Enslaved – Utgard

Nuestra Nota


6.75 / 10

Ficha técnica

Publicado el 2 de octubre de 2020
Discográfica: Nuclear Blast Records
 
Componentes:
Grutle Kjellson - Voz, bajo
Ivar Bjørnson - Guitarra, teclados, coros
Arve "Ice Dale" Isdal - Guitarra
Iver Sandøy - Batería, coros
Håkon Vinje - Teclados, coros

Temas

1. Fires in the Dark (5:59)
2. Jettegryta (4:56)
3. Sequence (6:39)
4. Homebound (5:26)
5. Utgardr (1:51)
6. Urjotun (4:21)
7. Flight of Thought and Memory (6:22)
8. Storms of Utgard (4:38)
9. Distant Seasons (4:31)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Enslaved – Utgard
Todos los discos de Enslaved en Amazon


Un nuevo disco de Enslaved siempre es una noticia de impacto para los seguidores del metal extremo y del metal progresivo. Hace años que la banda noruega reside en la cima y con el nuevo disco se niegan a enfilar la cuesta abajo. Si bien es cierto que los dos últimos trabajos bajaron algo el nivel al que nos tenían mal acostumbrados, ambos eran discos más que notables. En 2015 lanzaron In Times, que ellos mismos describieron como un punto y a parte en su trayectoria compositiva tras varios álbumes donde el black metal y los sonidos más progresivos compartían el pastel a partes iguales. En 2017 nos ofrecieron E, un disco basado mayormente en las lineas progresivas sin abandonar su esencia de banda de black metal.

Hoy recibimos Utgard (2020) con la sensación de que Enslaved reafirman que esta nueva linea estilística será la que no dejaran de seguir. Los sonidos que habitan en Utgard no se basan en la idea errónea del progresivo de meter tantas notas y capas como sea posible, sino el hecho de marcar una linea y deslizarse más allá de los límites sonoros, más allá de las fronteras musicales que existen en el instinto de los músicos que las interpretan. La capacidad de crear unas largas y profundas estructuras progresivas han dotado al disco de unas atmósferas sobrecogedoras. Cada canción es una oda al progresivo más pinkfloydiano con la marca oscura del black metal del que se nutren desde su fundación como banda.

Ya de arranque, nos sacuden fuertemente con “Fires in the Dark”, una canción de seis minutos muy variada y ecléctica. Nos sacuden no por la dureza sino por la curiosa nueva estética de la banda. La canción arranca con cánticos tradicionales nórdicos a los que se une una bella composición de guitarra acústica y una tenue línea de percusión. Un arranque de disco que logra descolocarte por completo, pues no es hasta el minuto 1:50 en el que nos aborda la verdadera magia de Enslaved. Guturales cavernosos junto a unas líneas instrumentales progresivas calmadas pero in crescendo que desembocan en un riff de guitarra más blacker. El juego de varias voces dota de una nueva dimensión a la canción. A partir de la mitad, el tema no tiene desperdicio.

Con “Jettegryta” regresan los “auténticos” amos del black progresivo. Una delicia de blast beats y endiablados riffs interpretados a velocidad de vértigo hacen que esta canción te invite a rememorar algunos de los mejores cortes de la banda. Tras un largo arranque de lo más violento, la canción se convierte en rock progresivo para acabar volviendo a la más oscura negrura. Estamos frente a un tema verdaderamente colosal.

Sequence” arranca con un notable parecido a Amon Amarth, melodía más ligera y menos sobrecargada. Enslaved se meten en una especie de melodeath con bastante potencial pero que no logra hacerte vibrar. El juego de voces desluce un poco el impacto del tema. Incluso cuando aparecen los blast beats, su unión junto a un raro solo de guitarra que desemboca en calma hace que la amalgama de sonidos te descoloque tanto que no sepas a que juegan. Lo mejor se lo dejan para los 30 segundos finales, demasiado tarde para que logres conectar con la canción. Un tema regulero.

Homebound” re-endereza el trabajo de forma magistral. Líneas progresivas instrumentales que se funden en black metal cuando Grutle Kjellson le da por arrojar sus entrañas en los versos. Si me tengo que poner crítico, puedo afirmar que aquí las voces limpias no acaban de lograr el impacto deseado. Es curioso que teniendo a Ivar, Iver y Håkon como intérpretes de voces limpias no logren dar con la tecla deseada. Aún con este pequeño pero, la canción es una delicia.

Pasamos de puntillas por la oscura canción en formato spoken word titulada “Utgardr” y nos enclavamos en “Urjotun”. Su arranque de estilo sythnwave te desubica por completo. La adicción de guitarras no logra despojarte de esta aparente pérdida de norte. ¿Será que he colado una canción de otra banda en la lista de reproducción? La sensación no dista cuando entran en acción las voces de estilo ceremonial. La pieza va subiendo en intensidad pero siempre por debajo de la linea marcada desde el principio. Cuando entran los guturales de Grutle sabes que sí, esto es Enslaved. Pero no entra lo suficiente para arreglar esta canción. Quizás han innovado demasiado y mi mente no estaba suficientemente abierta a ello.

Flight of Thought and Memory” vuelve a pecar en la conexión de voces. Los momentos más pausados quedan algo deslucidos por el trabajo en las voces limpias. Musicalmente todo es exquisito, tanto los momentos blackers como los momentos progresivos. Los guturales de Grutle son demencialmente buenos y las voces limpias chirrían. Pero ojo, la segunda mitad mejora la primera aunque la canción se funda en la tranquilidad.

Storms of Utgard” es un buen tema cortado bajo el patrón estándar de la banda. Poco a comentar cuando hacen las cosas como mejor saben. Buenas melodías, complejidad técnica y un gran trabajo en todas las modalidades de voces.

Y llegamos al cierre con la esperanza de encontrar una canción que logre estremecerte como antaño. ¿Logrará “Distant Seasons” acongojarme? El arranque con voces limpias ya no me seduce mucho. El punteo de guitarra a lo proggie de los 70 tampoco me excita el corazón. Cierran el disco con una canción lenta que no logra el impacto deseado y te deja con la sensación de que este disco es un poco “a medias tintas”.

Un álbum con momentos reveladores y algunos ambientes exquisitos y a la vez otros tantos algo exóticos. Utgard logra llevar a la banda a unos territorios inexplorados sin precedentes. Pero aún así, personalmente creo que estamos frente al disco más flojo de la banda de los últimos veinte años. Quizás el paso del tiempo le tratará mejor. Cuando veamos que esta nueva normalidad en Enslaved es algo normal por así decirlo. Esta banda sabe bien a lo que juega y confío plenamente en ellos. Espero que solo sea un bache… aunque hayan tenido 3 años para prepararlo. 

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 302 Artículos
Rock en todas sus extensiones