Repasando los caminos por el Rock the Coast 2019

El festival malagueño Rock the Coast ha irrumpido con fuerza en el panorama festivalero español con una primera edición que cuenta con un cartel completo, interesante y muy competitivo. Una vez enterrado el añorado Be Prog. My Friend y desvinculados de la coorganización del Leyendas del Rock, los chicos de Madness Live nos presentan un nuevo festival franquicia que contará con una cuarentena de propuestas afines a sus estilos habituales (heavy metal, hard rock, death metal, black metal, metal progresivo, etc….), y que tendrá el activo adicional de celebrarse en una localización que, sobre el papel, parece totalmente idílica, a pocos metros de la playa y a los lomos de un evocador castillo / fortaleza.

Yo, que soy un tío muy inquieto periodísticamente, ya hace meses que tengo claro que tengo que ir a ver con mis propios ojos como va el cotarro ese, así que he decidido llevarme a la familia a pasar unos días haciendo el guiri en la Costa del Sol y, de paso, disfrutar de unas buenas dosis de rock y metal de calidad. Y como buen festivalero que se precie, me he estado mirando los horarios por arriba y por abajo, me he escuchado a todas y cada una de las bandas que no conocía (y a las que conocía también) y, en consecuencia, me he montado una ruta que sirva para satisfacer mis gustos y, en menor medida, que refleje la responsabilidad de ser el único representante de Science of Noise en el recinto (así que, en la medida de lo posible, tengo que ver un poco de todo).

Y como soy así de generoso (y no me callo ni debajo del agua), aquí os comparto mis reflexiones sobre las bandas que tocan cada día, sobre los solapes y sobre las rutas que a mí personalmente más me apetecen. Lo que pase al final, claro, puede ser eso o todo lo contrario. Puede que una banda me flipe y me salte mis planes totalmente, o puede que otra me aburra y me vaya a ver qué se cuece en otro sitio. O puede que esté totalmente petado y que me vaya a echar una siesta debajo de un árbol. Pero bueno, sea como sea, las intenciones están ahí.

Jueves 13 de junio

Para la jornada de presentación no hay ninguna duda: solo hay un concierto y, probablemente, será uno de los más especiales de todo el festival a pesar de que en él no hay absolutamente nada de rock ni de metal (al menos de forma estricta). Los noruegos Wardruna dedican su existencia musical a reivindicar la cultura tradicional nórdica, reinterpretando tradiciones y rituales esotéricos mediante instrumentos clásicos de la era vikinga, coros eteréos, ritmos hipnóticos, cantos proto-nórdicos y ambientes atmosféricos y meditativos. Desde que se formaron hace casi veinte años, la banda se ha prodigado poquísimo en directo, y casi siempre que lo han hecho ha sido en enclaves muy particulares o en motivo de alguna ocasión especial.

Esta vez no será distinto, ya que en la inauguración del Rock the Coast estarán tocando dentro del castillo de Sohail, en lo que apunta ser un marco evocador e incomparable para que las melodías terrenales y ritualísticas de Wardruna lleven el invierno nórdico a la calurosa costa malagueña y nos hagan flotar nada más empezar. Las entradas para este concierto de presentación no están incluidas en el bono general del festival, y deben adquirirse a parte en este enlace y cuestan 23,5 euros. Por cierto, que sí la música vikinga os la trae floja pero las series de televisión no tanto, quizás os motivará saber que Wardruna han estado totalmente involucrados en la creación de la banda sonora de la serie Vikings, e incluso su líder, Einar Selvik, ha ido apareciendo de tanto en cuanto en pantalla.

Además, el mismo jueves por la tarde también podremos ver, en el cine de Fuengirola y de forma gratuita, la proyección de la película «Lords of Chaos», sobre los primeros años de vida de Mayhem y el black metal noruego en general.

Viernes 14 de junio

El viernes empieza el festival de verdad, el del calor, el sol, las caminatas y los solapes. El de las sorpresas de que bandas por las que no dabas un duro te vuelen la cabeza y de que bandas que esperabas con ansias te dejen frío como un carámbano. Bandas que suenen que atruenan y otras que, en el mismo escenario, y de forma inexplicable, lo hagan como el puñetero ojete. El Rock the Coast es el evento que inaugura la temporada 2019 en el cada día más intenso calendario festivalero metalero nacional, y con él todas esas sensaciones tan familiares y que tanto nos gustan, porque son adictivas de cojones aunque acaben con nuestros pies y nos dejen absolutamente reventados (sobretodo a medida que pasan los años – ese es otro de los temas de conversación favoritos entre los festivaleros cuarentones, por cierto -).

Pues lo que digo, el viernes empieza el festival de verdad. Por lo que parece mirando a los horarios, tendremos dos escenarios principales gemelos que alternarán sus actuaciones, y a la vez habrá un escenario más pequeño (y situado dentro del castillo de Sohail), con bandas algo menos conocidas que irá haciendo su programación de forma independiente (un poco el mismo formato que el Rock Fest o el Leyendas, para los familiarizados con esos dos eventos). Los conciertos empiezan sobre las 14:30, de manera que nos dejarán la mañana para freírnos en la playa y para otros menesteres, y durarán hasta más o menos las dos de la mañana.

Los encargados de abrir el festival en uno de los Main Stages serán los rusos Arkona (14:15-14:55), cuyo folk metal con toques eslavos está recibiendo muchos elogios desde que aparecieran en 2002 y se expandieran a lo ancho del continente con los años. A mí el folk metal no es que me emocione en demasía, la verdad, así que a no ser que me vuelen la cabeza mi intención es verlos un ratito e irme a sacar la cabeza al Castillo para la descarga de los madrileños Thyrant (14:30-15:10) y su potente groove / death metal mientras Blaze Bayley (15:00-15:40) coge sitio en el segundo Main Stage. El concierto del ex-vocalista de Iron Maiden estará 100% centrado en su etapa al frente de la doncella, así que aunque sea una pequeña felipada yo soy ultra fan de los ingleses y pienso estar ahí desde primera hora para disfrutar y desgañitarme con «Sign of the Cross», «Man on the Edge», «Futureal», «The Clansman» y demás temazos de aquella época tan injustamente denostada.

Aquí me viene un dilema, ya que mientras en el Castillo estarán los locales The Broken Horizon (15:30-16:10), en el Main Stage tenemos a los suecos Graveyard (15:45-16:25) y su retro hard rock psicodélico. Ya sé que a nivel de popularidad y de respeto generalizado no hay color y casi todo el mundo se acumulará ante Joakim Nilsson y los suyos, pero por H o por B estos últimos son una banda a la que nunca le he prestado muchísima atención. Sí que es verdad que me gustaría bastante verlos ni que sea por curiosidad, pero a la vez, la interesante mezcla de hardcore, death metal y metal progresivo que practican The Broken Horizon los convierte en una de las propuestas nacionales que más me han gustado de aquellas que aún no conocía y que he descubierto gracias al festival. Así que ya veremos.

El solape entre Leo Jimenez (16:30-17:10) en el Main Stage y Hitten (16:30-17:10) en el Castillo es total y completo. Siendo dos bandas que no me emocionan especialmente en lo musical, y aún gustándome moderadamente el retro heavy metal clásico y ochentero de los madrileños, es muy probable que opte por ver a Leo ni que sea porque el tío es un amor de entrevistar y sus artículos nos han dado una cantidad de visitas y de exposición que no podéis ni imaginaros. Justo cuando él acabe los finlandeses Wintersun (17:15-18:15) empezarán en el Main Stage de al lado, una banda cuyo death metal melódico powermetalizado nunca me ha convencido en disco pero que me gustó mucho cuando los vi abriendo para Arch Enemy a principios del año pasado. Aún así es posible que al poco de que empiecen me pase por el Castillo para poder disfrutar de los berridos de Diva Satanica al frente de sus Bloodhunter (17:30-18:15), otros habituales de nuestras páginas. Pero no es por eso que iré a verlos, sino porque en directo son unas bestias y su último disco es un pasote.

Los siguientes en pisar el Main Stage serán U.D.O. (18:20-19:20), que ahora que han dejado atrás los temas de Accept se van a centrar en la vasta discografía de la banda del señor Dirkschneider en solitario para postularse como la propuesta más jebi de la tarde. No estaría mal verlos y levantar algunos puños, ya que estos conciertos de heavy metal siempre son divertidos, pero lo que ocurre es que los también alemanes Alkaloid (18:35-18:25) estarán casi a la misma hora en el escenario del Castillo, y el death metal progresivo que tiene que ofrecernos este supergrupo formado por gente de bandas que van desde Obscura, Spawn of Possession o Tryptikon es una de las propuestas que más ganas tengo de ver en esta primera jornada del festival.

Llega el turno para que Tarja Turunen (19:25-20:25) nos deleite con sus potentes gorgoritos a través de temas de su ya prolífica carrera y quizás alguna que otra perlita de las que grabó junto a sus ex-compañeros de Nightwish, banda de la que fue su vocalista original. Entre el metal simfónico de la finlandesa y el hard rock melódico de Absolva (19:45-20:35) estará mi opción de esa hora (la tercera opción es irme a pillar algo para cenar). Por cierto, que los ingleses harán doblete hoy, ya que unas horas antes habrán estado junto a Blaze Bayley en el escenario principal. El hard rock / heavy metal de los veteranísimos UFO (20:30-21:45) sí que es una cita ineludible, ya que el catálogo de hitazos que tiene esta gente, con «Doctor Doctor» y «Rock Bottom» al frente, es para parar un tren.

Eso hará que me pierda casi seguro la actuación de los suecos Seventh Wonder (21:00-22:00) y su power metal progresivo en el Castillo. Por suerte, y aunque no están nada mal y son unos musicazos de tres pares, tampoco es una banda que me vaya a morir por no ver. En el preciso momento que acaben saltarán al escenario principal los grandes protagonistas del día de hoy. Los alemanes Scorpions (22:05-23:35), inmersos en una inacabable gira de despedida (aunque ahora ya parece que no lo dicen tan alto) son una de las grandes bandas de la historia del hard rock y lo demuestran con temazos inmortales de la talla de «Rock You Like a Hurricane», «No One Like You», «The Zoo», «Blackout» o las baladísimas «Wind of Change» y «Still Loving You». Podrán gustar más o menos, pero su concierto es garantía de dejarse las cuerdas vocales a poco que le pongas un poco de voluntad, y desde que Mickey Dee se apoltronó tras los parches tras ls triste disolución de Motörhead, la verdad es que suenan de la leche. Según Lemmy, Mickey es el mejor batería del mundo. Y algo sabía Lemmy de eso.

Pero eso sí, dudo que muchos fans del metal extremo (y eso me incluye probablemente a mí) nos quedemos a ver el concierto completo de los Scorps, ya que a su misma hora los belgas Aborted (22:25-23:25) estarán descargando la tralla más burra de todo el festival en el Castillo. Yo no tuve la oportunidad de verles en su última visita a nuestros escenarios, pero los que fueron cuentan que el concierto fue una auténtica locura. Las dos veces que he tenido la oportunidad de verlos, ya sea en sala o en festival, me corroboran totalmente esa impresión, así que no debería sorprender a nadie que nos aplastaran la cabeza de nuevo a base de un brutal death metal martilleante y una precisión que da casi un poco de miedo.

Nos acercamos al final del día, y con ello también al último gran solape. Los siempre infalibles Europe (23:40-00:55) continuarán con el trío de clásicos del hard rock ochentero en el escenario principal. En todas las ocasiones que los he visto en directo (tres, creo, y es algo que siempre ha ocurrido de forma más o menos accidental), lo cierto es que me han gustado mucho: suenan magníficos y tienen también un montón de hits envidiable: «Rock the Night», «Superstitious», «Sign of the Times», la brutal «Girl from Lebanon» o las (para mí) ya algo sobreexpuestas «Carrie» o «The Final Countdown» se mezclarán con una producción reciente que rebosa clase y calidad. Y exactamente a la misma hora, los pioneros del NWOBHM Angel Witch (23:50-00:50) estarán en el Castillo haciendo eso mismo, ofreciéndonos el mejor NWOBHM. Aún no tengo del todo claro qué es lo que haré yo a esa hora: me haría gracia ver a Angel Witch a pesar de no haberlos seguido nunca demasiado, pero Europe son un valor seguro. Así que ya veremos.

Y ahora sí, para acabar la jornada tenemos a los británicos Carcass (01:00-02:00) cerrando el escenario principal. Los de Jeff Walker son una de mis bandas favoritas y, sin duda, el mayor reclamo para mí de todo el cartel del viernes. Tanto Heartwork como Swansong me parecen discazos de diez, valientes e inspirados como pocos. y su vuelta después de casi veinte años de silencio con Surgical Steel está muy sorprendentemente a la altura. No siempre que les he visto últimamente me han volado la cabeza, pero como suenen bien, y con la de temarrales que tienen, no se me ocurre un final mejor para el día de hoy. Eso, claro, significará que mi primer contacto con el power metal simfónico de los madrileños Débler (01:10-02:00), que estarán tocando a la vez en el Castillo, tendrá que esperar. Pues qué le vamos a hacer.

Sábado 15 de junio

Empezaremos la segunda y última jornada del festival con el power metal positivista y pizpireto de los alemanes Freedom Call (14:15-14:55) en el escenario principal. El power metal no es un estilo mucho de mi devoción, pero en directo suelo encontrarlo bastante divertido. En este caso, de todas maneras, imagino que voy a ver bien poco de ellos, ya que en el Castillo me espera la primer gran cita del día con los locales Chaos Before Gea (14:30-15:10), amigos de esta casa, autores a mi juicio del mejor disco nacional de 2018 y protagonistas de una de nuestras exitosas fiestas el año pasado. Veremos como se desenvuelven en el entorno de un festival, pero su especie de mezcla entre Mastodon, Opeth, The Dillinger Scape Plan y algun otro me parece verdaderamente irresistible.

Los elegantes Von Hertzen Brothers (15:00-15:40) serán los siguientes en saltar a los escenarios principales para indundarlos de su particular, potente y pegadiza mezcla de hard rock, rock progresivo y rock alternativo que seguro que sorprenderá a más de uno. Hacia el final de su concierto competirán en atención con The Holeum (15:30-16:10), una banda joven e interesantísima que practica un death / sludge metal muy oscuro y abrasivo y que son otro de los grandes descubrimientos que he hecho gracias al cartel de este festival. El problema que van a tener es que la mayor parte de su descarga va a coincidir con el principio de la serie Jinjer / Angelus Apatrida / Dark Tranquillity en el escenario principal, lo que hace poco probable que me mueva mucho de allí. Pero voy a estar bastante tentado, eso ya os lo digo. Y vete a saber.

Los ucranianos Jinjer (15:45-16:25) están creciendo a marchas forzadas de forma algo sorprendente. Está claro que musicalmente son unas bestias y que la presencia escénica de su vocalista Tatiana es magnética y convincente, pero su especie de deathcore progresivo / djent es del todo menos accesible. Cada vez que vienen son capaces de arrastrar a algo más de gente, y sin duda apuntan a ser realmente alguien en un futuro no muy lejano. Inmediatamente después saltarán al segundo Main Stage los albaceteños Angelus Apatrida (16:30-17:10), que ya sabemos que lo de decepcionar en directo no es que sea precisamente lo suyo. Con su último discazo, Cabaret of the Guillotine, habiendo cumplido ya su primer año de vida, Guillermo Izquierdo y los suyos van a querer demostrar (y lo van a conseguir, ya os lo avanzo) que en esto del thrash metal revival hay pocas bandas que les tosan a nivel mundial.

Para acabar este maravilloso triunvirato en los escenarios principales tenemos a los suecos Dark Tranquillity (17:15-18:10). Si os digo (quizás ya lo sabéis) que esta revista se llama como se llama por una canción de Dark Tranquillity, supongo que entendéis por qué me voy a plantar en las primeras filas para desgañitarme de principio a fin con su elegantísima y siempre brillante colección de temazos. Su música y su personalidad, a estas alturas, va ya mucho más allá del death metal melódico que ayudaron a crear, y por ello y por más cosas los puedo considerar sin duda una de las bandas de mi vida y, por supuestísimo, una cita ineludible en el día de hoy.

Tras ellos tendremos un pequeño respiro tras tanta tralla con el magnífico hard rock añejo de Magnum (18:15-19:15), que han visto revitalizada su popularidad gracias a la presencia habitual de su vocalista Bob Catley en las filas de Avantasia (y bien merecido que lo tienen). Mientras todo eso ocurre en los escenarios principales, por el Castillo habrán ido pasando unas cuantas bandas con propuestas también muy interesantes. Una de ellas son los renacidos Siddharta (16:30-17:10), una banda que impactó fuerte y apuntaba muy alto hace una quincena de años pero que ha acabado convirtiéndose casi en apasionado objeto de culto tras dejar de contar con los beneplácitos de la industria.

Me joderá perderme también a los franceses Hypno5e (17:30-18:15), que descargarán su machacón, hipnótico y pesado metal progresivo con algun que otro toque a Gojira (de hecho, si no recuerdo mal, fueron los teloneros de la ya lejana última visita de los de Bayona a nuestras salas). Por último, los chilenos Crisálida (18:30-19:15), una banda hasta ahora desconocida para mí, nos ofrecerán su prog rock elegante y sensible que competirá en atención con la descarga de Magnum.

Llegados a este punto tendrá lugar otro de mis grandes puntos fuertes del día, como es la presencia de Opeth (19:20-20:35) en el escenario principal. Los de Mikael Akerfeldt han sido cabezas de cartel del Be Prog en dos ocasiones, y con su actuación aquí continúan con su tradición de acompañar a Madness en sus festivales veraniegos y tener nuestras salas totalmente olvidadas. Indiscutibles reyes del death metal progresivo hasta que decidieron cambiar unilateralmente de estilo, Opeth son una de las bandas imprescindibles de la escena prog euopea contemporánea. Sus últimos trabajos, orientados a un prog mucho más retro, han sido recibidos con sentimientos encontrados, pero siguen rebosando calidad, elegancia y clase. Poco después del verano sacarán nuevo disco (¡a ver qué saldrá de ahí!), y su actuación aquí, de una hora y quince minutos, promete ofrecer lo mejor de todas sus épocas.

En el castillo, mientras tanto, los pamplonicas Taken (19:35-20:20) nos ametrallaran con su power metal ultra veloz y ultra técnico (de hecho pintan bastante impresionantes, aunque mi devoción por Opeth no me va a permitir verlos), y tras ellos tendrá lugar, para mí, el solape más absolutamente doloroso de todo el festival. En el mismo castillo saltarán los oscuros, teátricos e inclasificables Tribulation (20:45-21:40), una banda que me encanta tanto en disco como en directo y que vería en casi cualquier circunstancia. Pero a los pocos minutos de que empiecen, el mítico Ritchie Blackmore y sus nuevos Rainbow (21:00-22:30) subirán al escenario principal para dar la que es probablemente la actuación más esperada de todo el festival, y muy posiblemente una de las pocas oportunidades que nos quedan de verlo.

Artífice de muchos de los grandes éxitos de Deep Purple y de todos los grandes éxitos de sus Rainbow, Ritchie Blackmore es una puñetera leyenda del hard rock, del heavy metal, de la guitarra y de casi todo lo que uno puede ser leyenda de. Después de 25 años batallando en el difícil negocio del rock, el notoriamente huraño y complicado Ritchie envió a todo el mundo a tomar por saco y, acompañado de su joven mujer Candice Night, se enfundó el gorro de trovador para dedicarse en cuerpo y alma a Blackmore’s Night, una banda de folk rock medieval y floreado con la que ha sacado unas cuantas cosas más que interesantes. Hace un par de años, eso sí, le he picado de nuevo el gusanillo del rock, de manera que ha juntado a unos cuantos músicos de sobrada solvencia y reputación (entre ellos el ex-Lords of Black Ronnie Romero a la voz) para interpretar algunos clásicos de sus dos grandes bandas en escenarios muy selectos. Y no podemos sino celebrar, sin duda, que el del Rock the Coast sea uno de ellos.

Los siguientes a saltar al escenario principal seran los festivos The Darkness (22:35-23:45), una propuesta ideal para soltar las últimas energías que nos quedan a ritmo de hitazos hilarantes e histéricos como «Stuck in a Rut», «Black Shuck» o la ultra conocida «I Believe in a Thing Called Love». Michael Monroe (23:50-00:55) también sabe lo suyo de festividades, y el ex-Hanoi Rocks, uno de los grandes pioneros del glam y el sleaze en Europa, estará cerrando uno de los dos escenarios principales para delirio de muchos fans de la vieja escuela. Mientras eso ocurre, en el Castillo tendremos dos propuestas bien distintas: los australianos Twelve Foot Ninja (22:10-23:10) tendrán que competir con el final del concierto de Rainbow, pero lo cierto es que su inclasificable rap prog metal alternativo (o lo que sea que hacen) no tiene pinta de solapar mucho en gustos con el fan medio de Ritchie.

También en el Castillo, solapando con Michael Monroe, estará una de las bandas que han despertado mayor expectación de todo el cartel: los noruegos Conception (23:40-00:50) son uno de los nombres de culto dentro del prog power, y su vuelta al estudio y a los escenarios después de veinte años de parón ha sido recibida con vítores y clamores unánimes entre los fans del estilo. Personalmente no los he seguido nunca mucho (ni el prog power ni nada que lleve la etiqueta prog han sido nunca santo de mi devoción) pero visto el hype que se ha generado a su alrededor es muy probable que me acerque hacia allí a ver qué es lo que tienen que ofrecernos.

Y bueno, después de casi una cincuentena de bandas, llegamos al final de estos dos (y pico) intensos días de Rock the Coast. Y lo hacemos con otro solape ante el que mucha gente no tendrá ninguna duda (ya sea hacia un lado o hacia el otro) pero que a mí, tratándose de dos bandas que no me entran del todo en disco pero a las que les tengo mucha curiosidad (y ganas) en directo, me habría gustado ver ambas. Por un lado tenemos a los padres del black metal noruego, Mayhem (01:00-02:00), que aunque su propuesta musical me parezca inferior a la mayoría de bandas coetáneas (aunque entiendo su influencia, claro), tienen pinta de tener un directo misterioso y abrasivo muy apetecible. Por el otro, el gran y sorprendente fenómeno que es Dry River (01:10-02:00), unos simpáticos muchachos uniformados que llenarán el escenario del Castillo de fans enloquecidos (y tienen muchos, muchísimos), atrapados por su prog pop rock alegre, divertido, luminoso y pegadizo.

¿Qué haré yo a esa hora? Pues aún no lo sé, probablemente lo que me pida el cuerpo en ese momento. Lo que seguro que haré será pararme un momento para saborear los recuerdos del que tiene pinta de ser un gran festival en la Costa del Sol, con toda la pinta de haber llegado para quedarse durante muchos años. Ganísimas ya de llegar a Fuengirola.

 

Avatar
Sobre Albert Vila 881 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.