Entrevista a Tom Naumann, guitarrista de Primal Fear y Sinner (II): ‘Deberías ver mi habitación de pequeño… estaba todo empapelado con pósters de Kiss’

Fotografía: Stefan Bollmann

Seguimos la extensa charla con Tom Naumann, guitarrista de Primal Fear, Rock Meets Classic y Sinner. Esta vez toca centrarnos en los proyectos más alejados de Sinner y Primal Fear están de enhorabuena puesto que han sacado recientemente la reedición de su primera obra, un disco que cambió un poco el panorama metálico puesto que la discográfica Nuclear Blast sucumbía al metal tradicional y apostaba por el power metal.

Tom en 2006 pasa a poder vivir de su música de forma profesional y a día de hoy puede vivir de ello, siendo profesor de guitarra, productor y con tres grupos más una banda tributo a AC/DC con reputados músicos de la escena alemana. También hablamos de sus inicios y sus gustos personales de niño, además del ambicioso proyecto Rock Meets Classic con el que, con una orquesta, ha podido tocar con los más grandes músicos del rock y el metal. No le ha ido nada mal, la verdad…

 

Asistí a vuestro concierto en Wacken con la Rock Meets Classic y fue una pasada. Cantantes como Joe Lynn Turner, Michael Kiske o Dee Snider cantando sus famosas canciones junto a una orquesta y vosotros, como grupo. ¿Rock Meets Classic es solo un proyecto en vivo?

Sí, yo creo que tiene que ser un proyecto de directo. Nos es muy complicado lo de grabar un disco o editar un DVD debido a los derechos de las discográficas de cada artista. Y nos encantaría distribuirlos, es que, es más, tenemos conciertos grabados y hemos hecho esto (me enseña un libro precioso). Cada miembro de la banda y todo artista que participa con nosotros lo tiene, pero claro, oficialmente no puede ver la luz de una forma oficial.

Las grabaciones quedan un poco para nosotros y también hemos grabado algún DVD. Pero es imposible hacerlo de una forma oficial, por lo que te digo. Mánagers, discográficas y el entramado del negocio lo hacen imposible. Y es una lástima porque a los fans les gustaría mucho. No sé qué se podrá hacer en un futuro…

Es una lástima, porque recuerdo momentos muy especiales…

(Tom me enseña otro libro) Mira, éste es de la última vez que tocamos con Alice Cooper, y lo tengo firmado por él. También estaba Robin Zander de Cheap Trick, el cantante de Thuder… Es que es genial porque yo soy muy fan de todos ellos y con este proyecto comparto escenario con ellos. Por ejemplo: yo era un gran fan de Rick Springfield cuando era un chaval y ahora salgo al escenario con él para tocar “Jessie’s Girl”, o toco con Francis Rossi de Status Quo.

Le pude contar que cuando era un niño yo estaba en el comedor de casa con una raqueta de tenis moviendo la cabeza y haciendo como que tocaba sus canciones. Y ahora compartimos escenario… Son gente muy famosa y popular, y les conoces, y ves que es gente absolutamente normal y sencilla. Son muy divertidos y para nada arrogantes. Son gente muy maja todos ellos. Tocas en concierto con ellos, luego vas al hotel, te sientas un rato con tus héroes y te tomas una cerveza con ellos hablando sobre su vida y las muchas cosas que han hecho. Eso es alucinante… Me siento muy agradecido de haber podido vivirlo.

Así que Rock Meets Classic va a tener continuidad…

Sí, lo que desgraciadamente el pasado año y el anterior todo se canceló todo debido a la pandemia, pero para el año que viene ya tenemos cerradas dos fechas. Tendremos como cantantes principales a Dee Sinder y Joey Tempest.

No está nada mal…

¡Exacto! Y ya con muchas ganas de poder tocar con ellos… Y muy probablemente estará también Ronnie Romero.

Gran cantante chileno… es una pasada. Pues bien, ahora toca hablar del disco debut de Primal Fear…

(Tom saca la edición de lujo en vinilo que saldrá inminentemente y me cuenta los detalles de la misma). Es alucinante que hayan pasado ya 25 años desde que empezásemos con Primal Fear. Todos los discos que hemos editado han entrado en las listas de ventas alemanas, y el primero en concreto fue fantástico, porque no llegamos a pensar en un principio que llegásemos a ser tan populares…

Empezamos a componer y a grabar, pero en esos días el grunge era lo que lo petaba todo y el power metalera algo muy residual. Dos o tres meses antes de sacar nuestro primer disco HammerFall habían sacado su debut y entraron en las listas de ventas. De alguna manera volvían a insuflarle vida al metal tradicional en Europa.

Es que yo creo que HammerFall y Primal Fear fueron los que cambiaron el rumbo del sello Nuclear Blast y un poco de la escena. Ambos discos se dispararon en ventas y en listas y a gente del sello vio que tenía que apostar no sólo por el metal extremo como llevaban haciendo tantos años…

Sí, eso fue genial: grabamos, entramos en las listas, fuimos de gira con Running Wild. Éramos sólo los teloneros, pero es que los Running Wild llenaban locales grandes… y también los llenan ahora. Tocábamos y luego íbamos para la zona de merchandising a tomar unas cervezas. Íbamos a preguntar si habían legado a vender algo, pero entonces venía muchísima gente y eso se petaba. La gente quería firmas y fotos hasta el punto que el management de Running Wild nos prohibió que estuviésemos allí durante su actuación. Tenían miedo que mucha gente fuera para allí y que se perdieran su show.

Y luego, ese mismo verano, estuvimos tocando en los festivales más importantes: Wacken, el Summer Breeze… muchos más. Fue alucinante. Luego sacamos el segundo disco, que volvió a entrar en las listas, algo muy grande para una joven banda alemana de heavy metal. Estábamos muy contentos y agradecidos y aquí seguimos tras 25 años. Dos décadas y media de carrera en este negocio son mucho tiempo…

Pues te confieso que la primera vez que escuché “Chaibreaker”, lo primero que vino a mi mente fue: Painkiller de Judas Priest. Pero es que el Painkiller para mí es el mejor disco de la historia del heavy metal, por lo que al escucharlo pensé: “Wooww, esta banda es para mí”.

Esto me parece muy divertido puesto que muchos críticos, al salir el disco, decían que era el disco que Judas Priest debería haber grabado después del Painkiller. Y lo decían porque allí estaba el estilo de ese disco, aunque otros también decían que nos faltaban ideas propias. Pero cuando lo grabábamos no pensábamos en eso. Es decir: vale, la voz de Ralf se parece a la de Rob Halford, esa es una de las razones de la comparación. Además, él estuvo cerca de convertirse en el nuevo cantante de los Judas.

Pero Ralf Scheepers tiene su estilo propio. Y es que un poco decepcionados estábamos con esa comparación, porque nos decían que éramos los clones germanos de los Priest. Para nada estuvimos escuchando ese disco e imitando si estilo, simplemente escribimos nuestras canciones. Había muchas canciones allí que poco tenían que ver con ellos, pero había esa conexión con el grupo de Rob Halford. Posiblemente fuera por Ralf

Pero también nos dicen ahora que, si Scheepers hubiera cantado todas las canciones de este nuevo álbum de Sinner, podría ser el nuevo disco de Primal Fear. Pero si escuchas la nueva canción de Avantasia en la que canta Ralf suena totalmente a Primal Fear. Y es que la voz marca mucho. Yo puedo decirte, y es mi opinión personal, que lo que hacemos con Primal Fear y lo que hacemos con Sinner es totalmente diferente.

Vale que es música heavy metal, pero Sinner no es power metal. En Sinner las canciones son más lentas y en Primal Fear hay dobles bombos y agudos muy afilados. Yo no lo podría comparar.

Recuerdo que dejaste Primal Fear en el álbum Nuclear Fire porque no podías compaginar la música y tu trabajo. Finalmente… Ahora vives como músico y dejaste tu trabajo, ¿no?

Sí… finalmente pude dedicarme totalmente a la música en 2006 y desde entonces soy un profesional del mundillo musical. Doy clases de guitarra, soy productor de varias bandas, toco en directo, estoy en Primal Fear, Rock Meets Classic y en Sinner. También toco en mi banda tributo a AC/DC y tengo hasta 50 alumnos. Estoy muy ocupado, pero me gusta la forma de vida que tengo. Me siento afortunado y estoy dentro del negocio musical. ¡He podido hacer de mi hobby mi forma de vida! ¿Qué podría ser mejor que esto? (muchas risas). ¡Es alucinante!

Mi canción favorita de Sinner es «Sanctuary» y mi álbum favorito es The Nature of Evil. ¿Cuáles son tus favoritos? Canción y álbum.

Pues voy a decirte que una de mis canciones favoritas de Sinner es una de muy antigua, del disco Comin’ Out Fighting: “Hypnotyzed”. ¿La has escuchado?

Pues no… esta no la tengo escuchada…

Pues dale un par de escuchas… El riff es una pasada. (Va a buscar una guitarra) Venga va: voy a darte una lección gratis de guitarra. (La toca) es una canción antigua, pero es realmente buena. Luego te diría que hay otra canción que me encanta de The Nature of Evil y se llama… “Devil’s River”. Esta también sería una canción clásica.

En el 2000 salisteis de gira con Deep Purple. ¿Fue un sueño hecho realidad?

Sí, lo fue, pero mi primer sueño hecho realidad fue cuando estuvimos de gira con Mr. Big. Eran muy grandes en esos días porque habían sacado esa canción titulada “To Be With You”. En todas partes que tocábamos con ellos hacíamos sold out, estaba siempre a tope de gente. Normalmente con Sinner tocábamos para 800 personas, algunas veces para 2.000, pero con Mr. Big había allí 3.000 personas. Y juraría que esa gira empezó en Barcelona, en Madrid o en algún sitio de España, y ya vimos que habría mucha gente cada noche.

Y dos o tres años más tarde tuvimos la oferta de girar con Deep Purple. Lo más divertido de todo es que en esos días a mí Deep Purple no me gustaban nada: Los odiaba. Y no sabría decirte el por qué… Ahora me encantan, pero es porque he podido conocer a Ian Gillan y girar con él, pero en ese entonces les odiaba. Mat vino un día y nos dijo: “Tíos, vamos a girar con Deep Purple, ¡es genial! Y sé que no te gustan Tom”.

Bueno… no me gustan, pero me encanta salir de gira, pero… ¿estás de cachondeo? No puede ser”. Y luego fue una pasada. Los Deep Purple son gente maravillosa e Ian Gillan y Roger Glover son geniales. Incluso hemos podido tocar junto con Rock Meets Classic y Gillan es maravilloso. Tocamos un día con Sinner en Zúrich y Roger estaba a mi lado, con su hijo, mirando el concierto entre bambalinas, y en eso que piensas: “Estoy tocando canciones de Deep Purple con su bajista a cinco metros de mí”.

Y tengo que decirte que Steve Morse vio todos y cada uno de esos conciertos. Tengo que decirte que nunca he llegado a ver a Steve sin una guitarra en sus manos, siempre está practicando, y en un concierto tuvimos problemas técnicos y toda la gente del equipo de los Purple se volcó en ayudarnos, lo cual fue una pasada. Fue un gran tour y de verdad que mi opinión cambió por completo respecto a ese grupo. Puedo decirte que a día de hoy Deep Purple me encantan (muchas risas).

¡Has cambiado de opinión! Bien… Vale: ¿Cuál es el primer disco que compraste con tu propio dinero?

¡Ohhhh! De eso hace ya mucho tiempo… A ver: el primer disco que tuve fue de los Beatles y luego mi primera experiencia en directo fue con los Bay City Rollers. Ahora no recuerdo si me llegué a comprar un disco en ese concierto. Por lo que te diría que el primero que llegué a comprar con mi propio dinero fue un disco o de Kiss o de AC/DC. El resto los tomé prestados de mis padres.

Siempre hago esta pregunta en las entrevistas y los Kiss siempre suelen ser el primer disco de mucha gente…

Es que yo estaba muy metido con los Bay City Rollers, pero claro: luego de repente ves a Kiss y piensas: “¿Qué es esto?”, con sus caras pintadas y todo el fuego. En esos tiempos en Alemania había una revista mensual que sólo era de posters y allí siempre había tres posters gigantes de los Kiss. Deberías ver mi habitación de entonces… sólo había posters de Kiss, todo empapelado. No había nada más.

Fui un fan a muerte de Kiss en esos tiempos. Los pude ver en 1977 o en 1980. Y un amigo mío vino a mi casa y me puso un grupo que yo desconocía: AC/DC. Y puede que entre Kiss y AC/DC tuve mi época en la que me encantaban Status Quo. Así que muy probablemente el primer disco que me compré fue un directo de los Status Quo. Pero es que hace tanto tiempo… 40 o 50 años ya. Vale, así que te diría que mi primer disco comprado con mi propio dinero fue un disco de AC/DC, Kiss o de Status Quo.

Y me has dicho que tienes tu propia banda de versiones de AC/DC…

Sí, nos llamamos Big Balls. Y es muy divertido puesto que el batería es Markus Kullman de Sinner, que tocaba también con Glenn Hughes. El guitarrista se llama Norman (Bites) que tocaba con The New Roses. El bajista es Harrison Young que toca con Hardline y Doro. Es decir, que todos son gente famosa haciendo tributo a otra banda famosa. Es genial y divertido el poder tocar todo ese material y pasarlo bien sobre el escenario.

Actualmente estoy trabajando en reportajes sobre canciones perfectas y me encantaría preguntarte tu opinión sobre varias canciones, pero… viendo tus gustos te preguntaré por tus canciones favoritas de AC/DC y Kiss. ¿Cuáles son para ti las más perfectas?

Vale, pues de Kiss probablemente te diría que “Detroit Rock City” o el “Shout It Out Loud” y de AC/DC… te diré que “Hell Ain’t a Bad Place to Be” (muchas risas).

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 935 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.