Entrevista a David Sabaté y Eduard Tuset de Goliath is Dead: ‘Sentimos cada vez más aversión contra la dictadura generalizada de la inmediatez, ya que a menudo va en detrimento de la calidad’

Los amigos del webzine Goliath is Dead cumplen cinco años online y lo celebrarán con una fiesta, este mismo sábado, en la sala Rocksound, con la presencia de The Wizards y Rebuig. Hablamos con su creador David Sabaté y con el fotógrafo Eduard Tuset sobre este medio y sobre su amplia experiencia en el underground barcelonés. Ojillo que, si os gusta leer (porque ya os digo que son gente que se explaya), es una de las entrevistas más interesantes que hemos publicado.

SofN: Goliath Is Dead acaba de cumplir cinco años. Explicadnos un poco de dónde viene la revista, qué os motivó a crearla y quién está detrás de esta publicación.

Eduard Tuset: David es un ser creativo y por eso creo que surgió Goliath Is Dead, así de paso poníamos cosas que nos gustaban y que quizás nadie entendía. Él es el padre y madre de Goliath.

David Sabaté: Bueno, era una idea que me rondaba desde bastante antes de crear el blog, la de un medio online que combinara todo aquello que me gustaba: básicamente la música y el cine, pero también la ilustración y los libros, aunque eso llegaría más tarde. También, de acuerdo con Edu, que nos permitiera tener total libertad en cuanto a los temas, los formatos y los tiempos. Ambos estamos acostumbrados a colaborar en medios profesionales, a los que seguimos vinculados, que tienen un sinfín de ventajas pero también sus limitaciones espaciales y sus propias rutinas. Con el tiempo, te das cuenta que resulta prácticamente imposible, cuando no inútil, estar constantemente pendiente de la actualidad. Ya hay muchos medios con recursos para eso, que además lo hacen muy bien. Hoy en día, cualquiera con un perfil de twitter puede ser el primero en difundir una noticia. Personalmente, siento cada vez más aversión contra la dictadura generalizada de la inmediatez. Es algo que conozco bien y que a menudo va claramente en detrimento de la calidad, y para Goliath Is Dead confío cada vez más en artículos libres de esa urgencia y en la elección de contenidos interesantes o que nos parezcan divertidos o curiosos. No digo que siempre se consiga, pero al menos lo intentamos. En cuanto al equipo, también forman parte del proyecto Tamara Cisneros y Xavi Prat como redactores, y Andreu Zaragoza, encargado de ilustrar algunos artículos con sus diseños y autor del espectacular póster de nuestro anterior aniversario. Además, contamos con nuevos colaboradores recientes o más esporádicos como Javi Parra, Alba Rodrigo o Xavi Mogrovejo.

SofN: GiD es una revista que va bastante más allá de la música, y en la que el cine (principalmente fantástico y de terror) o los cómics tienen una presencia muy importante. Por ello se trata de una revista bastante única, desmarcándose bastante de las webs de rock y metal al uso. ¿Qué más creéis que diferencia a Goliath Is Dead de los otros muchos medios ahí fuera?

E: Por mi forma de ver las cosas, no es tan importante destacar o ser diferentes, sino hacer lo que nos gusta y hacerlo lo mejor que podamos. En mi caso, la fotografía, el cine y sobretodo los cómics son parte de mi día a día. Sin ello no estaría vivo.

D: Personalmente, me gustaba la idea de mezclar el cine fantástico, de ciencia ficción y terror, con el rock y el metal. Creo que casan bien. Son expresiones culturales que se corresponden de forma bastante natural, de la misma forma en que lo harían el pop y la comedia indie, por ejemplo. Con la ilustración ocurre algo parecido y en cuanto al cómic, es una asignatura pendiente en GoliathEdu, cuando quieras, jaja. Por otra parte, soy una persona bastante visual y ver según qué diseños de revistas y webs me tira bastante para atrás, hay muchos medios que parecen competir por el premio al peor gusto estético. Una de las intenciones era crear un blog sobre metal cuidando al máximo los textos y la imagen. Romper con ciertos clichés y con esa inercia que da munición a los detractores del género. Aunque, siendo sincero, actualmente me importa bien poco su opinión.

SofN: ¿Cuál es la misión de Goliath is Dead a día de hoy y como ha cambiado desde que empezasteis hasta ahora?


D:
No sé si me atrevería a llamarlo misión. Más allá de pasarlo bien y escribir con total libertad sobre todo lo que nos mueve, otra de las ideas iniciales, que surgió hablando con mi admirado José María Carrasco (Rock Reaktor, La Taverna del Llop), del que aprendí muchas cosas en mi paso por Radio Nacional, fue la de crear un blog centrado en la vertiente más experimental del metal, del post metal al sludge, pasando por el djent y el progresivo. Aunque pronto nos dimos cuenta de que también queríamos hablar de grupos clásicos, no solo de Neurosis, High on Fire o Meshuggah, que también consideramos como tales, sino de bandas seminales como Black Sabbath, Iron Maiden o Slayer, de las que somos fans. Por otra parte, con Edu queríamos dar más presencia a las fotos de conciertos, que a veces no lucen suficiente en según qué formatos. Y yo personalmente tenía esa idea de mezclarlo todo con el cine y cierta estética.

SofN: Ambos formáis parte de la plantilla de colaboradores habituales de Mondo Sonoro. ¿Cómo escogéis qué contenido publicar y qué conciertos cubrir para Mondo o para GiD?

E: Hay mucho material que por problemas de espacio o bien porque no puede entrar en Mondo u otros medios decidimos publicar aquí. En el caso de los conciertos, que es lo que más toco yo, hay meses en los que tengo mucho material para publicar e intento que salga todo lo posible en los medios en los que colaboro, aunque no siempre lo logre y se me queden colgadas algunas cosas… Lógicamente, Mondo Sonoro abre puertas a la mayoría de sitios y eso ayuda a que desde Goliath podamos hacer otro tipo de artículos.

D: Hay eventos, como sabréis, bastante complicados de cubrir en condiciones para un blog o webzine como el nuestro. En ocasiones hacemos dos versiones de una misma crónica, para el medio principal y para el blog, o bien aprovechamos los contenidos que finalmente no entran en otros medios. También planificamos contenidos exclusivos para Goliath Is Dead, por supuesto, como entrevistas, artículos de opinión o todo lo relativo a libros, artwork e ilustración, secciones algo aparcadas ahora mismo y que me gustaría relanzar próximamente.

SofN: Qué diferencias hay entre gestionar y trabajar para una publicación mastodóntica como MondoSonoro o con una publicación pequeña como GiD? Entiendo que GiD es vuestro retoño. ¿Os gustaría poder dedicarle todo vuestro tiempo periodístico, o estáis cómodos compaginando ambas?

E: En Mondo te proponen encargos o te piden propuestas, es todo muy abierto y siempre son muy receptivos, pero el espacio y el presupuesto, obviamente, condicionan. En Goliath soy libre de hacer y poner lo que quiera, siempre que David se acuerde de colgarlo, jajaja… Sinceramente, sé que no me gustaría dedicarme al 100% a esto y no solo por el tema monetario, que es importante, sino porque creo que a veces no es del todo bueno trabajar al 100% en lo que amas, tienes siempre el riesgo de aborrecerlo y distanciarte de ello de una manera antinatural. Quizás soy imbécil, pero me ha pasado más de una vez.

D: Reconozco que cuando me dediqué a ello como freelance hace años, bastante antes de Goliath Is Dead, viví prácticamente en un sueño durante un tiempo, pero al cabo de un par de años se volvió insostenible. En parte por lo que comenta Edu, pero sobre todo porque la profesión periodística en general y la del periodismo cultural en particular, y creo poder afirmar que la de fotógrafo de conciertos también, no reúnen las condiciones estructurales y laborales necesarias para ser opciones profesionales viables en nuestro país, empezando por el drama de los autónomos.

SofN: Si no me equivoco ambos sois periodistas de profesión y carrera, ¿verdad? ¡Supongo que seréis de los pocos en el mundo de la prensa metalera! ¿Os molesta este «intrusismo»? ¿Qué creéis que os ha aportado la carrera a vuestro trabajo como periodistas musicales, especialmente en comparación con medios formados por gente que viene de otros ámbitos y que no se ha formado específicamente para esto?

D: Personalmente, no me importa el “intrusismo” en sí, es algo inevitable en esta profesión. Tener la carrera de Periodismo, como es mi caso, no garantiza que escribas mejor o peor o que sepas más o menos sobre un tema, y menos en la era digital. Lo que sí me resulta más molesto es ver textos, diseños, maquetaciones y demás que parecen obra de un niño de diez años, sea cual sea la formación de su autor. Y a veces eso pasa en medios bastante populares. Quizás lo que aporta el periodismo, como la lectura en general, es cierta capacidad para argumentar, ordenar, describir y transmitir. A riesgo de sonar mayor de lo que ya soy, el problema es que se lee cada vez menos. Es algo que constato con las nuevas generaciones, en el día a día de mi trabajo en la universidad, pero si no pienso demasiado en ello, todo va bien, jaja.

E: Yo no tengo la carrera de Periodismo, ya que me dediqué siempre a temas más técnicos dentro del audiovisual. Me gradué en ESCAC hace eones, pero desde que empecé a colaborar en la revista de metal Hell Awaits he compaginado la escritura con la fotografía. Hoy en dia me aburre bastante el tema de las entrevistas o reviews de discos y tal, y si puedo me dedico al 100% a la parte fotográfica, aunque muchas veces haga el combo foto y texto. Los estudios de narrativa, guión, etc, ayudan mucho, al igual que al coger una cámara te beneficia conocer los conceptos básicos de composición y técnica y algunas cosillas más. El «intrusismo» solo me molesta en un aspecto: el de la gente que lo hace todo gratis. Entiendo que para empezar todos hemos hecho cosas gratis, y que hay medios en los que puedes ser más flexible o colegas o bandas underground a quienes nunca cobrarás lo que deberías cobrarles por unas fotos. Pero nunca entenderé cómo ciertos medios no pagan a sus redactores o fotógrafos por el trabajo que publican. Ellos tienen beneficios, son revistas y medios digitales importantes y con solera en este país. Hoy en día es una lucha perdida, pero no busques mi trabajo en Metal Hammer (España), This is Metal o similares. Será que no soy suficientemente bueno y me encanta no serlo para esos medios. Actualmente los únicos medios con los que colaboro habitualmente son Mondo Sonoro, Rockzone, Empire Magazine y, lógicamente, con Goliath Is Dead, exceptuando colaboraciones esporádicas con medios o diarios de aquí y de fuera.

SofN: ¿Recordáis por casualidad cuál ha sido el artículo más leído de la historia de Goliath is Dead?

D: Ha habido varios. Uno de los más leídos en estos cinco años de vida ha sido la crítica de la película Metalhead, una cinta independiente e intimista sobre una chica que encuentra en el black metal una vía de escape a su drama diario. También funcionó muy bien un especial de pósters alternativos de David Lynch, o un repaso en imágenes de la carrera de Metallica. Y, por supuesto, las listas de lo mejor del año, en especial la lista colectiva de los mejores discos de 2017, que abrimos a la participación de músicos, profesionales del sector y lectores.

SofN: En una época en el que las propias bandas y promotoras anuncian y publicitan los conciertos con toda la repercusión posible, organizan sus propios Q&A’s y todo el mundo puede escuchar un disco, si quiere, antes de que se publique, ¿qué puede aportar un medio digital de pequeño formato como el vuestro o el nuestro? ¿Cuál creéis que es nuestro papel a día de hoy?

D: Creo que el papel de un blog o de un medio digital como el nuestro o el vuestro pasa por difundir contenidos, a veces antes que los demás, pero sobre todo que no tengan salida en otras partes, o bien darles un enfoque distinto o más fresco. Por supuesto, en nuestro caso al menos, dar más cobertura a bandas y realizadores más underground, aunque no le hacemos un feo a un buen disco o película mainstream. Sí creo que los medios especializados tienen el objetivo y en cierta manera la obligación de rastrear, seleccionar, contextualizar, interpretar y compartir aquello que uno considere más interesante entre la abrumadora oferta cultural a la que cualquiera puede tener acceso con un solo clic.

E: Creo que nuestro papel es ayudar a difundir contenidos y eventos y, sobre todo, apoyar a bandas más UG de nuestra zona. Nuestro papel ha de ser el contrario al de las promotoras: sugerir los conciertos más interesantes y las bandas que más nos calan y, si las promotoras u otros anunciantes quieren, aceptar publicidad, pero siempre siendo fieles a nuestros principios. No vivimos de Goliath sino que lo hacemos vivir. ¿Puedo rajar sobre las promotoras? Mejor no que me quitan los pases de foto… y no me interesa, jajaja.

D: Si quisiéramos ganar dinero habríamos escogido otro tema para el blog, o incluso, en mi caso, habría estudiado otra carrera. Por ahora no tenemos ingresos por publicidad, todo lo que hemos probado ha funcionado por intercambio, incluso con festivales grandes, no solo musicales, lo cual no deja de ser bastante curioso e ilustrativo del estado actual de las cosas. Probaremos algo más en este sentido, pero lo primordial seguirá siendo escribir a nuestro aire sobre lo que nos gusta.

SofN: ¿Seguís otras revistas más allá de las que participáis? ¿Cuáles son vuestras favoritas y cuál creéis que es el estado de la prensa musical de este país y, en particular, de Barcelona? ¿Qué crees que se podría mejorar, y cómo, a todos los niveles?

D: Por razones obvias, suelo leer Mondo Sonoro y Rockzone, en las que colaboro desde hace muchos años. La primera ha aguantado décadas, más allá de cualquier crisis, y sigue siendo la mayor revista musical gratuita del país, algo que creo que a veces no se reconoce lo suficiente. Me gusta su concepto abierto y ecléctico, oxigena y te ayuda a descubrir cosas distintas. En cuanto a Rockzone, su paso al formato digital creo que no fue muy bien entendido por algunos. La caverna de la prensa musical estatal lo consideró una derrota, cuando yo lo veo más bien como una victoria rotunda y un ejemplo a seguir de cara al futuro del sector. Además, les va muy bien y son grandes amigos. Ocasionalmente, leo This is Metal/This is Rock, Ruta 66 y Rockdelux, cada una ejemplar en lo suyo. Más allá de políticas internas, subvenciones y demás, creo que tirar adelante una revista musical es toda una proeza, especialmente en este país. Se deberían pagar todas las colaboraciones y me parece casi una broma que no sea así, pero en el fondo va en detrimento de la propia revista y, por otra parte, como profesional, tú decides con quien te juntas. De las extranjeras, estuve suscrito a Decibel un tiempo, de vez en cuando compro la Terrorizer, y tengo todos los números de Heavy Metal Artwork, que creo que ofrecen un producto muy afín a Goliath. Y online suelo leer webs como Cvlt Nation, Rock I+D y Pitchfork, entre otras. También webs de colegas como Empire Zone Magazine y, hasta su desaparición, el blog Tremors, una crónica fresca y muy actualizada de la música en directo en Barcelona. Una lástima. Bueno, y desde hace poco, Science of Noise, con el que creo que incluso compartimos una colaboradora, jaja. En cuanto a cómo mejorar el sector, soy bastante pesimista. Hay mucha oferta, y no siempre de la calidad deseable. Supongo que pasaría por diferenciarse unos de otros, primar las exclusivas y la calidad de los contenidos, y, como decía, tomar nota de modelos de negocio como el de Rockzone.

E: Estoy suscrito a revistas de fuera, a la Decibel (USA) y a Iron Fist (UK), además de seguir fanzines cuando los encuentro, todo basado en el metal extremo. También seguí durante años la revista Terrorizer, pero hace un tiempo ya sufrió un cambio editorial y solo la pillo puntualmente. Revistas como Heavy Metal Artwork me encantan, y si sale cualquiera con una portada de Iron Maiden y la veo, seguro que cae, para cumplir la dosis. De nacionales, hace años que no compró ni una asiduamente. Considero que Rockdelux y Enderrock son buenas revistas pero no tienen el contenido que me interesa. This is Metal/This is Rock sacan a bandas interesantes pero no desarrollan los artículos a mi gusto. Me gustaría incidir en cómo ha cambiado todo desde la entrada de la fotografía digital, para lo bueno y lo malo. Yo empecé a publicar con los últimos coletazos de la era analógica y, claro, los carretes y revelados que pasaba a la revista suponían una buena inversión para ellos. Ahora ese proceso es mucho más fácil y menos costoso. El acceso a una buena cámara se ha liberalizado mucho y eso permitido que más gente tenga la opción de destacar. Eso ha facilitado que conozca a grandes fotógrafos de aquí y de fuera que seguramente hace 25 años no hubiesen aparecido en los medios. Al mismo tiempo, ha multiplicado el número de fotógrafos. Hay algunos a quienes les interesa realmente la fotografía musical, pero también hay otros que van por la pasta o por tener entradas gratis. Por suerte, estos desaparecen rápido de los fosos y a los que nos gusta esto de verdad aguantamos ahí y aguantaremos hasta que una nueva crisis nos obligue a enviarlo todo a la mierda. En el tema de prensa digital sigo a Metal Circus y Rafabasa, porque son gente que me cae bien y porque tengo amigos que trabajan y colaboran con ellos. La mejor publicación estatal en temas extremos era Pitchline-zine, lástima que desapareciera hacer un par de años. De webs extranjeras, sobre todo leo Voices for the Dark Side, porque publican entrevistas interesantes de grupos menos conocidos y, como no, Blabbermouth, para estar al tanto de cualquier cotilleo. Ah… Supongo que Setlists.fm no cuenta, jaja.

SofN: Cómo veis la escena rockera y metalera barcelonesa, de la que sois actores principales? ¿Cómo creéis que ha cambiado desde que empezásteis a cubrirla hasta ahora?

E: No existe tal escena, no te lo creas. Como mucho hay grupos de amigos y gente que va asiduamente a los conciertos. En Barcelona, lo que yo veo son muchos músicos y artistas que sudan de ir a ver conciertos de otras bandas locales o internacionales, a no ser que sean colegas suyos. Puedo entender que cuando eres músico lo que te interesa es tocar y punto, pero después no esperes gente en tus bolos. Todo es dar y recibir. Aunque por suerte creo que hay gente muy válida en el UG de Barcelona y “rodalies” que sí que compagina ambas cosas y ayuda a otras bandas, como la gente de Foscor, Graveyard, Körgull, Obsidian Kingdom, Ósserp, Tort y muchos más que me dejo.

Todo ha cambiado, internet y la era digital han transformado toda la logística, ya que ahora es más fácil tenerlo todo al alcance de un click y no has de mover el culo de casa. Aplica eso al hecho de descubrir bandas, comprar discos e ir a bares. Todo es diferente. Lo que nunca entenderé es el cáncer de la mayoría de bandas tributo. Puedo llegar a entender que un músico quiera llegar a más gente, uno debe sobrevivir. Lo que no entiendo es el público que va a esos bolos, que suelen colgar el cartel de sold out, y luego, en su gran mayoría, no pisan nunca un sala para ver a un grupo de aquí, y a veces, ni tan solo un grupo internacional.

D: No sé… ¿Qué significa exactamente «escena»? ¿En qué momento podemos empezar a hablar de una “escena” como tal? En los últimos años han ido surgiendo en Barcelona numerosas bandas de un nivel cada vez más alto, y algunas de ellas, además, con un estilo propio que no se limita a copiar a los referentes consolidados. En ese sentido, sí hay un volumen de bandas de calidad tocando y sacando discos. Otra cosa es que no vayan todas a la una, algo en parte lógico teniendo en cuenta la creciente oferta y que todo está mucho más fragmentado que hace 15 o 20 años. El equilibrio entre sacar adelante a tu banda y apoyar a otras puede llegar a ser complicado, la gente tiene su vida y sus familias, los ensayos, etcétera… pero creo que, en general, y ahora hablo del conjunto del estado, falta actitud y profesionalidad más allá de grabar cosas con cara y ojos, algo que, por suerte, sí parece cubierto… Por algo se empieza, y sin buena música de base no se podría construir todo lo demás. Luego está el público. Creo que en Barcelona podríamos diferenciar entre un núcleo pequeño pero muy fiel de asiduos a conciertos, que constituye el público principal de los grupos nacionales, y otro más numeroso pero variable que prácticamente solo va a ver bandas clásicas o internacionales. Aquí sí he observado en los últimos años una mayor variedad de perfiles y, aunque algunos asistentes sean esporádicos, no lo veo necesariamente como algo negativo, quién sabe si eso les abrirá el apetito para consumir más música en directo. Con todo, estoy de acuerdo con Edu en que la gente es poco constante, prefieren tomar un cubata antes que pagar por ver a un grupo local por el mismo precio. Es bastante lamentable, como lo de no pagar por un disco o ni tan siquiera por una suscripción a una plataforma de música en streaming que cuesta menos que un par de cervezas.

SofN: Ambos habréis ido a un montón de conciertos y escuchado un montón de discos en 2017. ¿Cuáles son los que más os han impactado? ¿Hay bandas que aún os sorprenden en directo?

D: De discos me han gustado especialmente los últimos de Amenra y Chelsea Wolfe, que sin ser tan novedosos como anteriores trabajos suyos, creo que llevan su propuesta un poco más allá. El de Drab Majesty, un revival dark wave ochentero con mucha clase, y el de Ulver, elegante y a contracorriente, y que elegimos por unanimidad como el mejor disco internacional de 2017. También The Ruins of Beverast y Power Trip, que me han volado la cabeza, y el ‘Mirror Reaper’ de Bell Witch, un solo tema de 83 minutos que me continúa poniendo la piel de gallina. De aquí me quedo con Altarage, Foscor, Ósserp, Pylar o, por supuesto, The Wizards, bandas que, cada una a su manera y aunque suene a tópico, juegan en su propia liga. En cuanto a directos, me quedo con la descarga de Slayer en el Primavera Sound, de las mejores que les he visto en años; Emperor en el Rock Fest o las actuaciones en el Roadburn Festival de Oranssi Pazuzu, Youth Code, SubRosa, Chelsea Wolfe, Schammasch y Ulver, por citar algunas.

E: Déjame repasar… de discos, los que más he disfrutado son el de Ulver, ‘The Assassination of Julius Caesar’, y el de Spectral Voice, ‘Eroded Corridors Of Unbeing’. En directo, por suerte, aún a día de hoy noto ese subidón especial cuando veo y escucho algo fuera de lo normal. Ya he perdido la cuenta de las veces que he visto a Iron Maiden en directo, pero seguiré viéndolos todas las veces que me sea posible, ya que son de los pocos que me proporcionan esa sensación con solo oir la primera nota. El pasado año me encantaron Demolition Hammer en el Netherlands Deathfest; Today is the Day en la Sala BeGood, en el aniversario del ‘Temple of the Morning Star’; Merciless en el Eindhoven Metal Meeting; ver por primera vez a Skinny Puppy en el Primavera Sound o, allí mismo, uno de los mejores conciertos de Slayer sin Hanneman. Y, como no, el concierto de Spectral Voice junto a Blood Incantation en la Rocksound.

SofN: Cuando desvelásteis vuestra nueva imagen el año pasado ya disteis una fiesta en la galería de Error Design que contó con un concierto en versión íntima de Obsidian Kingdom, y el próximo día 24 de marzo celebraréis vuestro quinto aniversario en la Sala Rocksound. Además del concierto de The Wizards y Rebuig, ¿qué podremos encontrar ahí?

D: 5 años es una buena cifra para celebrar, sobre todo teniendo en cuenta que todo esto lo hacemos por amor al arte. Básicamente, es una excusa para montar una fiesta y reunirnos con colegas y conocidos, ver buenos conciertos, charlar, tomar algo y pasarlo bien. Si además, alguien que no nos conocía descubre Goliath Is Dead, ¡pues aún mejor! Después de los conciertos de Rebuig y The Wizards, habrá “duelo de DJ’s” entre Pol de Branca Studio, que también han diseñado el fantástico póster de la fiesta, Edu y un servidor. ¡Os garantizamos una buena ración de hard rock y metal!

E: Rocksound es nuestra segunda casa. El mejor sitio de Barcelona para celebrar este evento. Habrá buena gente, buena música, alcohol y, si me encontráis con la cámara o como DJ Eduslayer, puede que hasta os invite a algún chupito.

SofN: ¿Por qué The Wizards y por qué Rebuig?

E: David escogió, pero creo que The Wizards es una excelente banda que la gente debe ver en directo y Rebuig, aparte de ser colegas, son una banda perfecta para estos días de mierda y de ley mordaza constante que hay por aquí.

D: Conocí a The Wizards por su mánager, Unai García, que me habló de ellos hace tiempo, tomando algo, y aunque tardé un poco en escuchar su último disco, ¡cuando le di al play me di cuenta al instante de lo buenos que eran! No pude verles en su última visita en Rocksound, de la que todo el mundo me habló maravillas, así que pensé, pues los traemos nosotros, jaja. Creo que están en un muy buen momento, en el que todo puede suceder, y eso se notará, seguro, en el escenario. En cuanto a Rebuig, conocemos a sus miembros desde hace mucho tiempo, de cuando tocaban en otras bandas. Son músicos inquietos y con mucha trayectoria. También creo que ofrecen un contrapunto más extremo y experimental que refleja la variedad de Goliath Is Dead. También podríamos haber combinado black metal y EBM, jaja… ¡quizás en la próxima!

SofN: Si pudierais llevar cualquier par de bandas a vuestra fiesta de sexto aniversario, sin límite presupuestario alguno, ¿cuáles llevaríais?

E: Es fácil: Iron Maiden y Nine Inch Nails.

D: Hay tantas… Neurosis, Satyricon, Entombed con el line-up clásico… Pero puestos a soñar, yo metería a The Big Four en el Rocksound, jaja. Y si no pudiera ser, pues me conformaría con Metallica y un telonero de aquí… Crisix, por ejemplo, o Berri Txarrak. Su reciente concierto en Barcelona ha sido sencillamente espectacular.

SofN: Bien, pues esto es todo. Muchas gracias de nuevo por vuestro tiempo. ¡Un abrazo!

Foto de portada: Irene Serrano

Avatar
Sobre Albert Vila 792 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.