Entrevista a Corvus von Burtle, guitarrista de Wolvennest: ‘Ya no doy nada por sentado y disfruto de los pequeños momentos de felicidad tanto como puedo’

Un poco más tarde de lo habitual y lo esperado, a un sinfín de obstáculos se ha enfrentado este cuestionario que finalmente ya tenemos en nuestras manos. Wolvennest son uno de los nombres propios de este catártico año 2021. A primeros de este curso, lanzaron la excelentísima obra Temple, para más tarde publicar un fantástico álbum en directo (Ritual – MMXX) grabado apenas semanas antes del estallido del Covid-19 que recoge a la perfección la efervescencia y aura de su directo. A esto, le siguió la participación de gran parte del núcleo del septeto belga en una congregación sin igual de músicos bajo el auspicio de The Nest en la última edición (online) del Roadburn Redux en el mes de abril. Por todos estos motivos, charlarnos con un amigable, cercano y amistoso Corvus para acercarnos más al universo de oscuridad que emana Wolvennest.

’Español’

Hola, chic@s, aquí Jonathan desde España para Science of Noise. Antes de iniciar el cuestionario, me gustaría daros las gracias por brindarme vuestro tiempo en contestar a esta entrevista. Wolvennest posee un pequeño hueco en mi corazón, ya que fue el último show pre-Covid-19 que asistí el pasado 29 de febrero de 2020 en Bruselas. Tras dicha fecha, ¿cómo ha transcurrido vuestras vidas en el seno de Wolvennest?

¡Hola, Jonathan! A nivel personal, aproveché todo el tiempo que me ofreció esta mierda de situación. Seguramente soy mejor músico y compositor ahora que hace dos años (¡al menos eso espero!). En cada situación, hay algo de luz. Nos mantuvimos lo más concentrados posible en hacer música. ¡No había nada más que hacer! Ya no doy nada por sentado y disfruto de los pequeños momentos de felicidad tanto como puedo.

Marc grabó un fantástico disco de Mongolito, Michel siempre está ocupado haciendo algo con La Muerte y quién sabe, puede que haya estado ocupado preparando cosas con sus otras bandas de culto. Shazzula filmó algunas cosas y actualmente está trabajando en un videoclip para una banda belga, y no hace falta decir que Déhà grabó más de 50 álbumes. Por mi parte, desarrollé varios proyectos nuevos. Y, por supuesto, Temple y The Nest nos mantuvieron ocupados, ¡incluidos Bram y John! Durante ese período, L. de A Thousand Lost Civilisations preparó las imágenes (las que usamos durante nuestros shows en vivo) para Temple y también trabajó en videoclips para otras bandas, así que, en general, todos nos encontramos bien y nunca se detuvo esta locura (musical y artística).

No puedo dejar escapar la oportunidad para felicitaros por los excelsos dos shows que habéis ofrecido este fin de semana en el Roadburn Redux (2021). ¿Qué sensaciones habéis experimentado tras tanto tiempo sin subiros a un escenario? ¿Qué grado de dificultad y trabajo os ha supuesto para llevar a cabo ambas producciones, sobre todo de The Nest con tantos invitados?

Fue todo un desafío, sobre todo mentalmente hablando. Acabábamos de terminar Temple, así que fue una locura cambiar directamente a música nueva con tanta gente involucrada. Pero valió la pena. TODOS los invitados hicieron una actuación increíble, con todo su corazón y devoción. Ellos fueron los que brillaron, ¡solo les servimos! Raven, Tommie, Alan, Alex, Déhà y Bones tienen un universo tan fuerte que proponer, es una locura pensar que lo hicimos en tan poco tiempo. Estoy feliz de que haya quedado atrás, porque el estrés era alto para serte honesto, pero es algo de lo que podemos estar orgullosos, especialmente considerando los toques de queda, la distancia y el corto período de tiempo. ¡Espero que las personas que vieron la transmisión lo hayan disfrutado!

Ya que hablamos de dicho término, ¿podrías explicar a los lectores qué significa The Nest para vosotros? No me refiero al propio significado de la palabra en sí, sino a nivel espiritual, artístico, etc.

The Nest fue una especie de encargo ‘artístico/musical’ solicitado por el equipo del Roadburn para su edición en línea, Roadburn Redux. Definitivamente, puedo afirmar que The Nest NO es Wolvennest. No es exactamente el mismo núcleo de personas que crean la música, por diferentes razones. Shazzula, por ejemplo, no cantaba nada, estaba centrada en el theremín y el sintetizador, mientras que Marc prefería aparecer en la mitad de las canciones. Y sin Marc y Sharon, simplemente no es Wolvennest. Ambos son nuestros magos, los que atraen la atención del público cuando tocamos en vivo y los que convierten un buen demo en una canción estelar. ¡No hay nadie más como Marc y Shazzula! Musicalmente, es un poco más oscuro y agresivo que Wolvennest: Alex, Tommie y Déhà están gritando, por ejemplo. Tienes a Alan Averill con su voz absolutamente única y épica, Raven, que es tan seguro, poderoso y carismático, que Bones agrega sucios solos de rocknroll.

Si bien estamos acostumbrados a tener uno o dos invitados en cada álbum, aquí es bastante diferente: tenemos un alma especial en cada canción. Esas canciones fueron escritas con la idea de mezclar una pequeña parte de lo que es Wolvennest con personas que tienen su propio universo específico. Dool, The Ruins of Beverast, Saturnalia Temple, Dread Sovereign y Primordial son todas bandas que amamos y respetamos. Sobre todo, porque tienen su sonido, sus habilidades de composición típicas y únicas y su aura mágica. The Nest se trata de construir un puente entre sus energías y las nuestras. El aspecto en vivo probablemente fue de una sola vez, pero veamos qué trae el futuro para la música que se ha escrito.

Y al hilo de significados. Si os preguntase, ¿qué es Wolvennest? ¿qué o quiénes se esconden tras el moniker de Wolvennest? Siempre he tenido la sensación de que Wolvennest no es una banda al uso, sino más bien un colectivo artístico venido de distintas vertientes. Contadnos más acerca de ello.

Michel y yo teníamos una banda, Goatcloaks, que hizo una pausa cuando el cantante regresó a Marruecos. Michel me dijo que tenía algunas demos (algunas de ellas terminaron en la colaboración con Der Blutharsch), nos pidió a Marc y a mí que nos uniéramos a él y que creáramos un nuevo proyecto. Los tres hicimos algunas sesiones en mi pequeño estudio en casa, enviamos las pistas a Albin y Marthynna de Der Blutharsch. Realmente era solo un proyecto cuando comenzamos los tres. Luego reunimos una alineación completa en vivo, y el entusiasmo del público nos hizo continuar y nos convertimos en una banda completa, ¡con una alineación fuerte y devota! No me imagino ni por un segundo otra versión de la banda ahora, ¡porque todos se volvieron irremplazables, literalmente! Así que no puedo decirte con certeza qué fue, es o será Wolvennest: proyecto, banda o colectivo, ¿quién sabe? ¡Es algo especial en nuestro corazón y alma, es en nuestros ojos un poco de magia y tratamos de disfrutar cada momento que compartimos juntos! Siempre dejamos la puerta abierta para algunas sorpresas.

Vuestro primer y homónimo disco fue un álbum colaborativo, una grabación muy espontánea en la búsqueda de vuestra identidad. ‘Void’ fue toda una declaración de intenciones y toda una definición musical, es más, os colocó en el mapa y sorprendió a propios y extraños. ¿Es quizás ‘Temple’ vuestra confirmación? ¿Desde dentro cómo se percibe a nivel musical ‘Temple’ una vez ya ha visto la luz?

Temple es el resultado de tantas experiencias en vivo que tuvimos entre 2017 y 2020. El sonido es más masivo y suena como una “banda”, menos como un proyecto extraño si sabes a qué me refiero. Es un álbum bastante ambicioso, pero esas canciones están sobreviviendo a la experiencia en vivo (hicimos 4 shows con público desde el lanzamiento del álbum), y disfrutamos tocarlas tanto como las de VOID. Cada álbum es un reflejo de lo que somos en un determinado espacio y tiempo, así que amamos todos nuestros lanzamientos al mismo nivel, ¡de verdad!

Shazzula, ¿cómo llegaste a dominar el uso del theremín? Todavía me pregunto porque no se ha extendido su uso en más bandas musicales de corte experimental. Es hipnótico dicho recurso/instrumento a lo largo del disco. ¿Qué te impulsó a introducirlo en Wolvennest?

Shazzula tiene un gran don cuando se trata de experimentar. Ahora tiene mucha confianza con theremín y sus efectos, pero recuerdo que al principio prefería usar sintetizadores. Comenzó a usar theremín nuevamente después de un año en la banda, ¡cuando su sintetizador se rompió durante una prueba de sonido! Desde entonces, ella siempre lo trae al escenario. No estudió música, pero aprendió todo lo relacionado con este instrumento de oído y con el alma. Nunca es dos veces igual, ¡pero siempre inquietante!

¿Qué grado de importancia tiene Déhà en Wolvennest? Su activa participación, siempre me ha parecido de vital importancia para vuestro sonido y concepto. ¡Es todo un personaje musical!

Encontramos un equilibrio sobre la creación de un álbum y, hasta ahora, no incluye a Déhà en el proceso de escritura. Él, por supuesto, podría hacerlo, pero encontró su lugar de manera diferente: mezcla nuestros álbumes, hace algunas voces aquí y allá, e incluso agregó algunos sonidos en Temple. Es tan prolífico que creo que sería peligroso incluirlo ahora mismo en el proceso de escritura. Como dices, es reconocible, realmente creó su propio universo, con un nicho fuerte que lo sigue en sus locos proyectos. Creo que no “necesita” estar más activo en Wolvennest de lo que es ahora.

Uno de los temas que sobresale en Temple es “Succubus”, con la colaboración de la profunda y rota voz de King Dude. Ya parece algo habitual invitar a otros artistas dentro del seno de Ván Records, pero ¿cómo se fraguó esta unión? Es uno de mis temas favoritos del disco.

Conocemos su música, su sentido del humor, su fuerte personalidad y descubrimos que amaba bastante a Wolvennest. Tuvimos una agradable charla con él en Islandia en junio de 2019, se acercó a nosotros y nos pidió que tocáramos la canción “Unreal”, diciendo que solía ponerla en la PA antes de una gira que hizo. Así que también conocía y respetaba nuestra música. Marc sugirió enviarle la música de la canción “Succubus” (el nombre de la canción es idea de TJ). Él aceptó directamente cantar en él y, como dijiste, ¡es increíble! ¡Se supone que suceden cosas y esta colaboración fue una de esas cosas en las que creo!

No es muy habitual hoy en día encontrarse con elepés de casi 80 minutos de duración. Y menos habitual, que la calidad musical no se resienta durante la escucha de ‘Temple’, a lo cual yo doy un mérito y crédito increíble. ¿Espontaneidad? ¿trademark de Wolvennest?

Fue 100% natural. Simplemente sentimos que es lo correcto. Nos encantaron todas las canciones, así que las guardamos todas, sin pensar demasiado en ellas. Estoy acostumbrado a escuchar álbumes largos con música progresiva, por ejemplo, así que no es un problema personal. Pero entiendo que es para mucha gente, especialmente hoy con muchas bandas lanzando música. Pero hacemos la música que queremos sin ningún compromiso. Todo va rápido ahora, incluso leer un libro parece imposible para mucha gente. Pero algo de música necesita algo de tiempo para ser apreciado, y creo que la audiencia que desarrollamos con los años está llena de gente que todavía se toma el tiempo para experimentar algo de verdad. No intentamos tener un single o ser amigables con la radio. No somos la corriente principal y nunca lo seremos. Nuestro camino es oscuro y nuestras intenciones son puras sin NINGÚN cálculo sobre nada.

Vislumbro ciertas conexiones en los artwork de vuestras tres obras. Visualmente, geométricamente y quizás hasta hablando en términos conceptuales, simbólicamente (uso del uróboros, etc). ¿Qué hay de cierto en ello? Percibo muerte (calavera), percibo sabiduría/conocimiento (serpiente), percibo eternidad (uróboros), percibo dualidad (cuerpo de mujer con cabeza de lobo), etc.

Seguro que hay una pequeña conexión, pero preferimos que cada uno tenga su propia interpretación. No existe un manual para entender esas obras de arte: esperamos que la visión de las obras de arte cree un ambiente extraño y fuerte que refleje la música. Pero nos sentimos conectados con la vida, la muerte, la paz, el amor, la tristeza (si eres lo suficientemente valiente para abrazarlo y controlarlo, pueden surgir grandes cosas de él) y la sabiduría. A nivel personal, me fascina la idea de que el tiempo es relativo y que cada momento tiene su propia eternidad. ¡Nada importa y todo importa al mismo nivel! Solo espero que esas obras de arte creen algo (visiones, sentimientos) en la mente de nuestros oyentes (NDR– ¡Estoy seguro de que así es!)

Por cierto, ¿qué nos podéis contar de vuestro grado de satisfacción del contenido vertido en Ritual MMXX? ¿Qué recuerdos te vienen a la cabeza de aquella cita del Roadburn? Es curioso como el círculo se cierra, ya que como comentaba, guardo un enorme recuerdo de aquella noche.

Fue el último concierto antes de que sucediera Covid-19 apareciera en escena. También fue el último show de una gira, así que estábamos jodidamente unidos, confiados y pacíficos. Bruselas es nuestra ciudad, Ancienne Belgique es el mejor lugar que Bruselas tiene para ofrecer, así que, para ser honesto, fue un momento perfecto. No promocionamos el lanzamiento, pero sabemos que las personas que estuvieron allí (NDR – ¡Presente!) estaban muy felices de tener un recuerdo de él. Para todos los involucrados, nos recuerda cómo era el mundo y, esperamos, ¡volverá a serlo algún día! ¡Vaya noche, rodeados de teloneros fantásticos, amigos y familiares! Honestamente, ese tipo de momento es atemporal. Nunca escucho el disco en vivo, porque quiero mantener el recuerdo como está en mi cabeza. Pero estoy feliz de que exista en un hermoso LP.

Hablando de dicha noche del 29 de febrero de 2020, tuve una anécdota muy graciosa con Shazzula al dirigirme a ella y comprobar con mis propios ojos que hablaba un perfecto castellano. Aunque lo comentamos en la conversación que mantuvimos, ¿qué relación guardas con España?

Su madre nació en España, lo que explica por qué a Shazzula le encanta hablar ese idioma. ¡Aprende otros idiomas con bastante facilidad (también lo hace en italiano, por ejemplo)!

Tras toda esta vorágine del Roadburn, no sé si habéis tenido ocasión de sentaros encima de la mesa y compartir nuevas ideas en forma de material. ¿Algún adelanto o comentario acerca de ello? Quizás sea todavía pronto para hablar de ello.

Siempre trabajamos en demos. Tengo mucha música para proponer a los otros miembros y estoy seguro de que ellos también tienen ideas para compartir. Pero ahora mismo, después de un período muy intenso (gira, Temple, The Nest), simplemente disfrutamos haciendo shows nuevamente, sin la presión de grabar un álbum. Para ser honesto, sería peligroso para la calidad y la estabilidad. Desarrollamos un método cuando trabajamos, y es bueno dejar que el tiempo fluya un poco entre cada álbum para ser creativos y honestos. El tiempo también nos permite desarrollar nuestras habilidades musicales. Todos tenemos otros proyectos, así que mientras Wolvennest no está grabando, nosotros, como individuos, grabamos cosas fuera del círculo de Wolvennest, lo cual es bueno. Cada lanzamiento tiene su propósito, y el próximo tendrá que ser especial, con su propia aura. Trabajar directamente en nueva música de nuevo lo pondría en peligro. No hay prisa y queremos que cada álbum tenga una vibra específica, por lo que es mejor dejar que aparezca una nueva energía antes de que Marc, Michel y yo trabajemos seriamente de nuevo en las demos. Queremos que cada canción sea especial y no una copia pálida de “Ritual Lovers”, por ejemplo. Pero seguro que continuaremos nuestro camino oscuro, ¡y espero que lo mejor esté por venir!

Esto ha sido todo por mi parte. Eternas gracias por dedicar vuestro tiempo en contestar este cuestionario y sobre todo por vuestra música. Albergo con muchas ganas, que alguna puerta en forma de posibilidad de venir a tocar en España se os abra. Un mensaje para nuestros lectores para cerrar esta entrevista. I like darkness. Darkness is what is beautiful!

Gracias, Jonathan, por el interés en Wolvennest. ¡Mucho amor desde Bélgica!

’English’


Hi! This is Jonathan from the Spanish webzine Science of Noise. Before starting the interview I would like to thank you for your time. You guys were the last band I saw live in February last year in Brussels. How would you describe the changes in your lives since that show?

Hi Jonathan! On a personal level, I took advantage of all the time this shitty situation offered. I’m surely a better musician and songwriter now than 2 years ago (at least I hope!). In each situation, there is some light. We stayed focused as much as possible on doing music; there was nothing else to do! I don’t take anything for granted anymore and enjoy the little moments of happiness as much as possible. Marc recorded a fantastic Mongolito album, Michel is always busy doing something with La Muerte and who knows, he may have been busy preparing things with his other cult bands. Shazzula filmed some stuff and is currently working on a videoclip for a Belgian band, and no need to say Déhà recorded more than 50 albums. I developed several new projects. And of course, Temple and The Nest kept us busy, including Bram and John! During that period, L. from A Thousand Lost Civilizations prepared the visuals (the ones we use during our live shows) for Temple and also worked on videoclips for other bands. So, all in all, we are all good and never stopped the madness! 

I would like to congratulate you for the amazing sets you performed at Roadburn Redux last month. How would you describe the feeling of playing live again after more than a year break and after everything all of us have been through? How difficult was it to arrange both shows, specially The Nest with all those guests?

it was quite a challenge, mentally. We had just finished Temple, so it was  insane to switch directly to new music with so much people involved. But it was worth it. ALL the guests did an amazing performance, with all their heart and devotion. They were the ones who shined, we just served them! Raven, Tommie, Alan, Alex, Déhà and Bones have such a strong universe to propose, it’s quite insane to think we did it in such short notice. I’m happy it’s behind us, because the stress was high to be honest, but it’s something we can be proud of, especially considering the curfews, the distance and the short period of time. I hope people who watched the streaming enjoyed it!

Would you mind explaining to our readers the idea and meaning behind The Nest?

The Nest is a commission/piece of music asked by  the Roadburn team for their online edition, the Roadburn Redux. It is for sure NOT Wolvennest. It’s not exactly the same core of people creating the music, for different reasons. Shazzula, for example, did not sing at all, she was focused on theremine and synth, while Marc preferred to appear on half the songs. And without Marc and Sharon, it’s just not Wolvennest. They both are our wizards, the ones who attract the attention of the audience when we play live and the ones turning a good demo into a stellar song. There is no one else like Marc and Shazzula! Musically, it’s a bit darker and aggressive than Wolvennest: Alex, Tommie and Déhà are screaming for example. You got Alan Averill with his absolutely unique and epic voice, Raven, who is so confident, powerful and charismatic, Bones adding dirty rock ‘n’ roll solos. While we are used to have one or two guests on each album, it’s quite different here: we got a special soul on each song. Those songs were written with the idea of mixing a  little part of what Wolvennest is with people who have their own specific universe. Dool, Ruins of Beverast, Saturnalia Temple, Dread Sovereign and Primordial are all bands we love and respect. Especially because they have their sound, their typical and unique songwriting skills and magical aura. The Nest is about building a bridge between their energies and ours. The live aspect was probably a one shot, but let’s see what the future brings for the music that has been written.

And, going on with the meaning of the bandname, what is Wolvennest? I always felt you are more like a collective, instead than an ordinary band. Who’s on the line-up and what’s behind the band’s ethos?

Michel and I had a band, Goatcloaks, that went on hiatus when the singer went back to Morocco. Michel told me he had some demos (some of them ended up on the collaboration with Der Blutharsch), he asked Marc and myself to join him and to create a new project. The three of us did some sessions in my little home studio, we sent the tracks to Albin and Marthynna from Der Blutharsch. It really was just a project when the three of us started. Then we gathered a full live line up, and the enthusiasm of the audience made us continue and we became a full band, with a strong and devoted line up! I don’t imagine for a second another version of the band now, because everyone became irreplaceable, literally! So I can’t tell you for sure what Wolvennest was, is or will be: project, band or collective, who know? It’s something special in our hearts and souls, it’s in our eyes a little magic and we try to enjoy each moment we share together! We always let the door open for some surprises.

Your self-titled debut record was sort of a cooperation, whereas ‘Void’ was more ambitious and had some really good recognition. Would you say that ‘Temple’ is the consolidation of your sound and identity? How would you describe that album compared to your previous releases?

Temple is the result of so much live experiences we had between 2017 and 2020. The sound is more massive and sounds like a “band”, less like a weird project if you know what I mean. It’s quite an ambitious album, but those songs are surviving the live experience (we did four shows with an audience since the release of the album), and we enjoy playing them as much as the ones from VOID. Each album is a reflection of what we are in a certain space and time, so we love all our releases at the same level, really!

Shazzula, how did you learn to play the theremin? I always wonder why it isn’t used more often by experimental bands, as it provides some really captivating vibes in your music. What made you decide to use it on your material?

Shazzula has quite a gift when it comes to experiment. She is now very confident with her theremine and effects, but I remember that at the beginning, she preferred to use synthetizers. She only started doing theremine again after one year in the band, when her synth broke down during a soundcheck! Since then, she always brings it on stage. She did not studied music, but learned everything with her ears and her soul. It’s never twice the same, but always haunting!

How important is Déhà’s involvement in Wolvennest? He is a very active artist whose style is easy to recognize in your music.

Corvus:  We found a balance about creating an album and, so far, it does not include Déhà in the writing process. He would, of course, be able to do it, but he found his place differently: he mixes our albums, do some vocals here and there, and he even added some sounds on Temple. He is so prolific that it would be, I think, dangerous to include him, right now, in the writing process. As you say, he is recognizable, he really created his own universe, with a strong niche who follows him in his crazy projects. He does not “need” to be more active in Wolvennest than he is right now I believe.

One of the tracks that I’d highlight off ‘Temple’ is ‘Succubus’, with the incredible guest vocals of King Dude, showing his deep style. It seems like a tradition to invite other artists who are part of Van Records‘ roster, but I was wondering, how did this happen? It’s really one of my favorite songs off the album.

We know his music, his sense of humor, his strong personality and we discovered he quite loved Wolvennest. We had a nice chat with him in Iceland in June 2019, he came to us and asked us to play the song Unreal, saying he used to put it in the P.A. system before a tour he did. So he known and respect our music as well. Marc suggested to send him the music of the Succubus song (the name of the song is TJ’s idea). He directly accepted to sing on it, and as you said, it’s incredible! Things are supposed to happen and this collaboration was one of those things I believe! 

It is not often to see bands release albums lasting for almost 80 minutes these days, and it is even less common to find a solid experience with no weak moments during its length, which gives ‘Temple’ even more merit. Did you expect to write such a long record form the beginning or was it just something natural?

Corvus: It was 100% natural. It just felt right. We loved all the songs, so we kept them all, without overthinking about it. I’m used to listen to long album with prog music for example, so it’s not a personal issue. But I would understand it is for a lot of people, especially today with a lot of bands releasing music. But we do the music we want without any compromise. Everything is going fast now, even reading a book seems impossible for a lot of people. But some music needs some time to be appreciated, and I believe the audience we developed with the years is full of people who still take the time to truly experience something. We don’t try to have a single or to be radio friendly. We are not mainstream and never will be. Our path is dark and our intentions are pure without ANY calculation about anything.

I feel that there’s a connection between the artworks of each of your albums by the use of geometry and other concepts. Am I right? I feel that death (skull), wisdom/knowledge (snake), ouroboros (eternity) and duality (woman’s body with the head of a wolf) are very much present in your music and visual imaginery.

There is a  little connection for sure, but we prefer everyone to have his own interpretation. There is no manual to understand those artworks: we hope the vision of the artworks create a strange and strong vibe that reflects the music. But we feel connected to life, death, peace, love, sadness (if you are brave enough to embrace and control it, great things can come from it) and wisdom. On a personal level, I’m fascinated with the idea that time is relative and that each moment has its own eternity. Nothing matters and everything matters at the same level! I just hope those artworks create something (visions, feelings) in the mind of our listeners.

By the way, how happy you are with what you created for ‘Ritual MMXX’? Do you have any specific memories from that gig?

It was the very last gig before Covid happened. It was also the last show of a tour, so we were tight as fuck, confident and peaceful. Brussels is our city, Ancienne Belgique is the best venue Brussels has to offer, so it was, to be honest, a perfect moment. We did not promote the release, but we know people who were there were so happy to have a memory of it. For everybody involved, it reminds us what the world was and, we hope, will be again one day! What a night it was, surrounded by strong supporters, friends and relatives. Honestly, that kind of moment is timeless. I never listens to the live album, because I want to keep the memory as it is in my head. But I’m happy it exists on a beautiful LP.

Speaking about that night, when I talked with Shazzula I realized she was fluent in Spanish, much to my surprise. Can you tell us what’s her relation with Spain?

Her mother was born in Spain, which explains why Shazzula loves to speak that language. She learns other languages quite easily (she also nails it in Italian for example)!

After the tremendous work you put on the Roadburn sets, are you working on new material already or just taking a break from those two intense shows?

We always work on demos. I got a lot of music to propose to the other members, and I’m sure they have ideas to share as well. But right now, after a very intense period (tour, Temple, The Nest Commission), we just enjoy doing shows again, without the pressure of recording an album. To be honest, it would be dangerous for the quality and the stability. We developed a method when we work, and it’s good to let the time flow a little between each album, in order to stay creative and honest. Time also allows us to develop our musical skills. We all have other projects, so while Wolvennest is not recording, we, as individuals, record things outside the Wolvennest circle, which is good. Each release has its purpose, and the next one will have to be special, with its own aura. Directly working on new music again would put that in danger. There is no rush, and we want each album to have a specific vibe, so it’s better to let a new energy appear before Marc, Michel and I work seriously again on demos.  We want every song to be special and not a pale copy of Ritual Lovers, for example. But we will continue our dark path for sure, and I hope the best is yet to come! 

That’s all from my side. Thanks for your time and amazing music. I really hope that once this is over you’ll finally tour Spain. Feel free to add anything you want to mention. I like darkness. Darkness is what is beautiful!

Thank you, Jonathan, for the interest in Wolvennest. Love from Belgium!

Jonathan Pernía
Sobre Jonathan Pernía 28 Artículos
Ferviente y devoto melómano. Enfermizo coleccionista de CD's, vinilos, K7's y fanzines, ya que siento especial predilección por todas y cada una de las ramas del metal extremo o los géneros más underground. No obstante,como buen amante de la música en general, me considero muy open-minded en ese aspecto.
Otra de mis pasiones es la prensa escrita musical. Con sus luces y con sus propias sombras. Poseo una dilatada experiencia en medios como el extinto Pitchline'Zine (2005-2016) del que fui redactor-jefe o Subterraneo Zine (2017-2019).