Crónica y fotos del AMFest - La[2] del Apolo (Barcelona), 27/10/2017

AMFest, o esa pequeña comunidad llamada post rock (Parte II)

Datos del Concierto

AMFest

Bandas:
And So I Watch You From Afar, Truckfighters
 
Fecha: 27/10/2017
Lugar: La[2] del Apolo (Barcelona)
Promotora: Aloud Music
Asistencia aproximada: 400 personas

Fotos

Fotos por Sergi Vila - Underground Müsik Fotozine

Nuestra Previa

Qué nos depara el AMFest más ecléctico (Parte II)

Después de dos noches intensas llenas de bandacas y con la renovación (casi terminada) de La[2] del Apolo, os contamos cositas de los grupos que tocarán en la última jornada del festival que abrirá puertas hoy a las 18.15h.  

0 comentarios

Qué nos depara el AMFest más ecléctico (Parte I)

La sexta edición del AMFest, el festival instrumental del Barcelona, arranca este jueves en La[2] de la sala Apolo con un cartel más variado que nunca. Se me encomienda la difícil misión de darle un repaso a las bandas del

0 comentarios

Entrevista a la organización del AMFest: ‘Lo que más ilusión nos hace es ver que nuestro esfuerzo por ser diferentes es valorado y apreciado ‘

La sexta edición del AMFest, el “Festival de música instrumental de Barcelona”, está a la vuelta de la esquina. Y aunque ya no centre su propuesta exclusivamente en la música instrumental como pasaba en sus inicios, sigue siendo uno de

0 comentarios

Aún con las matemáticas de LITE en la cabeza, durante el segundo día del AMFest sólo puede ver a dos de las cinco bandas de la velada. Mil disculpas pues a Marina Herlop, pg.lost y Playback Maracas por no poder relatar sus respectivos conciertos.

Truckfighters

Superado el caos en la cola de acceso (por razones inexplicables se juntaron las colas de La[2] y la del Apolo grande), Truckfighters empezaron muy cañeros, al igual que el público, más numeroso que en la noche anterior. Cuando la peña empieza a gritar “eh! eh! eh!” quiere decir ¡que la cosa va muy bien!

Los suecos sonaron a una versión enfuzzeada de Queens of the Stone Age, con distorsiones gruesas y tempos rápidos. El repartimiento de voces fué entre el bajista, combinando tonos barítonos con algún falsete, y el guitarra, con melodías más agudas y con su pelo en pecho habitual, sumado a unos bonitos calzoncillos negros y solos con el instrumento (su guitarra) situado en el cogote. Un espectáculo total que aumentaba cuando la banda iba al unísono, creando el éxtasis entre unos oyentes ya entregados.

Hacia el final del concierto empezaron con Kickdown y su momento de gustera casi jazzística memorable, seguido de un riff machacón y molón a partes iguales. Su último tema Desert Cruiser lució otro de esos riffs, y en ese caso fue incluso coreado por el público, quien entre la iluminación, la máquina de humo y los botes que pegaba parecía salido del videoclip de Smells Like Teen Spirit de Nirvana. Seguramente el concierto de Truckfighters sea uno de los de la historia del AMFest donde más sudor se ha vertido, a.k.a Smelled Like Sweat Spirit.

And So I Watch You From Afar

Como ya contábamos en la previa, el concierto de los irlandeses And So I Watch You From Afar era uno de los más esperados del festival, coronándose durante su concierto en la edición del 2015. Y ciertamente todo empezó muy bien, con una intro psicodélica y una impactante iluminación en el escenario a base de fluorescentes rojos y azules.

Nadie se esperaba lo que pasó a continuación. Y como esto no es un anuncio de Facebook, os lo contamos ahora mismo, y además en presente simple, que da como más sensación de thriller, ¿verdad?

Uno de los dos guitarras empieza a tener problemas técnicos y su instrumento enmudece. El resto siguen tocando, pero sus caras muestran signos de sufrimiento, al igual que el público, que observa como el sonido de la guitarra finalmente reaparece… pero solo unos segundos. Le cambian el cabezal del ampli y… ahora sí. Ahora todo peta y cuadra, incluyendo el centro de la pista convertido en un gran baile colectivo.

El grupo se anima y introduce sus armonías a cuatro voces, lo que vendría a ser una mezcla entre Animal Collective y el canto gregoriano. Y en el punto álgido… vuelven de nuevo los problemas técnicos del guitarra, esta vez con vaivenes de volumen bastante insufribles. Quizás en un grupo más “normal” no sería tan grave, pero es que la clave de And So I Watch You from Afar es precisamente el virtuoso juego constante entre las dos guitarras. Y si de repente te quedas sin una de ellas, pues… game over.

Le prestan una guitarra, y a pesar de que empiezan con el temazo (impronunciable a simple vista) BEAUTIFULUNIVERSEMASTERCHAMPION, la guitarra prestada resulta estar desafinada. Enésimo bajón. “Applause for Niall, his guitar keeps breaking” dice el otro guitarra Rory relatando lo obvio con ironía, y quien sabe si también con acritud. La suerte está echada, y se capta en el ambiente que el bolo ya no será lo que hubiese podido ser. Sólo podemos desear que vuelvan cuanto antes para poder disfrutar de ellos sin gatillazos técnicos.

 

El último grupo de la noche, Playback Maracas, realizó su concierto en la sala grande del Apolo por razones ajenas al AMFest. Yo estaba ya de camino a casa, pero según se comenta en las redes sociales, por órdenes de los gestores de la sala tuvieron que terminar su actuación a medio bolo. Cúmulo de infortunios para un viernes con sabor agridulce, pero ya os avanzo que la siguiente jornada volvió a recuperar el encanto habitual. Lo podremos leer en la tercera y última crónica del festi que publicaremos en breve, brevísimo. Salud!

Si te ha gustado el artículo, por favor danos tu apoyo siguiéndonos en Facebook:

Toni Feliu

Toni es un apasionado de la música. Estudió violín e ingeniería informática. Sus gustos eclécticos, desde el hardcore/punk a la clásica, le permiten usar la música como terapia para no enloquecer (demasiado). Literalmente sin tiempo para pensar, toca la guitarra, el violín y el bajo en 3 bandas, se relaja como DJ y deambula compulsivamente por mogollón de conciertos molones.

Toni Feliu
Sobre Toni Feliu 25 Artículos
Toni es un apasionado de la música. Estudió violín e ingeniería informática. Sus gustos eclécticos, desde el hardcore/punk a la clásica, le permiten usar la música como terapia para no enloquecer (demasiado). Literalmente sin tiempo para pensar, toca la guitarra, el violín y el bajo en 3 bandas, se relaja como DJ y deambula compulsivamente por mogollón de conciertos molones.