5 canciones cantadas por baterías según… Susana Masanés

Es lunes, y aunque sea verano y algunos están ya con un pie en las vacaciones o a punto, no descuidamos por ello nuestra sección Top 5. Si en muchas ocasiones nos hemos centrado en instrumentos en concreto (mejor intro de batería, mejor grito, mejor línea de bajo, mejor solo de guitarra, mejor riff de teclado) vamos esta vez a rizar el rizo y a fijarnos en una serie de personajes privilegiados que además de tocar el complejo instrumento de la batería (para el cual ya necesitas como mínimo un cerebro compartimentado en cuatro) se atreven también a llevar el peso de la voz principal en algunas ocasiones o secundaria / coral en otras. Vamos a dar alguna pincelada a sus trayectorias y a destacar 5 temas en los que prestan su voz de manera más que notable.

 

«I’m in Love with My Car»

Artista: Queen
Álbum: A Night at the Opera (1975)
Autor: Roger Taylor

I’m in love with the voice of Roger Taylor en este tema de Queen, si es que le va que ni pintado. De hecho, es lógico que así sea pues es creación propia tailor-made. Roger Taylor poca presentación necesita a estas alturas, miembro fundador de la banda y batería omnipresente en toda su carrera y todavía en activo en la actualidad, siempre ha gustado de aportar su especial voz rasgada a los coros, atreviéndose a entonar la voz solista en algunas ocasiones como la que nos ocupa. Otros temas de Queen en los que le podemos escuchar son: “The Loser in the End“, “Rock It (Prime Jive)“, “Tenement Funster“, “Fight From the Inside“, “Fun It“, “Drowse“, “A Human Body“ y “No One But You (Only the Good Die Young)“. Roger Taylor cuenta además con una extensa trayectoria en solitario en la que se encarga también de las tareas vocales. Vale la pena destacar también sus aportaciones compositivas a Queen, atribuyéndose éxitos como “Radio Ga Ga“, “A Kind of Magic“, “These Are the Days of Our Lives“ y “Heaven for Everyone“.

Regresando al tema escogido, “I’m in Love with My Car”, he de deciros que me parece de lo más heavy de la discografía de Queen, quizás junto a “Sheer Heart Attack”, el cual, ¡sorpresa!, curiosamente lo compone y co-canta también Roger Taylor. Esta historia no deja de tener su gracia como tal, si es lógico estar esperando que alguien se enamore de otra persona, viene él ¡y lo hace de su coche! Que me parece genial que se haya hecho una oda a un fetichismo, ahí cada uno con los suyos… Y si encima suena así de contundente, bienvenido sea.


«Beth»

Artista: Kiss
Álbum: Destroyer (1976)
Autores: Peter Criss, Stan Pendrige y Bob Erzin

Llega el momento del “tomate” en este Top 5, y del bueno. Mucha polémica se esconde detrás de esta tierna balada, el mayor hit de Kiss hasta la fecha (si nos remitimos a cifras en las listas y ventas), la cual fue interpretada por Eric Singer en Barcelona Rock Fest el pasado 2 de julio, motivo por el cual surgió la idea de este top 5. Vayamos por pasos.

Kiss en los años 70 no estaban por la labor de hacer baladas. Sin embargo, ante la insistencia del batería Peter Criss y el productor Bob Erzin, decidieron incluir este tema en el álbum Destroyer (1976), que ya estaba medio compuesto del proyecto anterior de Criss. Tal era la poca fe que tenía el resto de la banda en el tema que incluso decidieron meterlo como cara B del single “Detroit Rock City” justamente para que éste resaltara. El resultado fue todo lo contrario, si hubo un tema que disparó las ventas de Destroyer fue precisamente “Beth”.

Paul Stanley nunca encajó bien que fuera otro de los miembros de la banda, un compositor ocasional, quién consiguiera ese gran hit, y durante toda su vida ha intentado desprestigiarlo argumentando que en realidad “Beth” no era mérito suyo, sino de Stan Penridge (escritor principal del tema) y Bob Erzin (quién transformó la sencilla idea original añadiéndole orquestación). No contento con ello, a partir de ese momento Paul Stanley se esmeró en la composición de baladas, intentando superar a “Beth” en popularidad, pero tan sólo consiguió un resultado similar, aunque inferior, con “Forever”, del álbum Hot in the Shade (1989).

En un acto más de despecho si cabe, Kiss hizo regrabar este tema tan personal a Eric Carr en el álbum Smashes, Thrases & Hits (1988), para más tarde incluirlo de nuevo en los directos interpretado a la voz y al piano por otro de sus sustitutos, Eric Singer. Y continuando con el “tomate”, parece ser que estas interpretaciones en directo en las que podemos ver a Eric Singer tocando el piano mientras canta “Beth” tienen truco. La pista es pregrabada y él tan solo reproduce los acordes en el instrumento mientras canta. ¡Esto sí que es espectáculo y del bueno!

“Beth” no cuenta con vídeo original, tan solo existe uno para una versión acústica posterior, pero para darle un poco más de sabor al “tomate”, he escogido un directo con orquesta sinfónica de una de las reuniones fugaces de Peter Criss a la banda en el año 2003, que acabó de nuevo en desavenencias y esta vez sí, en ruptura definitiva.


«Allied Forces»

Artista: Triumph
Álbum: Allied Forces (1981)
Autores: Rick Emmet, Michael Levine y Gil Moore

Siempre que empiezo a preparar cualquier texto para este medio hago una búsqueda previa de las palabras claves en la web, básicamente para no entrar en repeticiones. Decido probar con la banda Triumph y esta vez no hay resultados. Pero ¿cómo es esto posible? ¡Hay que poner remedio de inmediato! Para los neófitos o poco instruidos en esta formación y a modo de resumen, cabe comentar que Triumph fue un trío canadiense de hard rock con elementos de heavy metal clásico, blues, AOR e incluso progresivos, que consiguió bastante repercusión a finales de los 70, 80 y principios de los 90, siendo una de sus características principales el hecho de que las tareas vocales quedaran divididas entre su batería Gil Moore y su guitarrista Rik Emmet. Sus multitudinarias giras por Norteamérica les encumbraron, aunque nunca consiguieron traspasar esa notoriedad a Europa, girando tan solo en Reino Unido. En 1988 el miembro original Rik Emmet dejó la formación y a partir de ahí la banda ha seguido su curso con otros guitarristas, pero sin lograr excesivos éxitos. En el 2007 la formación se reunió de nuevo para dar algún concierto esporádico (en Sweden Rock 2008 por ejemplo), sacar un directo y regrabar algún tema.

Allied Forces de su disco homónimo representó el punto álgido de su carrera y es por ello por lo que ha sido escogido de entre todos los temas cantados por Gil Moore. Nada despreciable es el nivel de este músico tanto a la batería como a las voces. ¡Échale un visionado si no lo conoces!


«Black as the Sky»

Artista: Transatlantic
Álbum: Kaleidoscope (2014)
Autores: Mike Portnoy, Neal Morse, Peter Trewavas y Roine Stolt

Mike Portnoy no sería feliz si no estuviera implicado en mil proyectos a la vez, tal es el derroche de creatividad que circula por sus venas. Éste es el principal motivo por el que, en su día, abandonara su estimada banda Dream Theater. Necesitaba expandirse, ir más allá y conocer nuevos horizontes junto a otros músicos, y el elevado nivel de absorbencia que implicaba estar con los estadounidenses no le permitía tal empresa. Desde que todo aquello explotara en el año 2010, no le ha ido nada mal y se ha visto involucrado en proyectos tales como Liquid Tension Experiment, Transatlantic, Neal Morse, Twisted Sisters, Flying Colors, Adrenaline Mob, Sons of Apollo o The Winery Dogs por citar algunos. Si lo has visto en directo en alguna ocasión con cualquiera de las bandas mencionadas antes, sabrás que lo suyo con el micro es un no parar. El artilugio movible que lo sujeta va a tanta velocidad como él a las baquetas, y normalmente requiere de algún asistente cerca que le vaya echando un ojo de tanto en cuanto si la cosa se descontrola.

Debido el alto nivel de virguerías que ejecuta con su instrumento, Portnoy suele ser más corista que vocalista principal, pero siempre se reserva su momento protagonista en directo, e incluso ha llegado a grabar pistas completas o compartidas con otros vocalistas en estudio. Es en esa faceta en la que comparte protagonismo donde se le ve más cómodo y lo cierto es que es la fórmula más utilizada en muchos de los proyectos en los que participa, de ahí que haya escogido un tema en esta línea y como no podía ser de otra manera, de su edición en directo, para que brille con luz propia.


«Money (That’s What I Want)»

Artista: NDV
Álbum: Invisible (2020)
Autor: Nick D’Virgilio

De Nick D’Virgilio más que sus cualidades vocales, me gustaría destacar sus múltiples aptitudes musicales. Si su dedicación principal es tras los parches —y de qué manera—, se le puede encontrar también cómodo tocando la guitarra eléctrica o el piano, o incluso cantando tal y como estamos abordando en este top 5. Además de colaborar y participar en muchísimas bandas tales como Tears for Fears, Genesis, Spoke’s Beard o Big Big Train, cuenta con una carrera en solitario en la que, por lógica, también explora su faceta compositiva.

El tema escogido no es suyo, sino que se trata de una versión muy particular de “Money (That’s What I Want)”, originalmente lanzada por Barrett Strong en 1959 y compuesta por Berry Gordy y Janie Bradford. Cualquier parecido con el original (salvando la letra) es pura coincidencia y ahí radica su mérito, en su transformación integral generando un feeling totalmente distinto. A modo de sugerente film antiguo en blanco y negro, el tema se inicia de manera tranquila y oscura con la voz principal de Nick y unos coros femeninos que lo secundan, para acabar derivando en un crescendo que culmina en una sucesión de sinónimos de la palabra money recitados por D’Virgilio y bien arropado por toda una orquesta. Se produce un parón brusco que parecería indicar que ya hemos llegado al final, pero no, se reinicia la melodía principal en otro tono más alto.

Este tema me viene al dedillo para argumentar la idea de que a veces no es necesario ser portentoso en algo para destacar (Nick D’Virgilio no me parece que tenga nada especial en su voz, sin embargo, aquí sabe sacarle el máximo partido). ¿Estáis de acuerdo?

Avatar
Sobre Susana Masanés 56 Artículos
Aficionada a la música y los viajes, aunque no sabría decidir en qué orden. Cuando los combino, ¡lo más! Amante de aprender cosas de allá donde vaya, soy un poco la suma de los lugares que he visitado y las experiencias vividas. Daría la vuelta al mundo de concierto en concierto si de mi dependiera, pero las limitaciones terrenales me mantienen aquí y ahora, así que, ¡a sacarle el máximo partido!