Desmontando al monstruo: Gary Moore – Dark Days in Paradise: 25 años del intento del irlandés de adaptarse a los 90

Ficha técnica

Publicado el 2 de junio de 1997
Discográfica: Virgin Records
 
Componentes:
Gary Moore – Voz, guitarra
Guy Pratt – Bajo
Gary Husband – Batería
Magnus Fiennes – Teclados, programación
Phil Nicholas - Teclados, programación

Temas

1. One Good Reason (3:02)
2. Cold Wind Blows (5:26)
3. I Have Found My Love in You (4:53)
4. One Fine Day (4:58)
5. Like Angels (7:32)
6. What Are We Here for? (5:44)
7. Always There for You (4:33)
8. Afraid of Tomorrow (6:42)
9. Where Did We Go Wrong? (6:36)
10. Business as Usual (18:02)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Desmontando al monstruo: Gary Moore – Dark Days in Paradise: 25 años del intento del irlandés de adaptarse a los 90
Todos los discos de Desmontando al monstruo: Gary Moore – Dark Days in Paradise: 25 años del intento del irlandés de adaptarse a los 90 en Amazon


“Todos mis cambios de dirección musical han venido dados de una forma totalmente natural. Si no fuera así nunca los hubiera hecho.” (Gary Moore)

Casi todas las bandas que cosecharon éxito en los 70 y 80 las pasaron canutas cuando de golpe y porrazo, en 1991, cambió todo el panorama con la llegada del grunge y otras modas de fusión, además de los samplers y del rollo industrial. En esos días Gary Moore estaba realmente cómodo habiendo pasado del hard rock al blues y siendo un artista reverenciado, totalmente admitido dentro del estilo.

Pero si ya se había reinventado un par de veces con excelentes resultados… ¿Por qué no hacerlo ahora otra vez? Incluso la todopoderosa Virgin en la que estaba el gran guitarrista también vio con buenos ojos esa transición del valiente protagonista. El disco le valió la expulsión del sello pues el fracaso de ventas fue más que sonado. Y es que tus seguidores no lo van a entender y la gente que no te conoce, ni por asomo optará por escuchar a un tío mayor, un dinosaurio, tratando de adaptarse a los nuevos tiempos.

El disco

Ya en el inicio de “One Good Reason” la cosa es difícil de digerir a pesar de que sientes una especie de atracción curiosa y extraña hacia este artefacto… Moore cantando en tonos graves, con voz distorsionada, samplers de fondo y unos arreglos de violines puramente Beatles (¡!!!). Menuda indigestión para cualquier fan de cara-cortada. Pero… hay algo en este tema que te atrapa, y muy posiblemente sea la genialidad del divo.

Resulta difícil llegar a pensar que Gary Moore ha compuesto y canta algo como “Cold Wind Blows”. Minimalismo industrial con efectos ,y curiosamente, es lo menos Moore y lo más logrado de la obra. Tras el “Still Got the Blues” nuestro héroe siempre intentaba en cada disco buscar algo cercano a esa mítica composición, y aquí llega en “I Have Found My Love in You”, pero claro, lo hace dentro del contexto de este disco, con samplers y afinaciones bajas. Volverás a reencontrarte aquí con su voz y su guitarra, que no es poco. Incluso Gary Husband se atreve con las congas. Es como si valiera todo…

El rollo Beatles en psicodelia es lo que predomina en la felizona en “One Fine Day”, otra que mantiene la esencia del bluesman y rockero, pero cede mucho terreno a que Fiennes y Nicholas jueguen con la tecnología. Aparte, el uso y abuso del sitar sideral y las percusiones étnicas… entiendo que cabrease de lo lindo a sus fans más allegados. El blues tenía que hacer acto de presencia y lo hace en los más de siete minutos de “Like Angels”, corte meritorio y necesario. Aquí, en tesituras más oscuras, se marca un gran solo, canta como le conocemos y no hay cabida para la tecnología.

“What Are We Here for?” es algo onírica y suena como una especie de duermevela, con esa guitarra de Gary haciendo fraseos muy tratados. Luego llegan a aparecer guitarras acústicas y percusiones algo tribales. Pero si hay algo que se pasa de la raya es “Afraid of Tomorrow” con ese peso total de la base programada y el loop, algo en lo que se indagará más en el posterior A Different Beat de 1999. Más allá de las voces femeninas angelicales que arropan la composición, sorprende que esté en la producción un gurú del heavy metal como fue Chris Tsangarides.

“Afraid of Tomorrow” es un pastiche curioso de afinaciones graves, bases pregrabadas dominantes, unas guitarras a modo de sitares galácticos y unos arreglos en escalas arábigas. Afortunadamente a Gary Moore nunca se le pasó por la cabeza llegar a tocarla en directo con sus casi siete minutos de despropósito. Sigue el rollo de la ensoñación en “Where Did We Go Wrong”, con esos teclados presentes y ese ritmo a balada oscura.

Y “Business as Usual” es la extensa suite guitarrera que un poco sintetiza todo lo que es el disco, y lo hace con criterio y con grandes resultados. Es un gran final pues todos los elementos y sonidos expuestos quedan aquí representados, pero también el pasado de Moore, o si más no, el estado de bues comercial y de aceptación global en el que se encontraba en el momento. Añade incluso orquestaciones al mar de teclados y hay cancha para el solo 100% Gary Moore.

Hay también una canción escondida: la que da nombre al título. Es otra marcianada, dispuesta a descolocarte de todo lo escuchado hasta el momento. Aquí afortunadamente puedes escuchar más el bajo de Guy Pratt en una especie de tonada festivo-playera. Hay mucha clase y Moore parece disfrutarla. Casi que te lo puedes imaginar en chanclas, en la toalla y con la compañera de portada del disco.

Veredicto

Dark Days in Paradise es uno de esos tantos ejemplos de bandas consagradas y músicos rockeros tratando desesperadamente de adaptarse a los tiempos. Hay centenares de ellos, y en muchos casos, terminan siendo los momentos más bajos de todas esas bandas. La mayoría de fans ni le hicieron caso a Gary Moore e incluso le dimos por perdido en el siguiente disco, donde acentúa la desesperación.

Dark Days in Paradise es como el gag de Los Simpson en el que el señor Burns se viste de adolescente. Gente mayor tratando de ser joven… Es como esos señores de 50 años que dicen que les gusta el disco Motomami. Y a pesar de todo os diré que tras 25 años le he encontrado el punto y que me apetece más escucharlo que los discos de blues, que algunos de ellos se me llegan a hacer cansinos. De todas formas, Gary Moore es uno de los más grandes artistas de rock de todos los tiempos y el disco merece la pena ser escuchado. Por momentos es incluso disfrutable.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1051 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion