Entrevista a Sabina Classen, vocalista de Holy Moses (II): ‘Nunca se me había pasado por la cabeza lo de ser cantante, simplemente lancé un gruñido para dejar claro que no sabía cantar’

Hablamos en esta segunda parte de la vivencia de Sabina en un mundo de hombres, pues desde su génesis el heavy metal fue un producto orientado a un público adolescente y juvenil. A ella eso de convivir entre testosterona no le venía de nuevo pues siempre lo compartió todo con su hermano y el futbol de 1979 no estaba precisamente especialmente enfocado a las ligas femeninas precisamente…

Nos cuenta la pionera vocalista cómo empezó a cantar (un bendito accidente), sus gustos musicales de adolescente, su retorno con el disco (EP) Master of Disaster, su experiencia en Temple of the Absurd o el accidente casi mortal que le hizo replantearse el devenir de la vida. También repasamos los mejores discos que nos han regalado Holy Moses o el paso de Uli Kusch por el grupo, el que terminara siendo batería de Gamma Ray y Helloween. Y finalmente su paso por el tremendo Martohell catalán. ¿Estuvisteis allí?

 

Eres una pionera en lo de ser cantante de heavy metal siendo una mujer, pero es que también lo eres ya que fuiste la primera en utilizar los growls. ¿Cómo fue eso de empezar en un mundo tan masculino como era el heavy metal de principios de los 80?

No fue nada complicado pues yo no lo veía así. Yo cantaba en growls, pero es que nunca quise ser una vocalista. Que yo terminase siendo la cantante de Holy Moses fue sólo un accidente. El grupo era una simple banda de instituto. En 1981 Andy Classen entró en Holy Moses, yo era su novia, y siempre estaba sentada por allí en la sala de ensayos. Un día. Un día echaron al cantante y Ramon Brüssler, el creador del grupo y bajista entonces, dijo: “Sabina, ya que siempre estás por aquí sin hacer nada piensa ahora qué puedes hacer con un micro”. Así que me acerqué y lancé un gruñido para dejar claro que no sabía cantar. Y me dijo: “Vuélvelo a hacer”. Lo volví a hacer y dijo: “Ya lo tenemos”.

Yo me quedé blanca de la vergüenza ya que creía que estaba de coña, pero es que acto seguido me dio las letras de una canción, me dijo qué era el verso y qué era el estribillo. Me decía que sonriera y que hiciera growls, aunque en ese momento él se refería a “mis extraños ruidos”. Y al final dijo “Eres la cantante del grupo desde este momento”. Y yo ni me lo creía puesto que nunca se me había pasado por la cabeza lo de ser cantante. No sabía que podía cantar. Todo empezó a parecerme muy auténtico y natural. Me pareció como cuando jugaba al fútbol, que, de hecho, lo practicaba en esos tiempos… Así que para mí era lo normal estar rodeada de hombres.

Mi hermano tiene cuatro años menos que yo y siempre jugábamos a futbol y mi padre era entrenador de este deporte. Así que ni se me pasaba por la cabeza lo de pensar en que era la primera vocalista que cantaba con growlings ni sabía que las chicas podían hacerlo (risas). Todo era nuevo para mí… es que piensa que estamos hablando del año 1981 y que tampoco había muchas bandas de heavy metal. Conocía a Judas Priest, de los que era muy fan. En la escuela lo debatíamos sobre ellos y AC/DC pues a los chicos les gustaba más el heavy metal que a las chicas, y luego vino el thrash, pero es que a mí me gustaban ambos estilos. Han pasado muchos años desde entonces. Ha sido la evolución del metal a través de los años y bueno… todo me parece todavía increíble.

Vaya… así que todo fue un accidente fantástico lo tuyo. Debo decir que mi primer disco de Holy Moses fue el EP Master of Disaster: vuestro regreso. ¿Cuán importante es ese álbum (EP) para ti?

Sí, fue muy importante puesto que yo quería volverlo a probar. Es que a mediados de los 90 mantener una banda de thrash metal fue algo realmente duro. Las cosas cambiaron, los gustos cambiaron y la industria estaba orientada hacia propuestas más frescas, hasta el punto de que me llegué a plantear si estábamos ante el final de este estilo musical.

Tuvimos varias discusiones sobre este tema ya que Andy Classen y Dan Lilker de Nuclear Assault (que tocaba el bajo en Holy Moses) y “Meff” de Ryker’s (batería) me decían que probase algo diferente, pero yo no podía cantar otras cosas en plan estilo hardcore. Así que lo dejamos y probé con Temple of the Absurd con quienes tuve una buena temporada de rock ‘n’ roll a finales de los 90, pero luego tuve un grave accidente de motocicleta.

Cuando desperté me dijeron que había estado muy próxima a morir y desde ese momento tuve claro que debía volver a armar a los Holy Moses puesto que yo soy Sabina de Holy Moses. Le dije a Andy que compusiera algunos temas y le dije que yo quería hacer más giras, que yo tenía mi estudio y que yo podía ser la productora.

Compusimos canciones juntos y probamos otra vez. Hubo ese feeling de que volvíamos como grupo siendo una banda de verdad. Y de allí salió el Master of Disaster y bueno… yo siempre me refiero a mí como una Master of Disaster (Maestra del desastre). Hago muchos desastres, pero las cosas salen adelante. Conseguimos fichar por Century Media, sacamos luego Disorder of Order… y hubo la posibilidad de volver a renacer. 

Así que tu accidente de moto fue realmente serio…

Sí, literalmente salí volando. Yo llevaba una chopper. Estábamos en la calle cruzábamos y yo estaba con Thomas Schörder de Temple of the Absurd y con otro buen amigo en Alemania. Yo me paré pues estaba lleno de niños con sus padres además de gente en bicicleta. Luego quedó la calle vacía, arranqué, pero me di cuenta que los chicos de detrás de mí que iban con bicicleta se giraban y se apartaban y de repente apareció alguien a toda velocidad desde una curva. No ayudaron unos árboles que taparon toda la visibilidad.

Apareció una moto deportiva entre 160 y 180 km/h y… es que fueron segundos. Sé que golpeó mi motocicleta y el depósito y varias partes de la moto salieron volando. Me dio de lado y mi chopper quedó partida en dos. Yo salí volando unos 15 metros para atrás y quedé tendida en el suelo. En ese momento todos pensaron que estaba muerta. Pero me levanté.

¿Te levantaste?

Sí, pero ya en la ambulancia que me llevaba al hospital. Parece ser que les decía: “Soy jugadora de fútbol, simplemente he caído y he ido rodando” (risas).

Ya que remarcas lo de ser jugadora de futbol, parece que estuviste muchos años jugando a este deporte. ¿Lo hiciste a un nivel profesional?

Sí, y siendo muy joven, fui una de las primeras. Yo es que jugaba con los chicos y con mi hermano. Fueron tiempos duros ya que me marché a Estados Unidos a mis 15 años y me tocaba ir a otro instituto. Allí tuve a un gran entrenador como fue Billy. Me quería en su equipo y que me quedase allí, pero decidí volver a Alemania.

Hay canciones que hablan sobre ser una futbolista profesional como meta. Pero es que yo era muy joven, y además tenía novio, estaba Andy Classen allí… Había entrado a tocar con los Holy Moses y yo decidí volver para terminar el instituto en Alemania. Me sentía demasiado jovencita para seguir en los Estados Unidos y llegar a ser una futbolista profesional.

Me gusta que me lo digas puesto que el futbol femenino está subiendo mucho de popularidad y en Barcelona tenemos un equipo muy potente. Llegan a meter más de 80.000 personas en los partidos importantes. En fin, que me encanta ver tu vocación de pionera no sólo en el heavy metal (risas).

Cuando estuve en ese campus de futbol en Estados Unidos era 1979. Ha pasado mucho tiempo y las cosas han cambiado…

¿Podemos decir que vuestro disco más popular es Finished With the Dogs?

Sí, creo que tienes razón Finished With the Dogs y The New Machine of Lichtenstein. Y es que hubo un gran salto desde nuestro primer Queen of Siam a Finished with the Dogs. Con el segundo hubo un paso más hacia lo oscuro y encontramos un poco lo que vendría a ser el estilo típico de Holy Moses. Así que sí, que este es uno de los discos más importantes que tenemos.

Hace ya bastantes años, empezaste a presentar un programa de heavy metal en la televisión alemana llamado Mosh. ¿Cómo fue? Serías una celebridad en Alemania…

Sí… era un show muy especial. Trabajé para la cadena RTL, y ya había estado con ellos antes en programas de radio. De hecho, era una con tertulia en los programas de fútbol (risas). Años más tarde me ofrecieron lo de presentar el programa Mosh ya que me conocían y sabían que estaba muy metida en el mundillo del metal. Wooow… fue una pasada. Fue uno de los primeros programas de heavy metal en Alemania y fue algo realmente especial.

En el disco Finished with the Dogs Uli Kusch tocaba la batería. Es un gran baterista. ¿Cómo fue trabajar con él? solo tenía 19 años…

Sí… Uli era de nuestra ciudad y cuando entró en Holy Moses tendría unos 18 o 19 años. Había rumores en nuestra ciudad de que había por allí un jovencísimo batería que era muy bueno. En esos días él sólo tenía un bombo y le compré otro porque queríamos lucir ese doble bombo en directo. Y lo curioso es que le compramos uno que era mucho más grande que el suyo puesto que no encontramos ninguno del de la talla que él tenía.

Y pasamos entonces a ensayar con Uli y Andy unas ocho horas al día y fue maravilloso. Era un tío genial. El tiempo que estuvimos con él fue fabuloso. Y nos pareció genial cuando quiso seguir su camino y llegar más lejos. Luego estuvo en Gamma Ray, luego en Helloween y… ahora juraría que está viviendo en Noruega. No está con ninguna banda, simplemente disfruta de su familia y le va bien.

También estuvo con Masterplan.

Masterplan fue una banda muy buena…

Cuando dejó Masterplan un poco la banda bajó de calidad. Pero si vive en Noruega es que todo le va bien… vamos a una pregnta muy buena: no sé si recuerdas un concierto que tocasteis en un sitio llamado Martohell

¡Oh, sí!

De hecho, he escrito a la chica que lo llevaba todo para decirle que te entrevistaba…

¡Con Emma! (muchas risas). Lo de Martohell fue un show muy especial… Recuerdo que después del concierto hubo una fiesta enorme. Nos fuimos al hotel y al entrar sonó una alarma de incendios y estábamos todos muy bebidos. Estábamos dentro y se suponía que debíamos abandonarlo, pero llegamos a la conclusión todos de que se trataba de un simple simulacro (se parte de risa).

Conocí por vez primera a Emma en el Wacken Open Air. Ella llevaba lo del Metal Contest, el concurso para las bandas jóvenes españolas. Es una chica genial. Recuerdo que cuando una banda española ganó el certamen (Crisix) nos dimos otra fiesta enorme después de su concierto. Estábamos en el backstage tocando música española, bailando cosas que no tenían nada que ver con el heavy metal. Eso fue cosa de Emma, y la música española que puso era muy buena.

Recuerdo que cuando montó ese Martohell y me dijo que traía a Holy Moses le dije que eso iba a ser imposible y… ¡lo hizo! Vale… siempre he querido preguntarte el por qué escogisteis el nombre de Holy Moses.

Ya se llamaban así cuando yo entré en el grupo. Hay dos historias posibles… Una que era un tipo de bomba que nunca se llegó a crear y que llevaba el nombre de Holy Moses. Y luego hay otra que dice que cuando la gente escuchaba al grupo en sus principios en los 80 alguien dijo: “Oh, Dios mío, sagrado Moisés, ¿qué es esto?” Y luego el grupo decidió que Holy Moses era el nombre ideal. Dos historias diferentes…

Cuando yo entré en el grupo ese era el nombre y para mí ya era algo normal, pero en esos días yo ya les decía que ese nombre iba a ser complicado porque lo último que podía esperar la gente es relacionar Holy Moses con el heavy metal. Les dije que si cambiásemos de nombre quizá nos iría mejor (risas), pero Holy Moses era y Holy Moses se quedó (risas).

Ahora vamos a una pregunta muy difícil: ¿Cuál es el primer disco que compraste con tu propio dinero?

Pues no sé si realmente le conoces… Es una estrella del schlager germano: Jurgen Drews. Y te hago toda una confidencia…

Ostras… de schlager sólo conozco a Heino.

¡Heino! Digamos que Jurgen es un poco más moderno que Heino (risas). Ahora ha parado, hará unos meses, pero fue apodado como el rey de Mallorca. Es que él no ha parado de cantar el estilo schlager en Mallorca. Ese fue mi primer disco, pero juraría que el primero fue algo del concurso de Eurovisión. Sé que ese año ganó Abba y yo me compre un disco de los que quedaron segundos. Me compré ese single y el tercero fue Shaun Cassidy. Y luego sí… AC/DC Dirty Deads Done Dirt Cheap. Con eso empecé de verdad.

¿Me puedes dar tu opinión sobre la canción “The Pursuit of the Vikings” de Amon Amarth?

Soy muy mala con los nombres de los discos y de las canciones, pero obviamente con Johan Hegg he llegado a cantar una canción. Lo fatal de todo es que ni me acuerdo del título de la canción (risas). Le he conocido, y es que hemos dado incluso entrevistas juntos. Somos muy amigo, pero soy fatal con los títulos. Yo es que ya estoy feliz de saberme los títulos de mis canciones (risas).

Johan posee una voz espectacular. Hace cuatro años cuando tocó Doro en su aniversario en Wacken allí aparecimos yo, Johann de Amon Amarth y el vocalista de The Sweet. Me gustaría decir que a mí The Sweet me encantan y flipé al mirar al escenario y ver a Doro, a Johan y al tipo de The Sweet, y es que… eso es lo que hace realmente especial Wacken.

Bien Sabina, ha sido un placer lo de conocer todo tu “universo”. A ver si puedo ir a vuestro último show, pero ya te anticipo que creo que van a haber varias llamadas de festivales españoles… O si más no tendré que hablar con Emma para hacer algo (risas).

Sí, por favor, dale muchos recuerdos. ¿Vas a venir a Wacken este año?

No… desde que tuve el niño dejé de ir a Wacken. Y me jode, de hecho, a mi pareja la conocí en Wacken, así que imagina lo importante que es ese festival para mí.

Pues dale muchos recuerdos a tu novia y al niño. Un placer la charla.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1370 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.