Conociendo a los fotógrafos de Barcelona (XX): QUIM CABEZA

Foto: Oriol Cabeza

Llegamos al artículo número 20 ya de esta serie de fotógrafos barceloneses (lo que quiere decir que llevamos haciéndolo desde hace más de cuatro meses), con otro de los grandes. Quim Cabeza es ecléctico como nadie: con orígenes en el jazz pero tentáculos en el rock, el pop y el indie, tiene batallitas a explicar a punta pala y unos cuantos fotones de esos que ponen los pelos como escarpias. Otro encuentro muy interesante.

SofN: ¡Hola! Antes que nada, muchísimas gracias por participar en esta serie de entrevistas, en las que queremos dar a conocer a la gente la gran cantidad de fotógrafos magníficos que tenemos hoy en día en Barcelona y cercanías y que muchas veces se mantienen en un cierto anonimato de cara al público en general. ¿Cómo estás?

Muy bien y agradecido por la propuesta.

SofN: ¿En qué tipo de conciertos y salas podemos verte habitualmente? ¿Cuáles son tus estilos favoritos?

Me muevo más por interés musical que por una sala en concreto. Así que me podéis encontrar en cualquier sitio…

SofN: ¿Cuándo te empezaste a interesar por el mundo de la fotografía y, especialmente, por la fotografía de conciertos? ¿Qué es lo que más te gusta de este trabajo?

Empecé a valorar la fotografía a través de las portadas de los discos de jazz y los grandes sellos como Verve, Impulse!, Prestige… A partir de ahí fui fijándome quien había detrás de esas fotografías. Así que conecté dos pasiones, la fotografía con la música.

SofN: ¿Cuál fue el primer concierto en el que hiciste fotos? ¿Cómo fue la cosa?

Fue un 8 de mayo de 1990 cuando decidí ir con mi Vespino a tirar fotos al concierto de Barracudas en la desaparecida sala KGB. Era un grupo que me gustaba especialmente, así que decidí coger la cámara y un par de carretes. La cosa no fue demasiado bien, sin acreditación… pero fue el comienzo. Eso sí, recuerdo con cariño el primer pase que obtuve para cubrir algunos conciertos en el Festival de Blues de Cerdanyola de 1992; es más, el primer concierto que hice fue el de Ronnie Earl y sus Broadcasters. Una copia de una fotografía de aquel concierto la tiene actualmente Ronnie en su casa.

SofN: ¿Cómo ha evolucionado tu equipo desde entonces hasta ahora? ¿Qué cámaras y objetivos usas a día de hoy?

La verdad es que me costó el paso del analógico al digital… De hecho tuve un parón durante unos años porque necesitaba terminar mis estudios, porque también escribía y porque el cambio suponía invertir dinero que no tenía. De todos modos la inercia me llevó a cambiar mi vieja Nikon F por una Fuji S3, después a una Fuji S5Pro hasta mi actual Nikon D700. Actualmente sigo con ese viejo cuerpo y un equipo que necesita renovarse urgentemente formado por un Nikon 35mm f/2.8, un Nikon 50mm f/2.8, un Nikon 70-200mm f/2.8, y un Samyang 8mm f/3.5 que siempre da juego.

SofN: Durante este tiempo ¿a cuántas bandas crees que habrás foteado? ¿Te viene a la cabeza alguna anécdota que creas que pueda resultar especialmente interesante o divertida de contar?

Miles de conciertos. No sé cuántos con exactitud pero muchísimos, de los cuales la mitad son conciertos de jazz, mi gran pasión. De hecho, el detonante de todo fue un poster en blanco y negro de Dexter Gordon de Herman Leonard, mi gran referente.

Lo bueno que tiene el jazz es que muchas veces terminas en la barra del club con el músico, tomándote una cerveza y comentando la jugada. La verdad es que he tenido mucha suerte en este sentido, teniendo la posibilidad de charlar con leyendas del jazz y del blues después de los conciertos, riéndonos con anécdotas o escogiendo una foto de la cámara. Recuerdo momentos inolvidables con Pat Martino –un enorme guitarrista que después de un aneurisma tuvo que volver a aprender a tocar la guitarra con sus propios discos…-. Con el legendario Roy Haynes el cual me explicó anécdotas de los grandes como Miles Davis, Coltrane, o Monk. También recuerdo una charla con el recientemente fallecido Jerry González mientras me explicaba cómo eran sus primeras congas –un suvenir de Puerto Rico- que le regalaron cuando era chaval para que se estuviera quieto mientras estaba convaleciente en cama. O Lonnie Smith explicándome cómo funcionaban los pedales de su Hammond B3…

SofN: ¿Qué bandas o artistas recuerdas haber disfrutado más de fotografiar? ¿Por qué?

Diría que es casi imposible contestar a esta pregunta porque a veces grandes conciertos –desde lo musical- no tienes demasiadas opciones para la fotografía y al revés, conciertos que no son gran cosa terminas con buenas fotos. No sé, quizá si hablamos de jazz y en homenaje a Roy Hargrove…, su visita en 2010 al Festival de Jazz de Terrassa fue inolvidable. Sin duda Roy es uno de los grandes trompetistas que ha dado el género, fallecido este 2018 y pura estética sobre el escenario. Igual que el gran Enrico Rava –un referente para todos los trompetistas de jazz en Europa- y un tipo con el que disfrutas cuando está encima de un escenario. Y si hablamos de rock, me pareció increíble el concierto de AC/DC en el Estadi Olímpic de Barcelona en 2015, o el magnífico concierto de Trombone Shorty en un Cruïlla hace unos años con el cual disfrute musical y fotográficamente. Por citar algunos…

SofN: Y por el contrario, ¿qué conciertos han sido los peores a los que has tenido que ir, ya sea por el artista, las luces u otras características técnicas o logísticas?

Lo tengo claro. Sin duda el de Enrique Iglesias en el Festival de Cap Roig de 2013. Me acuerdo que llevaba una banda de apoyo increíble y que ya tenía fama de no afinar demasiado. Bueno, el tema es que el autotune –el corrector vocal…-, iba loco. Además nos colocaron a todos los fotógrafos en una grada… ¡Sin desperdicio! Quisiera añadir que el hecho de colocar a los fotógrafos en la mesa de sonido o lejos del escenario empieza a ser algo relativamente habitual. En cada festival hay algún artista… A todo esto, los contratos abusivos que muchos artistas imponen a la prensa; algunos son increíbles. Son aspectos que no ayudan nada.

SofN: Existe la concepción que muchas veces un fotógrafo es alguien introspectivo, tímido, solitario e incluso socialmente poco hábil, que insiste en poner el foco en los demás para sacárselo de él mismo. Quizás es un poco estereotipada, pero ¿te identificas con esta descripción? ¿Cuáles crees que tienen que ser las características de un buen fotógrafo de conciertos?

Puede ser que alguno…no sé. En general, los fotógrafos que conozco son buena gente y accesibles.

SofN: ¿Te dedicas a la fotografía de forma profesional? Más allá de los conciertos, ¿qué otros tipos de fotografía haces?

Siempre he tenido que compaginar la fotografía con mi faceta docente en la Universidad. Supongo que hay fotógrafos que quizá puedan vivir exclusivamente de la fotografía aunque los que conozco deben compaginar el oficio con otro trabajo. Sea como fuere, mi faceta como fotógrafo la afronto con total profesionalidad.

SofN: ¿En qué medios o con qué eventos colaboras actualmente o has colaborado en el pasado? ¿Cómo ves la relación entre el fotógrafo y los medios o los promotores? ¿En qué crees que debería mejorar esta relación según tu punto de vista?

He publicado en algunos medios vinculados al jazz como All About Jazz, Distritojazz o la revista Jaç del grup Enderrock a la cual tenía mucho cariño pero que ya hace unos años terminó su andadura. Ojalá el grupo editorial la recupere. Y también para revistas, webs y periódicos como Batería Total, Todopercusión, Variaciones, Sons de la mediterránea, Indyrock.es -la web más decana de crónica de directo del país-, El Periódico, Ideal de Granada, La Vanguardia, El Faro de Vigo, La Opinión A Coruña, Ruta66

En general la relación con los medios es correcta y profesional, y con los promotores también aunque los hay que tienen sus preferencias o son de más difícil acceso.

SofN: ¿Crees que el trabajo de fotógrafo de conciertos está valorado en el ámbito barcelonés? ¿Qué tipo de iniciativas o acciones crees que hacen falta para mejorar eso?

Creo que la prensa en general está en una situación difícil y esto afecta obviamente a todos los fotógrafos. De hecho, periódicos importantes están recortando en recursos humanos a unos niveles alarmantes. A todo esto, decenas de publicaciones han cerrado, algunas no sabes ni cómo aguantan… mientras la transición del papel al digital no se está produciendo ni del modo ni a la velocidad que muchos auguraban. Desde mi punto de vista hasta que no se estabilice “profesionalmente” dicha transición es difícil que el sector gráfico recupere el rol y protagonismo que merece. Veremos…

SofN: ¿Cuál es tu sala o recinto favorito en Barcelona o Catalunya para hacer fotos? ¿Por qué? ¿Y el que menos te gusta?

No tengo una sala de referencia pero si puedo escoger iría a un club de jazz… como el Jamboree, el Sunset de Girona o la Jazz Cava de Terrassa.

SofN: Me gustaría pedirte que escogieras y adjuntaras una sola foto que hayas hecho y de la que te sientas realmente orgullos@ y comentaras qué es lo que la hace especial para ti.

…he escogido una fotografía de Ala.ni Charal de un concierto sublime que realizó en el Jamboree de Barcelona en 2016 y que me gusta especialmente; quizá sea sólo por un tema estético, pero para mí ya es suficiente motivo. Además la fotografía fue publicada en El Periódico y eso siempre es un plus.

SofN: ¿Qué crees que distingue tus fotografías de las de los demás? ¿Qué intentas buscar y cuáles son tus trazos característicos? ¿Cuáles son tus trucos, tanto personales como técnicos, para crear esas diferencias?

Muy difícil contestar a esta pregunta, la verdad. Quizá el hecho de que disparo indistintamente en color o blanco y negro; según el guion dicte. Para mí no hay ni límites ni debate en este sentido. También el tipo de encuadre, muchas veces planos cortos, con pocos elementos en la composición…

SofN: ¿Cuáles son tus referentes en el mundo de la fotografía? ¿Y cuáles son tus fotógrafos favoritos de la escena barcelonesa?

Sin duda alguna todos los grandes del jazz como Herman Leonard, Francis Wolff, William Claxton, William P.Gottlieb, Lee Friedlander, Bob Willoughby o Charles Stewart. También clásicos del rock como Jim Marshall, Mick Rock, Anton Corbijn, Neal Preston o Baron Wolman son referentes. Y muchísimos más fuera de la música.

De la escena barcelonesa más cercana al jazz, gente como Joan Cortés Benages, Imma Casanellas, Carme Llussà o Miquel Carol. Y de la escena más vinculada al rock, Francesc Fàbregas, Ferran Sendra, Josep Maria Palou, Carles Rodríguez o Xavier Mercadé que llevan mucho tiempo en esto. De todos modos, actualmente hay mucha gente haciendo las cosas bien y de todos aprendes.

SofN: Por lo que he podido comprobar yo mismo, existe una excelente relación entre la comunidad barcelonesa y catalana de fotógrafos: honesta, accesible y sin especiales competitividades. ¿Estás de acuerdo? ¿Te has encontrado a algún imbécil por los fosos?

En general, el ambiente es bueno. Siempre está quien…

SofN: ¿Cuáles son tus pasiones más allá de la fotografía y la música?

Son esas… y la cerveza fría.

SofN: Bueno, pues esto es todo. Por favor déjanos la dirección de tu página web y de tus redes sociales por si alguien te ha descubierto hoy y tiene ganas de profundizar. Y si quieres añadir algo más, adelante. ¡Muchas gracias por tu tiempo y nos vemos por los fosos!

Gracias a vosotros y mucha suerte con vuestro proyecto.

  

Avatar
Sobre Albert Vila 851 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.