Entrevista a Chechu, vocalista de Aphonnic: ‘Hacer canciones con alma es complicado, pero si lo consigues, se quedan en tu cabeza, en eso andamos’

Fotografía: Manuel Rubiales

¡Hola, Chechu! Aquí Beto de Science of Noise. Es un placer y un honor conversar contigo. Hace muchos años que os sigo de cerca y así, casi sin darme cuenta, puedo afirmar que estáis dentro de mi top personal de bandas nacionales.

Lo primero de todo, nos sentimos obligados a felicitaros de corazón, no solo por este nuevo disco sino por toda vuestra carrera. Arrancamos con la cordialidad con la que siempre me gusta empezar una conversación. ¿Qué tal estáis?

Hola, muy buenas, gracias por tus palabras. Estamos muy bien, con ganas de presentar Crema en directo. ¿Qué tal vosotros?

Muy bien, mil gracias. Crema ha aterrizado entre nosotros impactando de pleno en la línea de flotación del rock / metal nacional. Me he cansado de contar en las redes sociales el número de medios, de oyentes… las alabanzas al disco. ¿Estáis contentos con el recibimiento que está teniendo?

Pues la verdad que así, a bote pronto, el disco está gustando bastante, sabemos que es pronto pero hay buenas sensaciones y eso es importante para nosotros. Este disco nos ha dado mucho trabajo y hemos invertido muchas horas en él.

Desde el lanzamiento de La reina en 2020, la expectativa ha sido alta para vuestro próximo trabajo. ¿Sentís que habéis logrado estar a la altura de esas expectativas con Crema?

Crema supera a La reina en muchos aspectos, no tenemos dudas Es la primera vez que hemos perdido varios días discutiendo qué tipo de canción queríamos hacer y exprimir lo que mejor hace cada uno. Crema es un paso más para hacer crecer este proyecto.

Crema, titulo “curioso y atípico”. Portada “curiosa y atípica”. Puede incluso confundir al que no os conozca. Antes de entrar en el disco propiamente dicho, me gustaría comentar contigo estas dos peculiaridades. Partiendo de estas dos premisas tan marcadas como “curiosa / atípica”, ¿estamos frente a un acto de rebeldía? O sea, ¿cómo surge la idea de este artwork y este título?

Simplemente, fue con la idea de llamar la atención. Quien te conoce va a querer saber lo que hay independientemente de la portada que tenga delante, y los que no te conocen les llamará la atención y vendrán por curiosidad a saber qué hay. Creo que nos ha funcionado cuando todas las entrevistas hablan de la portada y su título. Fue una idea que propuso nuestro guitarra Iago, nos convenció con el producto y se lo compramos… jajaja.

La música es un viaje en constante evolución, y en el caso de la banda viguesa Aphonnic, este viaje se ha manifestado como un ascenso continuo hacia la excelencia. Desde vuestros primeros álbumes, que algunos críticos calificaron como algo irregulares, hasta la que para mucha gente es vuestra obra maestra Indomables en 2016, habéis demostrado una capacidad innegable para crecer y reinventaros con cada lanzamiento. Ahora, en el año 2024, nos llega vuestro séptimo álbum de estudio, Crema, un trabajo que sigue la trayectoria ascendente de la banda y muestra vuestro exponencial crecimiento artístico. ¿Podéis hablarnos un poco sobre cómo ha sido este proceso creativo?

Siempre decimos lo mismo y es que todo ha cambiado para mejor cuando nuestro camino se cruzó con Vasco Ramos, que es el productor de nuestros cuatro últimos discos. Poder trabajar con alguien como él te hace crecer a todos los niveles, algo se te pega tanto de su persona como de su manera de trabajar. Ha sido maravillo encontrar a este ser que tanto ama la música.

Crema muestra una variedad de estilos y emociones. ¿Cómo fue el proceso de selección de las canciones para el álbum y qué criterios se utilizaron para elegir el orden de las pistas?

Llevamos de casa al estudio unos 13 temas, Vasco también se trajo unos cuantos. Al final nos juntamos con unas 18 ideas, trabajamos sobre ellas y decidimos cuáles pintaban mejor para dedicarles ya todo nuestro tiempo y empeño. Al final fueron 11 las que se salvaron de la quema. Hubo alguna que me dio pena que no se metiera, pero bueno. De estas 11 estamos muy contentos.

El orden de las canciones se lo estamos dejando a nuestro guitarra Iago, ya lo hizo con La reina, y aunque todos llevamos nuestro orden, él acaba dándole el finiquito. Con La reina salió bien y con éste creemos que también.

Uno de los aspectos destacados de Crema es su sencillo «Melodía antifascista», un tema que aborda temas sociales y políticos de manera poderosa. ¿Puedes hablarnos sobre la inspiración detrás de esta canción?

Básicamente, la canción habla de seguir peleando contra esa lacra que es el fascismo, contra toda esa gente que no respeta que dos personas del mismo sexo muestren su amor en público, contra toda esa gente que solo veneran a gente de color si juegan en el Madrid y meten goles. Es una canción que dice aunque haya bajas en el camino hay que seguir, hay que hacer frente. Un beso a mamá.

Además, «Doña Inés» también parece ser otro homenaje a la figura de la mujer. ¿Podéis contarnos un poco más sobre esta otra canción, su mensaje y qué papel juega la figura de la mujer, y más especialmente de las madres, en la vida de la banda? Comentamos de paso que no es la primera vez que tocáis esta temática…

Ya hemos hablado en alguna otra canción sobre el tema de la prostitución y de la mujer. Poco a poco se van viendo algunos avances pero son mínimos. La mujer ha estado siempre oprimida. El verdadero cambio tiene que llegar de nuestra parte, del lado masculino. Si esto no ocurre, la situación tardará décadas en solucionarse. Hay mucha hipocresía en el mundo machirulo, mucho idiota de puticlubs baratos.

Por cierto, el videoclip de «Doña Inés» ha sido muy comentado por su creatividad y emotividad. ¿Podéis hablarnos sobre el proceso de creación del videoclip y cómo creéis que complementa la canción en términos de contar la historia visualmente?

Está mal decirlo, pero se puede decir que los dos vídeos de estos temas de adelanto han quedado muy chulos. Si todo ha salido bien es porque hay un trabajo previo y estaba todo muy, muy matizado antes de grabarlo. Podría decirte que en la parte que salimos nosotros tocando se grabó en 15 minutos, y nosotros dijimos… ¿seguro? Jajajajaja. Acostumbrados a hacer mil repeticiones en los videoclips, pero éste se grabó todo muy, muy rápido. Damos las gracias a su creador Rubén de Groovie y a toda la gente que trabajó y participó en el mismo, que hicieron que todo fuera muy fluido.

¿Qué esperáis que los oyentes saquen o extraigan de Crema después de escucharlo?

Pues cosas en las que pensar y mucha melodía que tararear. El disco ha quedado guay y tiene unas melodías muy molonas. Ahora bien, no se olviden de ir a los conciertos.

Se suele decir que es necesario escuchar un nuevo álbum al menos tres o cuatro veces para empezar a adentrarse en él, pero creo que este no es el caso de Aphonnic, pues vuestros trabajos entran la mar de bien (o de mal, según se mire) tras una única escucha. ¿Virtud o defecto?

En los tiempos que corren, es una gran virtud. La gente ya no tiene paciencia ninguna, todo se quiere ya y ahora. También es cierto que se olvida antes todo, estamos en un mundo de mierda ahora mismo. Había una frase de Lemmy de Motörhead que decía algo así como “No me des un ritmo para mover el pie, dame algo para pensar y que me vuele la cabeza”. Hacer canciones con alma es complicado pero si lo consigues, se quedan en tu cabeza, en eso andamos.

A lo largo de vuestra carrera, Aphonnic ha demostrado una capacidad excepcional para evolucionar y reinventarse. ¿Qué nuevos elementos musicales o líricos se introducen en Crema que diferencian este álbum de vuestros trabajos anteriores?

Está todo más pensado, hemos hablado con Vasco antes de ponernos a traer ideas. Yo dije que no quería gritar en este disco, que quería cantar, quería hacer buenas melodías y esto es básicamente porque es algo que hago mejor que lo otro. Poco grito y más melodía, lo mismo hemos hecho con el resto, hemos intentado hacer lo que mejor sabemos para que todo sonara mucho mejor. Tenemos una edad y ya sabemos lo que mejor y peor sabemos hacer, por eso queremos explotar lo que se nos da mejor.

Si bien es cierto que llegar a lo más alto es muy, pero que muy complicado, tras siete trabajos publicados, la popularidad y la fama de Aphonnic no se acaba de ajustar a lo que la mayoría entendemos que merecéis. Parece que hay algo que no acabar de explotar. ¿A qué creéis que se debe?

No sabría que decirte a esto, realmente nos gustaría más gente en los conciertos pero si no vienen nosotros vamos a ir igual, si tocamos delante de 30… pues de 30, haremos el mismo show y con las mismas ganas. A veces te sientes como un avión correteando por pista pero que no acaba de levantar vuelo, es jodido y desanima a veces, es lo que hay.

Acaba de arrancar la gira de presentación del disco que os llevará a dar la vuelta a la península. Una gira que durará tres meses y medio, ¡nada mal! ¿Cómo combináis vuestras vidas privadas / personales con el mundo del rock y las giras?

En nuestros trabajos están acostumbrados a estas vainas y en casa también, así que lo llevamos sin problema, hay que reorganizar ciertas cosas sobre todo con la familia, pero entienden lo que hacemos. Les estamos muy agradecidos.

Incidiendo en el tema de la gira, vemos que no hay teloneros. Entiendo que queréis ser el centro de atención cada noche y, además, viendo las limitaciones de horarios que cada vez se imponen más a las bandas y los costes normalmente altos de las salas, ¿cómo gestionáis todo este tema de bandas acompañantes, horarios, costes de salas…?

Realmente, no es por ser el centro de atención, ya que compartir a veces se hace muy engorroso a todos los niveles. Es muy arriesgado ir solo pero es nuestra apuesta. Si sale bien ganamos nosotros, si sale mal perdemos nosotros.

Hace poco conversaba con Guillermo Izquierdo, líder de Angelus Apatrida. Sé que no es un target parecido al vuestro pero nos contó que cada vez es más complicado pues todo se ha puesto por las nubes: crear un disco sale mucho más caro, girar (gasolina, alojamientos, alquileres de salas), el merch también os sale más caro… Todo esto implica que las entradas tengan que ser más caras, el merch más caro, los discos más caros… es como un pez que se muerde la cola. Y por otro lado, las plataformas de streaming no acostumbran a ser muy justas con los artistas. ¿Cómo sobrevivís en este mundo actualmente sin caer en el “lo hacemos por amor al arte”?

La palabra es sobrevivir. Unos bolos salen muy guay otros raros y otros, una hoxtia como un piano, pero unos compensan a los otros. Nosotros creemos en esto y si no fuera así no arriesgaríamos lo poco que tenemos.

Y ya vamos cerrando, por lo que te lanzo cuatro preguntas que me encanta usar a modo de cierre distendido…

Si tuvierais que escoger una canción para ganarte a la gente que no conozca aún a la banda, ¿cuál sería y por qué?

Te diría que «Doña Inés» es la que mejor nos representa como grupo, power y melodía.

Siempre me ha gustado pensar que el entorno, el hábitat, moldea a las personas y, por esa regla de tres, a una banda. Vosotros sois de Vigo, ¿qué os ha dado Vigo (Galicia, Rias Baixas…) que haya influenciado en la música y las letras de Aphonnic?

Un buen pulpo, dormir por las noches en verano y la lluvia para hacer que todo este verde.

Hace un tiempo que en las entrevistas que realizamos preguntamos a los artistas “cuál fue el primer disco que os comprasteis con vuestro propio dinero”. ¡Sorpréndeme!

Pues no te sabría decir, posiblemente alguno de los primeros de Helloween.

Siempre nos han dicho que el mundo es un lugar de soñadores. Siendo realistas, ¿qué sueño es el que más ganas tenéis por cumplir como banda?

Seguir haciendo música nosotros cuatro junto a Vasco Ramos.

Bueno, Chechu, muchísimas gracias por esta entrevista. Enhorabuena por Crema, por todo. Nos vemos en unos días y un fuerte abrazo de parte de la redacción de Science of Noise.

Gracias a vosotros por acordaros siempre de nosotros, os estamos muy agradecidos. Abrazos y salud.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 927 Artículos
Rock en todas sus extensiones