Crónica y fotos del concierto de Shining + SRD - Sala Boveda (Barcelona), 22 de mayo de 2019

Shining tiran de profesionalidad sin entrar en provocaciones

Datos del Concierto

Bandas:
Shining + SRD
 
Fecha: 22 de mayo de 2019
Lugar: Sala Boveda (Barcelona)
Promotora: Madness Live!
Asistencia aproximada: 200 personas

Fotos

Fotos por Marta Carreras

Volvió Niklas Kvaforth a Barcelona con su leyenda negra a cuestas y con unos Shining que fueron tan rotundos como breves. Y eso que habían anunciado que las grandes novedades eran un show más largo y un merchandising enorme. En lo segundo cumplieron. También cabe resaltar que más que las letras y la puesta en escena, lo que te puede arrastrar al suicidio o sumirte en lúgubres depresiones, es preguntar los precios de las camisetas. A la altura de Iron Maiden tocando en Oslo. El caso es que media sala acudió a la cita con la oscuridad y el odio, y la mitad de ellos salieron más que satisfechos, pero siempre hay una importante parte que sigue a Niklas para ver sus locuras y esperando que “algo pase” en escena. Shining muestran ahora una cara más sobria, si es que podemos llegar combinar las palabras Niklas y sobriedad… La hora y siete minutos fueron intensos a más no poder demostrando que el black metal depresivo de Shining está al nivel de muchas de las superestrellas actuales del estilo.

SRD convencen pese a su linealidad compositiva

La tarde iba con bastante retraso, pero quedamos impactados de inicio con el show de los eslovenos. Black metal con toques de death y temática bélica. Los focos se hicieron insoportables a lo largo de toda su actuación, que disfrutó de un sonido espectacular, ya desde la inicial “Ognja Prerok”. Estos compañeros de sello de Niklas empezaron con el listón muy alto, impactando al son de “Kupa Treplenja” y “Sreca Na Vrvici”. Se explayaron durante 50 minutos mostrando sus pinturas de guerra y derrochando una impresionante actitud y profesionalidad. Incluso con los problemas en la cinta de la guitarra en “All into Nothing” salvaron el entuerto, con, primero el cantante ayudando, y luego con un roadie y algo de cinta adhesiva. Pero en ningún caso pararon el espectáculo, quedando un poco vacío en algunos momentos por ser una sola guitarra. Pero a partir de entonces la repetición esquemática de cortes como “Smrti Sel” o “Nod” poco aportaron. Son una banda ideal para girar con Shining y comparten muchos elementos estilísticos, pero suenan mucho más planos que ellos. Una lástima, pues el inicio había sido impecable. Finalizaron su set con “Soci”. Nuestras retinas agradecieron enormemente el final de la actuación.

Unos sobrios Shining dan todo el protagonismo a lo musical

Ya en la actuación de SRD Niklas se había dejado ver bajo su capucha pidiéndose combinados con Red Bull y avanzando entre la gente con mirada desafiante. Telón de fondo con el logo y dos picas sobre las que se alzaban la “S” y la “G” de ShininG, a su vera un Kvaforth armado con una botella de whisky con la que roció a la multitud y con la que escupió cual santero antillano. Bienvenidos al ritual… “Yttligare ett steg närmare jävla utfrvsning” ya nos mostró a una banda perfectamente acompasada jugando con cambios de ritmo e intensidades, y lo que mejor hacen: combinar el black metal con esos tempos lentos oscuro-depresivos. Niklas fue de menos a más, perfectamente escudado, especialmente, por un Markus Hammarstöm que se hizo fuerte en el centro de la escena. Excelentes coros para un Niklas que demostró una versatilidad y amplitud de registros enorme en “Jag är dinfiende”.

Temas largos y extasiantes con voces agónicas y maldad por doquier. Su líder se quitó la capucha para encarar un “Framtidustikter” que puso los pelos de punta a más de uno. El concepto de balada black metal es pertinente en la música de Shining, y puede que sea lo que la hace más especial. “Vilja & Dröm” posee un inicio demoledor para intrincarse luego en callejuelas oscuras. Niklas es sumamente teatral en todos sus movimientos. Con su pañuelo en a cabeza mueve sus brazos y manos en actitudes desesperadas. El único momento provocador (si es que lo podemos considerar así), fue el reiterativo reposo de su mano izquierda dentro del pantalón -a la altura testicular-).

Ambas guitarras lucieron en el riff metálico de “Svart Ostoppbar”, ya con influencias más netamente heavy metal y que tan bien le sientan a su música. Las luces acompañaron con ráfagas de blanco y rojo mientras la batería daba una lección de mantener tempos rápidos con gran pegada. Otra impecable demostración de que los directos actuales de Shining son una apisonadora, y que esta toma cuerpo en “Han som lurar inom”, con riffs lacerantes, que sonaron más agudos en directo que en disco. Sus coqueteos tecnológicos de estudio quedan proscritos de cara al directo, y lo enlatado, se limita a alguna voz femenina, algún lloro o un efecto puntual. Autenticidad ante todo. Para muchos de nosotros V-Halmstad es su mejor obra y de eso dio buena cuenta “Lat Ooss allt fran varandra”. Belleza oscura con ese riffeado hiriente y esos pasajes de black metal puro y duro. Impresionante la voz y la demostración de artes gestuales del atormentado líder. “For the God Below” demostró que su última obra es un paso hacia delante, con elementos más progresivos y con un solo doblado netamente metalero (espectacular) que le dio a la composición un aire más accesible. Interesante evolución y bonito final en el que se derramó más whisky entre las primeras filas.

Niklas se largó cual lobo solitario mientras el resto de la banda estuvo saludando a la gente de forma efusiva. Se abrieron las luces mientras sonaba de fondo una canción de despedida y enfilamos el camino de salida. No eran ni las 22:30. El horario europeo ayuda a conciliar la vida de cada uno con los conciertos. Shining mereció más gente y su black metal está a la altura de los colosos actuales, pero Niklas no opta por pinturas y posee una larga lista de fechorías sobre escena que han terminado por hartar a mucha gente. Su show de ayer demuestra que conserva toda la maldad y el odio y que puede orientarlo todo hacia lo estrictamente musical. Pero sus cicatrices en los brazos te recuerdan que sigue siendo imprevisible y peligroso.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 154 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.