Tremonti – A Dying Machine

Nuestra Nota


8.75 / 10

Ficha técnica

Publicado el 8 de junio de 2018
Discográfica: Napalm Records
 
Componentes:
Mark Tremonti - Voz, guitarra
Eric Friedman - Bajo
Garrett Whitlock - Batería

Temas

1. Bringer of War (4:53)
2. From the Sky (3:42)
3. A Dying Machine (6:19)
4. Trust (4:39)
5. Throw Them to the Lions (3:20)
6. Make It Hurt (4:12)
7. Traipse (4:23)
8. The First the Last (4:41)
9. A Lot Like Sin (4:32)
10. The Day When Legions Burned (3:09)
11. As the Silence Becomes Me (5:17)
12. Take You With Me (4:20)
13. Desolation (4:29)
14. Found (3:57)

Multimedia





Escucha y compra

Este disco en Amazon: Tremonti – A Dying Machine
Todos los discos de Tremonti en Amazon


Si eres fan de Alter Bridge, el 2018, sin dudas, está siendo un gran año para ti. Aunque el nuevo trabajo de estudio de la banda parece no asomar todavía el hocico (aunque en unos meses entrarán al estudio, tal y como nos adelantó su bajista Brian Marshall en esta entrevista en exclusiva), sus dos componente más definitorios nos han amenizado la espera con sendas «excursiones» en solitario. Después de que el vocalista Myles Kennedy nos obsequiara y nos abriera su alma con su Year of the Tiger (2018) hace ya unos meses, ahora ha sido el turno de su compañero Mark Tremonti quien hace ya unas semanas publicó su cuarto álbum con su otra banda, Tremonti. Tal y como ya pudimos comprobar en nuestras propias carnes (y oídos) gracias a la publicación de los singles de adelanto «A Dying Machine» y «Take You With Me», y a su exitosa actuación en el pasado Rock Fest, A Dying Machine (2018) es un álbum que gira entorno a un concepto futurista, cuya historia se hará acompañar de una novela que verá la luz próximamente. He aquí una breve sinopsis de la misma:

Cuando la querida esposa de Brennan Gibbons, Eleanor, muere, también lo hace la famosa carrera del arquitecto. Por casualidad, Brennan gana un sorteo y se convierte en una de las pocas personas capaces de comprar un Vessel de primera generación: un ser humano artificial, mitad carne y mitad máquina, creado para ser la pareja perfecta. Aunque con dudas, Brennan lleva a Stella a su casa, con la esperanza de que pueda ayudarle a «volver a la vida», a ser quien era, pero sin tratar de reemplazar a su difunta esposa. Al principio, Stella es todo lo que Brennan podría desear en un compañero, pero Stella no es del todo humana. Sus partes robóticas la hacen mejor, más fuerte y más rápida. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, Stella comienza a desarrollar su propia personalidad y libre albedrío, junto con una oscura obsesión.

Todo empezó, una tarde de aburrimiento en la casa del artista, con una simple progresión de acordes que acabarían por convertirse en uno de los proyectos más ambiciosos de su carrera musical. Ese tedio dio como resultado el cuarto álbum de Tremonti: el primer disco conceptual de su carrera. Musicalmente, el nuevo álbum no ofrece sorpresas, y mi valoración es absolutamente positiva, porque, al igual que los tres discos lanzados anteriormente, A Dying Machine (2018) tiene un nivel y unos estándares de calidad muy altos. En comparación con su banda principal, el grado de dureza también es un poco mayor, especialmente cuando los riffs duros habituales aquí y allá se unen a algunas partes más thrash. Por ejemplo, en el agresivo tema que abre el álbum, «Bringer of War», con ese gran riff que galopa a lomos de unos tambores castigadores, la vertiginosa «Throw Them to the Lions», con un Tremonti que está on fire, alimentando la canción con una pasión e intensidad desenfrenadas, o la rompenucas, de solo tres minutos de duración, «The Day When Legions Burned», en la que también destaca el trabajo del batería Garrett Whitlock.

Aún así, A Dying Machine (2018) puede presumir de poseer toneladas de melodías y tonos un poco más, por llamarles de alguna manera, soul que a veces se nos muestran (en otras ocasiones no tanto) incrustados dentro de una cáscara más dura. Por ejemplo, «From the Sky» me recuerda mucho a Volbeat con su alternancia de riffs pesados y coros casi pop, mientras que el impecable tema melódico 100% hard rock «Take You With Me» podría haber formado parte del último trabajo de los Foo Fighters.

Y ya que estamos con las comparaciones, las canciones «As the Silence Becomes Me» (me recuerda tantísimo a «Waters Rising») y «Desolation» suenan tantísimo a unos Alter Bridge sin las cuerdas vocales de Myles… Y son precisamente estos dos temas los más destacados del álbum, así como la canción que le da nombre y la extremedamente emocional, pero no menos ingeniosa, «The First the Last».

La única verdadera sorpresa es el tema final, «Found», una pieza instrumental que se nos presenta a modo de outro de la historia. La pieza tiene un tufillo a rock industrial y desentona un poco teniendo en cuenta el cariz general del trabajo, pero por otro lado te hace sentir curiosidad por ver si Mark nos traerá más variaciones de sonido de este tipo en futuros trabajos.

Con A Dying Machine (2018) Tremonti finalmente debería poder emerger de la sombra de Alter Bridge. Es una mezcla convincente de hard rock y metal, que camina sobre senderos ya antes probados, pero sin ser un trabajo repetitivo y /o aburrido. Todo el álbum gira entorno a una historia interesante que, probablemente, se complementará con la novela que está al caer. Es, sin dudarlo, el mejor álbum de Tremonti hasta la fecha y un verdadero escaparate, no solo para su hábil trabajo tras las seis cuerdas, sino también para sus habilidades a la hora de escribir y componer canciones.

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 370 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.