Crónica y fotos del concierto de Temples + Vetviolet - Sala Upload (Barcelona), 5 de septiembre de 2019

Temples hacen sold out en Barcelona sumergiendo a los Beatles en ácido

Datos del Concierto

Bandas:
Temples + Vetviolet
 
Fecha: 5 de septiembre de 2019
Lugar: Sala Upload (Barcelona)
Promotora: Route Resurrection
Asistencia aproximada: 200 personas

Fotos

Fotos por Mario Olmos

Desconocía por completo la existencia y éxito de los británicos Temples, así que agradezco al compañero Beto Lagarda que me insistiera para asistir a tamaño evento. A decir verdad… tampoco tuvo que insistir demasiado. Estos oriundos de Kettering tienen algo muy grande entre manos y Barcelona es consciente de ello pues la sala Upload registró un aforo rozando el completo con más de 200 personas entregadas y bien conocedoras del escaso pero potente legado del combo inglés. Temples practican un pop psicodélico muy deudor de los Beatles más experimentales. Un poco es como si consiguieran retomar el camino de esas composiciones en las que mandaba el sitar sólo que en manos de esta gente se le da una excelente coherencia y mantienen melodías para luego facturar temas impecables y comerciales. No es heavy metal, pero por momentos se acercan a Ghost, y estamos ante un grupo que seguro que en poco tiempo estará llenando grades recintos.

Vetviolet: Hacia el hiperespacio y más allá…

Con un poco de retraso y vestidos de riguroso blanco jugaban en casa los siderales Vetviolet con Brian Silva al frente, combinando guitarra, guitarra y luciendo una gorra al revés. Batería y bajo le acompañan con Marc López y Genís Toral consiguiendo una atractiva propuesta psicodélica que te transportaba del lugar. Voz exageradamente aguda con temas que beben de Pink Floyd y que fluctúan por el hiperespacio. Incluso pusieron de fondo unas setas para ayudarte un poquito más en el viaje. La conexión con King Gizzard and the Lizard Wizard se hizo evidente en varios temas y eso siempre es muy bueno. La gente estuvo muy receptiva y agradeció la música y las palabras de su líder, aunque a veces habló con los filtros de voz puestos y no le entendimos bien. Una propuesta arriesgada y meritoria al ser sólo un trío. La verdad que a nivel técnico el grupo sonó compacto

Temples demuestran que su psicodelia apunta a grandes recintos

Con algo de retraso respecto la hora prevista hizo acto de presencia el cuarteto con unas impagables pintas setenteras con toques glam. Imposible no acordarse de The Sweet, especialmente por los colores rojos en contraste con el fondo de pantalla verde con publicidad del grupo e imágenes psicodélicas. Los peinados son todos diferentes, muy retros y mientras nos situábamos, nos hicieron dar palmas para acompañar “A Question Isn’t Answered”. Coros por parte de guitarrista y teclista, y mazas para el baterista, para sumirnos en una atmósfera exquisita. El pop más comercial bañado en ácido de “Certainty” brilla por el genial riff de teclado ejecutado por Adam Thomas Smith, instrumento que combinaría durante toda la velada con sus seis cuerdas. La voz de James Edward Bagshaw es un portento a pesar de que hay algunos filtros que la potencian. Anunció que era su primera vez en España y que su nuevo disco sale este mismo mes, por lo que nos regalaron un adelanto en forma de canción, muy beatleniana ella.

Excelentes en actitud y en sonido siendo un show muy visual más allá de las imágenes traseras. Momento de relax con la delicada “Colours to Life” y ya vemos aquí que el peso del set se basa en su maravillosa ópera prima Sun Structures. Definitivamente un auténtico bombazo que llegó hasta el número 7 de las listas en Inglaterra. Tras un tema de nuevo cuño como “Hot Motion” se dio paso a esa maravillosa “Sun Structures” que encendió a una sala bailonga y participativa, pero expectante y respetuosa. Fue acompañada de imágenes muy 70eras de una película de la década, y todo, con un fuerte regusto a Coven. Estaba claro que el perfil de esa noche no es el habitual en los conciertos de rock. En “Keep in the Dark” hay un delicioso giro hacia el Marc Bolan más festivo, de hecho, el propio James tiene un pelo muy similar al llorado rey del glam. Comercialidad que les llevó a aparecer en la banda sonora de “El regalo”.

Dulces en “I Wanna Be Your Mirror” con imágenes de la obra de surrealistas de artistas como Magritte, y antes de “Oh!, The Saviour”, James espetó un: “esta seguro que la conocéis”. Volvieron a demostrar que su material bordea la exquisitez con “The Golden Throne” acompañándola de otra buena dosis de películas 70eras de bajo presupuesto, esta vez con imaginería egipcia. Definitivamente es un tema por el que Ghost matarían. Brillante… “Holy Horses” nos recordó otra vez que su nuevo disco sale en breve. El éxtasis final vino de la mano de “Shelter Song”, la primera canción que escuché de ellos y en la que tuve el primer síntoma de que estaba ante algo muy especial. Cuando la banda se fue a relajarse entre bastidores el respetable entonó el riff de “Mesmerise” a lo que se sumó toda la sala en pleno. Aplastante jam para salir a hombros de la plaza. Ofrecieron su cara más contundente que por momentos me recordó a Kadavar a pesar de estar delante de un combo más cercano a la acera del pop.

Hay algo muy grande en ciernes. Temples es una bocanada de aire fresco que apunta a crecer exponencialmente y más allá de los círculos pop y rock. Sólo le veo un lunar a toda esta gran progresión y es que su primer disco continúa siendo su cenit. No solamente en el hecho de llegar hasta muy alto en las listas, sino que también es la obra que más protagonismo tiene en sus directos. Siete temas del mismo por concierto son muchos para una banda joven, así que esperemos que Hot Motion suponga otro punto de inflexión para un grupo que se siente cómodo tocando tanto en Benicàssim como en el Azkena. Curiosamente cuando volvía para casa en coche oí gritos de júbilo dentro del recinto. Al parecer el grupo salió para hacer un bis más de dos temas.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 175 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.