Crónica y fotos del concierto de Blackberry Smoke + Read Southall Band - Sala Razzmatazz (Barcelona), 4 de marzo de 2023

Blackberry Smoke se postula como banda heredera del rock sureño con llenazo en Barcelona

Datos del Concierto

Bandas:
Blackberry Smoke + Read Southall Band
 
Fecha: 4 de marzo de 2023
Lugar: Sala Razzmatazz (Barcelona)
Promotora: Live Nation
Asistencia aproximada: 2.000 personas

Fotos

Fotos por Ray Molinari

Era uno de los conciertos de la temporada hasta el punto de sacrificar a mis amados The Baboon Show por Blackberry Smoke, cosa que me dolió especialmente. Pero es que cuando les vi en el Azkena Rock salí flotando en una nube… De verdad que ese día en Gasteiz me pareció ver a una futura banda de estadio. El problema de Blackberry Smoke, si es que podemos llegar a hablar de problema, es que en estudio no me han vuelto a enamorar tanto como lo hicieron con The Whippoorwill, uno de los mejores discos de este presente siglo.

Los de Atlanta siguen en un gran momento y el sold out en la mayor de las Razz así lo atestiguó. Lo que sí hay ciertas voces críticas con el grupo, quizá porque vieron en ellos algo en lo que quizá no lleguen a convertirse. Pero más allá de esto, Blackberry Smoke son una banda excelente y sus directos siguen siendo intensos y muy buenos, aunque no tan memorables como muchos esperarían. Y es que las expectativas son algo que puede hacer mucho daño a una banda…

Read Southall Band cumple con su papel

Al parecer hubo un avance del concierto y los Read Southall Band empezaron antes de lo esperado, por lo que pude ver sólo el tramo final del show de menos de una hora. Una banda telonera muy cercana a la propuesta de los cabezas de cartel con un Read Southall liderando y demostrando esa mezcla de rock sureño con metal alternativo y sonidos de los 90, algo que los Black Stone Cherry llevan a la perfección.

Sexteto correcto que no llegó a impresionar y en el que el groove comandaba canciones como “Why” o “Out of My Mind”. Sorprendía el reducido set de un baterista que lucía un gorro en contraste con la gorra que lleva Read. El vocalista lució una voz rota en unos temas muy correctos como “Damn” o la final “DLTGYD”, en las que hubo más momentos alternativos que sureños. Habrá que verles en otras condiciones, pues ese material es más para sala pequeña y show íntimo.

Setlist Read Southall Band:

For the Birds
Stickin’ n Movin’
Don’t Tell Me
Scared Money
Why
Out of My Mind
High – Speed Feed
Damn
DLTGYD

Blackberry Smoke se ganan el sold out con dos horas de entrega y grandes canciones

Las luces apagadas y una intro rockera nos llevaron en volandas hasta “Let Me Help You (Find the Door)”. Éxtasis generalizado en la sala y una banda muy entregada en una apretujada sala que cantó y se movió al ritmo de una música adictiva y excelentemente ejecutada. Sorprendió ese haz de luces en estrella para iluminar la batería del bueno de Brit Turner. Vimos también a Brandon Still con dos teclados, uno ladeado y a Charlie Starr catando de maravilla como en “Live It Down”. La sensación general es que iba sobrado de voz.

La melodiosa y calmada “Good One Comin’ On” tuvo una gran respuesta entre el gentío y el tratamiento de clásico, con Paul Jackson jugando con el slide. Disfrutamos de lo lindo con el “Rock and Roll Again” y esa cadencia feliz y provocadora. Incluso hubo palmas para acompañar la tonada para que luego el gran líder se encaramara al micro y agradeciera a la gente que estuviesen allí. “You Hear Georgia” vino acompañada de los colores de la bandera americana en los focos en un tema que huele a cuervos negros por los cuatro lados… cosa que se agradece.

Mencionar la labor a las percusiones de un esforzado percusionista que daba color a la velada, igual que el look de Brit Turner a la batería. El riff de “Waiting for the Thunder” fue reconocido al momento y la sala rugió de alegría con esas tres guitarras que nos regalaron un generoso tramo instrumental y que terminaron de forma abrupta, sorprendiendo a la parroquia. Aquí realmente hubo muchísimo feeling y vimos a una banda muy grande sobre escena.

El “Crimson Moon” abrió la sección The Whippoorwill, algo que fue un bonito guiño para su parroquia, especialmente cuando la siguiente (del mismo disco) fue la maravillosa “Pretty Little Lie”. En esta Paul Jackson se armó con una acústica que era perfectamente audible. En ese momento el proyector de fondo lució más y Charlie cogió unas maracas.  “Hey Delilah” fue otra incursión a su nueva obra, siendo muy festiva y en la que funcionaron bien los coros. Los Cherry no llevan nada pregrabado, y eso se agradece de verdad, y momentos de templanza acústica en “Medicate My Mind” son una buena muestra de los amplios registros que maneja el combo de Atlanta.

Hubo presentaciones por parte de Charlie y entonaron el cansino “Oé oé oé” con sus instrumentos como respuesta a un público que la coreaba pesadamente una y otra vez, antes de atacar “Sleeping Dogs”, que siempre les funciona de maravilla. Pero para maravilla esa tremenda “The Whippoorwill” en la que los ecos Pink Floyd dominan. Gran momento de la noche que quedó secundado con material más reciente como fueron “All Rise Again” y “Ain’t the Same” con pandereta incluida. Buenas canciones ambas, pero claro, si luego se marcan un “Ain’t Got the Blues”… pues claro, quedan patentes las preferencias de la audiencia… Aquí Starr se volvió a calzar la acústica.

Luego, bajo un foco blanco dominante, Charlie estuvo impresionante en la evocadora y rockera “Run Away from It All” a pesar de que el gran momento de la noche vino después con el “One Horse Town”, favorita del público y una de sus más inmensas canciones bajo luces lilas y azuladas. Hablando de temazos, eché mucho de menos el “Six Ways to Sunday”, pero supongo que estarán hartitos de tocarla… Y antes de los bises un par de regalos potentes como fueron “Up in Smoke” (ese tren de mercancías bien cargado…) y “Like an Arrow”. En la primera demostraron que ese toque alternativo primerizo y 90’s les sienta de maravilla.

Ya en los bises hubo un momento instrumental con el himno de Georgia, un gorro emplumado y el “Old Scarecrow”, gran single de su último disco, en el que se meten en terrenos de blues de raíces con mucha clase. Destacar las grandes demostraciones vocales de un Charlie excepcional y de ese jefazo que es Paul Jackson a las seis cuerdas. La despedida la puso el “Ain’t Much Left of Me”, enorme single que ponía colofón a dos horas que pasaron volando.

Al gran aplauso final respondió Charlie con un “Que Dios os bendiga” como clausura de la noche. Amplias sonrisas al salir, aunque también hubo quien esperaba algo más. Salí ampliamente satisfecho si bien nada supera esa primera experiencia con el grupo en Azkena, y ya no tengo tan claro que lleguen a ser sustitutos de las grandes bandas de rock sureño, o si más no, al nivel que muchos esperan. Más allá de lo que podamos fantasear sobre el futuro devenir del combo de Atlanta, digamos que Blackberry Smoke es una de las mejores bandas de la actualidad y la Razz fue testigo de ello.

Setlist Blackberry Smoke:

Let Me Help You (Find the Door)
Live It Down
Good One Comin’ On
Rock and Roll Again
You Hear Georgia
Waiting for the Thunder
Crimson Moon
Pretty Little Lie
Hey Delilah
Medicate My Mind
Sleeping Dogs
The Whippoorwill
All Rise Again
Ain’t the Same
Ain’t Got the Blues
Run Away From It All
One Horse Town
Up in Smoke
Like an Arrow
—–
Old Scarecrow
Ain’t Much Left of Me

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1363 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.