Entrevista a Roine Stolt, líder de The Flower Kings: ‘Con la irrupción del videoclip, la música quedó rezagada. Era mucho más importante la forma en la que te vestías o te peinabas’

Una entrevista con el gran Roine Stolt siempre da para mucho. Sabes que puedes estar horas hablando con él y que siempre será interesante todo lo que te cuenta. No sólo es líder de The Flower Kings y miembro del supergrupo de progresivo Transatlantic, es que fue miembro de Kaipa, de Fantasia y ha tocado con muchos de sus héroes de infancia como puede ser Steve Hackett, ex de Genesis.

Hablamos con él en una larga entrevista y esta vez hemos condensado todo el contenido en una charla más intensa en la que hablamos especialmente de su nuevo disco con The Flower Kings, el gran Look at You, un disco que no defrauda y que gustará a todos los fans de Roine. Juegos florales progresivos para reyes.

 

Hola, Roine, gracias por su tiempo, es un placer volver a hablar contigo. Esta es mi segunda vez, así que felicidades por tu nuevo disco. En estos días tristes y oscuros, es genial escuchar un álbum como Look at You, porque la letra y la música son realmente positivas y luminosas. ¿Lo ves así?

Bien, es lo que la gente está diciendo del disco. Debo decir que tampoco es que yo pensase mucho en ese objetivo, y te soy absolutamente sincero. El caso es que he hecho muchas entrevistas y esta es la opinión general: que el disco es muy positivo. Puede que en las letras también haya cierto optimismo, pero esencialmente es la música que puede ser muy positiva y elevadora. A nivel general miramos qué música tenemos entre manos y luego la gente opina sobre ello. Decidimos qué canciones irían en el disco y se hizo de una forma colectiva.

Decidimos cuales entraban entre todos y esas fueron las elegidas, así que desde el punto de vista de la banda son las que vimos que era mejores. Es lo que siempre hacemos, y parece que en esta ocasión ha sucedido que la mayoría de canciones escogidas eran muy positivasen en términos estrictamente musicales, y también en cuanto a letras. Para nosotros es más un proceso natural y no algo planeado. Dejamos que la música decidida… Que la música elija lo que tiene que ser.

Esta vez el disco es más corto que By Royal Decree o Islands. ¿Por qué decidisteis hacer un álbum más corto esta vez?

No realmente, no hay una gran diferencia. Si tú miras las canciones, tomando por ejemplo la más larga de todas las que hemos hecho nunca como The Flower Kings: “Garden of Dreams”, no es realmente una única canción. La compuse con Tomas Bodin. Compusimos en mi apartamento los primeros ocho o diez minutos. La concebimos como una única canción, pero luego empezamos a añadirle otras partes e ideas. En vez de decir: “quedamos el viernes, y mira, salió esta composición, vamos a ver qué podemos hacer con ella”. Era más la idea de “tengo estas nuevas ideas, ¿podríamos conectarlas con lo que es la canción “Garden of Dreams”?”.

De esta forma llegamos a componer hasta 60 minutos de canción épica y grande. La gran diferencia es que, no construimos algo muy grande como una unidad, pues esas canciones diferentes están allí, y esta vez, en lugar de juntarlas en una única y gran canción, lo dividimos en otras de más pequeñas. En el fondo es algo muy similar. Al principio, con The Flower Kings sólo teníamos el formato CD, no te podías bajar la música, y ahora la gente consume la música de una forma totalmente diferente. ¡La gente tiene la música en su móvil! Cuando empezamos nosotros este concepto ni se pensaba, era todo muy diferente. El formato se ha acomodado a la forma actual en la que la gente escucha música.

La música puede pasar a ser una única canción o una playlist, pues es lo que la gente suele hacer actualmente. Móvil, iPHONE, tablet… Y en la playlist quizá haya cinco cancines de The Flower Kings, tres de Roger Waters, una de Porcupine Tree y otra de Yes. A nosotros nos toca adaptarnos a esta realidad. Pero puedes escuchar el disco de principio a fin y puedes verlo todo como si fuera una canción entera ya que hay algunas melodías que se repiten a lo largo del disco y hay temáticas en las letras que aparecen en unas canciones y que vuelen a aparecer en otras, e incluso algunas frases que están en varios momentos. Así que, si escuchas el disco entero, te das cuenta de que se trata de una canción única. Es así como lo concebimos nosotros.

Una de mis canciones favoritas del último disco es “The Queen” porque al principio suena algo medieval y muy de realeza y pompa.

No debería decir que es divertido porque va sobre una muerte, pero la cosa está en que, simplemente, estaba trabajando en una idea previa y era que la reina de Inglaterra había muerto, y claro, yo no tenía nombre para la canción. Y en todas partes había noticias y titulares sobre su muerte, y un poco, te das cuenta de que reinó durante muchísimo tiempo, y la BBC hizo una serie sobre ella hace algún tiempo. Era bastante buena y podías ver los entresijos de la familia real desde dentro.

Había mucha intriga ahí, y cuando murió, yo realmente tampoco sabía qué tipo de persona había sido, pero por alguna razón, yo estaba metido en esta canción, y ella murió justo cuando yo estaba trabajando en ella, y la música se impregnó de todo lo que estaba sucediendo. Puedes notarlo especialmente en las melodías, así que elegí el título de “The Queen”. Lo mejor de todo es que invité a tocar a un amigo que nunca ha terminado de ser un músico profesional, pero que es doctor, y que, en el fondo, es el tipo que me enseñó a tocar la guitarra cuando yo tenía 13 años (risas). Me enseñó a tocar y luego me metí de lleno en el mundo de la música y del rock n’ roll.

Y él es quien que toca la guitarra acústica del principio de la canción. Y bueno, era importante para mí decirle que tocase en este tema, y él dijo: “Lo siento, pero no puedo hacerlo”. Y yo le insistía: “claro que puedes, sé que dominas la guitarra española”. Él me había enseñado algunos acordes hace muchos años cuando él tocaba en una banda y yo tocaba el bajo. Luego yo me metí dentro del mundillo musical y él optó por la medicina, por lo que me parecía un buen final, un cerrar el círculo a nuestra historia.

Todo encaja pues… y, por cierto, ese inicio acústico es realmente bueno. Por otro lado, y siguiendo con la realeza… tenemos “Hollow Man” que parece estar inspirada en Queen. Es genial ver esta otra cara de The Flower Kings.

¿De verdad? No se me había ocurrido esta conexión… Si te soy sincero, debería tratar de acordarme de la canción (risas). Me acuerdo un poco del estribillo, pero no de toda en su totalidad. Pero te diré que, muy probablemente sea así, puesto que Queen se pueden notar en muchas de las canciones de The Flower Kings, especialmente en el pasado. Siempre fui muy fan de ellos, y acentuadamente en la forma de tocar de Brian May. Siempre aparecen elementos de muchas bandas que me gustan, especialmente de los Beatles.

Es que todo lo que escuché siendo un adolescente está representado en mi música: Jimi Hendrix, Jefferson Airplane, King Crimson, Genesis, Yes, toda la música de fusión de Chick Corea, Herbie Hancock, los Weather Report… Y luego toda la música pop buena: desde los Beatles a Elton John pasando por Joni Mitchell… Toda esa música se procesa en mi cerebro. Algunas veces aflora en pequeños fragmentos de las composiciones y eso se nota en The Flower Kings. También Frank Zappa, evidentemente. También la música clásica y la música folk sueca.

La guitarra de esta canción es muy Brian May, pero… ¿Quizás el mejor solo de guitarra del álbum esté en “Stronghold”?

¿De verdad? Me gusta mucho esa canción, aunque los solos de guitarra no son algo que tenga planeado de antemano. Está la canción, enchufo la guitarra y toco. Todo resulta muy espontáneo. Eso es lo que más me funciona a mí. Intento que queden muchos de los elementos que surgen de la improvisación. Incluso las líneas vocales surgen así. Enchufo el micrófono, no hay letras, e improviso. Es lo que he hecho en este disco: canto lo que surge. Así es como lo he ido haciendo desde que era un chaval joven. Escucho música de otros estilos y todo surge realmente de la improvisación.

Me encantan las bandas que practican las jams construyendo cosas y creando… Es lo que surge en ese momento. Lo que haces un día no sale igual al siguiente. Es lo que sale en ese momento, con cinco tíos en el escenario. Eso se estila mucho en el jazz. Luego están las bandas de jam americanas como The Greatful Dead y esos demás grupos. Es una concepción musical que a veces me gusta explorar, lo espontáneo, y obviamente no todo va a servir. Si lo intentas utilizar todo es una locura. Entras en limitaciones y necesitas luego de imaginación e intuición.

En Science of Noise escribimos sobre canciones perfectas. Hemos escrito más de 125 canciones y profundizamos en el análisis, la música, las letras… hay una canción de The Flower Kings que hizo un amigo: “Last Minute on Earth”. ¿Crees que es una canción perfecta?

Sí, es una muy buena canción y es la razón por la que acabamos empezando el disco Rainmaker con esta canción. Creo que en ese disco hay muy buenas canciones, el álbum es bueno y la producción también, pero esta canción es la que llegamos a tocar más de esa obra. La hemos tocado durante muchísimos años. Si te digo la verdad, no veo a The Flower Kings como una banda de riffs, pero esta tiene un gran riff. Es muy original, y no es para nada el típico riff de rock n’ roll, pues tiene una orientación mucho más oriental, es intrincado, poco habitual. Y si me dices que es una canción perfecta, te diré que, en ese sentido, sí lo es.

Abrimos con ese riff tan matador y luego hay toda esa carga sinfónica que canta eso de “Last Minute on Earth”, y posteriormente están las letras, que un poco te dicen que seas cuidadoso con lo que tú haces, porque algún día, todo eso puede desaparecer. Luego hay toda esa sección central en la que todo se desarrolla en un up tempo instrumental muy cool, y luego hay una sección de fusión casi aburrida de rock y jazz para luego volver a un final con muchos coros. Todo muy sinfónico y orquestal… Tampoco es un tema muy extenso, así que, en ese sentido, te diría que la canción es muy buena. Todo está reducido al máximo, cada parte. Todo está donde tiene que estar, reducido al esqueleto. Quizá fue suerte, pero la hicimos. Gran canción y gran inicio de disco.

Si te pido una canción perfecta… apuesto a que dirás una canción de los Beatles.

¿Una canción perfecta? De los Beatles hay muchas, pero dentro del estilo progresivo también hay muchas de perfectas y hay muchas razones por considerarlas como tales. En términos técnicos quizá debería citarte a Yes y el “Awaken”. Para mí sería la canción perfecta de rock progresivo.

¿Puedo preguntarte sobre “While My Guitar Gently Weeps”? Escribiré sobre esta canción como una canción perfecta.

 Te diré que “While My Guitar Gently Weeps” es seguramente una de mis cancones favoritas del White Album de The Beatles. Es que ese es el único disco que “tengo de ellos”, o para ser más correcto, es el único que compré. Era 1968 y yo tenía 12 años. No tenía mucho dinero en aquél entonces, pero me lo pude permitir. Me encantaba todo el disco. Destacaría incluso una de John Lennon: “Revolution 9”, ese collage que hizo con Yoko. A mí es que me encanta todo lo que hay en ese disco.

Aunque en ese álbum “While My Guitar Gently Weeps” es una de las que más me gustaban, y es que allí toca Eric Clapton la guitarra… Es una gran canción y cuando salió, un poco, George Harrison demostraba al mundo que él era también un grandísimo compositor. Tiene muy buenas otras canciones como “Piggies”, y a partir de entonces empezó a tener más espacio en los discos del grupo hasta el punto de componer “Something”: algo épico. Es que muchos otros artistas importantes posteriormente han versionado incluso muchas de sus canciones.

También compuso “Here Comes the Sun”, otra genial.

Sí, la compuso él. Es fantástica.

Después de dejar Kaipa, empezaste con una banda llamada Fantasia. ¿Cómo te fue?

 Es verdad, esa banda existió durante dos años. Durante unos doce meses nos instalamos en el rock sinfónico con muchas orquestaciones y grandes teclados. También había un chico a la percusión que tocaba la marimba y otras cosas. Toda una experiencia… No me gusta decirlo, pero era algo pretencioso, aunque también era muy bueno todo lo que hacíamos. No funcionó especialmente bien en lo comercial, así que sacamos un disco de pop titulado Scale Down.

Fichamos por Warner, pero sólo llegamos a grabar un disco con ellos. Es que todo el negocio musical se volvió realmente loco. Para la industria era mucho más importante la forma en la que te vestías o te peinabas. Todo lo accesorio pasaba a tener mucha importancia por la irrupción del video. Buscaban looks y locura. La música quedó rezagada. Hicimos un disco y todo colapsó… Así que me dediqué a otras cosas, como grabar con otros artistas. El resumen de Fantasia es que hay un disco sinfónico y otro de pop.

¿Cuál es el truco que siempre quisiste hacer en el escenario, pero nunca lo lograste? A pesar de que ya sé que me dirás que en el progresivo la música es la protagonista, pero imagina que tienes un gran presupuesto para ello.

Sí… como bien has dicho siempre es una cuestión de presupuesto y nunca hemos tenido esa cantidad para gastar. La cosa más loca que hemos hecho es vestirnos todos completamente de naranja y lanzar balones gigantes del mismo color. También había globos en forma de peces que volaban (risas). Como ves, el presupuesto era justito. Pero si miro a otras bandas y lo que hacen, esos shows grandes y locos… te diría que vi a Peter Gabriel hace ya unos meses, aquí en Suecia, y ese concierto fue brillante ya desde el inicio del mismo. Salió al escenario completamente solo vestido de currante, habló con la audiencia y luego el resto de la banda fue entrando y se sentó a su lado como si estuvieran en un campamento de verano, rodeando un fuego. Eso debo decir que técnicamente no funcionó mucho (risas).

En fin, que puedes hacer cosas impresionantes o ser impresionante con una simple charla. Lo que tienes que hacer es que el público ría, que se relajen. Luego, puedes ir construyendo y añadiendo cosas técnicamente más complejas como pueden ser las luces o las proyecciones en pantalla. Gabriel llevaba una pantalla transparente delante del escenario en la que proyectaba otras imágenes. Allí había muchos avances técnicos que yo no había visto nunca antes. Él lo trabaja mucho con el corazón y el cerebro. Las cosas que hace Petersuelen ser siempre muy trabajadas y yo disfruté mucho viendo todo lo que ocurría sobre el escenario. Disfruté incluso viendo el concierto y pensando en mis conciertos. Y puedo ver el que las ideas para sus conciertos pueden venir de gente de todas partes del mundo. Pueden venir de Suramérica, de España, de Rusia…

Y esta gente tiene ideas, las aporta, y con un músculo financiero, puedes llegar a hacer un show como el que se marcó Peter Gabriel. También puedes probar de hacer cosas que nadie más ha hecho antes, y eso es justo lo que hace Peter. Por cosas como estas le adoro… Si tuviese dinero suficiente para invertir en el show, posiblemente haría algo innovador. No como lo típico que hacen las grandes bandas ni los grandes fuegos y petardos. Pero bueno, que somos Transatlantic, nos conformamos con humo y cosas así. Yo tampoco soy muy loco en todo esto. A mí es que ya me cuesta entender el por qué hay humo sobre el escenario (risas). Pero sí invertiría en arte y en que algunas cosas se movieran en el escenario, luces… y es que puedes hacer cosas muy bonitas con pocos elementos.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1294 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.