Top 5 músicos de un solo disco… por Ray Molinari

Músicos que solo han hecho un disco con una banda debe haber miles, empezando por Gilby Clarke y la pandilla que W. Axl Rose reclutó para el Chinese Democracy, y seguramente todos conocéis algún otro ejemplo. Algunos pasaron inadvertidos, otros fracasaron, pero algunos de ellos dejaron un notable disco, quizás no entendido por sus fans mas duros, que ha veces pecan de fieles y no aceptan bien los cambios, o simplemente mostraron su talento en las grabaciones de álbumes que serán y son recordados. Por su aporte, la mayoría de ellos en positivo pero también en negativo, merecen que se les haga un Top 5 para recordarlos.

 

John Corabi / Mötley Crüe

Para el hombre que pudo cambiar muchas cosas en el rock. Su único disco con Mötley Crüe es una joya. Duro, moderno, potente, con una actitud que podía haberse comido a muchas de la bandas mediocres que sonaban en las radios en esos momentos, saben reinventar y dar una vida extra a Nikki Sixx, Mick Mars y Tommy Lee.

Ellos escogieron el sustituto menos adecuado a Vince Neil, pero sacaron un disco a l’altura de los mejores de su discografía. Si ellos mismos y la discográfica se lo hubieran creído, seguramente nunca más hubiera vuelto Neil a la banda, y seguramente aun los tendríamos girando. El problema, que no sonaba a Mötley Crüe.


Mike Smith / Limp Bizkit

Sustituir a Wes Borland en Limp Bizkit era muy complicado. Trabajar con Fred Dust y compañía no tiene pinta de ser fácil, encontrarte un disco casi completo y que tengas que re-grabar pistas a contra corriente, entrar en las dinámicas de la banda, quizás fue demasiado para que Mike Smith brillara. Su trabajo en Snot había sido muy destacable, pero en Limp Bizkit firmó el peor disco del grupo: Results May Vary (2003). No tiene nada, solo la versión de The Who “Behind Blue Eyes”.

Por suerte para los fans, Mike fue invitado a irse de la banda tras que Wes volviera a acercarse a ellos. He de decir que las dos veces que he visto Limp Bizkit en directo y Borland fue el centro de atención a lo largo de todo el concierto, y que sin él, con Smith, es un show de Dust.

No creo que le echen en falta ni el grupo ni los fans.


Trey Spruance / Faith No More

Formar parte de uno de los grandes discos de la historia, como fue el King for a Day… Fool for a Lifetime (1995) de los no menos históricos Faith No More, es un honor. Hasta la fecha, con Mike Patton ya al frente, habiendo sacado ya las obras maestras The Real Thing (1989) y Angel Dust (1992), con James Martin como guitarrista, poner a Trey Spruance a cargo de las guitarras podría haber salido mal. Pero como venía de la otra banda de Patton, los fantásticos Mr. Bungle, les funcionó a la perfección. El disco más directo de la banda, con todos los registros habituales de FNM, fue la única ocasión que Spruance firmase un disco con esta banda. Pero que disco.


Josh Freese / Suicidal Tendencies

Uno de los baterías que ha grabado en más bandas y de estilos diferentes desde NIN a Guns N’ Roses pasando por Devo, fue el batería que Suicidal Tendencies eligieron para que se encargara en el estudio de la grabación del álbum The Art of Rebellion (1992). ¿Es el mejor disco de la banda? Si, sin duda. Aquí está todo: la intensidad de Muir, los fraseos de Trujillo al bajo y las guitarras locas de Mike Clark y Rocky George. Aunque no compuso nada según los créditos, Freese es sin duda la pieza que faltaba a la banda para acabar de dar el gran salto. Ni giró con ellos, ni hizo nada más, pero Suicidal Tendencies le deben mucho.


Dave Navarro / Red Hot Chilli Peppers

Tras la marcha temporal de Frusciante, Kieids, Flea y Chad Smith tenían que elegir un sustituto para grabar la continuación del Blood Sugar Sex Magik (1991), y contactaron con el antiguo guitarrista de Jane’s Addiction, Dave Navarro. Para muchos fue un acierto, para otros, los RHCP se salieron de la línea marcada con su obra maestra, pero ni fue ni mucho menos un mal disco. Es cierto que la sonoridad limpia y dulce que sabía infundir con sus guitarras Frusciante, con Navarro la cosa sonaba más sucia, con un groove más duro que su antecesor. Los Red Hot Chili Peppers editaron One Hot Minute (1995) dentro de un espiral de problemas internos de drogas y otros problemas personales de la banda, pero sacaron un disco con temas destacables como la apertura con “Warped”, con ese riff duro y su vez con el alma negra del funk, siguiendo esta línea en “Coffee Shop“, “One Big Mob” o “Falling Into Grace”, mezclados con temas con un sonido muy Pepper como “Aeroplane” o “My Friends”. Un disco que no fue suficiente para que Navarro continuara y fue despedido de la banda en 1998 por diferencias creativas, trayendo de nuevo a Frusciante para Californication (1999). Quizá si Dave hubiera continuado, en lugar del disco más asequible de los RHCP, hubiéramos tenido una versión más dura de la banda.

Si te ha gustado el artículo, por favor danos tu apoyo siguiéndonos en Facebook:

Ray Molinari
Sobre Ray Molinari 90 Artículos
Adicto a los vinilos y a los directos. Fotografo allì donde no haya sol y suene buena musica, con ya mas de 25 años pisando salas de concierto, ha visto de todo en todas las salas. Coleccionista de lp's y 7" que acaban sonando en sus sesiones como dj