X Japan – Jealousy: 30 años de la cima del heavy metal nipón

Ficha técnica

Publicado el 1 de junio de 1991
Discográfica: Sony Music Entertainment Japan
 
Componentes:
Toshimitsu "Toshi" Deyama - Voz
Hideto "Hide" Matsumoto - Guitarra
Tomoaki "Pata" Ishizuka - Guitarra
Yasushi "Taiji" Sawada - Bajo
Yoshiki "Yoshiki" Hayashi - Batería, piano

Temas

1. Es Dur No Piano Sen (1:54)
2. Silent Jealousy (7:19)
3. Miscats (5:13)
4. Desperate Angel (5:54)
5. White Wind from Mr. Martin (Pata's Nap) (1:03)
6. Voiceless Screaming (6:16)
7. Stab Me in the Back (3:53)
8. Love Replica (4:35)
9. Joker (5:33)
10. Say Anything (8:42)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: X Japan – Jealousy: 30 años de la cima del heavy metal nipón
Todos los discos de X Japan – Jealousy: 30 años de la cima del heavy metal nipón en Amazon


Los X Japan siguen siendo un misterio para Occidente y, posiblemente, la banda más grande de heavy metal que haya existido nunca en Japón. A diferencia de algunas otras bandas de renombre como Ezo o los más populares Loudness, X Japan nunca hizo el salto y eso que lo tenían absolutamente todo. Probablemente en 1991 eran incluso más grandes que Metallica o Guns N’ Roses en el Imperio del Sol naciente. Pioneros de muchas cosas, entre ellas el visual key que nació a partir de ellos. Siempre me había sentido atraído, pero no fue hasta que visité tierras niponas que me pude hacer con uno de sus grandes discos: precisamente el que toca reseñar: Jealousy.

El disco es un puente entre Oriente y Occidente con heavy metal de base y mucha variedad estilística. Recordemos que estamos en 1991 y este grupo combinaba glam, speed metal, power ballads de manual, rock sleazy con aires angelinos y todo ello cohesionado. También la producción y sonido del disco estaba a la altura de los grandes productos de la época. Es un disco exagerado por momentos y excesivo. La grandilocuencia de todo y la devoción por el grupo era puramente Guns N’ Roses.

Para la historia quedará las cinco noches en el Tokyo Dome con el público tirando de coreografías ante los padres del visual key. Cabe tener en cuenta que en esos días el grupo respondía al nombre de X. Posteriormente, y buscando el impacto internacional pusieron la coletilla “Japan” para recordarle al mundo de dónde venían. Nunca lo consiguieron y su paso por Lollapalooza y Coachella tampoco ha terminado de convencer…

El disco

Apertura y clausura del mismo son excesivas y los Guns de “Don’t Cry” y especialmente de “November Rain” son el punto de partida (cabe recordar que los Use Your Illusion no habían salido todavía). Hay orquestaciones con pianos protagonistas consiguiendo un nivel de belleza en ese arranque impresionante, para romper luego con atonalidades y dar el chupinazo con “Silent Jealousy” que sigue la misma senda. Heavy metal de la vieja escuela toma las riendas en una cabalgada puramente power metal si bien obvia el doble bombo. La gracia del disco es la composición trabajada y variada, y aquí orquestaciones y las partes narradas, muy progresivas y clásicas se hacen carne. En un tema como este Angra serían la referencia, pero… es antes de que los cariocas saquen el colosal Angel’s Cry. Mención aparte merece el enorme trabajo de Hide a la guitarra.

Los temas son extensos y ricos en mil matices, siempre con la personalísima voz de un Toshi que demuestra ser un vocalista privilegiado. Más netamente heavy metal es “Miscast” tirando de mala leche y riff grueso y solo decibélico con el bajo muy grave de Taiji. Luego hay esas guitarras tan Helloween y ese punto tan de musical. Incluso hay sirenas de bomberos. El rock de cloaca asoma en “Desperate Angel”, uno de esos temas redondos que incluso va cargado con harmónica. Suenan a Sunset Strip pero afincados en el barrio de Asakusa. Un lujo de tema que está a la altura de la época más dorada del movimiento hair metal.

No había rival en millas a la redonda y el grupo tenía la clase de meter en el disco composiciones de todos y cada uno de los miembros del combo, algo al alcance de muy pocas bandas pues el nivel general es insultante. El ecuador del disco queda marcado con el brillante interludio “White Wind from Mr. Martin (Pata’s Nap)”. Ejercicio onírico a acústica por parte del gran guitarrista. Esas mismas premisas enlazan con clase a “Voiceless Screaming” con reminiscencias “Stairway to Heaven” por esas flautas y esos juegos de coros arropando a un gran Toshi. Las orquestaciones van entrando con clase en un tema que posee más especias orientales que occidentales, y eso la hace especial. Y la clausura clásica es de aúpa…

En uno de los giros habituales del grupo pasan a speed metal de corte Accept sin despeinarse y convenciendo ampliamente como es en “Stab Me in the Back”. Geniales Pata y Hide a las guitarras en uno de esos temas de puño en alto y que contrasta soberanamente con las dos anteriores canciones. El corte más experimental y extraño es “Love Replica”, aunque profundo y con esas voces femeninas de fondo. Volvemos al Sunset Strip de la mano de un “Joker” certero, desenfadado y puramente sleazy. Otra vez más, poco les tienen que envidiar a las bandas del otro lado del charco.

Para el final guardan una de las más grandes perlas del disco y… de su discografía. Otra dosis de orquestaciones y ampulosidad en una power ballad de libro, de esas que te erizan la piel. Toshi borda la intro para que recaiga luego el peso en el piano de ese baterista polifacético que es Yoshiki. Él siempre fue el sex symbol en un grupo puramente visual. Posteriormente el visual key creció tirando hacia el emo y con más imagen que calidad musical.

Veredicto

El Jealousy vendió en su día más de un millón de copias y es para muchos de los seguidores del grupo nipón su obra magna. La original portada tiene un punto de profético con esa portada con Tokishi encadenado y atado o la foto interior de Hide en una bolsa de muertos. Poco tiempo después se encontraría el cadáver del guitarrista y se supuso que fue un suicidio, colgado con toallas. El resto del grupo adujo que los miembros del grupo utilizaban métodos caseros para aliviar los dolores de la correa y el peso de las guitarras y bajos. De verdad que la muerte de Hide daría para un artículo…

X Japan sigue siendo el grupo más grande que ha dado Japón con más de 50 millones de discos vendidos (casi todos allí). Bandas actuales como Dir en Grey han versionado su legado y siguen siendo estrellas. Takishi es el gran líder, pero Hide sigue recordado en muchas partes de la isla. Más de una decena de nipones imitaron su suicidio en honor de su ídolo. Algo que, afortunadamente, solo se da en Japón.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 689 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.