Stray from the Path – Internal Atomics

Nuestra Nota


8.25 / 10

Ficha técnica

Publicado el 1 de noviembre de 2019
Discográfica: UNFD World Wide
 
Componentes:
Andrew "Drew York" Dijorio - Voz
Thomas Williams - Guitarra, coros
Anthony "Dragon Neck" Altamura - Bajo, coros
Craig "The Grustlord" Reynolds - Batería

Temas

1. Ring Leader (3:26)
2. Kickback (feat. Brendan Murphy) (3:27)
3. The First Will Be Last (3:00)
4. Fortune Teller (2:42)
5. Second Death (3:10)
6. Beneath the Surface (3:45)
7. Something in the Water (3:30)
8. Holding Cells for the Living Hell (2:11)
9. Double Down (feat. Matt Honeycutt) (2:43)
10. Actions Not Words (3:51)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Stray from the Path – Internal Atomics
Todos los discos de Stray from the Path en Amazon


Stray from the Path es una banda estadounidense de hardcore punk formada en 2001 en Long Island, Nueva York. Contando el que aquí nos ocupa, han lanzado nueve álbumes de estudio en total. Los primeros tres discos –People Over Profit (2002), Audio Prozac (2003) y Our Oceania (2004)- se lanzaron independientemente. Posteriormente, la banda fichó por Sumerian Records y lanzó cuatro discos con ellos titulados Villains (2008), Make Your Own History (2009), Rising Sun (2011), Anonymous (2013), Subliminal Criminals (2015) y Only Death Is Real (2017). Actualmente están bajo el auspicio de la independiente australiana UNFD. En el pasado han girado junto a bandas del calibre de Every Time I Die, The Acacia Strain, Terror, Norma Jean, Underøath o Bleeding Through.

La banda, que justo ahora acaba de finalizar su gira por tierras canadienses, está al caer y podremos verles por Europa antes de que acabe el año… pero tendréis que pillar un avión o algo, porque se han olvidado de programar nada en nuestro país.

Tras dejar Sumerian en favor de UNFD, Stray from the Path regresan en el año 2019 bajo el lema: “Thinking like everyone else is not really thinking» («Pensar como si todos los demás no estuvieran realmente pensando»). El resultado de todo ello es este Internal Atomics (2019), otro frenético disco… y ya llevan unos cuantos así.

El álbum está compuesto por diez pistas. Se trata de una colección de trallazos que es tan rápida y feroz como siempre. «Ring Leader», el tema inicial, marca el ritmo. Las comparaciones con Rage Against the Machine te golpearan en la cabeza cuando Drew empieza a cantar. La instrumentación se desvía hacia el fondo para desencadenar en un coro violento en primer plano. Todo un trallazo hardcore que viene a demostrarnos que esta banda vuelve a arder brillantemente. «Kickback», en la que colabora el vocalista de Counterparts Brendan Murphy, hace que la pelota continúe rodando a un ritmo más que óptimo. A partir de ahí, el álbum continúa su impulso a base de frases conmovedoras y breakdowns de manual.

Aunque no hay fallas ni bajones en este grupo de 10 temas, «Second Death» y «Something in the Water» serían quizá los dos momentos más memorables, álgidos y definitorios del disco. «Holding Cells for the Living Hell» también te pone a 100, mientras que con «Double Down», y gracias a la colaboración de Matt Honeycutt, vocalista de los titanes tejanos Kublai Khan, la banda nos trae las secuencias más brutales y destructivas de este Internal Atomics.

Siempre castigadores y socialmente conscientes, Stray from the Path han reunido otra colección impactante y poderosa de canciones. Sí es cierto que quizá no sea una colección demasiado variada, pero el álbum nos ofrece todo lo que esperamos de la banda. Si hay música que se adapte como un guante a los eventos mundiales que estamos viviendo en la actualidad, es la contenida en este álbum. El mundo tal y como lo conocemos no está funcionando, así que es hora de probar algo nuevo. Misión cumplida.

Recordad: pensar como los demás no es realmente pensar…

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 308 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.