Crashdïet – Rust

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 13 de septiembre de 2019
Discográfica: Frontiers Music
 
Componentes:
Gabriel Keyes - Voz
Martin Sweet - Guitarra
Peter London - Bajo
Eric Young - Batería

Temas

1. Rust (4:28)
2. Into the Wild (4:24)
3. Idiots (3:56)
4. In the Maze (4:39)
5. We are the Legion (4:04)
6. Crazy (3:06)
7. Parasite (3:30)
8. Waiting For Your Love (4:25)
10. Reptile (3:26)
11. Stop Weirding Me Out (3:22)
12. Filth & Flowers (4:09)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Crashdïet – Rust
Todos los discos de Crashdïet en Amazon


Crashdïet ha hecho su nombre en la sordidez. Literalmente. Estos suecos se enorgullecen de cultivar un sonido y un estilo conocido como sleaze metal. Piensa en la inmundicia del hair metal de los 80 con tintes de guitarras sucias y un toque de influencia de sludge metal. He ahí su fórmula.

Provenientes de Estocolmo, Suecia, Crashdïet han estado destrozando escenarios y vías aéreas desde principios de la década de 2000. Actualmente compuestos por Martin Sweet (guitarra principal y coros), Peter London (bajo y coros), Eric Young (batería y coros) y Gabriel Keyes (voz principal), la banda lanzará su quinto álbum de estudio, Rust, el viernes 13 de septiembre de 2019 a través de Frontiers Music.

Rust es el primer álbum con Keyes como vocalista principal desde que reemplazó al ex líder, Simon Cruz, cuando este se fue en 2015. La primera y homónima canción, «Rust», nos presenta el ruido y el estruendo de un doble bombo que tiene algo de «Welcome to the Jungle» pero con más peso. Lo que hace que esta sea una gran canción de apertura es que para los fans de Crashdïet continúa justo donde la dejaron. Esta canción está tan perfectamente en su honda que fluye sin esfuerzo y podría fácilmente haber estado en Rest in Sleaze de 2005 o Generation Wild de 2010. Sin embargo, existe la distinción del núcleo de esta canción y su mensaje de persistencia, determinación y ser la excepción, no la regla cuando se trata de eclipsar a la competencia. La incorporación de las voces de Keyes en lugar de Cruz trae una nota de oscuridad, profundidad e intensidad en esta y todas las canciones del álbum.

«Into the Wild» tiene una energía similar a «Rust» si se trata de la marca Crashdïet, pero en el estribillo es donde las cosas se animan. La calidad efervescente del estribillo es lo que le da a esta canción momentos refrescantes. Destacar los poderes de Peter London y Martin Sweet, especialmente en el puente, donde guitarra y bajo se tocan entre sí con tanta facilidad que llevan rápidamente al oyente a través de la canción antes de que se den cuenta. En «Idiots», la banda nos reta a explorar el mundo que nos rodea a través de una lente diferente y critica la conciencia no solo de nuestra sociedad sino de nosotros mismos. ¿Te atreves a inclinarte ante las opiniones de los demás o te quitas la vida por los cuernos para ir a la quiebra? Esa es la pregunta.

«In the Maze» es una balada que aborda lo que se siente al perderse tanto en el ruido y las pequeñas cosas en la vida que se separa de la persona que ama, emocional y físicamente, y los muchos caminos diferentes que puede tomar para encontrar su camino de vuelta. Lanzado como el primer sencillo de Rust en agosto, esta canción tiene algunos de los momentos más emocionales del álbum. Se trata de tomar tu parte de la culpa cuando las cosas van mal y trabajar para arreglarlo y, con suerte, encontrar el camino de regreso que perdiste, pero solo si ambos están trabajando para superarlo.

Si bien la mayor parte del álbum es producto de los talentos del bajista Martin Sweet, hay dos canciones que surgieron gracias a la ayuda externa. Gracias a los esfuerzos de colaboración de Chris Laney y Eric Bazilian tenemos «We Are The Legion» y «Parasite», respectivamente. Laney ha trabajado con los Crashdïet en lanzamientos anteriores, incluyendo su infame sencillo «Riot in Everyone» de su álbum debut Rest in Sleaze. Si el nombre de Bazilian te suena, puede deberse a su impresionante currículum de haber trabajado con personas como Joan Osborne, Scorpions, Bon Jovi, Cyndi Lauper y Patty Smyth.

Esta información proporcionada, «Parasite» lamenta una historia relatable de encontrar a esa persona que se abre paso debajo de tu piel y una vez allí comienzan a drenar tu esencia. Se trata de reconocer y criticar contra ser el anfitrión de un usuario y reclamar su independencia sin esta persona que solo sabe cómo «alimentarse» de los demás. Siguiendo una postura tan fuerte llega una perspectiva más suave sobre el afecto perdido. «Waiting For Your Love» es un himno de anhelo y amor perdido que sube y baja con tanta grandeza y drama que te traga por completo. Olas de sonido y pena y arrepentimiento chocan a lo largo de esta dramática balada.

Cerca del final del álbum viene «Stop Weirding Me Out» y «Filth & Flowers». El primero de estos dos viene con un poco de C.C. Riffing de guitarra estilo Deville y vibraciones clásicas de metal de los 80. ¿Alguna vez pensaste que conoces a alguien y luego comienzan a cambiar y a actuar de manera diferente y sabes que algo pasa? Esa es la esencia de esta canción. Envolviendo todo está «Filth & Flowers», que fiel a su título es a la vez encantadora y asquerosa. Ese es en realidad el tema general de todo este álbum: lo encantador y lo complicado, la verdad y las mentiras, el corazón de lo viejo con nueva energía.

Crashdïet, obviamente, no reinventan la rueda con sus préstamos estilísticos de la clásica esencia de los 80 que conocemos y amamos, pero la energía y el esfuerzo que ponen en eso es lo que hace que esto sea suyo. No están regurgitando exactamente los mismos riffs y acordes y llamándolo especial, como los científicos en un laboratorio están encontrando nuevas combinaciones y experimentando con sonidos y mensajes para pintar su propia imagen usando una paleta familiar.

Si esto fuera un álbum de covers o baladas cursis con las mismas averías y orquestaciones recicladas, sería una historia diferente, una historia peor, pero diferente. Afortunadamente, por lo menos, Crashdïet sabe cómo hacer que las cosas sean divertidas y diferenciadas de sus predecesores lo suficiente como para mantenerlo interesante y seguir escuchando. Los suecos no han llegado, creo, donde apuntaban al principio del milenio. Pero en este 2019 se han sacado de la manga uno de los mejores discos del estilo.

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 180 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.