Desultory – Into Eternity

Ficha técnica

Publicado el 3 de febrero de 1993
Discográfica: Metal Blade Records
 
Componentes:
Klas Morberg – voces, guitarra
Stefan Pöge – guitarra
Hakan Morberg – bajo
Thomans Johnson – batería

Temas

1. Into Eternity
2. Depression
3. Tears
4. The Chill Within
5. Visions
6. Twisted Emotions
7. Forever Gone
8. Passed Away
9. Asleep

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Desultory – Into Eternity
Todos los discos de Desultory en Amazon


Siempre que se habla de death metal sueco vienen a la cabeza grupos como Entombed, Dismember y en la vena más melódica Dark Tranquillity o In Flames y pocas veces se nombra al grupo que nos ocupa en este artículo. Desultory se formaron en Estocolmo en el año 1989 y tras sacar tres demos y un recopilatorio editaron su disco debut Into Eternity (1993) que fue grabado en los famosos Sunlight Studios bajo los mandos de Tomas Skogsberg quien también se encargó de la grabación de muchos grupos escandinavos a finales de los 80 y a principios de los 90 y que a día de hoy sigue mezclando y masterizando sin descanso.

Este disco es un manual de lo que debe ser el death metal europeo con un sonido seco, compacto, donde los solos adquieren un protagonismo especial en cada uno de los cortes. Canciones sencillas pero contundentes con un claro mensaje donde la soledad, la depresión y la miseria son protagonistas en sus letras.

La canción que da título al disco es la encargada de dar inicio a un festival de riffs, ritmos acelerados de batería, un bajo potente que sustenta desde sus graves a todo el grupo con algunos detalles no muy habituales en el género y una voz áspera y oscura que lo guía todo. Cada instrumento suena a la perfección y eso ayuda mucho a poder disfrutar del disco.

El sonido “punk” y sucio están presentes durante todo el disco y eso tiene su encanto. También se pueden apreciar algunos fallos de ejecución que aún le da más carisma a este trabajo. El sonido de la batería es muy seco pero potente y aunque no hace muchas virguerías está muy bien puesta.

También encontramos muchos pasajes dramáticos ya que las letras evocan trastornos y sentimientos bastante oscuros y sabían transmitir ese desasosiego y desesperanza en una época en la que el grunge empezaba a pegar fuerte.

Recuerdo perfectamente cuando lo escuché por primera vez, la magia que desprendía por el desconocimiento hacia el estilo ya que si no estoy equivocado fue en el año 95/96 que cayó en mis manos y conocía a Entombed, Dismember, Hypocrisy y pocos más. Las melodías y las armonías que hacían me volvían loco. Luego sacaron un buen disco en el año 1994 y su declive vino con el disco Swallow the Snake (1996) en el que se quisieron montar a no sé qué moda y así dieron por finalizada su primera etapa como grupo. Se cambiaron el nombre y siguieron la estela del estilo de su “último” trabajo.

La portada me fascina por su sencillez, su sobriedad y mostrando tan solo un amanecer, el logo y el título. Siempre la he visto como una gran portada que sin ser una maravilla evoca todo lo que contiene Into Eternity.

En el año 2009 decidieron retomar la actividad sacando un par de discos más que decentes recuperando su vena más death y dejando apartada la experimentación de su última primera etapa. Lastimosamente, el pasado 2017, decidieron de nuevo dejar su actividad pero dejando un gran legado. Si aún no conoces a este grupo no hay nada mejor que empezar con su gran primer disco.

Death, thrash, djent, dark, progresivo, doom, black, experimental, jazz, clásica, electrónica… La música me mantiene vivo, es una droga que da sentido a este extraño sueño llamado vida. Músico autodidacta, guitarrista, cantante y enfermo de escuchar y escuchar música sin parar.

Si te ha gustado el artículo, por favor danos tu apoyo siguiéndonos en Facebook:

Robert Garcia
Sobre Robert Garcia 88 Artículos
Death, thrash, djent, dark, progresivo, doom, black, experimental, jazz, clásica, electrónica... La música me mantiene vivo, es una droga que da sentido a este extraño sueño llamado vida. Músico autodidacta, guitarrista, cantante y enfermo de escuchar y escuchar música sin parar.