Wiegedood – De Doden Hebben Het Goed III

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 20 de abril de 2018
Discográfica: Century Media Records
 
Componentes:
Levy Seynaeve - Voz, guitarra
Gilles Demolder - Guitarra
Wim Coppers - Batería

Temas

1. Prowl (7:14)
2. Doodskalm (8:10)
3. De Doden Hebben Het Goed III (12:14)
4. Parool (6:18)

Multimedia





Escucha y compra

Este disco en Amazon: Wiegedood – De Doden Hebben Het Goed III
Todos los discos de Wiegedood en Amazon


El trío belga Wiegedood es una banda formada en Gent el 2014 por Levy Seynaeve, Gilles Demolder y Wim Coopers. Seguramente no os sonarán de mucho estos tres músicos, pero si comentamos que Levy, guitarrista y cantante, es el bajista de Amenra o que el otro guitarrista, Gilles, es el bajista de Oathbreaker, la cosa cambia y quizá empieces a tomar en serio a esta banda con poco recorrido pero con un bagaje extraordinario. Musicalmente, el grupo no tiene similitudes sustanciales con las dos bandas citadas, en Wiegedood el sonido se basa en el black metal noruego con los tintes atmosféricos y las estructuras más contemporáneas.

Este nuevo trabajo culmina la trilogía iniciada en 2015 y titulada De Doden Hebben Het Goed, algo así como “Los Muertos lo Tienen Bien”, una tríada de álbumes que se enfocan en la pérdida, una pérdida que:

Es inherente a nuestra naturaleza. Nos aferramos desesperadamente a las personas y las cosas que amamos. Los tres discos están dedicados a Florent Pevée, un amigo cercano de Wim y un gran músico que perdió la vida a los 21 años. Esta es nuestra manera de honrar su vida.

Como parte final de la citada trilogía, De Doden Hebben Het Goed III (2018) es la extensión natural de sus antecesores. Los tres álbumes comparten sonido, temática y estética pero cada nuevo trabajo ha logrado mejorar el álbum anterior. Aquí la atmósfera toma el mando siendo mucho más impactante y con mejor oferta de contrastes, lo que le da al disco un resultado mucho más sombrío. III es un trabajo abrumador pero distante. También han logrado encontrar un perfecto equilibrio entre el black metal más crudo y las bellas y delicadas melodías que fluyen a lo largo de los 34 minutos de duración del trabajo.

Tan solo cuatro temas cobran vida en el tercer durada de los belgas. “Prowl” abre a toda velocidad sin levantar el pie del acelerador en sus más de siete minutos de duración. Se trata de un tema agresivo con guitarras apretadas que raspan un amenazante riff, en el que los tambores tienen un ritmo militar genial y las voces ásperas claman ira y frustración. “Doodskalm” es mucho más blacker que la anterior. Las guitarras se mueven a través de una melancólica armonía que nunca da un respiro. El tercer tema, como en los dos anteriores álbumes, esta ocupado por “De Doden Hebben Het Goed III” que arranca con unos espeluznantes arpegios que desembocan en un intenso riff. Con más de doce minutos, este tema es seguramente el corte más completo de toda la discografía de los de Gent. Cerrando el círculo nos presentan “Parool”, el tema más ecléctico del disco. Un tema cargado de furia, ritmos frenéticos, riffs venenosos… El tema es el más corto y se nota por el enfoque más inmediato.

Con este álbum los chicos de Wiegedood han logrado consolidarse como una de las bandas más reconocibles y especiales del metal extremo contemporáneo. En cuatro años han editado tres intensos trabajos compaginando su trabajo con las bandas madre. Disponían de pocos días para ensayar y de menos aún para grabar, y aún así el resultado es totalmente envidiable. Logran llenar los temas de mil matices. Nada es prescindible; todo es sumamente esencial.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 310 Artículos
Rock en todas sus extensiones