Crónica y fotos del concierto de The Aristocrats - Sala Salamandra (L'Hospitalet de Llobregat), 22 de septiembre de 2018

The Aristocrats, con su música y personalidad, nos enseñan cómo hacer conciertos de verdad

Datos del Concierto

Bandas:
The Aristocrats
 
Fecha: 22 de septiembre de 2018
Lugar: Sala Salamandra (L'Hospitalet de Llobregat)
Promotora: Madness Live!
Asistencia aproximada: 650 personas

Fotos

Fotos por Dídac Olivé

Nuestra Previa

No se ha encontrado entradas

Tengo un problema y es que no sé cómo comenzar esta crónica. Había pensado en algo tipo: «Se sube el telón y aparecen un inglés, un alemán y un norteamericano. Se baja el telón, ¿nombre del grupo?…» Pero no, aunque lo primero que te viene a la mente es algún chiste malo al saber de dónde son los componentes de The Aristocrats, sinceramente no haría justicia a lo que viví el pasado 22 de septiembre de 2018. El tema está que acabé el concierto y habían pasado tantas cosas, había sido tan excepcional, que aún intentar recordarlo todo y explicarlo bien, no puedes. Vaya que me quedé sin palabras. Aunque si quiero que Lord Noise no me saque de esta gran familia que somos, debo transmitir todo lo que pueda. Y eso es lo que voy a intentar…

Pocos días antes del concierto me surgió la posibilidad de ver en directo a esta banda o súper banda, cómo queráis llamarlos. Algo había escuchado de ellos, pero poco, así que me puse a hacer repaso intenso de su discografía. Estos chicos hacen un tipo de música que si no los has escuchado nunca, igualmente disfrutarás de lo lindo, siempre que te guste un poco la combinación que tocan. Esta mezcla de rock progresivo experimental con toques de jazz fusión, es de mi agrado. De hecho, poco criterio musicalmente tengo, o para que me entendáis y como he dicho alguna vez, aunque me mueva entre el thrash y el death, no me cierro para nada a los otros estilos y si escucho una banda que me gusta, pues me gusta y punto, Por lo tanto, también tengo mis grupos de black, de power, progresivo y un largo etcétera.

Como siempre me gusta ir con alguien a los conciertos para poder opinar sobre el grupo en cuestión, originalmente iba con el amor de mi vida y madre de mis hijos, pero a última hora no pudo ser, así que esta vez le comenté a mi padre y a su pareja para que se vinieran conmigo a ver estos cracks. No habían oído hablar nunca de The Aristocrats, pero les vendí el producto excelentemente. Igualmente, solo decir que sus influencias eran King Krimson y tocaban experimental progresivo, automáticamente se apuntaron. Así, después de llegar a l’Hospitalet por separado (yo desde Igualada y ellos desde Barcelona) llegamos prácticamente a la misma hora y nos encontramos en la cola un poco antes de la apertura de puertas. Con lo primero que me quedé fue con la cantidad y lo variopinto de la gente que había por allí.

Una vez dentro, como no, fuimos a “refrescarnos” y a hablar un poco de todo, pero también del grupo. Les expliqué cómo The Aristocrats nació así, casi por casualidad. El virtuoso guitarrista Guthrie Govan (ex Asia), el bajista Bryan Beller (Dethklok, Joe Satriani) y el batería Marco Minnemann (ex Necrophagist, Joe Satriani) tocaron juntos en un recital por allá en 2011. Una vez acabado quedaron fascinados por lo bien que se lo habían pasado y el feeling que había salido de esa unión. Hablaron y automáticamente fundaron la banda. Así de simple. También comenté que sus conciertos siempre eran divertidos y los tres eran súper majos y con mucho feedback para con el público. Vaya, que no se limitaban a tocar e irse.

Así pues, hablando llegaron las 21:00, hora que salían ”Los Tres Caballeros” (sí, estoy haciendo alusión de paso a su último LP del mismo nombre que sacaron en 2015). Como intro, y justo antes de subir al escenario, escogieron “Mule Train” de Frankie Laine, tema muy divertido con su tono sureño que hizo que la gente se animara. Y una vez encima, comenzó el espectáculo en mayúsculas. Hicieron las presentaciones correspondientes con Beller llevando la voz cantante. Esa fue la tónica durante todo el bolo, combinándose con Minnermann, hablando y haciendo bromas constantemente. Govan, por su parte, no se le oyó en todo el concierto, quizá una sola vez; para él todo eran sonrisas y muecas. Antes de continuar, os tengo que decir que la Salamandra estaba prácticamente a rebosar y me gustó mucho el hecho de ver chicos de 20 años y adultos de edades como la de Tom Araya, todos ellos con camisetas, por poner algún ejemplo, desde King Krimson o Dream Theater, pasando por Dimmu Borgir. Esto indica la bandaza que estaba/estábamos a punto de poder oír y gozar. Un grupo que es capaz de unir tal variedad de seguidores de estilos, de edades tan diferentes, algo ha de tener, ¿no?

Ya con el primer tema empezaron a interactuar con la gente, con un Bryan Beller pidiendo una gran recepción y Marco Minnermann poniendo la puntilla diciendo que era una competición con Madrid para ver dónde les recibían más calurosamente. Evidentemente esto hizo que la gente se enardeciera y lo diera todo. También preguntó si había algún norteamericano y, efectivamente, alguno había. Y para acabar preguntaron quiénes de los allí presentes habían estado en su anterior bolo de 2016, a lo que bastante gente levantó los brazos. Así que comenzaron con “Blues Fuckers”, con la que la gente se animó de inmediato. ¡¡Y menudo espectáculo, por Darrell!! En este concierto, en mi opinión, será una memez deciros qué tocaron. Como he comentado antes, da igual los temas. Evidentemente, los hay de mejores y de peores. Pero ver a todo el público celebrando cada vez que decían el nombre de la que tocaba a continuación, demuestra la clase de estos tres cracks. La calidad que tienen es indescriptible, pero no se limitan a virtuosismo del barato, no señor. Lo hacen todo tan fácil, tan exquisito. Ver la compenetración que tienen es inigualable. Ves como disfrutan, ves como disfrutan haciendo disfrutar a la gente. Lo más difícil parece lo más fácil. Y encima se meten en el bolsillo a la gente comentando cosas sin parar y haciendo bromas.

Continuaron con “Furtive Jack”, donde Guthrie Govan, hacia el final, puso su móvil en la guitarra para hacer música más experimental y que sonara un poco diferente. La siguiente fue “Culture Clash” y así iban cayendo las canciones con la gente entregadísima. Hubo un momento divertido en el que sacaron, como no, ya que es un clásico en sus conciertos, Minnermann un cerdo y Beller un pollo (rollo de plástico, de esos que hacen ruidos cuando los aprietas), poniéndolos en los micros e iban siguiendo el ritmo de la canción. Solo un momento, pero muy jocoso. Minnermann nos sorprendió hablando en català: «Bona nit!. ¿Com estem?», y acabando en inglés: «Shit, that’s all I can say!», sacando carcajadas del público. En “Get it Like That” probablemente viví el mejor solo de batería de toda mi vida que, tranquilamente, duró unos 15 minutos. Espectacular… eh, y el tío como si nada. Increíble. Mientras lo tocaba, su compañero Beller descansó bebiendo agua y Govan, en el suelo, disfrutando de su camarada. Os vuelvo a recalcar que en esta “banda” están, probablemente, los tres instrumentistas más virtuosos que existen en la actualidad. Ver como Beller se lo pasa de muerte mirando a sus compañeros, Govan con sus risas y muecas cada vez que hace algún toque fuera de lo estándar con su guitarra, y la eterna sonrisa de Minnerman, por no hablar de algún momento que iba ajustando sus timbales y tambores sin parar de tocar… increíble. Y aquí todos aportan de todo, nadie hace de más, todos son los protagonistas y todos están a la misma altura. Impecables. Tocan como tres colegas lo harían delante de sus amigos. Pero la diferencia está en que estos tres colegas son el top musical a nivel artístico.

Entre otras canciones más, tocaron “The Kentucky Meat Shower”, tema muy country donde creo recordar, Marco Minnermann dijo que vivía en California, comentando que el tiempo era bastante similar al de Barcelona, pero con más terremotos, con más incendios y bueno, mejor no hablar de los presidentes (en clara alusión a Arnold Schwarzenegger) evidentemente, más risas. Seguidamente tocó la “baladera” “Flatlands”, con toda la Salamandra disfrutando de lo lindo.

Acabaron con dos últimos temas, la esperadísima “Desert Tornado” donde todos se dejaron ir y pudimos ver a Bryan Beller en versión death metal haciendo headbanging y atreviéndose a “cantar” (por decirlo de alguna manera), haciendo un par de gritos guturales. Y ya acabado el concierto, como bis, nos deleitaron con “Smuggler’s Corridor”, en la que Bryan Beller dijo que ellos eran instrumentistas y que ninguno de ellos sabía cantar, y menos aún Guthrie Govan (más risas). Preguntó a la gente quién tocaba la guitarra, quién la batería y quién era bajista, y separándolos por instrumentos, formaron tres grupos para que el público fuera cantando el tema.

Y así acabó todo. Dos horas y cuarto de excepcional música. The Aristocrats dieron las gracias a todo el personal por haber venido y haber disfrutado con ellos de lo que tocan. Música para el disfrute. Salimos de Salamandra con mi padre y su pareja comentando lo flipados que nos habíamos quedado. No salían las palabras ni los adjetivos para poder opinar sobre lo que acabábamos de ver. Os digo, sinceramente, que este grupo se tiene que ver en directo. No porque sea un show, un gran espectáculo, que también. Es como una jam session en versión brutal. Mi padre no sabía qué comentar, pues todavía estaba alucinando, sencillamente espectacular decía y ella, su pareja, aún estaba recordando el gran solo de batería de Minnermann y diciendo que el mundo aún se puede salvar de entre tanto trap y reggaeton, viendo tanta gente joven en el concierto.

Puedo asegurar sin equivocarme, que ese sábado viví el mejor concierto de “no metal” de toda mi vida. Podría llenar cuatro páginas más sobre estos cracks tan próximos, pero no serviría de nada. Ver a The Aristocrats debería ser una cosa obligatoria. No hacen faltan súper luces, un sonido potente o atrezzo de todo tipo, simplemente con su música y sus sonrisas disfrutas de una de las experiencias musicales más brutales que hay hoy en día. No ponemos nota en los conciertos, pero si hoy pudiera, le daría un 10. Ahí queda eso.

Setlist The Aristocrats:

Blue Fuckers
Furtive Jack
Culture Clash
Through the Flower
Ohhhh Noooo
See You Next Tuesday
Get It Like That
Bad Asteroid
The Kentucky Meat Shower
Flatlands
Desert Tornado
Smuggler’s Corridor

Dídac Olivé
Sobre Dídac Olivé 116 Artículos
Soy de esa generación que la “post-pubertad” lo pilló entre el metal primigenio (lo que llamamos ahora old school) y la nueva ola que fue el Nu metal, es decir, pasado mediados de los 90. Me encantan muchos estilos pero sobretodo el rock clásico y evidentemente el metal, este último es una forma de vida y encima me gusta desgranar y reconocer la riqueza de todos sus subgéneros. Uno ya tiene su edad (los mechones blancos en la barba no están por que sí) pero no me cierro para nada a grupos nuevos, eso sí, mientras haya fuerza y calidad, aunque hoy en día hay mucha. Como nacido justo entrados los ochenta también se incluye que soy un friki de cuidado (rol, videojuegos, Star Wars, pelis Gore, literatura fantástica y un largo etc.) vaya que toco de todo un poco. En resumen, espero contagiaros mi pasión metalhead a la vez que disfrutáis de mis aberrantes destripes.