Streamer – Light of Death

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 5 de junio de 2020
Discográfica: Autoeditado
 
Componentes:
Adri Motherfuckers - Voz
Esteban Master - Guitarra
Danny Streamer - Guitarra
Cristian Blade - Bajo
Jordi Carr - Batería

Temas

1. Thanatos Arise (2:34)
2. Northern Raiders (5:05)
3. Light of Death (4:35)
4. Call It Rock (5:25)
5. No, Doctor! (3:59)
6. Whiskey, Beers & Flames (4:33)
7. The Passion (4:37)
8. Bloody Eyes (3:41)
9. City's on Fire (4:27)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Streamer – Light of Death
Todos los discos de Streamer en Amazon


Si las tachas, el cuero y el heavy metal clásico no son lo tuyo porque piensas que hay que evolucionar, no sé si voy a convencerte. Pero, en cambio, sin cambiar tu opinión valoras el esfuerzo y el trabajo bien hecho, aquí tienes tu lugar.

Pocas veces una reseña me ha costado tan poco. Dicen que segundas partes no son buenas, ni caso, leyendas urbanas. Streamer, con este segundo trabajo, han conseguido superarse. Musicalmente han dado un contundente paso de gigante, mejor producción y vocalmente a Adri se le nota más cómodo en el registro bronco y rasgado que le caracteriza, a la vez que también han mejorado en su dominio del inglés.

La portada es digna de los clásicos a los que admiran/admiramos. Llena de detalles y enlazando con objetos escondidos en la historia viva de la banda. Vemos el cuenco ceremonial en forma de calavera presente en la portada de su primer EP Broken Dreams (2015), la imagen de su «mascota» Oldface y los miembros de la banda, de espaldas al espectador, empuñando el cuchillo presente en la portada de su anterior Now or Never (2017).

Como decía, nos encontramos ante un excelente trabajo que, a pesar de la puta pandemia, les dará el empujón hacia un mayor reconocimiento.

No se andan por las ramas en introducciones ambientales que puedan ser susceptibles de saltar las a la primera de cambio, “Thanatos Arise” es una canción más. Posiblemente podría haber estado en la parte central cediendo el protagonismo a la efectiva “Northern Raiders”. Tema directo y a cuchillo como el empuñado en la portada, ideal para ir calentando las cervicales. Admito haberme despertado con la melodía del estribillo clavada en el cerebro.

Si algo queda claro en esta formación es que van a por todas. Su estudiada y efectiva puesta en escena es el complemento ideal para la música que practican. Ya lo han dejado claro en sus directos en el Can Mercader Festival ’16, el Kanya Fest o abriendo para la temperamental Liv Sin.

Cabe destacar el omnipresente bajo de Cristian (también bajista en Raptore), el joven músico es digno sucesor de la escuela Maiden, aportando peso y personalidad a las composiciones. “Light of Death” es un claro ejemplo de lo que os comento, además del extraordinario trabajo de guitarras con esos duelos que tanto gustan en directo.

¿Qué sería de nuestra vida sin el rock? Ya me adelanto a contestar, bastante aburrida. “Call It Rock” nos lo deja bastante claro. Mucha atención al solo de guitarra, al igual que en “No doctor!”, aquí fluyen sobre una contundente base de bajo y batería entre Cristian y Jordi. El hard y el blues rock se pasean alegremente por las seis cuerdas de Esteban y Danny.

“The Passion” es un medio tiempo vacilón con buenos coros que da paso a la recta final con “Bloody Eyes”, posiblemente la que menos me ha atraído de todo el disco y que precede al gran broche final que supone “City’s on Fire”. Veloz y explosivo final que dará mucho juego en directo. Vuelvo a reiterar, como lo he hecho en alguna reseña anterior, el placer que supone poder disfrutar de un disco que no supere los 40 minutos de duración. No por pereza, sino porque cuando se concentra tan buen material engancha apeteciendo disfrutarlo de nuevo de principio a fin. Se me vienen a la memoria aquellos días escuchando aquellos clásicos mientras observaba los detalles de su portada. Ahora, de manera diferente, he vuelto a disfrutar de esa sensación.

Si nada lo impide, es digno candidato a ocupar una destacada posición en mi top 5 nacional de este 2020.

Salud y heavy metal.

Abel Marín
Sobre Abel Marín 141 Artículos
Músico frustrado, escritor bloguero ocasional y amante del metal en su variedad de estilos. Vivo con la esperanza de poder llegar a viejo acudiendo a salas de conciertos y festivales. Si los rockeros van al infierno, que me guarden sitio y una cervecita. Salud y Heavy Metal.