Die Apokalyptischen Reiter – All You Need Is Love (XX Anniversary Edition)

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 19 de marzo de 2021
Discográfica: Nuclear Blast Records
 
Componentes:
Fuchs (Daniel Täumel) – Voz, guitarra
Pitrone - Guitarra
Volk-Man (Volkmar Weber) – Bajo, voz
Sir G. (Georg Lenhardt) – Batería
Dr. Pest (Mark Szakul) – Teclados

Temas

1. Licked by the Tongues of Pride (3:35)
2. Unter Der Asche (3:43)
3. Erhelle Meine Seele (3:59)
4. Gone (4:54)
5. Regret (3:39)
6. Reitermania (2:57)
7. Hate (2:25)
8. Peace of Mind (2:54)
9. Geopfert (3:28)
10. Rausch (3:42)
11. Die Schönheit der Sklaverei (5:19)
12. Vom Ende der Welt (10:19)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Die Apokalyptischen Reiter – All You Need Is Love (XX Anniversary Edition)
Todos los discos de Die Apokalyptischen Reiter – All You Need Is Love (XX Anniversary Edition) en Amazon


Me encantan… Es una de las mejores bandas de los últimos 20 años, con diferencia, y ahora celebran 20 años del disco que les puso en el mapa, si bien tampoco creo que sea el más representativo de lo que hacen en la actualidad o en estos últimos lustros. Germanos locos, impredecibles, con un gusto muy particular en sus directos. Cuando les vi en Wacken de 2007 quedé rendido ante las enormes posibilidades del grupo si bien ya habían mutado bastante desde este All You Need Is Love.

Todo aquí es extremo: blast beats, death metal, fusión y black metal con los teclados de Dr. Pest. El disco es genial. Un poco proyectan una libertad compositiva y libre que tampoco sabes a dónde va, pero funciona a las mil maravillas. Desde que salió esta reedición que llevo debatiéndome realmente si estamos ante su mejor trabajo o no. El caso es que esta obra les puso en el mapa, aunque tampoco sabría definirlo de una forma óptima o fiable. Dudo que ellos tampoco puedan…

Guturales y voces agónicas entre clavicordios y momentos pausados a voces limpias. Hay que añadir también folk a velocidades absurdas y buen humor. El caso es que las tres veces que he podido verles en Wacken han sido los mejores conciertos de esos años muy a pesar de los grandes cabezas de cartel. Toboganes, jaulas, lanchas motoras, gente en bikini, gente del público encadenada y bañadores Turbo. Antiguamente Martyr Records era su sello y se habían atrevido a tocar una versión del “Dschinghis Khan” del homónimo y eurovisivo grupo germano. Eso ya te da un poco pistas de su cachondeo…

Soy de los que cayó rendido ante su siguiente disco Have a Nice Trip y me encantaron sus posteriores obras evolucionando más hacia lo melódico y lo folk. Podríamos decir que este es el último disco en el que tocan esa mezcla de death metal con thrash y momentos melódicos que llegan a derivar en música clásica. Todo esto queda representado en “Licked by Tongues of Pride”, un soberbio inicio de disco en el que los teclados acompañan el estribillo. Aquí los arrebatos furibundos y el death metal campan a sus anchas, con blast beats incluidos. Growls, guturalidades, cambios de tiempo, y ya un estilo propio. En el fondo, la gracia de este combo de Weimar es su mezcla tan personal de estilos.

Gran parte del éxito es de su vocalista Fuchs y del tema “Reitermania” en el que lo folk y festivo piden paso. Himno definitorio en el que ya mezclan guturales y voces limpias, y ya tienen clara la evolución a tomar. Una de las imprescindibles… Juegan con inglés y alemán con grandes resultados como en “Unter der Asche”. Aquí hay una de las míticas intros a teclados por parte de Dr. Pest. El bajista Volk-Man también arremete con sus growls acompañando esos momentos épicos que se van acelerando y desacelerando. Técnicamente el grupo es notable y original.

En este disco debutaba el joven de 19 años llamado Sir G. que ya era una apisonadora veloz y contundente. Buena muestra de ello está en “Gone” en la que los teclados vuelven a intercalarse entre la épica y el death metal pasando por pasajes de balada, muy atmosféricos. La originalidad por bandera y un grupo muy libre a la hora de componer. Los temas son directos y a pesar de no ser largos poseen intrincadas estructuras. “Regret” y “Hate” son vueltas de tuerca al estilo, si bien esta última deriva hacia voces más grindcore.

“Peace of Mind” es de lo más extraño ya que no es más que un tema enlace de reposo con los teclados de Dr. Pest de protagonista. “Geopert” mezcla lo pausado con pasajes que son directamente black metal noruego del más true. Todo un puntazo sonando malvado, pérfido y gañán (que dirían Gigatrón). Otra composición brillante que un poco abre puertas y da pistas hacia el futuro es la breve “Rausch” en la que la guitarra de Pitrone destapa el tarro de las esencias. Es casi instrumental. Rizando el rizo de influencias “Die Schönheit der Sklaverei” va de la música clásica al death metal. Mientras Dr. Pest se marca un Chopin el grupo arremete con odio y fuerza. Es por estas cosas que les amamos… Si extraes la pista de piano es una serenata clásica.

Pero la gran sorpresa la guardan para el final en “Vom Ende der Welt” en la que escalan hasta los más de 10 minutos. Es un tema que incluso suelen tocar y que parte del gótico y el doom. Es todo instrumental y hay pasajes astrales y progresivos, con densidades de sonido cercana al drone. No les representa, pero es genial que optaran por meter en el disco una pieza tan marciana.

Die Apokalyptischen Reiter han sido una de mis debilidades en los últimos lustros si bien creo que han ido perdiendo fuelle y presencia a la vez que sus nuevos discos han ido perdiendo interés. Lo que hicieron desde All You Need Is Love a Licht me parece maravilloso por mucho que ahora tengan mejores números en listas en Centro Europa. Son una de las agrupaciones más especiales y llevaron el heavy metal hacia terrenos inexplorados. Es más, no hay banda que se les asemeje, ni en lo musical ni en lo escénico. No tengo información de si se ha remasterizado pues tampoco incluyen extras en cuanto a canciones, pero esta reedición suena excepcionalmente bien.

 

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 629 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.