. Me parece una intro ideal para un video juego o para una película. Me encantaría que alguna empresa de videojuegos la escogiera, de verdad.

He leído que habéis grabado 30 canciones para el disco y Jens Bogren seleccionó las 11 que más le gustaron. Van ya tres discos con él… ¿Así que podríamos considerarle ya como un miembro más de Amorphis?

Sí, casi que sí pero, de hecho, creo que este será el último disco con Jens Bogren, y eso nos hace tener un sentimiento extraño porque ha sido un placer trabajar con él. Nos ha ayudado mucho a la hora de trabajar como banda, siempre dando ideas frescas y haciéndonos más grandes. No tengo ni idea de lo que nos va a deparar el futuro pero podría ser el último disco con él. Creo que nos toca sentarnos y hablar sobre qué vamos a hacer ahora que no estaremos con Jens (risas). Pero por otro lado está genial lo de buscar nuevas oportunidades y de buscar nuevos retos como grupo. Pero bueno… ya llegará, ahora nos toca concentrarnos con el disco que tenemos entre manos pues te aseguro que lo que ha hecho Jens en Halo es genial.

Pues ya que me lo dices… ¿Con qué productor te gustaría trabajar si pudieras escoger?

Pues no lo sé… Es una muy buena pregunta. Te diría el chico que toca la guitarra en una banda llamada Converge: Kurt Ballou. Ha trabajado con bandas muy interesantes y me encanta su trabajo. Pero bueno… es sólo mi opinión personal.

Escuchando el disco se me hace harto complicado de adivinar qué canciones van a entrar en los futuros set lists del grupo… ¿Habéis empezado a mirarlo?

Creo que «Northwards» tiene que estar allí ya que es la primera del disco, esa casi seguro. También me encantaría que entrase «The Wolf» ya que tiene unas partes que considero que pueden funcionar perfectamente en directo, incluso en festivales. Estoy seguro de que habrá varias canciones que no van a tener cabida en directos. Eso siempre sucede, pero nos tocará practicar muy bien todas las canciones nuevas antes de empezar la gira. Ya te digo que muchas son muy complicadas y requieren de mucha energía, y te hablo especialmente de mis partes vocales. Pero me gusta mirar hacia adelante… Siempre es genial tener un disco nuevo y casi seguro que unas cuatro van a entrar en el set. Piensa que hay muchos clásicos que no pueden faltar, canciones que los fans reclaman siempre que van a un concierto de Amorphis.

Pero si pones cuatro de nuevas… eso implica que hay que dejar fuera a algún clásico, por lo que te preguntaría qué canciones tiene Amorphis que sabes que sí o sí tienen que caer en un concierto.

Pues mira… el «House of Sleep» es una obligada, y eso que no es una de mis favoritas, pero a la gente le encanta (risas). Otra es «Black Winter Day», seguro que va a caer. Luego una que tocamos mucho es «Drowned Maid» del Tales from the Thousand Lakes, pero las que actualmente son casi intocables son «House of Sleep» y «Black Winter Day».

Y qué me dices de «The Silver Bride»?

La hemos tocado muchisimas veces pero no en todos los conciertos. A mí es que me encanta tocar el material más antiguo, pero entiendo el momento en el cual estamos y que tengamos que tocar temas más actuales. Pero mis canciones favoritas de Amorphis son las del Tales from the Thousand Lake y las del The Karelian Isthmus.

Una de las cosas que más contentos estamos los fans de Amorphis es de los logos y la estética del grupo. Sois una banda que tiene su propio sondo y su particular estética. ¿Compartes mi opinión?

Sí, la comparto. Para el tema de portadas somos muy puntillosos. Son muchos años detrás de Amorphis y nos basamos en viejas historias, símbolos y mitos de Finlandia. Eso te da mucho juego a la hora de jugar con dibujos y simbología. Normalmente, cuando empezamos a trabajar con  nuestro portadista siempre nos pregunta que qué ideas tenemos en mente o si hay alguna historia principal detrás de las letras. Normalmente partimos de algunas ideas, pero ninguna definitiva, pero sí que unas cuantas que apuntan hacia un objetivo, aunque nos gusta dejarle al artista que desarrolle sus propias ideas y que juegue con lo primero que le proponemos.

Afortunadamente trabajamos con este chico francés y ha hecho un trabajo sensacional. Es un tío muy rápido a la hora de trabajar y es muy buen tipo. Es genial trabajar con él y siempre hace un gran trabajo. Es una pasada el llegar a ver el resultado final de la portada porque nos ha llevado muchísimo tiempo. Y es que siempre lo que queda en la portada es lo que aparece en el escenario. En nuestro próximo tour por Estados Unidos va a quedar todo muy bonito y poderoso. Es una portada muy bella.

Me gustaría subrayar en gran trabajo de Jan Rechberger en el disco. Me parece que en este disco la batería es como más importante. ¿Me equivoco?

Sí… Jan es un gran batería. No es ni el más técnico ni el más rápido del mundo, por decirlo de alguna manera. Pero a mí me encanta su estilo porque él recoge influencias de aquí y de allí y realmente sabe como hacer caminar un tema. Él no se pone tras la batería para lucimientos técnicos ni demostraciones. Sabe ser directo, sin complicaciones excesivas y es muy musical. Es una gran persona y ha estado produciendo a pequeñas bandas. Posee su propio estudio y está muy metido en lo de los arreglos de los temas. Ha hecho un gran trabajo en este disco. Me parece un gran baterista.

¿Cómo decides en qué momentos hay que cantar en gutural y en qué otros en limpio?

Un poco sigo mis instintos, pero vaya, me resulta obvio que cuando un riff es muy heavy hay que acompañarlo con guturales, pero sí que me he quedado sorprendido de los muchos momentos en los que Jens ha optado por las voces agresivas y guturales en este disco. Eso mismo ha pasado en los anteriores discos en los que hemos trabajado con él. Y de verdad que me encanta que haya estado tan interesado en meter estas voces tan brutales en las canciones… pero bueno, a mí me gustan los dos estilos.

Yo empecé en la música como un cantante de death metal y considero que en ese estilo es en el que mejor funciono como vocalista, pero está genial también el tener la oportunidad de cantar en voces limpias. Combinando ambos estilos puedes cargar las canciones de más emociones en una misma canción. Aunque también sé que hay mucha gente que odia que cante en guturales. Pero para mí eso vendría a ser o que es una guitarra distorsionada (risas) y es realmente poderoso el cantar de esta forma sobre un escenario.

Tú empezaste a cantar con Amorphis en 2006 en ese gran disco que fue Eclipse. Entrevisté hace unos meses a Esa Holopainen y me decía que cuando tú entraste las cosas empezaron a cambiar a mejor. ¿Tú tienes esa misa sensación?

Bien… para mí es algo difícil de decir porque no sé que onda o sentimientos había cuando yo no estaba todavía en el grupo, pero un poco entendí lo que pasaba. Había parte de la banda que estaba desmotivada y cuando yo entré andaba sobrado de motivación ya que significaba un desafío enorme para mí como cantante. Quiero pensar que entré con algo nuevo y me alegro de que sigamos adelante y que todos parezcan mucho más motivados. Quería volver a traer los growls al grupo puesto que soy un gran fan del extremo y estoy muy agradecido que la banda me dejase ser yo mismo y desarrollara mi estilo. A mí me encanta salir a escena y moverme mucho, hacer headbanging y cosas así… Eso para mí es lo natural. Cuando empezamos a tocar juntos como banda deseaba poderles transmitirles energía y motivación.

¿Qué opinión te merece la etapa de Amorphis con Pasi Koskinen a las voces? A mí musicalmente me parece muy interesante, y, además, tiene grandes canciones, pero no diría lo mismo de los discos completos…

La verdad es que cuando Amorphis sacaron el disco Elegy me quedé un poco decepcionado pues yo era un fanático del death metal, por decirlo de alguna manera (risas). Para nada estaba metido en lo de las voces limpias y esa música, pero debo admitir ahora que en todos los discos en los que Pasi cantó me parecen grandes discos, muy musicales y me parece genial que un grupo tenga diferentes eras a lo largo de su carrera. Los tiempos con Koskinen era más melancólicos y progresivos. Más derivados hacia Pink Floyd. Son cosas muy valientes para una banda, estamos hablando de un estilo totalmente diferente al que empezaron. Son obras totalmente diferentes respecto al Tales from the Thousand Lake y al The Karelian Isthmus. Y Pasi Koskinen es un gran cantante y un gran letrista. Le respeto muchísimo. No tengo problemas a la hora de escuchar esos discos, son muy grandes.

Hay muchos fans de Amorphis que aman sólo los tres primeros discos del grupo… ¿Qué les dirías a esos fans antiguos que no soportan el material posterior?

Bueno… les puedo entender y los respeto, aunque no es mi problema… Yo entiendo que si te gusta el death metal quieras escuchar death metal. Todo lo que se aleja de esa escena te parecerá algo más débil, así que puedo entenderlo. Y es que es muy diferente escuchar a Katatonia o a Cannibal Corpse. Son totalmente diferentes por mucho que compartan la etiqueta de metal. Si amas el death metal de la vieja escuela te cuesta mucho indagar en otros estilos, y eso te puede suceder con un disco como Queen of Time. Me parece bien, y es que a mí tampoco me gustan todos los estilos de música, pero no sería mi problema.

Estabais en Nuclear Blast pero Amorphis ha decidido fichar por Atomic Fire Music. ¿Por qué?

Es una pasada trabajar con Markus porque lleva en el negocio muchas décadas y sabemos de verdad que le encanta Amorphis. Y siempre es genial trabajar con alguien que conoce perfectamente toda la historia de nuestra banda. Está muy motivado trabajando con nosotros y gasta muchos esfuerzos en nosotros, lo cual es excelente. Es una compañía nueva así que ya veremos cómo van las cosas en el futuro.

Un poco está siendo como cuando empezamos con Nuclear Blast (allí estaban Amorphis). Y a pesar de que la compañía sea nueva hay gente muy buena trabajando en ella, gente que ha trabajado en la escena durante muchísimos años. Son profesionales. De momento todo está funcionando a la perfección y siempre es muy importante tener el apoyo de una compañía grande detrás. Saben lo que están haciendo y tenemos fe ciega en el proyecto.

A mí me parece una muy sabia decisión. Vale, una cosa que me encanta es el micro vintage que utilizas en los directos. ¿Por qué te decidiste por ese micro?

La verdad es que quería algo especial para mi ya que, si te fijas, todos los guitarristas y bateristas tienen su equipo propio customizado al gusto. Modelos diferentes de marcas como ESP, sets especiales de Pearl… Y me parece algo aburrido si sólo cuentas con uno solo micro. Tener el mismo micrófono que utiliza todo el mundo… es algo muy visto. Yo quería algo más personal, y tengo un amigo que hace cosas como estas y sabe adaptarlas para que funcionen bien en el metal. Me ha realizado varios modelos diferentes para mí.

Pero hay un problema… A la gente de sonido no le gusta nada que le traigas este tipo de cosas, pero siempre resulta divertido llegar a tocar con esos micros. Y tengo planes para hacer uno de nuevo. Me encantaría que estuviese listo antes de que podamos salir de gira. Pero en el fondo ese micro era el tener un material diferencial que nadie más tuviera. Y soy de los que le gusta tener el cable unido al micro. No me gustan los inalámbricos a pesar de que parezcan muy modernos. Yo quiero el cable, soy más de la vieja escuela. Y de verdad que me hace sentir más cómodo el hecho de tener algo único para mí.

Creo que no habéis tocado ningún concierto en streaming durante la pandemia, ¿no?

Sí, hemos tocado uno. Hace un año más o menos. Intentamos hacer algo diferente y con calidad suficiente, pero fue muy complicado de llevar a cabo por el hecho de que no había gente allí delante. Tocar en directo en un escenario vacío e intentar comportarte como si hubiese gente allí te hace sentir un poco extraño. Yo he estado pensando mucho en hacer algo en streaming intentando ser original, porque todos los que he llegado a ver me parecen un poco aburridos por el hecho de estar tocando sin gente.

De alguna manera considero que los streamings tienen que ser más íntimos… Entrar en terrenos en lo que nunca antes has estado. No sé qué pasará cuando la pandemia acabe, pero creo que nos dejará una forma nueva de cómo encarar y pensar los shows en streaming. Pero es algo muy caro y supone terrenos muy inexplorados. No sé qué pasará, pero de lo que ya tengo ganas de que todo sea como antes y que haya shows con público de verdad.

¿Has pensado alguna vez en hacer un disco en solitario?

No, nunca. Toco en otras bandas la guitarra y la batería, con eso ya lo tengo todo completo. No soy alguien que le guste andar en solitario, soy más un jugador de equipo y me gusta trabajar con otra gente, hablar de los arreglos, proponer ideas. Hacer un disco en solitario va a suponer mucho tiempo y gastas mucha energía. Esa energía me gusta que fluya hacia la banda. Me veo más como un miembro de grupos que no como un artista en solitario.

Ahora mismo tenemos una banda nueva, Dead Talks, ya que hemos finiquitado Corpse Molester Cult. Es death metal y luego estoy con Sinisthra de metal melancólico. Hallatar era un proyecto de un solo disco, así que no sé si va a haber otro más. Depende un poco de la persona que compone el grueso del material. Y luego tengo algunos proyectos paralelos en mi ciudad natal. Es genial lo de tener otros proyectos para divertirte, pues en el fondo, es una forma de seguir viéndote con tus amigos de toda la vida y de disfrutar de la música. Pero Amorphis es la prioridad número 1 y seguirá siendo la prioridad número 1. Pero si hay tiempo y puedes encontrarte con tus amigos y tocar la música que te gusta siempre es genial.

Sé que te gusta mantenerte en forma: hacías futbol y hockey sobre hielo de pequeño y empezaste a tocar la batería a los 14 años. ¿Llegaste a plantearte el hecho de empezar una carrera como deportista en vez de ser músico profesional?

¡No! Para mí los deportes son algo muy importante pero no sigo el fútbol o el hockey sobre hielo… soy más de practicar deporte. Durante esta pandemia he estado muy activo practicando deporte hasta cinco días a la semana, incluso he llegado a hacer un poco de boxeo. Y está genial ya que no voy a volver a ser joven nunca más. Para un vocalista siempre es muy importante el estar en forma. Practicar el boxeo ha resultado muy interesante y ha sido muy importante para mí. Es muy exigente y es muy duro, pero de alguna manera, hay algo de ritmo en este deporte y hay transferencia respecto a lo que es tocar la guitarra o la batería. Es siempre importante mantenerte activo.

¿Cuál fue el primer disco que te compraste con dinero de tu bolsillo?

No sé si fue el primer disco que me compré, pero el Tales from the Thousand Lakes estaría en el top 5. Posiblemente te diría que el primero fue el de una banda finesa llamada Suburban Tribe. Ese fue el primero y el Tales… sería el segundo o el tercero. En esos días en los que empezaba a escuchar música tenía poco dinero y tampoco tenía un reproductor de CDs. Escuchaba todo en casete y poseía algunos vinilos de Kiss. Pero cuando tuve mi primer trabajo de verano empecé a coleccionar CDs. Tampoco tengo muchos. Actualmente tengo más de mil, pero recuerdo lo genial que era tener dinero y empezar a comprarte música para poder seguir a la escena gracias a las revistas y a la radio.

Una de difícil: Dime tu canción favorita de Amorphis y tu disco favorito.

Uffffff… Creo que te diría alguna canción del Tales from the Thousand Lakes … o del The Karelian Isthmus. Posiblemente te diría el “Into Hiding” del Tales… Y posiblemente mi disco favorito sea Tales from the Thousand Lakes.

Yo te confesaré que vi a Amorphis muchas veces en directo, escuchaba vuestra música, pero no me llegaba del todo. Eso cambió cuando escuché “The Silver Bride” y mi cerebro hizo un click. A partir de entonces fue cuando empecé a disfrutar todas las eras y lo que es el grupo, que es uno de mis favoritos. ¿Qué me puedes contar de “The Silver Bride”?

Mmmmm… creo que es una canción muy pegadiza. La historia de la canción es sobre un herrero que no tiene esposa y decide crear a su propia mujer. Es un tema triste porque no posee un amor real y tiene que construir su ficción, lo cual es raro. Creo que es una de esas canciones que puedes poner en la radio. Es pegadiza, sencilla y a los fans les encanta. A mí me encanta tocarla en directo. Suena muy poderosa y disfruto tocándola.

Una de las situaciones más extrañas que viví fue en un concierto de Amorphis fue en Wacken cuando de repente se empezó un fuego en las primeras filas… ¿Qué recuerdas de esa situación?

Sí, sucedió delante mismo del escenario. Habían puesto paja para la lluvia, pero ya estaba muy seca. Alguien lanzó una colilla y eso empezó a arder y la seguridad local empezó a actuar. Sofocaron el incendio y no fue nada grave, pero fue una situación peligrosa ya que allí había miles de personas. Pareció más peligroso de lo que realmente fue todo, pero había un humo oscuro elevándose y el olor era horrible. Fueron solo 10 minutos para sofocar el fuego. Tocaba otra banda y luego salíamos nosotros. Pero era jodido eso de oler ese olor y pensar que había tanta gente allí… Fue una situación peligrosa, pero afortunadamente nada malo sucedió.

Ya que eres fan de death metal te quería preguntar por una canción que a mí me parece excelente dentro del estilo: “Spirit Crusher” de Death.

El caso es que Death no es mi banda favorita de death metal. Me va más algo más simple y directo. Respeto totalmente la banda y Chuck Schuldiner es uno de esos tipos que todo el mundo respeta y fue una desgracia que muriese tan joven. Pero para mí Death no es una banda de suma importancia como sí lo pueden ser Obituary, Six Feet Under, Bolt Thrower o bandas de la escena escandinava como pueden ser Grave o Entombed.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 940 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.