Crónica y fotos del concierto de Y&T - Sala Razzmatazz 2 (Barcelona), 26 de septiembre de 2019

Y&T demuestran en Barcelona que tienen el secreto de la inmortalidad

Datos del Concierto

Bandas:
Y&T
 
Fecha: 26 de septiembre de 2019
Lugar: Sala Razzmatazz 2 (Barcelona)
Promotora: R.M. Concert Promotions
Asistencia aproximada: 750 personas

Fotos

Fotos por Jose Antonio Serrano Sabate

Los años pasan para todo el mundo excepto para Jordi Hurtado y Dave Meniketti. 45 años de trayectoria son para celebrar, y más con el grupo estando en un estado de forma envidiable. Si es que encima llegan a las dos horas de concierto sin necesidad de tirar de intros, solos de batería o de bajo y demás triquiñuelas que gastan las bandas veteranas para raspar minutaje, a la vez que la voz principal descansa. Con una sala casi al completo, y sin teloneros que valgan, se presentaban Y&T. Ellos van a lo suyo. No los busques en festivales pues aman el asfalto y sus propias giras. Son obreros del rock y pioneros del hard & heavy. Podemos completar estas líneas con una retahíla larga de adjetivos calificativos en positivo, pero para Y&T sobran epítetos y adjetivos. Dejémoslo con que ojalá toda banda, veterana o joven, se acercara a lo que ofrecen Yesterday and Today a día de hoy. Así de sencillo.

Sabes cuando todo empieza cuando hacen sonar un tema de los Who seguida de la intro legendaria del “Forever”, que en algunos directos y recopilatorios lleva el nombre de “From the Moon”. El cuarteto sale feliz y sin complejos, haciendo lo que mejor sabe y a caballo de un tema tan exquisito como es “Hurricane”. La gente queda impresionada por el estado vocal del divo, pero cuando ataca las seis cuerdas es también espectacular. En “Lonely Side of the Town” el volumen seguía sonando bajo y John Nymann tuvo problemas hasta el punto de que le cambiaron la guitarra. Pronto todo los astros quedaron alineados y el combo avisó de que constelaban un set con por lo menos un tema de cada disco. Todo un regalo al fan. Los mejores recuerdos de los 80 asomaron en “Don’t Stop Runnin’” y con el grupo formando en tres en raya en el borde del escenario, haciendo posturitas. Y&T son el sonido de los 80, la banda sonora del la década y con el mejor vocalista posible. Fue muy bonito ver a la sala entonando el estribillo de la canción.

La única queja que tengo es que en algún tema los coros no son reales. Con “Black Tiger” volvimos a su etapa más dura y más netamente heavy metal. Riff marca de la casa y estribillo potente. El bajista Aaron Leigh iba con un gorro negro y unas gafas de sol, pero cambiaría de look en el tramo final. Momento balada en “Come in from the Rain”, consiguiendo hacernos emocionar para arremeter luego con “Mean Streak”. Otro de los santo y seña del grupo y una de las favoritas de la concurrencia. Pero si hay que quedarse con un tema servidor abraza por encima de todo la belleza de “Midnight in Tokyo”. Las fabulosas guitarras dobladas de Meniketti y de Nymann hablan por si solas. Me sorprendió gratamente la calidad de “Face like an Angel” presentada con eso de “vamos a hacer algo diferente…”. De verdad que en su día consiguieron una fórmula alquímica de composición, y tras tantas décadas continúa siendo excepcional y válida.

Impresionante que optaran por un tema tan primigenio como “Stuck Down”. Cuatro décadas y un lustro la contemplan. No es de las más aplaudidas, pero va bien recordarle a la gente que esta gente era coetánea de Queen. Otra de las bellas y rocosas es la potente “High ‘Em High”, siendo otro de los grandes momentos en el que destacó que Meniketti le cediera a Nymann la responsabilidad del solo. Luego vino el momento de los momentos: “I Believe in You”, con su mágica intro y con el punteo de inicio. Obviamente el solo de Dave fue tremendamente espectacular Siempre es lo mejor de la noche. La carga emocional de este tema la hace única, aparte de tener unos coros delicados que dan mucho juego a la gente. Espectacular. Luego recuperaron un oscuro tema como es “21st Century”, de 1995. No fue precisamente esa década la mejor para el grupo.

Quedaba la traca final así que algo como “Contagious” se propagó entre el gentío, especialmente con ese coro de “uoooh, uoooh” que tanto contagia. La fiesta continuó con ese deje felizón de “Summertime Girls”, que a la postre es una de las más esperadas de su etapa comercialilla. “Rescue Me” nos rescató para decirnos que esta banda tiene joyas de tamaño calibre. ¿Pueden llegar a tocar sin hacer sonar este tema? Lo dudo. Sin lugar a dudas uno de los momentos más intensos del concierto, y eso que luego venía “I’m Coming Home”, un nuevo clásico del grupo fabricado en su última obra Facemelter. En los bises quedó fuera, sorprendentemente, “Lipstick and Leather” a favor de la suave “Sail On”, siendo la única pieza del álbum Endangered Species. El desparrame final llegó con la ampulosa y perfecta “Forever”. Pocos himnos de los 80 suenan con tanta fuerza y perfección con la voz que original que lo grabó.

Era la tercera vez que podía disfrutar de un show de Y&T y me sorprendí, pues la última fue hace diez años y han girado regularmente. Qué rápido pasa el tiempo para la gente y que lento para Meniketti… Siempre registran buenas entradas y eso se consigue a base de marcarse unos directos de los que te emocionan. Recordó un poco lo que hicieron Uriah Heep en esta misma sala. Pero Meniketti es mágico, un personaje auténtico, íntegro y fiel a sus ideales hasta la tumba. El merchandising era surtido en camisetas y discos, así que me hice con el EP de unplugged de Y&T, que es lo último que han grabado. En la portada se puede ver un ampli Marshall, una acústica, el logo del grupo y… una copa de vino tinto. Don Dave elabora su propio vino, otra de las más grandes pasiones del genial guitarrista. ¿Puede ser este el secreto de su longevidad artística al más alto nivel?

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 355 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.