The Ramblers demuestran todo su potencial poniendo patas arriba nuestra querida sala Rocksound

Así es amigos, el pasado día 5 de diciembre la conocida formación barcelonesa The Ramblers volvió a sorprender a tod@s los que no les conocían y confirmó la opinión que teníamos de ellos a todos los que ya les habíamos visto en directo. Intentando repetir el abrumador éxito que obtuvieron el año anterior, tanto los organizadores, Producciones Acaraperro y la misma sala Rocksound, como la misma banda, The Ramblers, habían aceptado el reto de volver a unir fuerzas para de nuevo formar parte de ese original ciclo en el que una banda debe interpretar íntegramente un disco de alguna de esas formaciones míticas que han pasado a formar parte de la historia de la música. Y, como en el 2018, el disco elegido para la ocasión volvió a ser el excepcional Cosmo’s Factory (1970) de los añorados Creedence Clearwater Revival.

Con el precedente del llenazo que registró su anterior propuesta, nos dirigimos a nuestra sala favorita -y ya casi segunda casa- para comprobar si este nuevo desafío volvía a contar con la mayoritaria aprobación del público. Yo tenía el presentimiento de que la velada iba a resultar inmejorable y, como tantas otras veces, os puedo asegurar que no me equivocaba. Aunque cuando llegó la hora de la apertura de puertas éramos poquísimos los que allí nos encontrábamos, cuando llegó la hora de que comenzara el show la asistencia ya daba innegables síntomas de que iba a ser más que generosa. Finalmente la noche se cerraría con otro rotundo sold out.

El concierto, que no estuvo exento de sorpresas como veréis más adelante, como era de prever -y es costumbre en todas las actuaciones incluidas en este ciclo-, se dividió en dos partes claramente diferenciadas. La primera, donde The Ramblers interpretarían ese inolvidable Cosmo’s Factory de CCR, y la segunda donde los protagonistas de la noche darían rienda suelta a los temas propios incluidos en lo que hasta la fecha es su único registro discográfico, el impecable EP Let It Go (2018), y algún que otro tema previsto para su nuevo disco.

Con un ambiente de lo más propicio, salieron a escena estos cinco jabatos y, salvo el tema «Ooby Dooby», todas y cada una de las obras de arte que son las canciones que componen ese quinto álbum de estudio en la carrera de CCR fueron cayendo una a una y en el mismo orden en que aparecen en el disco. Llevando inteligentemente todos los temas a su terreno, Jonathan Herrero volvió a demostrarnos que sus registros vocales son interminables y que su exquisita sensibilidad es uno de los mayores activos para que a día de hoy cuando hablamos de su voz no podamos evitar pensar en uno de los mejores cantantes del panorama musical patrio. Sonaron y pudimos disfrutar de temas tan emblemáticos e inolvidables como «Travelin’ Band», «Lookin’ Out my Back Door» o esa maravilla llamada «Who’ll Stop the Rain», pero no fue hasta que interpretaron la bonita y sentida «Long As I Can See the Light» que tod@s los presentes tomamos conciencia de que esa sensacional revisión de una de las mejores obras de Creedence Clearwater Revival había llegado a su fin.

Casi sin habernos dado cuenta, The Ramblers habían realizado su fidedigna y a la vez personal revisión de esa joya de 1970, interpretada originalmente por John Fogerty (voz y guitarra), Tom Fogerty (guitarra rítmica), Stu Cook (bajo) y Doug Clifford (batería).

Era el turno para que la banda nos mostrara su música y, dando un golpe sobre la mesa, diera a conocer esos temas propios que tan buen recibimiento han tenido a nivel de público y resultados. Antes de comenzar su particular set, el bueno de Jonathan desveló una de las incógnitas que rondaba por mi mente desde que accediéramos a la sala a la vez que pareció sorprender a todo el resto de los asistentes. The Ramblers ponían con el show de esta noche punto final a una corta pero exitosa carrera para renacer en el negocio musical bajo el nuevo nombre de Rambalaya, ese que ya aparecía rotulado en el parche del bombo de su batería y que tantos quebraderos de cabeza me había proporcionado desde que tuve la oportunidad de verlo.

Desde las primeras notas que sonaron por los altavoces, quedaba claro que ese ambiente rockero que tanto habíamos disfrutado con la revisión de la música de CCR, había dado paso a unos temas mucho más inspirados en el soul, el blues e incluso el funk de toda la vida. Cuatro temas prácticamente consecutivos de su EP en el mercado, «Let It Go», «Stop Fooling Around», «Chip On Your Shoulder» y «Waiting» dieron paso a un total de seis temas más entre las que destacaron las nuevas canciones previstas para que aparezcan en su siguiente trabajo discográfico.

Impecablemente interpretados, parece que a estos músicos les es totalmente indiferente en qué estilo se están desenvolviendo, todas y cada una de las canciones sonaron de muerte empujando al respetable a no dejar de moverse mostrándose por momentos cada vez más compenetrados y entregados con lo que se estaba escuchando. No cabe duda, estos cinco músicos saben muy bien lo que se llevan entre manos.

Como colofón a una hora y cuarenta y cinco minutos de pura magia, el celebrado «Rockin’ All Over the World», canción original de John Fogerty pero también popularizada por Status Quo, puso la guinda a un delicioso pastel que esperamos no tardar mucho en poder saborear de nuevo.

Tomad nota. A partir de ahora The Ramblers pasan a llamarse Rambalaya aunque esta excelente formación de rhythm ’n’ blues y soul de Barcelona siga liderada por Anton Jarl, batería de Los Mambo Jambo, completándose además con el gran Jonathan Herrero y Héctor Martín, voz y guitarra de A Contrablues, Matías Míguez, bajista de Dani Nel·lo’s Saxofonistas Salvajes, y el fenomenal trabajo de Fernando Tejero a los teclados. No les perdáis la pista, pues como músicos son la repera.

Setlist The Ramblers:

Ramble Tamble
Before You Accuse Me
Travelin’ Band
Lookin’ Out My Back Door
Run Through the Jungle
Up Around the Bend
My Baby Left Me
Who’ll Stop the Rain
I Heard It Through the Grapevine
Long As I Can See the Light
Let It Go
Stop Fooling Around
Chip On Your Shoulder
True Love
Waiting
It’s Gonna Rain
Bootlegger Man
Can’t Take It No More
New Orleans
My Babe
Rockin’ All Over the World

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 370 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.