Ulcerate – Stare Into Death and Be Still

Nuestra Nota


9 / 10

Ficha técnica

Publicado el 24 de abril de 2020
Discográfica: Debemur Morti Productions
 
Componentes:
Paul Kelland - Voz, bajo
Michael Hoggard - Guitarra
Jamie Saint Merat - Batería, percusión

Temas

1. The Lifeless Advance (7:01)
2. Exhale the Ash (6:19)
3. Stare into Death and Be Still (8:24)
4. There Is No Horizon (7:02)
5. Inversion (7:05)
6. Visceral Ends (5:40)
7. Drawn Into the Next Void (8:37)
8. Dissolved Orders (8:15)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Ulcerate – Stare Into Death and Be Still
Todos los discos de Ulcerate en Amazon


Por fin llegó el día de poder disfrutar de la nueva obra de arte que nos traen este 2020 los neozelandeses Ulcerate. Hace más de 10 años que los descubrí de rebote con su impresionante Everything Is Fire (2009) y a partir de ese momento sentí devoción por su música, su arte y su peculiar forma de crear piezas tan intensas. Y bien, después de poder disfrutar un par de veces de su propuesta en directo ya es amor lo que siento por ellos. Trabajadores incansables han sabido reinventarse a ellos mismos una y otra vez.

Stare Into Death and Be Still es su sexto LP y han vuelto más elegantes y atmosféricos (si eso es posible) tras su espectacular Shrines of Paralysis (2016). Y uno de los secretos para que cada vez vayan a más es la solidez que han encontrado como trío, sin ningún tipo de variación en la formación y siendo ellos los amos y señores de sus composiciones, del apartado gráfico además siendo los productores e ingenieros detrás de cada uno de sus discos. Todo controlado, hasta el más mínimo detalle y escuchando su música nos damos cuenta de lo meticulosos que son, una propuesta musical nada fácil de escuchar, llena de capas dando resultado a creaciones que traspasan cualquier etiqueta.

Han propulsado su estilo hacia cotas nunca vistas y, aunque han perdido un poco de velocidad (no os creáis que mucha), nos ofrecen una versión más pausada y sosegada aunque no exenta de brutalidad, visceralidad y oscuridad absoluta con la que abrazan la desesperación y la podredumbre para llevarnos al directamente al abismo.

Comandados por la soberbia guitarra de Michael Hoggard junto a Jamie Saint Merat (batería) son los encargados de la composición mientras Paul Kelland (voz y bajo) ofrece el apartado lírico y la base donde se sustentan los intrincados y disonantes riffs. También nos ofrecen tímidas melodías que puede que cueste un poco descifrar en las primeras escuchas pero que no hacen más que aumentar el valor de la obra.

Las canciones son largas, con una duración que oscila entre los siete y los ocho minutos pero no se hacen pesadas para nada (por lo menos a un servidor) ya que han sabido añadir las justas novedades para no repetirse a ellos mismos (siguen sonando a Ulcerate). Esto puede ocurrir cuando ya tienes bastantes discos grabados pero, si os soy sincero, no tenía casi ninguna duda que sería un gran disco. Y es que el primer adelanto que sacaron, la canción que da título al trabajo, la estuve escuchando en bucle durante días y cuando presentaron el segundo adelanto («Dissolved Orders») me ocurrió lo mismo. Me sentí hipnotizado por esas magnificas guitarras y la profunda y encabronada voz de Kelland que nos ofrece una de sus mejores interpretaciones. Un derroche de buen gusto por parte de los tres.

Solo que faltase una pieza no sería lo mismo, pero por encima de todo, la labor de Jamie tras los parches es impresionante. Monolítica y aplastante con unos recursos poco habituales y una técnica muy depurada mejorando año tras año (dos décadas dedicadas al metal extremo tienen su recompensa). Nos ofrecen también algunos tímidos solos (algo que no abunda en sus trabajos) que realzan todo el conjunto.

Es a base de todos estos detalles que crean unas opresivas atmósferas enfatizadas en canciones como «There Is No Horizon» y aunque no duren mucho (querría que abusaran mucho más) son exquisitas y tan intencionadas que solo queda hacerles reverencias y ofrecerles todas las alabanzas posibles. Saben mantener los tempos justos cuando la canción lo requiere para acelerar en puntos estratégicos y de pronto pegarte una buena hostia de realidad. Los redobles acelerados mezclados con medios tiempos quedan niquelados.

Vuelven a mostrar su faceta más brutal en «Inversion» pero en contrapartida también se calman ofreciendo unos riffs algo más sencillos de lo que nos tienen acostumbrados, aunque los múltiples arreglos hagan parecer lo contrario. Os puedo asegurar que es todo un espectáculo ver en directo a Hoggard bailando con su enorme pedalera, flipante.

Principios como el de «Visceral Ends» (la pieza más corta del disco) me gustaría que estuviese plagado todo el LP, como si fuese una canción entera con ese sonido llegando al lo-fi, generando una sórdida y pútrida sensación. Y bien, la canción se mueve por esos derroteros y podría ser perfectamente instrumental sin que  pasara nada aunque me sigue encantando tal como es.

Y con las dos últimas canciones «Drawn Into the Next Void» y «Dissolved Orders», de las más extensas, cierran una obra que me ha parecido sencillamente sublime. No sabría decir si supera a su predecesor ya que ese se trata de un discazo pero es que mirando todas sus obras no queda otra que rendirse a sus pies. Ojalá muchos grupos tuviesen una carrera tan equilibrada y coherente sin ningún tropiezo como de la que ellos hacen gala. Gente humilde y con las ideas muy claras, dispuestos a ofrecernos la banda sonora perfecta para el apocalipsis.

Robert Garcia
Sobre Robert Garcia 421 Artículos
Death, thrash, djent, dark, progresivo, doom, black, experimental, jazz, clásica, electrónica... La música me mantiene vivo, es una droga que da sentido a este extraño sueño llamado vida. Músico autodidacta, guitarrista, cantante y enfermo de escuchar y escuchar música sin parar.