Entrevista a Tom Naumann, guitarrista de Sinner y Primal Fear: ‘Empiezo una nueva banda con Diva Satánica como cantante’

Sinner acaban de sacar el disco Brotherhood, hijo de la pandemia y con la intención de hacer participar a amigos y de unir a todos y todas como hermandad. Para hablar de esta obra contactamos con Tom Naumann, la media naranja musical del gran Mat Sinner, que desgraciadamente ha tenido un largo año de hospitales y dolencias. Afortunadamente parece que ya está en casa y que le toca recuperarse.

Tom lleva unos 35 años trabajando con Mat al frente de Sinner, Primal Fear y Rock Meets Classic. A base de trabajo ha podido viajar por todo el mundo, tocar con los más grandes en el proyecto orquestal y lo más difícil: poder vivir como músico profesional. En esta primera entrega abordamos el nuevo disco en el que participa gente como Ronnie Romero, Tom S. Englund, Ronnie Atkins o Ralph Scheepers. Naumann se muestra cercano, natural y sobre todo: sincero.

Saludos desde Barcelona Tom, un placer saludarte…

Oh, Barcelona… es una de mis ciudades favoritas y este noviembre voy a venir otra vez de vacaciones, con unos amigos. Haremos una ruta de ciudades españolas costeras en barco y terminaremos en Barcelona. Saldremos de Mallorca, pasaremos por Cádiz, Cartagena…

Me parece una muy buena “gira…”

A mí es que Barcelona me encanta. Me vuelven loco las tapas. Tenemos aquí, cerca de donde vivo, un restaurante de comida española, y siempre que puedo voy allí a comer, me encanta. Siempre que voy a Barcelona voy a la playa. Me es indiferente que sea diciembre, enero o febrero… A mí lo que me gusta es sentarme allí y escuchar el rumor del oleaje, ves el mar y te tomas un capuchino. Eso es maravilloso…

Aquí siempre serás bienvenido y…

¡Eh! Te tengo que contar una cosa… he empezado un grupo con una famosa vocalista española.

¿Una cantante española y una nueva banda? Tengo que preguntarte por ella…

Ella es nacida en La Coruña y vive en Madrid: Diva Satánica. Canta en Bloodhunter y en Nervosa.

La conozco, la he entrevistado un par de veces y es genial.

Ella es encantadora, pero su voz es infernal. Ella es muy afable, muy guapa y también genial. La banda es con ella y con un cantante sueco llamado Jake E ex de Amaranthe y Cyhra.

Pues es un buen inicio de entrevista… con sorpresas, Tom (risas). No está nada mal…

Es que he tenido mucho tiempo… Con la pandemia no podía hacer nada y empecé con esto (risas).

Me parece perfecto porque la última pregunta era sobre tus próximos planes, así que hemos empezado por el final. Re-empecemos pues: Hay 12 músicos y cantantes tocando y cantando en Brotherhood, así que… ¿Es esa la razón por la que tituláis al álbum “Brotherhood” (hermandad)?

No. Realmente hay dos razones. La primera es por el grupo en sí: somos una especie de hermandad. Conozco a Mat Sinner desde hace más de 30 años y con Markus Kullman ha estado tocando en una banda de versiones de AC/DC desde hace más de 10 años. Él toca en otra banda que tenemos con Mat llamada Voodoo Circle y conozco a Alex Scholp desde hace más de 10 o 15 años.

Somos amigos de verdad y no estamos en contacto sólo para temas musicales. En nuestra vida privada nos vemos mucho. Acudimos a conciertos juntos, vemos partidos de futbol y hacemos barbacoas con todos. No nos limitamos a ser músicos que tocan juntos y ya está. Hay una amistad, hablamos mucho, así que esa es una de las razones por las que titular al disco Brotherhood.

Y la otra razón ha sido por la pandemia. Como te he dicho antes, todo estaba cerrado y no había mucho que hacer. Lo que más nos gusta, que es tocar en directo, era imposible, no podíamos girar y todo estaba parado. Tengo muchos amigos que esta situación les llevó a no poder ganar nada de dinero ya que viven de tocar en vivo. No tenían un euro, pero necesitaban sobrevivir en estos tiempos tan complicados. Como grupo, nos dijimos eso de: “son tiempos duros, pero hay la posibilidad de grabar un disco y de ayudar a nuestros amigos”.

Así que reservamos el estudio de nuestro tour manager y el chico que nos hace las mezclas, en el sur de Alemania. Grabamos la batería allí y algunas guitarras, por lo que pudo ganar algo de dinero con ello. Luego llamamos a Jacob Hansen, un buen amigo de Dinamarca, que mezcló el último disco de Primal Fear, por lo que le dimos algo de trabajo también. Luego le pedimos de participar a otros buenos amigos como Oliver Palotai, teclista de Kamelot para que pusiera partes orquestadas de teclado en el disco.

Llamamos a muchos otros amigos y si tenían tiempo libre decían que sí. La inmensa mayoría tenían tiempo y accedieron a ello y eso fue genial. La razón por la que hay tanta gente participando en el disco es porque llevamos ya 40 años en el negocio con Sinner y 25 con Primal Fear, y claro, hemos conocido a mucha gente estando de gira y en festivales. Les empiezas a escribir, mantienes la relación y terminas siendo amigo de ellos. Conocemos a mucha gente como Ronnie Romero o Tom S. Englund de Evergrey, así que les dijimos si les apetecía cantar alguna canción del disco. Accedieron y es genial el tener a tanta gente cantando en el disco. Estamos encantados con ello.

Mi canción favorita es “Brotherhood” con Ralph Scheepers cantando y la otra es “The Last Generation” con Oliver Palotai en los teclados. Como músico y productor, ¿tienes algunas canciones favoritas?

Déjame decirte que en “The Last Generation” Tom Englund canta en los coros… pero tengo que decirte que no tengo ninguna canción favorita. Primero porque habré escuchado cada canción unas mil veces antes de que estuviese terminada. Empiezas con la canción, luego la cambias, le pones los arreglos, vas al estudio, la grabas… Y luego los retoques que hay que hacer, una y otra vez. He escuchado el disco muchísimas veces por lo que no tengo una canción que me guste más que las otras.

Te levantas el lunes y piensas que “The Last Generation” es la mejor canción de todas, pero el miércoles te acuestas y piensas: “The Man They Couldn’t Hang” es la mejor… pero te levantas a la mañana siguiente y tus favoritas son “Bulletproof” y “Brotherhood”, por lo que no puedo escoger una canción que sobresalga respecto a las otras, la verdad. Todas me encantan y para mí son todas igual de buenas. Pero va… Dime cuál es tu favorita…

Pues mi canción favorita es “The Brotherhood”, que ha sido single, pero te diría que también “The Last Generation” y que hay una canción que me ha sorprendido mucho: “Gravity”. Un tema especial, con voces femenina y muy pegadiza. De alguna manera te diría que en este disco hay la fuerza de Primal Fear, pero por otro lado hay también las partes más melódicas de los viejos trabajos de Sinner. Hay esa mezcla, pero no sé si tú estarías de acuerdo con lo que digo. 

Lo más divertido de todo esto es que la gente te dice que suena a Primal Fear porque esto es heavy metal, pero es que, si vamos hacia los 90, Sinner tiene discos como Judgemet Day, Bottom Line y The Nature of Evil y me parecen igual de heavies que nuestro nuevo disco… Y es que esas canciones fueron compuestas incluso antes de que nacieran Primal Fear. Y son discos grabados entre 1995 y 1998, luego empezamos con Primal Fear… La parte más dura de Sinner ya estaba antes de Primal Fear.

Con Mat hemos tenido esta discusión muchas veces y cuando pensábamos que cómo tenía que sonar el nuevo disco, hablábamos de volver a los 90 y de hacer un disco más heavy, al estilo de The Nature of Evil. Y acordamos el volver para atrás, el hacer algo parecido a esos tres discos. Con esa premisa empezamos a trabajar en el álbum.

Una pregunta que quería hacerte: ¿Está Georgia Colleluori en Sinner? ¿Es ella la chica que canta en “Gravity”?

Sí, claro, ella está en Sinner, pero debido a la pandemia y a su apretada agenda con su banda It’s a Lie, no pudo estar disponible para cantar muchas canciones de Brotherhood. Juraría que sólo canta en “Gravity” y los coros de alguna otra canción, pero por temas de agenda la cosa estaba muy complicada y no pudo participar mucho más. Pero para el siguiente álbum cantará mucho más.

“40 Days and 40 Nights” me recordó a Thin Lizzy. ¿Fueron una gran influencia en vuestra música?

Bien… el caso es que tema “40 Days 40 Nights” fue compuesta por un buen amigo mío y de Mat. Él se llama Stefan y toca en The Unity. Conocemos a esta banda desde ya hace bastante tiempo porque Michael Ehréformó The Unity y es también el baterista de Gamma Ray y de Primal Fear. Con Sinner giramos con The Unity presentando el disco Tequila Suicide. Con Steph somos muy buenos amigos y hablamos bastante por las redes sociales.

Y un día me mandó la demo de una canción titulada “I Can” y me dijo: “Tom, tengo una idea para una canción, pero no creo que encaje en The Unity, aunque creo que podría encajar bien en Sinner”. La escuché, y era un tema muy lento, muy bluesy y con muchos teclados y con esa melodía… Yo le dije que OK, pero que tampoco tenía muy claro si esa canción iba a poder encajar en Sinner, y especialmente en el disco que estábamos preparando.

Así que me senté a darle una escucha junto a Mat. Nos gustaba especialmente el inicio de la melodía, pero vimos que había que acelerarla, darle unos arreglos diferentes, otros coros, así que, un poco, estábamos reescribiendo la canción. Al terminar quedaba realmente muy poco de la versión original. Yo en mi mente tenía una canción que tocaban los Pretty Maids, pero que es una versión: “Please Don’t Leave Me”. La original es de John Sykes, pero me gusta especialmente la versión de los Maids, y quería algo similar.

Mat y yo somos viejos fans de los Thin Lizzy, Gary Moore ha sido siempre una gran influencia para mí y también Scott Gorham. A Scott le he podido conocer pues ha tocado un par de veces con nosotros en la gira de Rock Meets Classic. Cuando tocamos en Dublín Mat y yo fuimos a la tumba de Phil Lynott ya que siempre había sido una gran inspiración e influencia, especialmente a la hora de componer canciones y un poco eso fue como un pequeño tributo a su figura. Personalmente me siento muy orgulloso de que esta canción saliera adelante y que haya sido justo ahora.

He leído que Mat tiene algunos problemas de salud… ¿Está bien?

Sí, está bien, justo ayer hablé con él. Ha estado en varios hospitales a lo largo de este año. Empezó en mayo del año pasado y terminó este pasado mayo. Ya está en su casa y parece que todo está bien. Su cerebro funciona perfectamente, pero va a necesitar hacer ejercicio para recuperar masa muscular. Es justo por eso por lo que decimos que está en rehabilitación todavía, pero todo está perfectamente bien.

Títulos de álbumes como “Santa Muerte”, “Tequila Suicide” y la portada de “Brotherhood” parecen tener algunas conexiones con México. ¿Qué pasa entre Sinner y México?

Lo divertido de todo es que lo de México lo empezamos en el disco Tequila Suicide, y ese nombre surgió estando de gira con Rock Meets Classic. Había esas noches especiales en el bar del hotel y estaban allí Peter Lincoln de The Sweet, Ricky Warwick de Thin Lizzy, Mat Sinner y yo mismo de fiesta. A la mañana siguiente Ricky entra en el restaurante para el desayuno, entró pálido y Peter le dice: “eso es por culpa del Tequila Suicide”. Y todos pensamos que ese era un título genial para un disco.

Luego, curiosamente, en Netflix daban un programa titulado “Lost Places”, sobre enclaves especiales y Mat y yo lo vimos. Hablaban de sitios célebres o de lugares especiales, y salió México, concretamente el Día de los muertos. Pensamos que era genial, así que tuvimos la idea de hacer una portada inspirada en ello.

Luego sacamos el disco Santa Muerte, que también tenía conexión con el Día de los muertos y a la vez con el programa “Lost Places”. Luego estuvimos hablando de que estábamos sacando discos más rockeros que heavies, con toda la influencia de Thin Lizzy y demás bandas, cargados de melodía. Por lo que tocaba darle un giro y cambiar cosas. Pero estaba claro que si cambiábamos el estilo habría que cambiar la portada también. Queríamos que fuera un cambio total, pero al final decidimos mantener los elementos de portada y que no fuera un cambio tan radical. Ha quedado esta trilogía de portadas, pero cambió la música.

La verdad es que no estamos en una conexión especial con México, pero… lo mejor de todo es que ayer había salido con unos amigos y estaba en mi pub favorito, y un colega que vive en México apareció allí por sorpresa, muy contento diciendo: “¡Hola tíos, he vuelto, estaré en Stuttgart un par de semanas!”. Por lo que pensé: “En el fondo… hay una conexión con México”. A nivel musical no tenemos influencia alguna de la música de allí, pero nos encanta el país. Hemos viajado a esas tierras y hemos tocado algunos conciertos. Pero la conexión viene dada más que nada por el programa “Lost Places”.

Mat Sinner empezó con la banda en 1982, cuarenta años de carrera ya, y tú, entraste en su banda hace 35 años… ¡Toda tu vida trabajando con Mr. Mat Sinner! ¿Recuerdas la primera vez que lo conociste? ¿Como fue?

Ohhhhh… de eso hace mucho, pero casi te diría que estoy 100% seguro de que fue en un pub. Lo conocí antes de que formara Sinner. Él tenía otra banda llamada Shiva, que eran un trío. Y el guitarrista del grupo era mi profesor de guitarra. Un poco esa banda era el orgullo de la ciudad, nuestros héroes locales. Siempre que tocaban por la zona llenaban hasta agotar entradas. Esa fue la primera conexión que tuve con Mat.

Luego empezó con Sinner y yo iba a los conciertos hasta que me lo encontré en un pub. Yo había empezado un grupo con mis amigos de la escuela, te hablo de 1983 o 1984. Éramos un grupo muy cool y tuvimos bastante éxito, ganamos un concurso, grabamos una demo y Mat estuvo en la producción de la misma. Luego, un domingo tuve una llamada de Mat Sinner.

Me decía que estaba enfrascado con un nuevo disco y que necesitaban una balada. Recordaba que había grabado una balada para nosotros y que era muy buena. “Te importaría que la grabásemos y que entrara en el nuevo disco de Sinner?”. Le dije que adelante, que podía grabarla.

Esa fue nuestra primera conexión en lo musical. En esos días contaba con dos guitarristas: Mathias Dieth y Andy Susemihl. Pero es que los dos se largaron a U.D.O., por lo que Mat necesitaba nuevos guitarristas. Fui a la prueba y toqué unas cuantas canciones. Al cabo de unos días recibí su llamada y ya estaba en el grupo. Luego toqué en mi primer concierto, fue en Copenhague. El 4 de enero de 1988.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 940 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.