Entrevista a Óscar del Val, vocalista y guitarrista de Dormanth: ‘A diferencia de antaño, los grupos se iban haciendo más pro, ahora tienes que salir ya siéndolo’

Dormanth en breve nos traerá su nuevo disco Complete Downfall (2020) así que lo mejor que podemos hacer, es quedar con su vocalista Óscar del Val, y explicarnos los entresijos de sus inicios, su música, su retorno y un sinfín de preguntas más. Y es que no olvidemos que Dormanth, es todo un referente a nivel peninsular.

Muy buenas y muchísimas gracias por querer pasar un rato con nosotros respondiendo mis soporíferas preguntas, a la par que nuestros lectores pueden saber y conocer un poco más sobre la trayectoria de Dormanth, sus inquietudes y que se cuece en su interior.

Empecemos por el origen. Debemos remontarnos hasta el siglo pasado, exactamente por 1993, donde Oscar del Val y Javi Martinez, fundan el grupo. ¿Cómo fue el inicio de todo esto? ¿Entiendo que, con la típica edad de “colega guitarrista conoce a otro colega que le gusta la música” y comienzan a tocar juntos por diversión, hasta convertir esto en un grupo serio o bien ya habíais tocado en grupos anteriormente?

No nos conocíamos previamente, habíamos tocado en grupos como Nopresion y Beer Mosh así que ya sabíamos lo que era estar en un grupo con cierta repercusión y como funcionar, esa etapa ya la teníamos hecha así que fuimos al grano.

Esa época fue corta pero intensa. Un par de demos, un LP, a la vez que ser recordado como uno de los grupos pioneros (junto a Golgotha) del doom metal aquí en España. ¿Cómo recordáis esos años? Supongo que encima eráis muy jóvenes, con lo que conlleva un poco de caos y destrucción jajaja.

Si bueno, nos gustaba demasiado la caña que venía desde el norte de Europa con gente como Amorphis, Edge of Sanity, Dismember o Entombed, por eso siempre buscamos la melodía, pero con velocidad, aunque también nos influenciaban grupos de doom.

Aquellos años, pues suponte jajaja…pero siempre nos tomamos las cosas en serio dentro de lo que cabe. Había una muy buena escena.

¿Qué os decantó para este estilo en concreto?

Como hemos comentado no había nadie que hiciese esto por aquí o por lo menos con cierta repercusión así que decidimos hacer nuestra versión de lo que entendíamos como death metal melódico.

¿A qué se debió tan pronta disolución del grupo? Recuerdo que hubo, si no recuerdo mal, bastante baile de baterías, problemas con el nombre legal del grupo.. ¿Eso influyó en todo esto?

Claro que todo influye. No nos ocurrió nada que no haya pasado en otras bandas, siempre hay tensiones y tras varios meses en un desconcierto decidimos darnos un tiempo. Así hasta el 2015 que empezó de nuevo el engranaje y poco a poco hemos llegado hasta el momento donde estamos.

Después de la separación, todos vosotros seguisteis caminos separados, para, ni más ni menos, después de casi veinte años, volver a juntarse en 2016… ¡!Esto deberíamos estudiarlo y ver cuantos grupos en su historia han vuelto después de tanto tiempo eh!! ¿Cuál fue el “click” para que sucediera esto?

Pues no creo que lo hagan muchos la verdad. Desde el minuto uno quise volver a poner en marcha Dormanth, lo intenté varias veces hasta que te das cuenta que si quieres algo tienes que tomar decisiones y habrá quien te siga y quien no y eso es lo que más me costó. Ahora te das cuenta que la decisión se podía haber tomado mucho antes pero así es la vida.

Es volver y en 4 años pues, nos regaláis el EP Voice of the Soul… (2015) esto para ir abriendo boca a todos los fans. Seguido de vuestro segundo larga duración, Winter Comes (2016), con un poquito de evolución respecto a vuestro sonido característico. ¿Cómo fue vuestra vuelta oficial después de tanto tiempo? ¿Qué sensaciones hay después de volver a algo que te ha podido marcar mucho en una época concreta?

Se puede decir que oficialmente fue con Winter Comes. Hay mucha diferencia de años entre Valley of Dreams y este así que intentas hacer un puente de unión. Algunos temas llevan melodías y riffs compuestos en los 90 así que sirvieron para ello. Se buscó un sonido cercano a la primera época y en parte sirvió pero lo cierto que le toco un buen marrón ya que no se sabía cómo reaccionaría la gente. Es una sensación rara ya que no sabes muy bien donde situarte así que no queda más que lanzarte y ver que sucede.

Continuamos al año siguiente un recopilatorio de vuestras primeras canciones, en este caso, regrabadas. Hace dos años sacáis nuevo disco, IX Sins (2018) , con la sensación al menos para la redacción, como si no hubiera pasado el tiempo y se continuase en la época primigenia vuestra, con mucha carga sentimental respecto a grupos como Paradise Lost (en concreto su álbum Gothic) o Amporphis de principios de los 90. Muchos recursos similares, mismas estructuras rítmicas, incluso la portada recuerda a Souls of Black (1990) de Testament. ¿Todo esto es hecho aposta? Cómo un poco de revival de unos años que os marcaron mucho, ¿o es simple casualidad y somos nosotros que se nos va la pinza? Jajaja

Un poco de todo jajaja.

Por partes. El recopilatorio tenía que haber salido antes que Winter Comes pero por varios motivos salió en 2017. Con IX Sins se intenta hacer algo continuista, siempre variando cosas y buscando algo nuevo pero no puedes escapar ni de la forma de componer ni de las influencias así que es normal que sea similar a lo anterior.

Para la portada se buscó un concepto que va con la temática del disco y cierto, puede recordar al Souls of Black de hecho ya lo comentamos en su día pero es que no hay otra si quieres meter monjes en una portada siempre te recordaran a aquella aunque sean completamente diferentes…en el de Testament no hay universo ni son piezas de un tablero de ajedrez jejeje. Pienso que Igor Mugerza hizo un trabajo excelente.

Otro año y otra vez nuevo disco en formato EP Abyss (2019) aquí hay otra pequeña evolución musical, un poco más estilo nórdico, el doom está presente con vuestra densidad y tempos pesados, aunque hay indicios de algo diferente, poco notorio aunque quizá en vuestro disco que sale el 15 de diciembre se palpa más en global. Pero primero, ¿Cómo fue la grabación del disco y vuestra entrada en Xtreem Music?

Abyss fue el último que hicimos con Base Records. Salió un poco sin quererlo ya que la intención era grabar un tema nuevo con la formación que estábamos girando y al final fue un EP con 7 temas, que para muchos grupos contaría como LP jajaja. En general es más lento, más medio tiempo y ya marca algún tipo de melodías que buscamos para Complete Downfall. La grabación fue bien, pero para lo siguiente queríamos algo con más difusión y Xtreem Music encaja perfectamente con esa idea.

No quiero hacer mucho spoiler de este Complete Downfall, para eso habrá la reseña, pero sí que quiero incidir en el sonido, un poco más épico, recordando algo a Amon Amarth de hace 10-15 años, donde dejaron de lado su death frenético y pasaron a un death más de medio tiempo y con batería al trote. ¿Qué nos puedes decir del disco? En mi opinión solo puedo decir que me ha encantado y que sois vosotros, con una evolución musical. A destacar lo compacto que se os escucha en todo momento, como un bloque muy unido.

Me ha parecido como si medio disco, o un poco más, suena a lo que os he dicho, y las últimas canciones son otra vez vuestra desgarradora música característica. Puede ser que sean los porros y me flipo eh jajajaja.

El fumar siempre influye jajaja.

A ver, efectivamente somos nosotros y es una evolución, como siempre, pero queríamos hacer algo con otra dimensión. No lo sé, pero ya que les mencionas, puede que Amon Amarth pensasen algo así en el pasado. Tú haces música para llegar al máximo número de personas y debes pensar en ello. Hemos querido darle un sonido más fresco, la producción de Pedo J. Monge es la perfecta para este disco. Necesitábamos ese ingrediente.

Sobre el orden de los temas, pues los ordenamos así por equilibrar todo el disco, pero sin más. Lo único que teníamos claro era terminar con “Bloody Scars”

¿Cómo estáis viviendo todo esto a nivel personal y grupal? ¿Cómo os habéis atrevido a sacar disco sabiendo que no podéis presentarlo como debería en directo?

Cuando hicimos la hoja de ruta para Complete Downfall no sabíamos nada de esto. Simplemente la hemos llevado cabo independientemente de lo que suceda a tu alrededor.

La situación referente a tocar en directo es una absoluta porquería, pero es la que hay. Antes tampoco era para tirar cohetes ya que los macro festivales con grandes cabezas de cartel se comen todo y los grupos luchan por salvar los muebles en salas pequeñas.

Veremos en lo que quedan los conciertos en salas pequeñas.

Vosotros que sois de una generación, como yo, que hemos vivido la época de ir a conciertos sin saber quién tocaba o qué ibas a ver, comprar las entradas en tiendas, etc. ¿Qué os parece que hoy en día tengamos tanta información a mano? En mi opinión mola, pero por desgracia no se utiliza como debería, musicalmente hablando los de nuestra generación estamos acostumbrados a escuchar y re escuchar, a dar segundas e incluso terceras oportunidades, mientras que los más jóvenes no tienen tiempo que perder y en nada, cualquier cosa es un “me gusta/no me gusta”, en cinco segundos.

En cierta forma es una mierda. La gente escucha música ahora como los peces gordos de una multinacional, 15 segundos y fuera. Yo he visto grupos sin saber que tocaban, te metías en un local a tomar una birra y tocaba gente, luego resulta que algunos han vendido miles de discos, pero yo les vi junto a otras personas, pegado al escenario. Ahora parece que es al revés, si no eres de los que vende miles de discos no va la gente, pero dudo que sea exclusivo de los más jóvenes.

Esto también conlleva el hecho que ahora los grupos están super bien preparados, a la par que sacar un disco es mucho más sencillo que hace 30 o 25 años. Aunque esto provoca una sobre saturación de grupos, muchísimos buenos, pero que no hay lugar para todos en el gallinero. La pandemia ha provocado cierres de salas, etc que cuando se abra la veda, habrá hostias para conseguir conciertos. Cómo si el underground estatal ya estuviera mal enfocado y sin nada de apoyo, pero ahora será aún más difícil. Al menos a corto/medio plazo.

Ahora es muy diferente a hace 25 años. Lo mismo que las salas muchos grupos caerán. A diferencia de antaño, los grupos se iban haciendo más pro, ahora tienes que salir ya siéndolo. Hay propuestas muy buenas pero no todas cuajan. No se si habrá hostias para conseguir conciertos, cada banda sabrá como jugar sus cartas, pero dudo que sea una panacea en al que el que toque el primero se lleva la tajada. El under estatal está muy mal enfocado en lo referente a varias vertientes del metal, otras siguen fieles a como siempre fueron. Creo que los bolos tendrán su propia “desescalada”.

Volviendo al apoyo y haciendo un poco de crítica, a mí me da rabia que a nivel estatal haya tan poco apoyo tanto a las bandas jóvenes como las asentadas y en cambio se da bombo y platillo a grupos que están más en edad de jubilación y se paga una morterada para ver a, en muchas ocasiones, caricaturas de si mismos. ¿Vosotros que estáis en esta tesitura cómo la vivís?

Hay bandas asentadas que no son ni la sombra de lo que fueron pero si siguen facturando seguirán estando ahí, es simple. Los promotores ahora más que nunca, no arriesgan. Hay bandas de aquí que son muy buenas y están ahí pero no juegan en tu misma liga. Como en la sociedad esto no va de términos medios. Están los de arriba, inalcanzables, luego los que sacan la cabeza y pueden respirar y después mucho más abajo, el resto.

¿Nos podéis decir alguna anécdota chunga a lo largo de estos años? Jajjaa

Seguro que la hay pero sueles intentar borrarla de la cabeza.

Pues bueno, no os taladro más, muchas gracias por todo y espero que vuestro Complete Downfall sea un éxito y podéis hacer conciertos más temprano de lo que todos esperamos y que todo esto no afecte aún más a nuestra maltratada cultura en España. Salud y metal

Gracias a vosotros por todo. Esperemos que la gente compre, escuche nuestro Complete Downfall y disfrute con él. Salud!!!

Dídac Olivé
Sobre Dídac Olivé 130 Artículos
Soy de esa generación que la “post-pubertad” lo pilló entre el metal primigenio (lo que llamamos ahora old school) y la nueva ola que fue el Nu metal, es decir, pasado mediados de los 90. Me encantan muchos estilos pero sobretodo el rock clásico y evidentemente el metal, este último es una forma de vida y encima me gusta desgranar y reconocer la riqueza de todos sus subgéneros. Uno ya tiene su edad (los mechones blancos en la barba no están por que sí) pero no me cierro para nada a grupos nuevos, eso sí, mientras haya fuerza y calidad, aunque hoy en día hay mucha. Como nacido justo entrados los ochenta también se incluye que soy un friki de cuidado (rol, videojuegos, Star Wars, pelis Gore, literatura fantástica y un largo etc.) vaya que toco de todo un poco. En resumen, espero contagiaros mi pasión metalhead a la vez que disfrutáis de mis aberrantes destripes.