Blind Guardian – Legacy of the Dark Lands

Nuestra Nota


7 / 10

Ficha técnica

Publicado el 8 de noviembre de 2019
Discográfica: Nuclear Blast Records
 
Componentes:
Hansi Kürsch - Voz
André Olbrich - Guitarra
Marcus Siepen - Guitarra
Frederik Ehmke - Batería
The Twilight Orchestra - Orquestación

Temas

Disco 1
1. 1618 Ouverture (2:38)
2. The Gathering (1:23)
3. War Feeds War (5:05)
4. Comets and Prophecies (1:13)
5. Dark Cloud's Rising (5:12)
6. The Ritual (0:52)
7. In the Underworld (5:50)
8. A Secret Society (0:25)
9. The Great Ordeal (4:55)
10. Bez (0:22)
11. In the Red Dwarf's Tower (7:04)
12. Into the Battle (0:27)
13. Treason (4:21)
14. Between the Realms (0:49)
15. Point of No Return (6:37)
16. The White Horseman (0:50)
17. Nephilim (5:06)
18. Trial and Coronation (0:27)
19. Harvester of Souls (7:17)
20. Conquest Is Over (1:21)
21. This Storm (4:47)
22. The Great Assault (0:28)
23. Beyond the Wall (7:08)
24. A New Beginning (0:47)

Disco 2
1. 1618 Ouverture (Instrumental) (2:59)
2. War Feeds War (Instrumental) (5:10)
3. Dark Cloud's Rising (Instrumental) (5:16)
4. In the Underworld (Instrumental) (5:55)
5. The Great Ordeal (Instrumental) (5:02)
6. In the Red Dwarf's Tower (Instrumental) (7:09)
7. Treason (Instrumental)(4:28)
8. Point of No Return (Instrumental) (6:38)
9. Nephilim (Instrumental) (5:09)
10. Harvester of Souls (Instrumental) (7:21)
11. This Storm (Instrumental) (4:50)
12. Beyond the Wall (Instrumental) (7:12)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Blind Guardian – Legacy of the Dark Lands
Todos los discos de Blind Guardian en Amazon


Hay grupos que, aunque tarde, merecen una review en condiciones cuando sacan disco. Y, por supuesto, Blind Guardian es uno de ellos. Su trascendencia dentro del metal alemán, y el metal en general, debe estar fuera de toda duda.

Uno de los grupos más importantes de la segunda mitad de los 90 y principios de los 2000, Blind Guardian no solo creo una nueva forma de entender (e influir) el power, más alejado del buen rollo que suele transmitir el estilo y, en cambio, abrazando tan fuerte la épica que, esta, se convirtió en el gran cliché para los no entendidos en el estilo. Yo, adolescente y post que creció con el power como estandarte, me veo reflejado en lo dicho hasta ahora. Los bardos fueron una de mis claras influencias, y durante mucho tiempo, el segundo grupo, tras Maiden, que más había visto en directo. Pero eso ya pasó. A pesar de que sigo considerando Imaginations from the Other Side (1996) un disco perfecto, y su canción homónima, perfecta, y que hasta el Nightfall in Middle-Earth su carrera es indiscutible, a día de hoy me da mucha pereza ponérmelos. Y hablo tanto de esa etapa, con temazos inmrtales como “Welcome to Dying” o “Banished from Sanctuary”, por no hablar del gran himno “Mirror Mirror”, como de los lanzamientos post A Night at the Opera (2002), de los que sólo he escuchado A Twist in the Myth (2006). Blind Guardian forman parte, una parte muy importante, de mi juventud, y 17 años después siguen sin salir de ahí. Así que tiemblo ante la posibilidad de que uno de mis pilares musicales caiga al suelo.

A todo lo dicho, añadamos que el lanzamiento de los alemanes sea el menos suyo, por así decirlo. Van con la Twilight Orchestra, y las opiniones previas que había leído me hacían dudar de lo que podía encontrarme. Bien, tras cuatro escuchas, sé más o menos lo que tengo que decir. Es un buen disco. Muy bien escrito y compuesto, perfectamente ejecutado, lleno de épica y detalles, con una producción tremenda y que siguen situando a Hansi Kürsch entre las que considero las tres grandes personalidades del power metal (las otras dos son Kai Hansen y Tobias Sammet que, curiosamente, protagonizaron la portada de una revista del metal en Alemania). Así pues, ¿Cuál es el problema? Que no lo concibo como un disco de Blind Guardian. Me cuesta mucho reconocer trazos de la banda que reinó en Europa hace dos o tres lustros, y se acerca más, casi, a Rhapsody (entiéndase esto, por favor). No me vale que la semilla del proyecto tenga unos 20 años, lo siento. Creo que no he escuchado ninguna guitarra eléctrica, ni una batería como tal, tan solo la orquesta. Esto, per se, no tiene por qué ser algo malo, y si no llevase el nombre de la banda, seguramente nadie, ni una sola persona, podría quejarse, pero lo lleva, y ahí puede radicar el problema.

El ambicioso proyecto de Kürsch y Olbrich es una banda sonora. La banda sonora de una película, y con trozos (muy bien) cantados. La sensación es que cada corte parece una intro a uno de sus discos, o a los de cualquier grupo de metal épico. Habrá quien lo disfrute, sin duda alguna, pero más de dos horas de intros e interludios, a mí, se me hacen pesados y, especialmente, no reconocibles.

En ciertos puntos, sobretodo esos interludios hablados o con leve orquestación, tiene similitudes con el Nightfall in Middle-Earth ya mencionado, pero va mucho más allá. Es eso mismo durante todo el disco. Entrar a debatir cada tema es absurdo, así como escoger un tema que pueda representar todo el disco. Prefiero transmitir la sensación global del álbum: grandilocuencia, sinfonía, arreglos, épica a raudales pero nada de metal. Con todo lo dicho, puntuarlo me es completamente imposible. No tengo los conocimientos o la capacidad para hacerlo. Le pongo un 7, pero perfectamente podría ser un 5 o un 9, dependerá muchísimo de lo que esperes y tus gustos. Creo que si hubiese llevado el nombre del vocalista en vez del del grupo, la cosa cambiaría a bien, pero… pero es que estos no son mis Blind Guardian.

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 237 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.