Entrevista a Denis «Snake» Bélanger, vocalista de Voivod: ‘El acorde disonante es lo que «Piggy» legó a la Voivod y lo que Voivod escampó en el mundo del metal

Fotografía: Catherine Deslauriers

Las dificultades técnicas impidieron que pudiésemos comunicarnos bien con Denis «Snake» Bélanger, el gran cantante de Voivod, a pesar de que a quien esperábamos en primera instancia era a su baterista y portadista Michel «Away» Langevin. Estos cambios inesperados de entrevistado a veces son un poco decepcionantes, pero hay que adaptarse a la situación…

Voivod se han marcado un señor discazo que lleva por nombre Synchro Anarchy, grabado en plena pandemia y en cuatro meses. Sorprende la frescura y lo directo del álbum pues ya sabemos que nadie suena como VoivodPunk, metal, thrash técnico, kraut… todo está en la coctelera. Es también uno de sus discos más oscuros y uno de los mejores de los últimos cuatro lustros.

En fin… todo se resume con que Snake no podía entenderme porque le llegaba mal el sonido, pero estuvimos 20 minutos largos intentándolo, así que unas cuantas cosas podemos salvar…

Hola, Snake. Gracias por tu tiempo y enhorabuena por el disco. Cómo están las cosas por Canadá, espero que vayan mejor que por la zona europea…

En Canadá lo de la pandemia es como estar instalado en una montaña rusa… vamos para arriba y luego para abajo y vivimos algunas temporadas con momentos realmente estresantes. No sé exactamente como os va en Europa, pero aquí, de repente, parece que las cosas se arreglen, pero luego llegan muchas más restricciones, toques de queda y parece como si esto no tuviera fin… Es como ir volviendo a la casilla de salida.

Y como banda intentamos convivir con esta situación, y de verdad que es algo muy duro. El año pasado, y a pesar de lo mierdosos que fue el 2021, nos las arreglamos para hacer algunos conciertos en Quebec y luego algún festival veraniego, también nos las apañamos para hacer algunos shows en streaming y algunos productos alejados de la música, como puede ser nuestra propia cerveza Voivod (risas).

Era hora de hacer algo para los fans. Y bueno… entregamos el disco completo en cuatro meses. Como te puedes imaginar fue todo muy intenso: un disco completo en un periodo de tiempo tan corto. Fuimos trabajando día a día cumpliendo las normas que nos pusimos, pero de verdad que echábamos mucho de menos el poder girar. Esto es lo que a mí más me molesta de toda esta situación.

El disco me ha parecido realmente logrado y equilibrado, incluso diría que tiene hasta un punto comercial si eso es posible en Voivod, pero más allá de lo oscuro y especial, me sigue pareciendo 100% Voivod. ¿Lo ves así?

No estoy entendiendo nada de lo que dices, pero intuyo que me preguntas por el nuevo disco. Grabar el álbum en un periodo de tiempo tan corto fue como hacer una carrera de maratón, especialmente en lo que fue la composición. Contábamos con gente de apoyo y Away estuvo programando las bases durante el confinamiento. En algún momento se relajaron las restricciones, pero seguimos sin la posibilidad de poder estar todos juntos en una misma sala. Seguimos componiendo y casi grabamos conjuntamente. La principal diferencia respecto al disco The Wake (2018) es que para este estuvimos tres años largos, disponiendo de mucho tiempo para pensar y para sobre-pensar las cosas.

Pasamos tanto tiempo dándole vueltas a las cosas que cuando llegó la hora de grabar lo ejecutamos a una velocidad asombrosa. También podemos decir que tuvimos una bonita experiencia en lo que fue el directo por streaming. Francis Perron de verdad que consiguió que sonásemos realmente bien en directo y en esas circunstancias. Éramos solo los cuatro: guitarra, bajo, batería y voz. Definitivamente aprendimos mucho, y le dijimos que estaba sonando genial, sin la necesidad de utilizar varias capas de guitarra o coros añadidos.

Sonamos con toda pureza. Sonamos directos y utilizamos esa actitud y todo lo que aprendimos en ese directo para utilizarlo en el disco. Funcionó perfectamente y estaríamos hablando de un sonido puro para Synchro Anarchy. Está despojado de añadidos artificiales. Y el material es muy loco. Todas las canciones van seguidas y no utilizamos ni intros ni enlaces.

Es que cuando estas trabajando bajo presión no puedes correr. Las cosas se pueden hacer rápido, pero no vas a poder pensar más rápido. Tu cerebro tiene la capacidad que tiene. Y todo venía de una lluvia de ideas en un primer inicio, y el resultado ha sido fantástico. Hay un poco un sentimiento de emergencia al escucharlo y hay muchos elementos positivistas en el álbum. Lo cual lo hace muy interesante.

Bueno, ante todo «Paranormalium» es una canción que parece que toca un poco toda esta actualidad de las fake news. Tiene un video muy interesante y musicalmente es de mis favoritas. ¿Qué nos puedes contar de sus letras?

No te estoy entendiendo nada, pero intuyo que me preguntas por «Paranormalium»… Es una gran canción y hemos realizado un video con las letras. Un poco describe la diversidad de opiniones que actualmente estamos viendo en el mundo de hoy. No sé si ha sido debido a la pandemia o a qué, pero parece que ahora todo el mundo tiene una opinión sobre cualquier cosa. Y un poco es como si cada uno estuviese en su esfera rodeado por diversidad de opiniones y en la que te llegan opiniones opuestas y no sabes qué llegar a pensar.

Tienes mucha información, y un perfecto ejemplo de ello es la misma pandemia, y cada uno te da su opinión sobre su percepción de la realidad. Y eso llega a crear una onda muy negativa y es capaz de dividir a la gente. Es una situación que no había visto en muchísimo tiempo. Cada persona se monta su película, y todo esto, especialmente, nos sirve de ejemplo de lo que está pasando con esta pandemia. A veces hay que respetar las opiniones de la otra gente, hay que intentar ser abierto de mente, pero, por otro lado, hay que focalizar la atención en lo que es real, y es algo necesario para tu salud mental y para tu salud personal.

Hay que ir en tu propia dirección, pero sin tratar de caer en un lado o en el otro. Hay que ser fiel a tus propios convencimientos. Pero hay algo bueno respecto a lo sucedido con esta crisis sanitaria, y es que yo he llegado a ser mucho más consciente de lo que uno puede llegar a vivir en su propia vida y que hay que tratar de ser amable con la gente que te rodea. Ha sido la cara bonita del lado oscuro.

Parece que va a ha aparecer un documental sobre Voivod titulado «We Are Connected»… ¿Qué nos puedes contar sobre ello?

Sí, hay un documental nuevo en ciernes y esperemos que esté disponible a principios del próximo año, coincidiendo con el 40º Aniversario de Voivod. Lo está haciendo Felipe Belalcázar, quien ya editó el documental de Death. Obviamente es un proyecto largo y se ha ido retrasando por la pandemia, y es que a Felipe le toca hacer muchos kilómetros para hacer todas estas entrevistas.

Gente como Jason Newsted, el que fuera bajista de Metallica, Eric Forrest, nuestro ex vocalista. Pero creemos que para principios de 2023 ya estará disponible. También hay un libro preparándose y también esperemos que coincida con el 40º Aniversario del grupo. En ello trabaja Jeff Wagner… y también hay algunas cosillas más en las que estamos trabajando como las reediciones de Angel Rat y Nothingface en vinilo.

También se está preparando un cofre de nuestra etapa en Noise Records-BMG. Y aprovechando nuestro 20 aniversario de la colaboración de Voivod con Jason Newsted creo que vamos a publicar algo para recordarlo. Sobre el tema giras se supone que hay una preparada para esta primavera, aunque posiblemente no va a ser posible hasta el otoño. La verdad es que espero poder a volver viajar pronto. Lo hemos echado muchísimo de menos (risas).

Voivod sois una banda del Quebec y allí habláis en francés, pero vuestras letras están siempre en inglés. ¿Habláis entre vosotros en francés o en inglés?

Todos somos del Quebec, por lo que entre nosotros siempre hablamos francés, aunque el «quebequés» no es exactamente el francés de Francia. Es un francés con mucho más en argot. Todos somos de allí. Yo y Michel somos originarios del norte de la zona. Dan «Chewy» Mongrain y Dominic «Rocky» Laroche no viven lejos de aquí, cerca de Montreal.

No hay muchas bandas que tengan el sonido y el estilo de Voivod. ¿Cómo lo definirías?

Sí, es que es el sonido Voivod… Un poco se forja en el periodo en el que estaba Denis «Piggy» D’Amour con nosotros, cuando el grupo empezaba. Él siempre utilizaba esa afinación tan extraña y es un estilo raro de tocar, especialmente con ese tritono que ahora se usa bastante más. Antes era toda una rareza escucharlo en la escena musical, y especialmente en el rock, o lo que fuera donde estuviésemos. Tener esos tres tonos te da casi un acorde, y todo suena raro y es en plan: «Oh, ¡es disonante!». La mayoría de estas ideas vinieron por parte de Piggy, ya que él estaba muy influenciado por bandas de progresivo y de otras cosas extrañas.

Añadamos también música clásica contemporánea. Mucha música clásica utilizaba el tritono, pero era sumamente raro el poderlo escuchar dentro del mundo del rock. Eso es lo que Piggy legó a la Voivod y lo que Voivod escampó en el mundo del metal: esa especie de acorde disonante, que te suena realmente raro, pero que está hecho adrede (risas). Eso es lo que da el sonido único a Voivod. Hemos estado llevándolo como emblema, como la gran idea de Piggy, toda nuestra larga carrera.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 940 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.