Ahab – Live Prey

Nuestra Nota


7 / 10

Ficha técnica

Publicado el 26 de junio de 2020
Discográfica: Napalm Records
 
Componentes:
Daniel Droste - Voz, guitarra
Christian Hector - Guitarra
Stephan Wandernoth - Bajo
Cornelius Althammer - Batería

Temas

1. Below the Sun (12:54)
2. The Pacific (10:34)
3. Old Thunder (10:57)
4. Ahab's Oath (16:55)
5. The Hunt (5:08)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Ahab – Live Prey
Todos los discos de Ahab en Amazon


Hablar de Ahab, es hablar de nautic funeral doom. Etiqueta que ellos mismos tomaron para su auto-definición allá en 2004 cuando irrumpen y dos años más tarde, deciden salir a la palestra con su álbum debut The Call of the Wretched Sea. Un elepé, que visto en perspectiva, se grabó sin demasiadas pretensiones, más que registrar un puñado de canciones de lo que por aquel entonces, era un proyecto sin demasiadas ambiciones. Dicha primera grabación, supuso el espaldarazo definitivo para que los secuaces del Capitan Ahab surcasen los siete mares y su nombre se expandiera como la pólvora para cualquier seguidor y devoto del funeral doom. Hablar de The Call of the Wretched Sea es hablar de uno de los trabajos más representativos de dicho subgénero en el viejo continente de la primera década del reciente estrenado milenio 2000, juntos a otros exponentes como el Antithesis of Light de Evoken, Shades of… de Shape of Despair y otros tantos ejemplos que se os puedan venir a la cabeza.

Pues bien, a colación de ello, y quién sabe, si para celebrar su 15º aniversario como banda (acontecido en 2019), este intempestivo año 2020, ve la luz un hecho no muy habitual entre bandas de un género tan «impopular» como es el funeral doom, en forma de un álbum en vivo. Un disco en riguroso directo, sin trampa ni cartón, interpretando parte de dicha obra (cinco de los siete temas que lo componen), demostrando el músculo metálico que atesora en vivo el cuarteto alemán practicando la vertiente más extrema e inaccesible del doom.

Registrado en 2017, durante su actuación en el Death Row Fest en Jena (Alemania), Live Prey es el perfecto ejercicio al cual enfrentarse a aquellos que por los motivos que fueren, no hayan podido presenciar y disfrutar de la energía que emanan Ahab en directo. También es una ocasión ideal, para comprobar como con el paso de los años, tan bien han envejecido los clásicos que componen The Call of the Wretched Sea, convirtiéndose en un obra atemporal del estilo y que reúne todos los elementos más palpables y característicos del funeral doom.

La producción de este trabajo en vivo, muestra la naturalidad más cruda en la que Ahab se desenvuelven, donde por encima de todo, sobresalen las guturalísimas voces de Daniel Troste, el protuberante crujido espontáneo de las guitarras amén de la aplastante sección rítmica. En este ámbito estilístico, cabe resaltar el buen funcionamiento que hacen del uso de diversos tipos de reverb y delay para acentuar más su solemnidad y perpetuar en el espacio/tiempo la densidad de sus acordes entre sus canciones.

Porque, ¿qué podemos decir del bellísimo y apacible inicio de «Old Thunder»? Esos riffs tan sosegados evocan a un mar en plena calma, pero que pueden ser engañosamente peligrosos como una sorpresiva pleamar, como así lo atestigua la pesadez de los riffs que le preceden, para de golpe y porrazo, estás envuelto en una corriente que te arrastra mar adentro. Pero sin duda, «The Hunt», se corona como todo un himno, posicionándose en el mejor tema en sus extensos casi 17 minutos, trasladándote a la escena de toda una lucha entre Moby Dick y el Capitán Ahab, batiéndose al fragor de una encarnizada y sangrienta batalla.

¿Dónde reside el encanto y la clave de Live Prey? Pues la facilidad para llegar al súmmum gracias al dinamismo de sus composiciones, la clave de sus arreglos y destreza musical del cuarteto teutón. Y es que Ahab, al menos en esta obra, cumplen a raja tabla los estándares del género, pero los elevan a un nivel superior, sin caer en la peligrosa monotonía que pueden desembocar tempos tan extremadamente lentos.

Es innegable, que este lanzamiento, está más bien dirigido a los acérrimos fans/seguidores más que nada. Las comparaciones, son odiosas, aunque he de reconocer, que al menos en mi caso, puestos a elegir, la grabación original de 2006 es netamente superior. No obstante, ¡disfruta de la propuesta musical basada en la Leyenda de Moby Dick!