Stormzone – Ignite the Machine

Nuestra Nota


7.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 31 de julio de 2020
Discográfica: Metalapolis Records
 
Componentes:
John “Harv” Harbinson – Voz
Steve Moore – Guitarra
Dave Shields – Guitarra
Graham McNulty – Bajo
Jonathan Millar - Batería

Temas

1. Tolling of the Bell (5:45)
2. Ignite the Machine (4:26)
3. My Disease (4:54)
4. Each Setting Sun (4:58)
5. Dragon Cartel (5:12)
6. Nothing to Fear (4:00)
7. Revoltution (3:56)
8. New Age Necromancer (6:21)
9. Dealer’s Reign (5:57)
10. Flame that Never Dies (5:08)
11. Under Her Spell (5:32)
12. This is Heavy Metal (5:31)

Multimedia


Escucha y compra

Este disco en Amazon: Stormzone – Ignite the Machine
Todos los discos de Stormzone en Amazon


Me había olvidado por completo de los irlandeses Stormzone, y al parecer, siguen su carrera y mantienen el nivel. Toda forma de metal que provenga de la isla esmeralda es bien recibido por mi persona por mucho que no les haya visto nunca. Juraría que tocaron en la zona de camping de algún festival patrio, concretamente el Leyendas de 2015. Lo que sí sé es que mucho gustaron a los que allí estuvieron. Mantienen la misma formación que consiguieron en 2011 lo cual es una gran señal. El disco es variado y los temas entran muy bien ya de primeras. Heavy metal clásico y melódico a medio camino entre el heavy metal más ochentas y el toque power de los 90 pero sin buscar excesivas revoluciones. Siete discos en su haber les avalan, y calidad sobrada, destacando tanto en lo técnico como en composición. No tienen aspectos sorprendentes ni intentan nada nuevo, pero lo hacen muy bien.

El single evidente es “Tolling of the Bell”, un material clásico a medio tiempo y con feeling y clase. Las trabajadas guitarras y el solo especialmente son lo que más brilla en un tema que convence y en el que los coros le dan la puntilla. El bajo de Graham McNulty está muy presente en un “Ignite the Machine” que podría ser perfectamente single. Una línea vocal muy conseguida y certera pegada. Luego hay el uso y abuso de las seis cuerdas por parte de Steve Moore y Dave Shields que muchas veces se acercan al neoclásico y otras a Helloween. “My Disease” es un tema típico y ejemplificador de lo que hay en esta obra, con esos coros que pueblan puente y estribillo. Aquí juegan con las voces susurrantes tan en onda Virgin Steele. Sorprende para bien el piano de inicio en “Each Setting Sun” con los tempos muy marcados y la voz de John “Harv” Harbison comandando la nave, en un corte que me ha recordado a Iron Savior. Otra vez se llevan la palma las guitarras en otro excelente solo.

Al ser una banda irlandesa de este nivel uno espera guitarras dobladas en la tradición Thin Lizzy y algo hay en “Dragon Cartel” si bien se cruza en un híbrido con Judas Priest. Y el estribillo es puramente Freedom Call, muy happy metal, quedando todo original y atractivo. Decaen las cosas un poco en “Nothing to Fear”, muy ralentizados, para mejorar luego en “Revolution”. Tema directo y efectivo, al igual que ese doble ataque guitarrero en “New Age Necromancer”. Destaca el bonito riff y cadencia de “Dealer’s Reign” con otra buena actuación de “Harv” y otra enésima demostración de que Stormzone tienen mucho que aportar. La balada (y no del todo) tarda en aparecer y lo hace en forma de “Flame that Never Dies” con un altísimo nivel. Sorprende que no hayan optado por alguna más en el disco pues es otro de los momentos más logrados de la obra, con otro gran estribillo en la segunda y electrificada parte.

Agudo bajo para McNulty y buena línea vocal a medio tiempo en “Under Her Spell”. Aquí sí que hay otra vez conexión con el power centroeuropeo, y con grandes resultados. “This Is Heavy Metal” es el himno cargado de tópicos que ya te anuncia el título, por lo que para un servidor es de lo menos interesante, aunque engancha. Puede que me encantara si tuviera 20 años menos, pero no es el caso.

Los tópicos metaleros en portada claman al cielo: moto, fuego, cuchillas y ruedas dentadas, señal inequívoca de que esto es heavy metal en la tradición más clásica. Está todo muy visto, pero si te gusta el género más clásico aquí hay disfrute para rato. Buen disco que consigue ese híbrido tan conseguido entre heavy metal clásico y power metal. Sería un poco como cruzar a Judas Priest con el power de grupos como Masterplan o The Unity, justo aquellos que no tienen la velocidad y el doble bombo por bandera. Resaltar el enorme trabajo de la dupla de guitarras y el buen papel de un “Harv” que no necesita de voces exageradamente agudas. No me importaría para nada que estuvieran en la carpa de algún festival patrio. Muchas/-os fans ganarían.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 404 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.