Running Wild – Blood on Blood

Nuestra Nota


8.25 / 10

Ficha técnica

Publicado el 29 de octubre de 2021
Discográfica: SPV GmbH / Steamhammer Records
 
Componentes:
Rock N’ Rolf – Voz, guitarra
Peter Jordan – Guitarra
Ole Hempelmann – Bajo
Michael Wolpers – Batería

Temas

1. Blood on Blood (4:07)
2. Wings of Fire (3:57)
3. Say Your Prayers (5:14)
4. Diamonds & Pearls (4:44)
5. Wild & Free (5:28)
6. Crossing the Blades (6:00)
7. One Night, One Day (4:59)
8. The Shellback (6:11)
9. Wild, Wild Nights (4:30)
10. The Iron Times (1618 - 1648) (10:29)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Running Wild – Blood on Blood
Todos los discos de Running Wild – Blood on Blood en Amazon


Running Wild, o lo que es lo mismo… Rock N’ Rolf Kasparek. Menudo personaje y genio. Capaz de lo mejor y luego de sacar discos absolutamente intrascendentes, de dar su último concierto en Wacken 2009 y poner una placa en la que pone que era su último concierto como grupo. Allí estuve yo y volví en 2015 cuando incumplieron su palabra. Y ahora han dejado de ser una banda casi imposible de ver a ser carnaza de festivales siendo una nobilísima segunda línea.

La pandemia le ha dado tiempo para que el señor Kasparek se dedicara a pulir detalles, y todo suena realmente bien. El “grupo” tiene un estilo marcadísimo y lleva toda la vida haciendo lo mismo, con más o menos gracia (esta vez a menos revoluciones). Aquí hay temática pirata y riffs marca de la casa. Es la composición lo que suele marcar sus discos, y esta vez la cosa no está nada mal, aunque acusan de buscar estribillos de puño en alto metiendo la baza comercial. El fan medio va a disfrutar por mucho que también puedas jugar a eso de a qué otro tema se parece cada canción.

El avance y single de este disco ya apareció en 2019 en un esperanzador EP que llevaba el nombre del tema: “Crossing the Blades”. Me ha sorprendido “One Night, One Day” por ese giro comercial tan marcado. Canción un poco etérea y que se sale del guion de lo que suele hacer Rolf, con aires muy épicos y una batería con extra de reverb. Perfecta para el directo y corear a pleno pulmón. Tan sencilla como efectiva, y con el sello pirata.

Todo se abre con un “Blood on Blood” que te devuelve a los gloriosos días de la piratería ochentera, tiempos en los que eran imbatibles. Justo esto es lo que esperamos de Running Wild, aventuras náuticas que suenen como el “Under Jolly Roger”. Incluyen incluso algunos sonidos de armas cargándose. Otra de las que suelen ser habituales en ellos es “Wings of Fire”, uno de esos medios tiempos eléctricos habituales.

“Diamonds and Pearls” es tan Running Wild que ha sido escogida como single, y la verdad es que no defrauda. Melódica, directa, sin artificios ni complicaciones. Incluso el solo de Rolf y Peter Jordan está plenamente integrado a la canción. Tiene unos aires más de los 90, cercana al material de Black Hand Inn y Masquerade. La entrada de “The Shellback” es un auto-homenaje a si mismo, pero me paree bien, y es ampliamente disfrutable.

Hay un punto de comercialillo en muchos temas, como si Rolf buscase los estribillos ganadores y la fórmula. También la ralentización del tiempo habitual en sus clásicos, como es el caso de “Wild & Free”. La sensación de que mejoraría todo con algo más de velocidad es palmaria y piezas como “Say Your Prayers” bajan un poco el listón. Es de estribillo ochentero y le da al disco algo de variedad, aunque muy en terrenos Judas Priest más que corsarios.

Ese giro de estilo comercial vuelve en las guitarras cortantes de “Wild, Wild Nights”, de inicio a lo AC/DC. Una cosa que hay que agradecer es que producción y sonido general está mucho más trabajado que en anteriores entregas. Y algo que recuperan es esa canción larga que sube hasta los 11 minutos para cerrar: “The Iron Times (1618-1648)”. De lo mejor del disco con cancha para desarrollarse y jugar con el peso instrumental. Hay momentos muy logrados. También hay la épica que les caracteriza y las guitarras de toda la vida junto al repiqueteante bajo de Ole Hempelmann. Hasta la formación lleva unos años junta… ¡Todo un milagro!

Puedes considerar este disco como un refrito de todos sus grandes trabajos y no irás desencaminado, pero lo que también es, es su mejor trabajo en casi 20 años. Están todos los ingredientes de Running Wild y las siempre habituales fotos de Rolf vestido de uniforme. Además, hay de promoción como 20 fotos casi idénticas. Ya no se excusa con aquello de que “es que el resto del grupo no vino a las fotos cuando alquilé los uniformes”. Desde su vuelta que esto es un proyecto unipersonal. Soy fan de Running Wild y su EP anterior y este me han parecido inspirados, o si más no… contienen lo que yo espero.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 743 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.