Canciones perfectas

«Believe» de Savatage

“Believe” es el último tema de Streets: A Rock Opera (1991), uno de los álbumes mejor valorados de Savatage. Basada en una obra escrita por el productor, amigo y multicolaborador de la banda Paul O’Neil en 1979 que debía haberse estrenado en Broadway, y compuesta por el propio Paul y los hermanos Oliva, el trabajo nos narra la vida de DT Jesus (Detox o Down Town Jesus, no está claro), un músico y camello que ve su vida totalmente arruinada para, finalmente, levantar el vuelo y quedarse de nuevo al borde del abismo.

Streets es una oda a la redención, al dejar atrás tu pasado para convertirte en una mejor persona. Todo este mensaje se concentra en nuestra pieza maestra. Si crees (en ti mismo, en un orden superior, en Dios o en lo que quieras), siempre puedes mejorar, siempre puedes volver a empezar y no cometer los pecados que una vez cometiste. Mucha gente la tilda de autobiográfica, pero a pesar de las similitudes con la vida de Jon Oliva, este lo ha negado en más de una ocasión. Aunque claro, cuando creas algo, un poco de tu alma está ahí.

En contrapunto a su hermana “When the Crowds are Gone” (Gutter Ballet (1989)) que nos habla del no poder más, del ya es muy tarde, “Believe” nos da esperanza en una vida triste y rompedora. Casualidades de la vida, ambas canciones (y “Alone You Breathe”) comparten una infinidad de similitudes, tanto lírica como musicalmente.

La música

La voz rasgada y taciturna de Oliva y el piano, casi a trompicones, empiezan a la par, creando una atmósfera triste, casi decadente. DT ha tocado fondo, y así nos lo susurran las melodías. Sigue la pareja durante estrofa, puente y estribillo para dar paso al resto de instrumentos. Jon eleva el tono, el piano sigue acompañando, pero la guitarra, el bajo y una batería simple pero excelente acentúan el tono melancólico y desgarrado que tiene todo el tema.

Tras el segundo estribillo, la guitarra empieza su melodía acompañando a una de las partes más duras de la letra, justo antes de empezar un solo antológico. Quizá técnicamente no sea el mejor que haya hecho el malogrado Criss, pero desde luego es uno de los más acertados y acordes a la historia que está contando.

Seguirá el solo durante rato, incluso mientras el estribillo vuelve, esta vez acompañado por más melodías (de guitarra y teclados), hasta desembocar en lo mismo que el principio: un piano tosco y una última palabra desgarrada, Believe.

Jon Oliva no es un cantante excelente ni demasiado técnico, creo que eso es obvio. Su registro es más bien limitado, y su tono, en general, parece un papel de lija. Sin embargo, y a pesar de lo mencionado, su voz es absolutamente perfecta para el tema. Le da el punto que necesita la canción y la historia, tiene una teatralidad excelente (que años más tarde usaría en Avantasia) y, en definitiva, demuestra el por qué tanta gente ha opinado que Believe es un tema autobiográfico.

La letra

So after all these one night stands
You’ve ended up with heart in hand

DT se ha convertido en una estrella de rock quemada y olvidada, con un corazón vacío que ninguna mujer-de-una-noche puede llenar. La miseria moral, económica, emocional, etc y las malas decisiones que ha tomado en la vida se han apoderado de él.

A child alone
On your own
Retreating

Como un niño, como todos, debe cometer errores para aprender, debe caer para levantarse. Como en el The Crimson Idol (1992) de W.A.S.P. y su Jonathan, tiene todos los amigos que puede comprar, aquellos que únicamente están por el propio interés que te dejan solo. Nuestro Jesus se encuentra solo en el mundo, en la vida.

Regretful for the things you’re not
And all dreams you haven’t got

Mientras estaba en lo alto de la ola dejó atrás a mucha gente, se cegó por la fama, la droga, los dólares. A lo largo de su vida se castiga a sí mismo por ello, por lo que no es, por lo que no tiene, por lo que pudo haber sido y, por sus pecados, no fue.

Without a home
A heart of stone
Lies bleeding

DT Jesus está arruinado. En todos los sentidos.

And for all the roads you followed
And for all you did not find
And for all the things you had to leave behind

Todos tenemos vocecillas en nuestra cabeza. A DT algunas le chillan y le recuerdan lo fracasado que es, los pecados que ha cometidos y las malas decisiones que ha tomado en su vida que le han llevado a perderlo todo.

I am the way
I am the light
I am the dark inside the night
I hear your hopes
I feel your dreams
And in the dark
I hear your screams
Don’t turn away
Just take my hand
And when you make your final stand
I’ll be right there
I’ll never leave
All I ask of you
Believe

El estribillo. La parte salvable de DT le habla a él, le recuerda los sueños, las esperanzas que tiene y que necesita para reflotar su vida. Es esa parte que todos tenemos pero que la duda, el miedo, las inseguridades entierran. Es esa vocecilla que, aun teniendo toneladas de mierda encima, le grita “sigue adelante, yo te ayudo”.

Your childhood eyes were so intense
While bartering your innocence
For bits of string
Grown-up wings
You needed

La vocecilla sigue hablándole, recordando como era su niñez, con aquella curiosidad tan típica de la edad que hace que la vida sea fascinante. La vocecilla le dice que debe encontrar de nuevo ese niño, esa inocencia, un propósito para su vida. Que así saldrá del pozo.

But when you had to add them up
You found that they were not enough
To get you in
Pay for sins repeated

Pero si tenemos un ángel que nos habla de las bondades, también tenemos un diablo que nos intenta enterrar. Aquí el diablo personal de DT le recuerda su vida y le dice que ya es muy tarde para él, que no luche más.

And for all the years you borrowed
And for all the tears you cried
And for all the fears you had to keep inside

De nuevo su voz aliada. No importa lo que hayas hecho, cómo de oscura haya sido tu alma o qué tipo de vida hayas llevado.

I never wanted to know
Never wanted to see
I wasted my time
Till time wasted me
I never wanted to go
I always wanted to stay
‘Cause the persons I am
Are the parts that I play
So I plot and I plan
And I hope and I scheme
To the lure of a night
Filled with unfinished dreams
And I’m holding on tight
To a world gone astray
As they charge me for years
I can’t pay

Recuerdos de una vida malgastada. Pensamientos tóxicos que no le dejan avanzar. Creencias que, aunque quizá ciertas, le limitan… 

I am the way
I am the light
I am the dark inside the night
I hear your hopes
I feel your dreams
And in the dark
I hear your screams
Don’t turn away
Just take my hand
And when you make your final stand
I’ll be right there
I’ll never leave
And all I ask of you is
Believe

A pesar de esos pecados y malas decisiones, el estribillo vuelve para recordarle (recordarnos) que todo lo que debe hacer es aceptar(se), perdonar(se) y tener claro que merece, como todos, una vida digna. Que el punto y final aún no se ha escrito, y que por lo tanto el final de la historia sigue abierto. Que todo lo que debe hacer es creer.

La opinión del redactor

Una vez, una medio novia que tuve me dijo “cuidado con ‘Believe’, es peligrosa”, y vaya si lo es. A pesar de que habla de esperanza, de que siempre (SIEMPRE) podemos mejorar nuestra vida, la canción transmite un desgarro, una tristeza y una desesperanza (valga la redundancia) descomunal, muy bien ejemplificadas en el dúo piano – voz.

“Believe” no es un tema para escuchar de pasada o de forma superficial; así no logrará su objetivo. Es un tema para escucharlo a conciencia, casi en bucle. Es un tema para meterte en él, para sentir lo que dice, dejar que te entre por los poros de la piel y te rompa el alma en mil pedazos. Todos, el que más el que menos, habremos vivido circunstancias parecidas a la de DT Jesus, así que todos, en mayor o menos medida, podemos sentirnos reflejados. «I wasted my time ‘til time wasted me». Tremendo…

Para el abajo firmante, “Believe” no es solo el mejor tema de Savatage (en pugna con “When the Crowds are Gone”), ni siquiera es, simplemente, un tema imprescindible. “Believe” es la mejor y más lograda balada escrita en la puñetera vida.

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 152 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.