5 canciones para corazones rotos según… Xavi Prat

Todos hemos sufrido mal de amor, es algo inevitable. Si vives, y lo haces siendo humano y sintiendo tus emociones, es inevitable que te hagan daño. No solo eso, sino también que lo hagas tú.

¿Quién no ha tenido un amor no correspondido? ¿Acaso no has dado nunca calabazas? No es fácil que dos personas justas se encuentren en el momento exacto y lugar adecuado, y como no es fácil, la tristeza, la desilusión y todas las emociones que van ligadas surgen. Y duele. A veces poco tiempo, a veces un poco más. Pero pasa, el dolor siempre pasa, y luego queda la calma.

En el top de hoy queremos traer cinco temas de esta temática, una temática que es casi el a-b-c de la música en general. Canciones de desamor hay cientos. Miles, quizá, pero estas son las cinco que, en este momento, yo he escogido, y van sin ningún orden preestablecido. Si estás pasando por uno de estos momentos, chic@, estoy contigo. El tiempo pondrá todo en su sitio.

Como digo, estas son las cinco que he escogido. ¿Cuáles son vuestras preferidas?

 

«A Tale That Wasn’t Right»

Artista: Helloween
Álbum: Keeper of the Seven Keys, Pt. I (1987)
Autor: Michael Weikath

Para nada guarda la esencia ni del grupo ni del disco en la que se encuentra, pues ambas cosas son diversión, alegría y buen rollo. Y “A tale that wasn’t right” es tristeza, es resignación. Es tener el corazón roto con aquello de “te quiero como amigo” tan típico de las series de hace 20 o 30 años, y que tan de moda se puso en el colegio/instituto cuando el que escribe asistía, hace ya unas cuantas décadas.

Mira que la voz de Kiske es alegre, no en vano es LA VOZ del power, pero aquí se sale. El toque melancólico que logra darle al tema es de época, tanto esas partes más graves (“it’s alright, we’ll stay friends”) como en el estribillo, en el que alcanza unas notas altísimas.

No me parece la mejor canción del grupo, obviamente. No sé si, ni siquiera, la mejor balada que tienen. Per sigue siendo un temazo, y en épocas de melancolía, una gran excusa para sobre hidratar los ojos.


«I Wonder»

Artista: Gotthard
Álbum: Lipservice (2005)
Autores: Fredrik Thomander, Steve Lee, Anders Wikstrom, Mary Applegate y Leo Leoni

Este fue el disco (discazo) que me abrió las puertas del hard rock de par en par. Lo considero uno de los mejores de su estilo y un álbum sin relleno.

El hard rock, más que el heavy metal, bebe mucho, quizá demasiado, de temática amorosa. Da igual si es un “te quiero”, un “no te quiero” o un “vuelve conmigo”, y los suizos no son una excepción. Dentro de su catálogo destaco este temazo. “I Wonder” es melancólica. No es suave. Es triste y, personalmente, me ha acompañado en varios momentos de mis 45 tacos, y seguro que todos sabemos el motivo.

Steve Lee es (era) un auténtico maestro en el arte amatorio, al menos en escribirlo. En este bombazo que imagino escuchándolo bajo la lluvia se pregunta que a dónde vamos (van, la pareja protagonista del tema), en qué dirección, en la necesidad de abrazar y en esa sensación de no tener más amor. Todos nos hemos sentido secos por dentro alguna vez, ¿no?

Disfruten de Gotthard en su esplendor, merecen la pena.


«I Died for You»

Artista: Iced Earth
Álbum: Dark Saga (1996)
Autor: Jon Schaffer

Posiblemente nos encontremos ante la canción más triste que haya escuchado. Recuerdo, cuando la escuché hace algunas décadas, que según lo que estuviese viviendo era imposible aguantar la lagrimita.

Schaffer, en general, se destaca por riffs afilados y música violenta, machacona, pero aquí me desdice (igual que, por ejemplo, en el que considero su mejor tema, “Watching Over Me”) a pesar de las partes más potentes. Aún así, la melancolía instrumental no compite con Barlow, uno de los cantantes más grandes y poco valorados que nos ha dado esto del metal.

El tema no escatima al meter el dedo en la llaga. Aquí no es que haya un desamor, un no te quiero o un que te aguante tu madre, no. Aquí hay un “te quiero más que a mi vida y estás con mi mejor amigo. Me muero por dentro y quiero dejar de existir, pero os quiero a los dos”.

Tío, Jon, te has pasado…


«Roses to No One»

Artista: Edguy
Álbum: The Savage Poetry (2001)
Autor: Tobias Sammet

Aquí podríamos tomar la versión original o, como yo he hecho, la del 2001, cuando los imberbes eran algo más duchos.

Durante años, muchos años, lo que escribía Sammet eran mis emociones, mis pensamientos, aquello que me pasaba por dentro y no sabia que expresar. No, no me refiero (solamente) a temas sentimentales, que también (“Land of the Miracle” tiene una de las frases más bonitas que he leído), sino a la vida. Sin ir más lejos, las dos partes del “Metal Opera” (2001) son una absoluta metáfora de mi vida interior.

En este tema que suele pasar desapercibido, el pequeño alemán nos abre su corazón en una buena power ballad. El tema está repleto de frases memorables, al menos para aquellos que nos fijamos en estas cosas, y demuestran por qué, durante tanto tiempo, lo consideré algo así como mi alma gemela.

De entre todas las frases destaco esa de “And I realise my best friend am I”. Uff, tremendo… por suerte nos da un poco de esperanza con otra verdad absoluta: “The way that I fee is the way that I heal my body and soul and my life”.

Sammet, ese Sammet, el que era capaz de leerme, aún sin conocerme, cómo te añoro, tío, como hecho de menos sentarme contigo y entender partes de mí que aún hoy no entiendo.


«Still Loving You»

Artista: Scorpions
Álbum: Love at First Sting (1984)
Autores: Klaus Meine y Rudolf Shencker

Pero si existe una canción de desamor por antonomasia en el heavy metal, esa no es otra que nuestro quinto tema.

“Still Loving You” ha superado cualquier barrera estilística para convertirse en una canción antológica, conocido por todos (bueno, los más jovenzuelos quizá no), llorada por muchos y versionada por el 90% de los grupos que empiezan o que se han consolidado (recuerden esa maravilla de Sonata Arctica. Sí, sí, Sonata Arctica).

Con el primer acorde ya sabemos de qué se trata. El primer “time” ya nos traslada, y el estribillo nos eriza la piel antes de que suene.

No solo es la canción de desamor por antonomasia. Es un tema absolutamente atemporal que todos hemos sentido fluir por nuestras venas.

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 391 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.