Amon Amarth – Twilight of the Thunder God: 10 años del disco que los puso en la cumbre

Ficha técnica

Publicado el 19 de septiembre de 2008
Discográfica: Metal Blade Records
 
Componentes:
Johan Hegg – Voz
Olavi Mikkonen – Guitarra
Johan Söderberg – Guitarra
Ted Lundström – Bajo
Fredik Andersson – Batería

Temas

1. Twilight of the Thunder God (4:09)
2. Free Will Sacrifice (4:09)
3. Guardians of Asgaard (4:23)
4. Where Is Your God? (3:11)
5. Varyags of Miklagaard (4:18)
6. Tattered Banners and Bloody Flags (4:30)
7. No Fear for the Setting Sun (3:54)
8. The Hero (4:02)
9. Live for the Kill (4:10)
10. Embrace of the Endless Ocean (6:44)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Amon Amarth – Twilight of the Thunder God: 10 años del disco que los puso en la cumbre
Todos los discos de Amon Amarth en Amazon


Pues si señores, Twilight of the Thunder God (2008), séptimo álbum de los suecos Amon Amarth, celebra sus diez años. Sin lugar a dudas fue el definitivo punto de inflexión de su carrera, convirtiéndolos en lo que son ahora, los Reyes del death metal melódico, o al menos, en lo referente a temática vikinga.

Amon Amarth, nacieron allá por el año 1992, sin tener en cuenta que originalmente se fundaron cuatro años antes, se hacían llamar Scum y tocaban grindcore. Por poner un ejemplo, cuando comenzaron, el vocalista Johan Hegg en el año 1988 tenía quince años. Durante un tiempo sacaron unas demos o EP’s hasta que editaron lo que sería su primer larga duración, Once Sent from the Golden Hall (1998) donde desde el primer momento ya fueron elogiados internacionalmente. Como dato curioso el batería del grupo era ni más ni menos que Martin Lopez, que después de este primer trabajo se fue a Opeth, donde estuvo hasta el 2006, grabando seis discos y colaborando enormemente a ser la banda de renombre que es actualmente.

Volviendo a Amon Amarth, sus letras y ambientación vikinga ayudaron muchísimo a que subieran rápidamente escalafones de popularidad. Eso sí, mucha gente dice que su estilo es el viking metal por sus canciones, cosa que yo discrepo, ya que este estilo es una mezcla de géneros entre el black metal y el pagan metal, incluso según como, un toque folk y lo que hacen los suecos es death metal melódico. Durante los años que precedieron al álbum que estamos desgranando, o más bien dicho recordando, sus primeros trabajos fueron un melodeath muy rápido a la vez que crudo, para pasar a un sonido más lento y pesado como pueden ser Versus the World (2002) o Fate of Norns (2004), incluso en With Oden on Our Side (2006) primer disco de la banda en entrar en las listas de Billboard, continuaba un poco con esa pesadez, aunque no tanta.

Pero fue con Twilight of the Thunder God (2008) donde lo petaron todo. Estamos hablando, en ese momento, del disco con más ventas de los suecos. También hay que añadir que una serie de circunstancias ayudaron a todo esto. Desde unas publicaciones on-line en forma de diario donde se veía el proceso de grabación, incluso un cómic de nombre “El Crepúsculo del Dios del Trueno” que editaron en muchas revistas europeas. También se supo antes de la publicación del LP, la portada, mítica portada, con Thor, en dura batalla contra Jörmungandr, comúnmente llamado la serpiente de Midgard, e hijo del Dios Loki. Todo esto, ayudó a desatar un hype y unas expectativas que después a nivel técnico y de calidad cumplió, -y porque no decirlo, más armónico que de costumbre-, debutando el álbum en el número 50 del Billboard 200, avasallando en muchas otras listas nacionales y donde la revista Metal Hammer, puso Twilight of the Thunder God (2008) como sexto mejor álbum del año.

A ver, es un trabajo del cual solo han pasado diez años, o sea que aún no podemos decir que haya envejecido bien o mal, en mi opinión, ha transcurrido poco tiempo para poder hablar sobre esto. Es un LP que, en mi caso, de vez en cuando cae para su re-escucha, y ya con su primera canción te teletransporta a un lugar lejano, preparándote para batallar contra quien sea. Álbum redondo, épico y con temas potentes. Se nota, como he dicho alguna vez, que los componentes del grupo llevaban 10 años juntos, esto crea una conjunción y una armonía que solo se encuentra en este tipo de bandas.

Si es cierto que los seguidores primigenios de los suecos, en su momento este álbum lo encontraron más blandengue, y más si lo comparamos sobre todo con sus dos o tres primeros trabajos, donde en estos hay una fuerza bruta y agresividad que no encontramos en el LP que comentamos. Por contrapartida, tenemos más canciones “himno” y temas épicos, ahí es donde dieron con la tecla.

Vamos a re-destripar este Twilight of the Thunder God (2008), que por cierto, tiene más de una colaboración sonada, por ejemplo en varias canciones, Ronny Milianowicz (ex-Sinergy) tocando la trompa, el trombón y participando en los coros.

Empezamos entonces el disco con la primer canción del mismo nombre que este, “Twilight of the Thunder God”, tema feroz, rapidísimo con tintes épicos y riffs buenísimos, vamos que te lo pones para hacer ejercicio y das el 200%. Con una parte más lenta y de preparación para volver al ritmo frenético, acabando con un solo impresionante, a cargo de la colaboración especial de Roope Latvala (Children of Bodom). La segunda es “Free Will Sacrifice”, un poco más pesada y cruda. Continuamos con la grande “Guardians Of Asgaard”, con un ritmo más duro, hasta cierto punto, aquí tenemos a Lars Göran Petrov (Entombed) cantando junto a Johan Hegg, provocando unos estribillos de lo más infernales, conjuntando las voces perfectamente.

El cuarto tema es “Where Is Your God?” más intensa y rápida, con un ritmo más de tintes black metal. Pasamos a “Varyags Of Miklagaard” con unas guitarras más armónicas, junto con la batería, da un toque más de troteo, cabalgando con el caballo hacía la batalla, con unos riffs más acorde al heavy metal. La compenetración de los guitarristas Mikkonen y Söderberg, es sublime y acostumbran a lucirse con unos ritmos preciosos a las cuerdas, ya no aquí si no en general en todos sus discos. “Tattered Banners Annd Bloody Flags” se nos presenta un tema más calmado ritmicamente pero muy potente. En “No Fear For The Setting Sun” bastante rápido pero un poco repetitivo, como si fuera una canción estándar de Amon Amarth.

“The Hero” canción bastante melódica gracias a las cuerdas, con riffs constantes. Estamos acabando ya y suena “Live Fot The Kill” canción más frenética con partes de ritmos más black metal, y con una sorpresa en forma del grupo Apocalyptica, tocando los chellos primero solos y después haciendo parecer a “banda sonora” la canción. Y terminamos con “Embrace Of the Endless Ocean” rápida en su justa medida, el ritmo cabalgador a la batería, los excelentes riffs de las guitarras y la grandísima voz salida desde el mismísimo infierno. Un excelente tema para acabar el disco.

En resumen, un muy buen disco que ayudó a aupar definitivamente a Amon Amarth, ya no al estrellato, si no que de Midgard pasaron directamente a Asgard. Muchos dirán que en este Twilight of the Thunder God (2008) perdieron un poco de empaque o crudeza ya que hay mucha más melodía que de costumbre, qué si ya no son vikingos puros, etc. Pero yo la fuerza aún la oigo en este trabajo, diferente eso sí, pero la oigo. La gente crece y evoluciona. Sus inicios fueron con una rabia descomunal, pero dejaron atrás esa fuerza desatada para hacer una música un poco más asequible pero igual de poderosa y con más matices, provocando más ambiente vikingo. Estos suecos con nombre del Señor de los Anillos, -recordar que Amon Amarth significa Monte del Destino-, con sus conciertos llenos de atrezzos y giras llevando sus drakkars por los escenarios, no hicieron sino engrandecer lo que actualmente son, una banda top. O sinceramente, ¿quién en algún concierto de metal, no ha visto, entre el público, a varios espectadores con una camiseta de Amon Amarth?

Dídac Olivé
Sobre Dídac Olivé 85 Artículos
Soy de esa generación que la “post-pubertad” lo pilló entre el metal primigenio (lo que llamamos ahora old school) y la nueva ola que fue el Nu metal, es decir, pasado mediados de los 90. Me encantan muchos estilos pero sobretodo el rock clásico y evidentemente el metal, este último es una forma de vida y encima me gusta desgranar y reconocer la riqueza de todos sus subgéneros. Uno ya tiene su edad (los mechones blancos en la barba no están por que sí) pero no me cierro para nada a grupos nuevos, eso sí, mientras haya fuerza y calidad, aunque hoy en día hay mucha. Como nacido justo entrados los ochenta también se incluye que soy un friki de cuidado (rol, videojuegos, Star Wars, pelis Gore, literatura fantástica y un largo etc.) vaya que toco de todo un poco. En resumen, espero contagiaros mi pasión metalhead a la vez que disfrutáis de mis aberrantes destripes.