The Raven Age – Conspiracy

Nuestra Nota


7.75 / 10

Ficha técnica

Publicado el 8 de marzo de 2019
Discográfica: Explorer1 Music, LLC
 
Componentes:
Matt James - Voz
George Harris - Guitarra
Tony Maue - Guitarra
Matt Cox - Bajo
Jai Patel - Batería

Temas

1. Bloom of the Poison Seed (2:25)
2. Betrayal of the Mind (4:18)
3. Fleur de Lis (4:13)
4. The Day the World Stood Still (5:25)
5. Stigmata (4:17)
6. Surrogate (4:21)
7. Seventh Heaven (5:31)
8. Forgotten World (4:15)
9. The Face that Launched a Thousand Ships (4:23)
10. Tomb of the Unknown Soldier (4:47)
11. Scimitar (5:20)
12. Grave of the Fireflies (8:09)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: The Raven Age – Conspiracy
Todos los discos de The Raven Age en Amazon


La verdad es que me he hecho la picha un lío, pues según Spotify, el segundo álbum de los británicos The Raven Age ha visto la luz hace solo unos días, cuando en realidad ya lleva varios meses circulando por las estanterías de las tiendas, pues fue publicado por Explorer1 Music, LLC el pasado mes de marzo, el día 8 para ser más exactos. ¡Es más! Cuando les vi telonenado al bueno de Tremonti a finales del pasado año, creo que comentaron que el álbum estaba al caer. Bueno, mira, no lo sé, pero aprovechando que estarán por aquí dentro de unas semanas (meses), abriendo para Alter Bridge, junto a Shinedown, pues me sacado esta reseña de la patilla, que no pude hacer en su día por falta de tiempo, de ganas o porque, como tantas otras, se me pasó.

Desde su formación en 2009, la banda ha publicado un EP homónimo, 4 singles y 2 álbumes. este Conspiracy (2019) es la continuación de su aclamado Darkness Will Rise (2017), y cuenta con 12 pistas. Un total de 57 minutos a lo largo de los cuales la banda se mueve por los derroteros del metal más alternativo, con ciertos toques de groove metal.

El trabajo se abre con una introducción acústica, «Bloom of the Poison Seed», que desemboca en «Betrayal of the Mind»,  con la cual ya empezamos a ver cómo se las gastan estos londinenses. Adrenalina y muchos armónicos, que dan como resultado un sonido que, por momentos, podría definirse como «extravagante» debido a lo versátil y variable de su propuesta.

La banda, que no lo he dicho, está liderada por el vocalista Matt James, cuyos limpios y guturales, aunque un tanto repetitivos, suenan potentes. «Fleur de Lis», el tercer corte, es un todo himno. Es un tema duro, rápido, de una delicadeza frenética. Es, con diferencia, el corte más pegadizo del álbum, en el que destacan las guitarras, tanto de Tony Maue, como de George Harris, hijo del bajista de Iron Maiden Steve Harris. «The Day the World Stood Still» es otro buen corte, construido entorno a un lirismo emocionalmente agudo, que cabalga con una persistencia firme a través de unos pasajes que, estoy seguro, se te quedarán grabados en la mente durante varios minutos.

El bajista Matt Cox es quien lleva la voz cantante en la potente «Stigmata» con una precisión contundente, dándole a la pieza unos aires cercanos al prog. Es una canción repleta de elegantes y exquisitos ganchos en los que queda clara la pulida producción de este trabajo, a cargo del propio George Harris. El Batería Jai Patel golpea y golpea su set con golpes de acero, mostrando su técnica, ágil y veloz, tras los tabores. «Surrogate» es… ¿bella? y está repleta de atmósferas, de paisajes sonoros ricos con tempos que podría definirse como «sofisticados» que brillan con luz propia.

«Seventh Heaven» empieza calmada, pero tras unos segundo uno ya nota su potencia electrizante, ayudada por unas ráfagas de ritmos explosivos muy djent. El tema es todo un compendio de armonías excelentemente ejecutadas. «Forgotten World» culmina el caos instrumental -pegadizo y en ocasiones incluso ambicioso-, mientras que con «The Face That Launch a Thousand Ships» la banda baja las revoluciones para traernos una suerte de balada de esas que ya estamos hartos de escuchar… pero que siempre funcionan.

Y así llegamos al trío final. «Tomb of the Unknown Soldier» es rimbombante (¡al fin puedo utilizar este adjetivo en Science of Noise!) y efectista, mientras que «Scimitar», como no podía ser de otra forma con un título así, tiene por momentos un tufillo como exótico-oriental al que no le acabo de encontrar el qué. «Grave of the Fireflies» cierra el álbum de una forma bastante épica. El tema, que supera la barrera de los ocho minutos, está basado en una historia corta homónima (火垂るの墓 (Hotaru no Haka)) del autor Akiyuki Nosaka publicada en 1967, la cual, a su vez, se basa en las propias experiencias de Nosaka vividas durante la guerra. La canción es gloriosa y habla -al igual que la novela y la película de animación japonesa producida por Studio Ghibli y dirigida por Isao Takahata que se estrenó en 1988-, sobre cómo superar la adversidad, los lazos familiares y el amor en la Segunda Guerra Mundial. Toda una montaña rusa emocional que pone el lazo final a un trabajo más que correcto pero que, por momentos, da la sensación de ser algo más del montón. Aún así, son esos leves toques diferenciales los que hacen que este Conspiracy acabe por entrar bastante bien.

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 370 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.