Entrevista a Luka Van de Poel, batería de DeWolff (I): ‘Nueve meses antes de que yo naciera mis padres estuvieron en un concierto de Black Crowes, ahora somos sus teloneros’

Minutos antes de que Luka van de Poel empiece a tocar en Madrid con DeWolff, atiende a la llamada de Science of Noise para la entrevista. Este trío de raíces retro rock deudoras de los 60 y 70 está que se sale con una retahíla de discos que no paran de asombrar a propios y a extraños. Han tocado techo pues este año han venido hasta dos veces a tocar por nuestras tierras.

Una en el Azkena Rock Festival de Vitoria-Gasteiz y la siguiente es la que nos ocupa: nada más y nada menos que de teloneros de los Black Crowes en su gira europea de reunión y en la que los hermanos Robinson tocan todo el Shake You Money Maker entero, además de algunos de sus grandes éxitos. Nada mal para un grupo que apenas han sobrepasado a la treintena pero que ya podemos definirlos como banda veterana. Más de diez discos tienen ya editados DeWolff.

Ya había podido entrevistar a Robin Piso para Popular 1, así que me apetecía especialmente entrevistar a uno de los Van de Poel y finalmente ha podido ser su baterista. En esta primera entrega abordamos la realidad de girar con los Black Crowes y su incipiente nuevo disco Love Death and in Between así como la gira que nos los trae este próximo febrero.

Hola, Luka, saludos desde Barcelona. Asistí ayer a vuestro último concierto en Barcelona y lo disfruté mucho, así que la primera pregunta es clara: ¿cómo va la gira española?

Está marchando realmente bien… Tocamos en Barcelona y la verdad es que fue una gran experiencia el poder estar allí, otra vez en España. Nuestra última visita fue en el Azkena Rock Festival el pasado verano, y siempre es genial el poder tocar en vuestro país porque la gente que viene se nota que domina de rock, le gusta esta música, y eso es genial para nosotros, pues DeWolff somos una banda de rock…

Resumiendo… vinisteis al Azkena, ahora estáis con Black Crowes y en febrero volvéis con una gira en la que sois los cabezas de cartel. Queda claro pues que España es un país especial para DeWolff…

Sí, totalmente, es muy especial. Siempre que sacamos un disco pensamos enseguida el cómo podemos ir a España pues es uno de los países en los que todo nos funciona mejor. Nosotros venimos de Holanda y parece que gustamos mucho a la gente de aquí, y ya te digo, después de los Países Bajos siempre viene España. Es un país muy bonito, con comida excelente, gente maravillosa y los locales para tocar son ideales, por lo que siempre que podemos, venimos para aquí. Siempre ha sido un sitio especial para nosotros.

Siempre sois bienvenidos aquí…

Gracias.

Parece ser que cada vez que tocáis aquí necesitáis un sitio más grande, ¿no?

¡Eso parece! Creo que nuestra primera gira por aquí fue en 2013 y empezamos a tocar en sitios muy pequeños como un diminuto café de Madrid en el que cabían solo 50 personas. Luego volvimos y tocamos en frente de 100 personas. A la siguiente venida para 300 o 400, y mira, hoy tocamos de teloneros para los Black Crowes en Madrid y habrá unas 10000 personas, es un sold out. Es alucinante, hemos cumplido un sueño de infancia.

¡Sold out en Madrid! Felicidades.

Sí, estará lleno. Ahora sabemos que Madrid y Barcelona son las capitales del rock en Europa. Por todos los sitios que vamos de estas grandes ciudades siempre suena rock, incluso en las tiendas. Está claro que DeWolff combinamos bien con una ciudad rockera como Madrid.

Por cierto, me parece una combinación perfecta que giréis DeWolff y The Black Crowes. ¿Alguna vez soñaste con la posibilidad de hacer una gira con los hermanos Robinson?

¡Sí! Es que siempre había sido un sueño para nosotros puesto que hemos escuchado a los Black Crowes, la Chris Robinson Brotherhood y todos esos grupos paralelos que se formaron. Les escuchamos mucho porque nuestro padre (Luka y el cantante Pablo son hermanos) tenía muchos de esos CDs en casa y en nuestro hogar se escuchaba música las 24 horas del día los siete días de la semana. Así que parte de nuestra banda sonora de infancia estuvo marcada por los Black Crowes, por lo que podemos decir que hemos crecido con ellos.

El poder salir con ellos de gira y ser sus teloneros era un sueño, pero para nada llegamos a pensar que eso pudiese suceder algún día. Los Black Crowes suelen hacer una gira, luego desaparecen, y claro, eso implica esperar como cuatro o cinco años a que reaparezcan. Y mira, nos han dado la oportunidad de poder girar con ellos. Y tío… es un sueño esto.

Me han chivado que nueve meses antes de que tú nacieras tus padres estuvieron en un concierto de Black Crowes… ¿Es eso cierto?

Sí, sí, eso es verdad (risas) y es algo que me parece súper cool. Es que ahora somos ya unos fanáticos totales de la gente de Black Crowes, estamos viviendo un sueño, de verdad… Y ahora que estamos con ellos ya soñamos con que un día podamos realizar otra gira como teloneros suyos por los Estados Unidos. Pero bueno, ahora toca centrarnos en lo que toca hacer hoy en Madrid, y seguro que va a ser algo muy bueno.

Vi vuestro nuevo video «Heart Stopping Kinda Show» recientemente y me encanta la canción. DeWolff es un trío, pero en cada show y en cada video se ve que aparece más y más gente tocando con vosotros… ¿DeWolff va a quedarse como trío o llegará a ser una big band al paso que vamos?

No, DeWolff se quedará como el trío que somos. Actualmente estamos haciendo la gira con los Black Crowes, pero claro, siempre que podemos, pues invitamos a nuestros amigos. Y para el nuevo disco queríamos invitar a nuestros amigos y hacer música con ellos ya que es algo que echamos mucho de menos durante la época del Covid.

Nuestro anterior disco Wolffpack fue grabado durante el confinamiento y algunos de esos temas no pudieron llegar a ser tocados ni en formato trío. Así que teníamos la sensación de que para este nuevo disco tenía que ser una reacción contraria a lo que fue nuestro anterior trabajo.

Queríamos tocar música con amigos y pasarlo bien. Comer juntos, tener ese buen rollo, así que invitamos a un bajista, una sección de vientos, coristas, percusiones, un teclista de apoyo y… así es como hemos hecho el nuevo disco: mucha más gente, pero DeWolff continuamos siendo Pablo, Robin y yo. Así es como ha sido desde que empezamos, siempre seremos un trío.

En Barcelona tocasteis “Night Train”. Entiendo que esta canción es de vuestro próximo disco Love Death and in Between.

 Sí, así es.

¿Y por qué habéis optado por este título y por esta original portada?

La portada la diseñó una buena amiga nuestra llamada Rosa que de Ámsterdam. Queríamos tener una portada que referenciara la artesanía del disco ya que todo lo que vas a escuchar del mismo está grabado en tomas en directo. No hay añadidos posteriores, todo es original, artesanal y ese concepto queríamos que fuera el protagonista de la portada de álbum.

Es muy bonita y está pintada a mano por Rosa. Hizo un gran trabajo ya que tiene algo místico en su arte y las canciones que hemos grabado también tienen esa vertiente mística. Canciones místicas que nos hablan de otras dimensiones, sobre la reina del espacio y del tiempo y otras cosas similares…

Es por eso que para el título del disco optamos por lo de Love Death and in Between, porque en el fondo es sobre lo que nos habla el disco. Amor porque hay canciones de amor, muerte porque también las hay, y… todo lo que queda entre medio (risas). Nos gustaba, es un gran título para un disco.

He leído que el álbum estuvo influenciado por la experiencia que tuvo Pablo cuando asistió a una misa en Memphis oficiada por Al Green. ¿Qué sintió tu hermano allí en Memphis ante todo un Al Green?

Sí, eso es verdad, Pablo visitó la iglesia en Memphis en la que Al Green da sus misas y fue una experiencia total, de esas que vives una vez en la vida. Piensa que Al Green no siempre está en esa iglesia, que tienes que tener mucha suerte para verle. Pero cuando está allí toca con una banda y el sonido es alucinante. Casi casi que podemos decir que es como un concierto de rock, muy ruidoso. La energía que desprende es enorme y es todo muy soul en la música, y llegas a tener la piel de gallina durante tres horas. Al fin y al cabo, es como un concierto muy largo. Después de vivir ese directo dijo que teníamos que hacer algo similar para nuestro próximo disco. Quería meter muchísimo soul y muchas influencias del góspel. Eso de alguna manera nos influenció a la hora de escribir el nuevo disco.

Muy interesante… Si alguna vez voy a Memphis trataré de acercarme a la iglesia de Al Green.

Sí, tienes que ir, pero ya te digo que no siempre tienes la suerte de que esté por allí y toque. Es una lástima, pero inténtalo, a ver si tienes suerte.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1094 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.