Witherfall – Curse of Autumn

Nuestra Nota


9.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 5 de marzo de 2021
Discográfica: Century Media Records
 
Componentes:
Joseph Michael - Voz, teclados
Jake Dreyer - Guitarra
Anthony Crawford - Bajo
Marco Minnemann - Batería

Temas

1. Deliver Us into the Arms of Eternal Silence (0:52)
2. The Last Scar (5:07)
3. As I Lie Awake (7:09)
4. Another Face (5:36)
5. Tempest (8:21)
6. Curse of Autumn (1:30)
7. The Unyielding Grip of Each Passing Day (2:55)
8. The Other Side of Fear (4:44)
9. The River (3:14)
10. ...and They All Blew Away (15:28)
11. Long Time (acoustic version) (3:35)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Witherfall – Curse of Autumn
Todos los discos de Witherfall en Amazon


Prácticamente tres meses sin hacer ninguna reseña (que no entrevistas), pues a finales del año pasado, mi familia y yo, pillamos la mierda esta que está por el aire y nos pasamos confinados todas las fiestas. Ya iban a ser fiestas rancias, imaginad. Eso sí, el poco problema que había de cual familiar vendría y tal, se acabó rápido, algo bueno hubo ha ha. Ah y que mi hijo, el “grande”, que tiene siete años, es Will Smith, igual que en el film Soy Leyenda, ya que fue el único negativo en una casa llena de zombies y virus por doquier. Otra cosa positiva para un futuro bastante incierto…

He tardado mucho en volver a escribir, sí. Pero la razón es el efecto secundario que me ha quedado. Dolor de cabeza. Por suerte dos meses después lo tengo de vez en cuando, pero hasta hace poco era casi cada día, y claro, podéis imaginar que se siente cuando te pones dos temas de cualquier grupo y debes parar ya que tu cabeza no aguanta más… le tenía unas ganas terribles al nuevo álbum de Witherfall y hablar de la grandilocuencia del grupo y de este Curse of Autumn (2021). Y he llegado justo y apurado, pero he llegado.

Sinceramente no estoy aún mucho por la labor de hacer mis tochos de reseñas, ya que requiere una concentración que al cabo de poco, me continúa provocando dolor de cabeza. No voy a explicar la historia de la banda, ya que esto lo expliqué en su anterior álbum.

También tenéis mi fresca entrevista interesantísima con su guitarrista Jake Dreyer, hablando de la creación del disco y comentando, entre otras cosas, su relación con Jon Schaffer, productor del disco y su jefe, hasta hace dos semanas, en Iced Earth.

¿Cómo puedo venderos la banda? Bueno, su etiqueta es el power y el progresivo. Por separado, no soy fan del primero y de lo segundo es más si me gusta musicalmente el grupo que no por el género en cuestión. Y en cambio os he de decir que Witherfall me encanta y es uno de esos grupos que no se le puede encasillar en algo en concreto. Es como Opeth, los de antaño, donde conocía muchísima gente que no le molaba el prog o el death, o ambos, pero eran super fans de los suecos. Con Witherfall pasa lo mismo, siendo diferentes estilos, claro.

Es vertiginoso como en solo cinco años y tres discos están en ese limbo de grupo semi desconocido a grupo que está en boca de todos, y que puede ir más allá, aunque aquí ya entrarían demasiados factores, por desgracia. Cierto es que actualmente cualquier cosa que está relacionada con Schaffer, vende más y es innegable.

Como he dicho no dejan de tocar, a simple vista, algo manido como el heavy-power-prog de tono oscuro. Pero es que hay mucho más: base groove, toques Pink Floyd, riffs death y thrash, belleza sonora con guitarra española, y rabia y emoción por doquier. ¿Pero sabéis que sobresale? La teatralidad de su música, hay algo que dentro de ti te dice que este grupo es diferente, tiene algo especial, un aura única, su música te teletransporta donde ellos quieren.

Empezando por su vocalista, Joseph Michael, que no se queda en otro bueno vocalista de power más, no. Creo y sin equivocarme que actualmente pocos cantantes hay que puedan transmitir tanto con su voz. Con unos registros espectaculares, y no solo con los agudos, encima desprende una rabia y una ira que deja exhausto.

De Jake Dreyer, su guitarrista, qué se puede comentar…te toca una infinidad de estilos como si nada, virtuoso, exquisito, pero sin ser pesado, hay veces que gustaría que se soltase un poco más, con más filigranas de las que, evidentemente sabe hacer, pero creo que el grupo ya no tendría la esencia y pasaría a ser unos Dream Teather, donde no sabes donde empieza su virtuosismo y donde terminan sus ganas de demostrar quién es el mejor…

A todo esto, le tenemos que añadir un bajista como Anthony Crawford, un crack en el fusion jazz y blues rock y famoso por tocar con Justin Timberlake o el grupo de math rock, CHON. Y la guinda del pastel, ni más ni menos que la incorporación del baterista, Marco Minneman, no hacen falta ni palabras ni presentaciones para él. Y es que, con estos cuatro, en este Curse of Autumn, han parido la obra maestra definitiva, épica, rabiosa, para mí uno de los discos del año.

Creo que es la primera vez que no hablo de las canciones de un disco y no hace falta, se tienen que escuchar y sentir como su pasión y su sentimiento te crean unas emociones que te dejan huella en el corazón. Su música se transforma en algo místico. Te podrán enganchar más o menos, pero es indiscutible que tienen algo que los hace diferentes a muchísimas bandas.

¿Queréis más pruebas de un tío que no escucha heavy metal ni power metal, que se mueve como pez en el agua con los guturales y el death, pero tiene una debilidad brutal por este grupo y solo puede hacer que caer rendido a sus pies? Repito: OBRA MAESTRA.

Espero y deseo poder verlos en nuestro país, en la gira de finales de año que hacen con los suecos Evergrey.

 

Dídac Olivé
Sobre Dídac Olivé 127 Artículos
Soy de esa generación que la “post-pubertad” lo pilló entre el metal primigenio (lo que llamamos ahora old school) y la nueva ola que fue el Nu metal, es decir, pasado mediados de los 90. Me encantan muchos estilos pero sobretodo el rock clásico y evidentemente el metal, este último es una forma de vida y encima me gusta desgranar y reconocer la riqueza de todos sus subgéneros. Uno ya tiene su edad (los mechones blancos en la barba no están por que sí) pero no me cierro para nada a grupos nuevos, eso sí, mientras haya fuerza y calidad, aunque hoy en día hay mucha. Como nacido justo entrados los ochenta también se incluye que soy un friki de cuidado (rol, videojuegos, Star Wars, pelis Gore, literatura fantástica y un largo etc.) vaya que toco de todo un poco. En resumen, espero contagiaros mi pasión metalhead a la vez que disfrutáis de mis aberrantes destripes.