Crónica y fotos del concierto de Skeletonwitch + Angoixa - Sala Upload (Barcelona), 28 de junio de 2018

Skeletonwitch y Angoixa reclaman más atención desde Barcelona

Datos del Concierto

Bandas:
Skeletonwitch + Angoixa
 
Fecha: 28 de junio de 2018
Lugar: Sala Upload (Barcelona)
Promotora: Chroma Nation
Asistencia aproximada: 60 personas

Fotos

Fotos por Albert Vila

Nuestra Previa

Entrevista a Robert Garcia, vocalista y guitarrista de Angoixa: ‘A quien hoy en día el idioma en el que se exprese un artista sea un impedimento para poder acceder a su música prefiero que ni nos conozca’

Robert Garcia, cantante, guitarrista y líder de la banda de death metal barcelonesa Angoixa, es también colaborador de nuestra revista, así que nos hace especial ilusión ver como su banda está empezando a hacerse un hueco en el panorama death

0 comentarios

Angoixa y Cremosity reivindican la escena death metal catalana aplastando la Sala Breakout de Sabadell

No me digáis que no es maravilloso asistir casi por casualidad a un concierto de un par de bandas locales y prácticamente desconocidas y salir de allí con la cabeza hecha trizas y la sensación de haber sido vapuleado sin

0 comentarios

Skeletonwitch – The Apothic Gloom

Se avecinan tiempos de cambio para los americanos Skeletonwitch. Este The Apothic Gloom es el primer trabajo en el que no cuentan en sus filas con Chance Garnette, su cantante de toda la vida y parte esencial del particular sonido

0 comentarios

El concierto de Skeletonwitch marcaba el pistoletazo de salida a uno de los fines de semana más intensos y exhaustantes en este recién estrenado verano rockero y metálico barcelonés: al día siguiente empezaba el Be Prog en este mismo Poble Espanyol (de hecho, cuando entramos en el recinto fuimos recibidos por su imponente escenario ya montado y con toda la infraestructura de barras y demás historias preparada para recibir a los fans de A Perfect Circle y demás – entre los que me incluyo), mientras que el domingo llegaban Guns N’ Roses al Estadio Olímpico para demostrar que el dinero es más poderoso que casi todo, hasta que el orgullo de un montón de superestrellas tentados a reunirse veintinco años después de prometer que no lo harían ni en mil vidas. Por si fuera poca oferta, en Madrid la segunda edición del Download Festival empezaba este mismo jueves con un cartel sencillamente imponente, y más de un barcelonés se fue hacia allí para no perdérselo. Normal.

Así que bien, con tanto jaleo es quizás entendible que el concierto de hoy pasara algo desapercibido en las mentes del público metálico de la ciudad, más aún cuando la tarde se tornó súbitamente lluviosa y encapotada. Pero joder, que Skeletonwitch son un bandón y tienen un directazo, así que la pobre sesentena de personas que se acabaron reuniendo en la Sala Upload me parecieron de una injusticia supina. No sé si es por puro desconocimiento o porque la salida de Chance Garnett por la puerta de atrás y el subsiguiente (y aún en progreso) cambio estilístico (no radical, eso sí) en el que se ha embarcado la banda afectó de una forma u otra su popularidad, pero yo, almenos, me imaginaba que tenían bastante más tirón.

Angoixa

De hecho, cuando quedaban pocos minutos para que los catalanes Angoixa saltaran al escenario dispuestos a abrir una velada en el que no iba a haber concesiones, no podía contar mucho más de una quincena de personas repartidas por los múltiples niveles de la sala. Quizás se habían espantado por la insistente reproducción previa de un Death Magnetic ensordecedor, ya que en el momento que el cuarteto barcelonés apareció en escena, empezó a llegar gente de forma miraculosa para acabar reuniendo una cincuentena de almas perdidas, muchas de ellos agolpadas ante el escenario con pinta de saber perfectamente lo que les estaba a punto de venir encima.

Yo también era uno de ellos, ya que quiénes hemos visto a Angoixa en directo sabemos que son la puta tralla. Y no lo digo porque su cantante y guitarrista Robert Garcia sea también compañero nuestro en Science of Noise, que no estamos para piropos impostados, sino porque realmente lo son. Su death metal old school gravísimo y pesado en la vena de Entombed, Grave o Dismember se mezcla con un cierto espíritu thrash en forma de riffacos que, aunque no estés del todo familiarizado con su cancionero, hace que puedas disfrutar sin ningún esfuerzo de lo dinámico y potente de su propuesta. Sin ir más lejos, uno de los “nuevos” baluartes de death metal old school como son los suecos Demonical estuvieron en esta misma sala hace bien pocos meses, y creedme que a mí Angoixa (os lo prometo) me molaron bastante más.

Después de dos discos grabados en solitario por Robert, por fin Angoixa han entrado en el estudio como cuarteto completo para trabajar en un nuevo álbum, grabado hace bien pocas semanas en los estudios del señor Ax, y que aún no ha visto la luz (lo hará después de verano, en principio). De todas maneras, ya pudimos escuchar algunos temas como “Rere el Mirall” o “Esclaus de la por”, mezclados en el repertorio de hoy con “clásicos” como la final “El Foc” o la propia y celebrada “Angoixa”. Los jetos dramáticos e inconfundibles de Robert, siempre poseído por la desesperación y la angustia, fueron la punta de lanza de una descarga contundente y precisa por parte de toda la sección instrumental, en la que las partes más veloces y thrasheras se alternaron con la naturalidad de unos primeros Entombed con pasajes más doomeros y llenos de guitarras agudas y aullantes.

Aunque muchas veces este tipo de circunstancias (abrir para una banda internacional en una sala semivacía) no juega mucho en favor del éxito de una banda local y presumiblemente desconocida a ojos de la mayoría de asistentes, en esta ocasión los barceloneses lo volvieron a petar, reconvenciendo a los ya convencidos (que eran bastantes) y despertando el confeso interés de más de uno que no había tenido la oportunidad de verlos antes. Eso dice mucho a favor de su propuesta y de su ejecución pero, además, también dice mucho de la estrategia y el compromiso de Chroma Nation con la escena barcelonesa y catalana metiendo bandas locales a abrir la mayoría de sus giras. Angoixa salieron hoy de aquí con algun que otro nuevo fan, y la verdad es que se lo merecen.

Setlist Angoixa:

L’ànima perduda
El furgador de taüts
Esclaus de la por
La foscor del bosc
L’ombra de la dalla
El mort vivent
Angoixa
Rere el mirall
Malsons
Llàgrimes negres
El foc

Skeletonwitch

Skeletonwitch es una banda que me flipa. Los conocí un poco tarde, a raíz de la salida de Serpents Unleashed en 2013, pero su blackened thrash metal sucio, punkarra, directo y divertido, me atrapó desde el primer momento. Por ello, me alegré sobremanera de su confirmación para ese genial Resurrection Fest de 2014, en el que a pesar de disfrutar mucho de su concierto me dio la sensación de que en más momentos de los que me gustaría fueron una gran bola de ruido ininteligible.

No mucho después, su vocalista de toda la vida, el orondo, brutote e icónico Chance Garnett, fue amablemente invitado a abandonar la banda (aunque su hermano siguió a sus mandos) por culpa de un comportamiento, digámoslo así, poco profesional, y aprovechando la entrada del ex-Cannabis Corpse Andy Horn sacaron un EP, titulado The Apothic Gloom, que supuso una pequeña revolución en su propuesta: las canciones de tres minutos a las que nos tenían acostumbrados se convietieron en siete u ocho, limaron las aristas de la vertiente más sucia de su espíritu y los pasajes más atmosféricos e hipnóticos aparecieron como setas. Aún así, su esencia se mantuvo al 100%, y a mí personalmente me pareció un adelanto sencillamente impresionante y una golosina de lo que debe estar por llegar.

En esas que vinieron abriendo para Kvelertak, y de nuevo su concierto me resultó un pelín demasiado ruidoso e ininteligible. Temazos, sí, actitud, también, pero lejos de la festiva perfección que me gustaría intuirles en disco. De todas maneras, como se trata de una banda que me sigue flipando, y como los dos adelantos de su nuevo disco (que se va a publicar a finales de julio) apuntan muy alto en esa misma línea de postblackmetalización (comparativa no del todo acertada ésta, pero así os podéis hacer a la idea de lo que quiero decir) que ya apuntaron en The Apothic Gloom, no dudé en darles una tercera oportunidad.

Y esta vez sí que me convencieron del todo. Curiosamente, no solo no fueron la compacta y confusa bola de ruido que me temía, sino que si pecaron de algo fue de falta de volumen. No gozaron de la densidad y la contundencia de Angoixa, lo que de buenas a primeras me tentó a abocarme a la decepción, pero lejos de ser algo que actuara en su contra, sirvió para que los riffs y las melodías infecciosas que hacen de esta banda algo especial se escucharan de forma sorprendentemente nítida y, en consecuencia, me atraparan y contagiaran en cuestión de minutos.

También es verdad que empezar con un temazo del nivel de “Red Death, White Light” (la canción que cierra The Apothic Gloom) es una manera casi infalible de asegurarse el éxito. Un tema que lo tiene todo y que aúna lo mejor de ambas vertientes de la banda. De aquí hasta que se cumplieron los poco más de sesenta minutos escasos en los que pudimos disfrutar de su música, Skeletonwitch no bajaron el pie del acelerador en ningun momento, alternando clásicos como “Crushed Beyond Dust”, “Beyond the Permafrost” o la final y abrupta “Beneath Dead Leaves” con cortes más nuevos e igualmente festivos y brutales como la genial “Black Waters”, “Fen of Shadows” o “When Paradise Fades”.

Bajo unas luces fijas de color violetado (el técnico de luces, definitivamente, no se ganó el sueldo hoy), la sesentena de personas que acabó por reunirse en la Upload (detalle: algunos se fueron justo después del concierto de Angoixa) disfrutaron como auténticos gorrinos en lodazal, impregnándose en la suciedad y el sudor que, en directo, la banda mantiene al 100%. Para escenificarlo, incluso su Andy escogió los pantalones más jodidamente sucios que tenía y, sin articular demasiadas palabras, entró en comunión total con un público envalentonado ante tal bacanal de festividad infecciosa y punkarra de riffacos y ritmos adictivos.

El concierto, corto, terminó de forma algo abrupta, como si se fueran un poco precipitadamente, lo que me manchó un poquititín el bolazo que acabamos de vivir. Pero sea como fuere, las opiniones entre los asistentes fueron absolutamente unánimes: ambas bandas dieron dos conciertos maravillosos que nos hacían entrar en el verano (y en el fin de semana, que se presentaba intenso) a por todas. Además, las reservas que podía haber acumulado hacia el directo del quinteto americano se esfumaron de un plumazo, y ahora sí que espero con aún ansias su nuevo disco, a la venta en menos de un mes. Y quizás, si tenemos suerte, se pasarán a presentarlo y vosotros, pobres infelices que optásteis por no venir, tendréis la oportunidad de redimiros.

Setlist Skeletonwitch:

Red Death, White Light
I am of Death
Crushed Beyond Dust
Fen of Shadows
Black Waters
When Paradise Fades
Beyond the Permafrost
Gorge Upon my Soul
Well of Despair
Temple of the Sun
This Evil Embrace
Beneath Dead Leaves

Si te ha gustado el artículo, por favor danos tu apoyo siguiéndonos en Facebook:

Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta.

Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.

Sobre Albert Vila 437 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.